<- Actualmente solo registrados A- A A+

CoS – Capítulo 759

 Libro 5 – Capítulo 95. Requisa (2)

 

“¡Agradezco su gracia, Su Excelencia! ¡Definitivamente vale la pena curarla!” Uno podía ver un indicio de lágrimas en los ojos del líder guerrero. Sabía cuán preciosa era la fuerza del alma de Hasting, y lo mejor de un legendario mago no era tan simple como parecía.

“¿Cómo se llama?” Preguntó Hasting.

“Se hace llamar Lobo Plateado.”

“¿Lobo Plateado? Un nombre interesante, pero puedo ver por qué… Está bien, pueden irse. Tendré que probar primero la protección de su alma. Recuerden enviarme cualquier cadáver especial de Daxdus.”

“¡Por ​​supuesto!” El líder guerrero estuvo de acuerdo y se retiró del salón. Esta no era una petición nueva.

Cuando los guerreros se fueron, Hasting colocó gentilmente su mano en la frente de la chica, sus ojos lentamente se tornaron de un verde pálido. El cuerpo de la chica lentamente se volvió transparente, sólo revelando partículas de luz que indicaban el poder de su alma.

“Eh… Esto es… Vaya, ¿hay maestros del alma en Norland que son tan buenos? ¿Podría haber regresado uno de los viejos? Espera… ¿qué es esto…? Oh, no…”

El verde de los ojos de Hasting se disipó mientras miraba a la chica dormida con una mirada de fatiga. Las lesiones en su alma eran mucho más graves de lo que él había supuesto, y si no hubiese sido por la protección, ella habría muerto hace mucho tiempo. “Bueno, ¿qué hago…? Suspiro, olvídalo. ¿Por qué tuve que decir que haría lo mejor que pudiera? Ahora no tengo más remedio que ir a por todas.”

El legendario mago se acercó a un armario antiguo, sacando un frasco de porcelana del tamaño de un puño. El frasco era muy tosco y estaba hecho en estilo bárbaro, los patrones que tenía ya se estaban desvaneciendo y la forma ni siquiera era simétrica. Sin embargo, Hasting quitó con cuidado el sello de barro del frasco y bebió todo el líquido turbio que contenía, palideciendo mientras escupía una bocanada de fuego negro. Su rostro comenzó a sonrosarse de inmediato.

Luego caminó hacia la mesa de piedra una vez más, extendiendo su mano para presionarla y activar una formación mágica. Poco después, unos rayos verdes salieron de sus ojos e iluminaron el rostro de la chica.

Uno podía ver motas oscuras de diferentes tamaños entrando al cuerpo de la chica a través de estos rayos, y alguien con buena vista incluso notaría que cada mota era en realidad la imagen de una criatura. Bestias feroces, todo tipo de razas extrañas, incluso Daxdianos estaban siendo vertidos.

Cada imagen depositada en el cuerpo de la chica sería atraída por las motas de la luz del alma dentro de ella, y las luces parpadeantes en su interior comenzaron a volverse más brillantes. Cada imagen era un fragmento de alma que Hasting había refinado personalmente, la fuente de poder para su habilidad legendaria.

El salón era oscuro y siniestro, la turbia luz verde parecía provenir de un aterrador plano extranjero.

……

Había caos en las calles cercanas a las puertas de la ciudad, tanto edificios como murallas destrozados en las calles de piedra. La ciudad que había perdurado durante un número incalculable de años estaba siendo destruida por las repetidas batallas, y aunque parte de ella había sido restaurada, el trabajo era mediocre e incompleto. La piedra había sido rota en varios grados, una prueba solemne de la batalla entre civilizaciones.

Las calles estaban extremadamente silenciosas, ya que los encargados de la limpieza se ocupaban de sus tareas. Los Daxdianos se habían retirado completamente y no reaparecerían por lo menos durante algún tiempo.

En el pórtico de una casa había un viejo acurrucado en su silla, dormitando mientras se bañaba en los rayos de la formación de la Gloria Eterna. La luz del hechizo era comparable a la luz del sol suave, lo que hacía que uno se sintiera confortablemente cálido. También ayudó a curar algunas viejas heridas que Lawrence había acumulado a lo largo de los años.

Sin embargo, una serie de pasos rápidos rompieron repentinamente la paz de la zona. Las personas que se acercaban parecían extremadamente nerviosas, pero ralentizaron el paso conscientemente cuando llegaron a la casa.

“Su Excelencia,” dijo un hombre delgado y bronceado en voz baja mientras miraba al dormido Lawrence.

¿Su Excelencia? Lawrence se despertó confundido, había pasado mucho tiempo desde que había sido tratado de esa manera. Pocos en esta ciudad eran tan respetuosos con él ahora, y la reverencia le hizo conservar su temperamento con Beye. Se dio la vuelta perezosamente, sin siquiera molestarse en abrir los ojos, “Deberías saber que no me gusta que me molesten durante mis siestas. Sería una pena desperdiciar tanta luz solar.”

El hombre dudó por un momento, pero siguió insistiendo, “Su Excelencia, estos soldados han sufrido heridas graves. Los clérigos han agotado todo su poder por hoy y hay dos con heridas demasiado graves como para que puedan sanar. Eres el único en esta ciudad que puede salvarlos.”

“¿Qué?” El bigote de Lawrence se contrajo, “¿Entonces por qué estás todavía parado afuera? ¡Entra, rápido!”

Lawrence hizo que los hombres llevaran a los heridos adentro y construyeran algunas mesas temporales, después de eso comenzó a examinar las heridas una tras otra, “Todavía te recuerdo, muchacho. Solo te traté de pasada, pero siempre has sido respetuoso conmigo. Eres consciente, ¿eh? Si no fuera por ti, estas personas podrían morir cien veces más y todavía no les dejaría perturbar mi siesta. ¿Ese viejo testarudo pensó que todo podría resolverse mientras Hasting estuviera cerca? En su día, si no fuera por mí…”

 

Escuchando rumores y chismes sobre seres legendarios, el hombre solo pudo hacer unos pocos sonidos de reconocimiento. Sus compañeros estaban dispersos, observando con reverencia como Lawrence abría las heridas sin pensarlo dos veces, con movimientos tan suaves como si estuviera cortando un filete en un comedor.

El arte de Lawrence se llamaba alquimia viviente, solo el nombre causaba escalofríos al oído. Este arte era incluso más oscuro que la alquimia de marionetas, y a pesar de su nombre, en realidad existía principalmente fuera del reino de la magia. La teoría común era que este arte se había desarrollado a partir de la alquimia de marionetas como su análogo para las criaturas vivientes, razón por la cual la mayoría de sus practicantes eran magos.

Uno de los guerreros sanos presentes de repente inhaló bruscamente el aire, sacando una daga mientras gritaba fríamente, “¡Todos, cuidado! ¡Huelo a un demonio!”

Los guerreros inmediatamente hicieron los preparativos de batalla, los heridos agarraron cualquier arma que pudieron conseguir. En los campos de batalla de la desesperación, la lucha era un instinto. El primero se giró repentinamente y saltó sobre un muro derrumbado, cargando hacia un patio adyacente con sus aliados a su espalda.

Todo sucedió demasiado rápido. Para cuando Lawrence se dio cuenta de lo que estaba sucediendo, una secuencia de golpes sordos ya resonaba desde la residencia de Richard. El viejo inmediatamente gritó con voz aguda, “¡Alto! ¡Esa es la casa de Richard!”

¡Hay un demonio en la habitación del Señor Richard!” Respondió el primer guerrero, “No te preocupes, contendré el daño.”

Lawrence suspiró, “El demonio es prisionero de Richard, no le hagas daño. Retrocede, déjame hablar.”

El guerrero pareció congelarse por un tiempo, pero al final saltó fuera de la habitación, como se le dijo. Miró fijamente al joven demonio que estaba siendo sacado por otros dos, los tres ahora sangrando seriamente. Blacklight obviamente no había mentido cuando dijo que no era débil.

Viendo a Blacklight salir a pesar de la luz punzante de la formación de la Gloria Eterna, Lawrence casi no pudo reprimir un suspiro de admiración, “Está bien, no te resistas. Sí, todo estará bien…”

Blacklight bajó lentamente la guardia, pero una sombra repentinamente centelleó detrás de él y lo derribó al suelo. La figura del esbelto hombre se reveló cuando retiró su palma, mirando al desmayado demonio. Este hombre era un ser sub-legendario, por lo que Lawrence no tuvo la oportunidad de detenerlo.

“¡Es un Dranicus!” De repente, el hombre gritó de alegría.

Otro guerrero con una armadura única también habló de repente, “¡Su Excelencia Hasting ha estado buscando a la realeza de Daxdus! ¡Esto es genial, lo entregaremos inmediatamente! El Mariscal y Su Excelencia seguramente nos recompensarán muy bien, ¡lo reportaré ahora mismo!”

Justo cuando el guerrero se giró para irse, Lawrence finalmente gritó, “¡Quédate donde estás! Ya te dije que es prisionero de Richard. Esto no tiene nada que ver con los militares; ¡Hasta que él regrese, nadie puede llevarse al demonio!”


Capítulo semanal (16/14)

Descarga:

6 Comentarios Comentar

  1. Nicro

    Lector

    Nivel 3

    Nicro - hace 4 meses

    Discordia durante la guerra :v Entre Waterflower y Blacklight, parece que Richard esta destinado a conocer a Hasting

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.