<- Actualmente solo registrados A- A A+

CoS – Capítulo 769

Libro 5 – Capítulo 105. Cuenta Regresiva

 

Sólo tienen cuatro horas… Las palabras del profeta de nivel 20 no tardaron mucho en extenderse por todo Norland. Si no pedían ayuda militar y se rehusaban a retirarse, todos los guerreros de la Ciudad del Sol Desmontado terminarían muertos, incluyendo las tres leyendas al mando. Las profecías a corto plazo rara vez eran inexactas, por lo que todos quedaron atónitos.

“¿Podría Rundstedt estar planeando destruir el portal?” Murmuró alguien, golpeando fuertemente los corazones de los presentes. Los de Fausto ya habían demostrado su coraje, ¿por qué seguían siendo tan persistentes?

……

De repente, Lawrence se despertó en medio de su habitación, sus ojos se abrieron de par en par al darse cuenta de que no había nadie a quien curar. Los rugidos de los Daxdianos se podían escuchar aproximándose desde más allá de las ventanas, obligando al viejo a arrastrar su cuerpo exhausto y levantarse. Con una delicada daga en la mano, miró fijamente a la puerta; hace mucho tiempo que se había quedado sin maná, apenas podía moverse. No era más fuerte que un anciano común y corriente, pero la daga no le abandonaría antes de morir.

De repente, el olor a sangre se hizo más fuerte cuando una neblina carmesí entró desde fuera.

……

Los granos dorados de arena caían lentamente en relojes de arena por todo Norland. Cada grano parecía tan denso.

Apenas unos minutos después de la espera, todo Norland estaba conmocionado con la noticia de que El Sanguinario Philip de la Alianza Sagrada había abandonado el Fuerte del Amanecer para entablar una batalla final contra dos leyendas de alto nivel de Daxdus. Todos quedaron sorprendidos por esta noticia; significaba que el Emperador había renunciado a su ventaja defensiva por una posible batalla a muerte. Su pérdida sería un gran golpe para toda la Alianza Sagrada y posiblemente para todo Norland.

Algunas leyendas fingieron estar tranquilas, diciendo que el Carnicero Dragón seguramente cosecharía vidas enemigas, pero la mayoría de las potencias sabían que incluso las armas divinas tenían un impacto limitado en tales batallas épicas.

Dentro de la Iglesia del Dragón Eterno en Fausto, el reloj de arena en las manos de la Suma Sacerdotisa Ferlyn repentinamente explotó en pedazos y la sangre brotó de las esquinas de sus ojos. Ni siquiera ella podía influir o predecir el final de una batalla así.

……

Tan sólo diez minutos después, la batalla había llegado a su fin. Philip y sus dos guardias fueron llevados de vuelta al Fuerte del Amanecer, mientras que los dos Daxdianos habían sido forzados a retirarse. Una de las dos leyendas normales entre los enemigos había sido asesinada, y la otra forzada a retroceder sin la habilidad de recuperar el cadáver de su compañero.

Esta información fue recibida con una ráfaga de aplausos, pero eso rápidamente se apagó. El mensaje había omitido la parte más importante de todo esto; la gravedad de las heridas de Philip.

Mientras los cientos de santos trataban por todos los medios de evitar el tema en la sala de teletransportación del Imperio Milenario, una suave voz rompió repentinamente el silencio mortal, “Todos, por favor abran paso.”

Casi todos los expertos inconscientemente se hicieron a un lado, mirando hacia atrás con sorpresa al ver una silueta bastante pequeña desaparecer en el portal. El Santo Espada del Imperio Milenario había entrado en la Tierra del Anochecer.

……

Tres horas y tres minutos antes del final de la profecía, las hordas Daxdianas que rodeaban la Fortaleza de la Tormenta de Nieve fueron completamente destrozadas. Un ser épico se vio obligado a retirarse mientras dos leyendas sufrieron heridas graves. Los soldados del Imperio Milenario inundaron el oscuro páramo.

……

Tres horas antes del tiempo de la profecía, una misteriosa mujer apareció en la capital del Imperio Milenario y dio grandes pasos hacia la sala de teletransportación. La mujer estaba envuelta en una gruesa capa de pies a cabeza, solo revelando un par de ojos sin fondo. La parte más destacable de ella fue la enorme espada que llevaba atada horizontalmente en su espalda, de un metro de ancho y casi cuatro metros de largo. La espada sin vaina que era desproporcionada a su forma estaba sujeta por la piel de un animal, pero parecía extremadamente estable en su espalda.

Aún más sorprendente fue el hecho de que esta mujer caminó a través del Imperio Milenario a su antojo. Pasó por muchos lugares estratégicos a lo largo del camino, pero nadie la detuvo ni una sola vez. Incluso el ser legendario que custodiaba el portal subconscientemente le abrió paso.

Se corrió la voz de que la Emperatriz Gelan estaba en medio de una siesta de la tarde. Por supuesto, todos sabían que esas excusas solo se usaban para evitar ver a ciertas personas. Era solo que nadie sabía exactamente a quién trataba de evitar.

Dos horas y cincuenta y cinco minutos antes del final de la profecía, la misteriosa mujer desapareció en las profundidades del oscuro páramo. Exactamente cuarenta y cuatro minutos después, ella regresó al Imperio Milenario y desapareció en silencio. La única diferencia parecía ser unas pocas mellas más en su enorme espada, y un aura de muerte ominosa.

“Santuario Nieve Azur, ella es—” Un santo de repente cerró la boca a mitad de la frase. Había algunos nombres completamente prohibidos en el Imperio Milenario, y el nombre de la exlíder del Santuario Nieve Azur era uno de ellos. Fue esta misma mujer la que había sometido completamente al ejército del Príncipe Greyhawk y luego a su corazón, dando a luz a la Princesa Mountainsea.

La Emperatriz Gelan no había visto a su hijo más querido desde entonces, solo a su hija que una vez había venido a visitarla.

Muchos santos discutieron por qué la ex santa había entrado en la Tierra del Anochecer, pero no encontraron una respuesta.

……

A medida que se acercaban los momentos finales, Fausto se volvió cada vez más vivo. El Conde Goliat y el Marqués Sauron se vieron el uno al otro en la puerta de teletransportación de Sangre de Hierro, y ambos notaron que el otro estaba completamente armado para la batalla.

““¿Quieres ir también?””  Se preguntaron al mismo tiempo, y luego gruñeron con enfado, ““¿Quieres morir?””

Eventualmente, los dos simplemente se miraron entre si antes de entrar en el portal, hombro con hombro. En este punto, todavía faltaba una hora y cincuenta minutos para que se cumpliera el tiempo profetizado.

Las potencias continuaron corriendo hacia la Ciudad del Sol Desmontado una tras otra, pero incluso considerando a toda la Alianza Sagrada, el número de expertos capaces y dispuestos a participar en la guerra era escaso. La mayoría de los que terminaron yendo solo podían ser llamados ‘expertos’ en batallas ordinarias, no en la escala de los campos de batalla de la desesperación, e incluso entonces la mayoría de los que iban no lo hacían voluntariamente.

Sin embargo, no todos sabían que el cuarto y último de los Daxdianos de nivel épico ya había sido forzado a retirarse.

……

Las noticias viajaban despacio a los frentes. Aquellos que estaban luchando y matando con todas sus fuerzas no tenían ni idea de lo que estaba sucediendo, y a estas alturas ya era demasiado tarde para que los refuerzos pudiesen ayudarles. Los expertos reunidos de los otros dos imperios solo podrían apresurarse a entrar si la Ciudad del Sol Desmontado caía, reclamándola de los agotados Daxdianos una vez más.

En este punto, faltaban 58 minutos para el final de la profecía.

En el centro de la ciudad, la espada de un santo golpeó repentinamente el suelo duro. El retroceso le hizo jadear de dolor, pero forzó su brazo a moverse y se puso en posición defensiva mientras se limpiaba la sangre que cubría sus ojos. Sin embargo, sus ojos se agrandaron cuando se dio cuenta de que no había nadie delante de él. Se limpió los ojos apresuradamente una vez más y escudriñó los callejones cercanos, casi dejó caer su espada, sorprendido.

Sus compañeros que sobrevivieron estaban iguales. Observaron atónitos con incredulidad cómo los Daxdianos enemigos huían, no a sus campamentos, sino mucho más allá, hacia el oscuro páramo. Finalmente, una noción difícil de creer surgió en sus mentes: ¿habían ganado?

De hecho, los Daxdianos se estaban retirando. La Ciudad del Sol Desmontado había tenido éxito en su defensa. Sin embargo, no hubo vítores mientras todos los guerreros de la ciudad se desplomaban en el suelo. Algunos jadeaban por aire, mientras que muchos otros ya habían entrado en un reposo eterno. Estos soldados deberían haber muerto hace mucho tiempo, pero se obligaron a luchar por pura fuerza de voluntad hasta que vieron el momento de la victoria con sus propios ojos.

Sonrisas colgaban en los rostros de los muertos mientras las lágrimas caían por las mejillas de los vivos. La Gloria Eterna continuó quemando la terrible oscuridad del mundo.


Capítulo semanal (4/14)

Descarga:

7 Comentarios Comentar

  1. Sland

    Autor

    Nivel 11

    Sland - hace 2 meses

    ¡Saludos! Publique este capítulo para informar que debido a fallas eléctricas en el país donde resido (Venezuela) no he podido cumplir con la publicación de los 2 capítulos diarios, pero esperamos cumplir con la cuota semanal, disculpen el retraso en la publicación.

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.