<- Actualmente solo registrados A- A A+

CoS – Capítulo 772

Libro 5 – Capítulo 108. La Sombra Del Sol

 

El tiempo pasó bastante rápido. Tan pronto como Richard terminó las tareas que tenía a mano, reunió a toda la ciudad para una ronda de bebidas cerca de su casa.

Casi todos en la ciudad fueron invitados, y esta vez incluso los plebeyos y los santos celestes se mezclaron como iguales; no había nada más efectivo que reunir a la gente después de una batalla épica en la que se luchó con uñas y dientes. El estruendo en el pequeño patio era ensordecedor, y solo se hizo más fuerte a medida que se vaciaban caja tras caja de vino.

Una joven dama estaba bebiendo su vino en silencio en un rincón del patio, observando a los juerguistas con los ojos fríos de un lobo solitario. Algunos hombres se fijaban en esta hermosa mujer de vez en cuando, acercándose a ella para compartir unos tragos, pero incluso el más violento de todos era extremadamente respetuoso con esta diosa del campo de batalla. Al final, se sorprendieron por su enorme capacidad mientras bebía dejando a múltiples hombres corpulentos debajo de la mesa sin siquiera balancearse.

Alguien finalmente notó que la chica estaba sentada en dos cajas apiladas de vino mientras bebía, un hábito que solo los borrachos más pesados ​​tenían. No había otra razón para hacer esto más que tener todo el alcohol al alcance de la mano.

A mitad del jolgorio, Richard sacó las secciones de runas de reemplazo y las distribuyó a todos. Los tres santos celestes no disfrutaron de un trato tan especial, pero solo lo maldijeron en broma y le forzaron a beber una botella entera de licor fuerte antes de dejarlo ir. Estuvieron totalmente de acuerdo con su razonamiento; en el nivel 20, tenían el poder y el estatus para que sus cosas fueran hechas por Lunor.

La mayoría de los santos ordinarios se sorprendieron al ver las runas, cayendo en silencio. Estos guerreros que no habían gemido cuando su carne estaba siendo desgarrada ahora sintieron que sus ojos se humedecían; el valor de estas runas para ellos era una cosa, pero el hecho de que un futuro santo maestro de runas pasara su tiempo en estas cosas mediocres en lugar de sus famosas Perdiciones de la Vida era edificante. Ni siquiera se lo habían pedido personalmente; Richard solo había memorizado cuál de sus runas estaba dañada cuando lo visitaron y luego preparó las secciones reparadas con sus propias manos.

Esta era la verdadera amistad.

Después de un breve momento, el patio volvió a ser ruidoso. Todos se enteraron de la decisión de Richard de abandonar la Ciudad del Sol Desmontado, pero nadie intentó retenerlo. Todo lo que le pidieron fue que tuviera cuidado y que bebiera un poco más antes de irse.

Cuando la multitud se volvió ruidosa una vez más, uno de ellos suspiró de repente, “Puede que no lo sepan, pero el Mariscal Rundstedt está en problemas.”

““¿Qué?”” Todos miraron hacia el hombre que había hablado. Este tipo era un santo celeste con una de sus abuelas proveniente de la familia real, por lo que tenía tanto poder como estatus. Cualquier noticia que tuviera era generalmente confiable.

Sin embargo, la mayoría de los presentes no podían entender lo que el hombre quería decir. El Mariscal acababa de orquestar una defensa exitosa contra la mitad del poder de Daxdus, e incluso dirigió la lucha hasta el último momento. Los Daxdianos casi habían llegado al portal, pero habían sido derrotados y enviados de regreso corriendo. Este fue un logro que valió la pena registrar en la historia.

“He oído que la familia real está planeando un consejo secreto para investigar la mala conducta del Mariscal durante esta guerra,” comentó el santo celeste.

“¿Qué? ¿Lo están investigando después de la victoria?”

“¡Esto es una locura! Luchamos hasta la muerte y esos gordos bastardos estaban sentados sin hacer nada. ¿Ahora que hemos derrotado a los de Daxdus no tienen nada mejor que hacer que investigar a nuestro líder? ¿Qué demonios hay que investigar?”

“¡Exactamente! ¡Si el Mariscal supuestamente debe ser condenado, entonces nosotros deberíamos haber sido ejecutados hace mucho tiempo!”

Mucha gente comenzó a maldecir a la nobleza. La mayoría de los presentes habían recibido una suma insignificante por sus esfuerzos bajo la administración de Rundstedt, y ni siquiera serían capaces de reparar sus runas sin Richard, pero todavía le tenían un gran respeto. El Mariscal era un individuo justo por encima de todo lo demás, y tampoco se daba rienda suelta. Todos en la ciudad tenían que ganarse la vida.

Sin embargo, Richard no estaba entre los que expresaron su ira. Inmediatamente comenzó a acariciar su barba mientras caía en un profundo pensamiento.

La persona que divulgó la noticia finalmente suspiró, “Esta victoria no se debió únicamente a nuestro esfuerzo. Su Majestad terminó sufriendo heridas graves para expulsar a dos de los Daxdianos de nivel épico, mientras que el Imperio Milenario y Klandor eliminaron a los otros dos. El enemigo se retiró porque habrían quedado atrapados entre nuestros dos imperios si no lo hubieran hecho.

“Correcto, la gente está diciendo que la bárbara que vino a través del portal de la Fortaleza de la Tormenta de Nieve enfureció a la Emperatriz Milenaria, y ha mandado a múltiples enviados a la Alianza Sagrada criticándonos por eso.”

“¿Qué? ¿Por qué está haciendo un berrinche si alguien de Klandor vino a ayudar?”

“Porque la potencia es una mujer del Santuario Nieve Azur. Eso es todo lo que puedo decir.” Los plebeyos continuaron cuestionando persistentemente al santo celeste, incluso forzándole a beber botellas de vino, pero después de eso se quedó con los labios cerrados sobre el asunto.

Sin embargo, la mente de Richard inmediatamente comenzó a correr cuando se dio cuenta de lo que el hombre estaba diciendo. Mountainsea había mencionado antes que su madre era la ex santa del Santuario Nieve Azur, y que había capturado al Príncipe Greyhawk antes de casarse con él. Como la gobernante de un imperio descendiente de los elfos y que todavía conservaba muchas de sus tradiciones, la Emperatriz Gelan ciertamente valoraba mucho su estatus y dignidad. Esos acontecimientos fueron una vergüenza para ella cuando la madre de Mountainsea terminó ayudando a Fausto.

Por supuesto, todo lo que podía hacer era montar un berrinche. Klandor era un continente poderoso por derecho propio, y ciertamente tenía las potencias para igualar e incluso dominar al Imperio Milenario. Solo podía descargar su ira hacia la débil Alianza Sagrada. Dicho esto, la Emperatriz no mandaría enviados solo para quejarse. Probablemente contaban con un conjunto de medidas diplomáticas, una de las cuales era ciertamente una amenaza para minimizar la cantidad de ayuda que proporcionarían si la situación no se investigaba adecuadamente.

Aparte de eso, había una razón más para cuestionar la conducta de Rundstedt. Como alguien con un alto grado de autonomía, se había negado a pedir refuerzos incluso cuando sus hombres estaban al borde de la muerte. Si el Emperador Philip hubiera sido lisiado o asesinado en su esfuerzo por reducir la presión sobre la Ciudad del Sol Desmontado, eso habría sido un enorme golpe para la Alianza Sagrada. Ninguno de los hijos de Philip estaba preparado para tomar el trono.

Fuera de Richard, los otros dos santos celestes continuaron bebiendo en silencio. A diferencia de sus homólogos más débiles, también tenían un cierto nivel de conocimiento. Después de unos cuantos episodios más, uno de ellos miró a la multitud enfurecida y de repente dijo, “¿Han pensado que estaríamos muertos si no fuera por Su Majestad, el Santo Espada, y por esa potencia de Klandor?”

El patio quedó instantáneamente envuelto en silencio. Todos en la ciudad habían estado luchando en la línea del frente siempre que pudieran moverse y sostener un arma. Incluso Lawrence había apuñalado a un skaven que se metió en su casa con una daga, solo salvado por un santo cercano que logró notar la conmoción. Todos sabían exactamente qué habría pasado si los Daxdianos no se hubieran retirado.

“Pero podríamos haber pedido refuerzo…” dijo un santo más joven tembloroso, pero fue cortado rápidamente por un hombre mayor de pelo canoso, “Incluso si todos estuviesen esperando en las puertas del portal, les tomaría por lo menos dos horas llegar hasta aquí.”

Todos se callaron una vez más. Todos sabían este hecho, pero nadie quería admitirlo.

“Tal vez no hubiéramos perdido a tanta gente si solo hubiéramos pedido ayuda,” una voz suave atrajo la atención de todos. Vino de un hombre calvo de mediana edad que era tan poco impresionante como su cuerpo regordete lo hacía parecer. Este hombre era un santo, pero solo estaba en la Ciudad del Sol Desmontado debido a su habilidad exquisita para procesar materiales, especialmente flechas de dientes skaven.

Este gordo no podía beber mucho, pero él realmente amaba el alcohol y asistía a todas las reuniones de Richard, y poco a poco se había hecho amigo de todo el grupo. Sin embargo, no era muy bueno con las multitudes e inmediatamente comenzó a sudar frío, cerrando la boca y volviendo a beber.

“¡Argh, está bien! Aun así, ganamos la guerra y derrotamos a esos malditos bastardos, ¿no?” Richard aplaudió para romper el aire en calma, lo que elevó un poco la atmósfera. Sin embargo, el aire de tristeza no se despejó durante toda la fiesta.


Capítulo semanal (7/14)

Descarga:

7 Comentarios Comentar

  1. Nicro

    Lector

    Nivel 3

    Nicro - hace 2 meses

    Pido amablemente un resumen de las habilidades, runas y habilidad de la linia de sangre de Richard

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.