<- Actualmente solo registrados A- A A+

CoS – Capítulo 775

Libro 6 – Capítulo 1.  Buscando Peleas

 

Cuando Richard salió de la sala de meditación, Waterflower abrió los ojos y saltó de su ‘cama’. Esta llamada cama eran solo tres espadas con sus empuñaduras enterradas en el suelo, siendo las puntas de las espadas donde dormía. Pasaba el tiempo allí cada vez que Richard meditaba durante la noche, un método que ella misma había inventado para mantener constantemente el equilibrio perfecto entre descanso y vigilancia. La idea era entrenar su control sobre las partes más pequeñas del cuerpo.

La idea base había llegado de los campamentos de la muerte Archeron, pero por supuesto ella solo dormía en una rama allí. No era tan difícil como dormir sobre las puntas de las espadas.

La chica saltó hacia atrás al ver a Richard, su aura resplandeciendo en respuesta a la amenaza que sentía que emanaba de Richard a pesar de la comodidad de su vínculo con el alma. Tardó un momento en recobrar la cordura, el regocijo elevándose en sus ojos mientras exclamaba, “¿Magnífico mago?”

“Sí, no había necesidad de esperar más.” Richard sonrió.

“Oh…” La expresión de Waterflower se oscureció.

“¡Oye, no pienses tanto en eso!” Richard le alborotó el cabello, entendiendo lo que estaba pensando, “Ve a empacar, nos vamos.”

“Está bien,” la chica ronroneó.

No había mucho que los dos llevaran. Richard solo tenía dos cajas en total al final, una que contenía todas sus ofrendas, mientras que la otra más pequeña contenía las runas que había hecho en su tiempo libre. Él y Waterflower caminaron uno al lado del otro hacia el centro de la ciudad, encontrándose a lo largo del camino con unos cuantos santos que los saludaron con entusiasmo. Algunos incluso se inclinaron con respeto.

Vigilando el portal estaba un hombre corpulento con una barba rígida, uno de los santos celestes más poderosos de toda la fortaleza. “¡Richard! ¿Vas de regreso a Norland?”

“Mm,” Richard asintió con una sonrisa, “Me he quedado aquí el tiempo suficiente.”

“Bien, dame un momento para activar el portal. No hay necesidad de ningún procedimiento, todos saben quién eres.” El hombre insertó los cristales mágicos de una manera práctica, enviando un mensaje rápido al otro lado del portal antes de indicarle a los dos que entraran.

Cuando regresó a su puesto, una expresión de confusión apareció en el rostro del hombre, “Extraño… ¿Por qué se sentía diferente de antes? Incluso me sentí un poco asustado esta vez… ¡Espera, no puede ser!”

El santo celeste dirigió su mirada hacia el portal una vez más, sus ojos se abrieron de par en par, “¿Acaso él…? Dios.”

El hombre se quedó boquiabierto, recordando inmediatamente cuánto tiempo había pasado Richard en la Tierra del Anochecer. Dicha información no era difícil de encontrar para alguien de su estatus, pero Richard había estado en el Fuerte del Amanecer tanto tiempo que casi se había olvidado por completo de eso. Sudor frío comenzó a salir por todo su cuerpo cuando se dio cuenta de que Richard había reprimido su crecimiento durante tres años enteros. Por mucho que lo intentara, el hombre no podía recordar ni a una sola persona en la historia reciente con tal antecedente. Como mínimo, la Tierra del Anochecer no tenía tales individuos.

Suprimir la fuerza de uno durante tanto tiempo y no morir en la Tierra del Anochecer fue un milagro en sí mismo. Este era un lugar donde incluso la mayoría de los santos no se atreverían a salir del rango defensivo de las fortalezas a voluntad. Sin embargo, también fue extremadamente difícil forzar el retraso de uno mismo durante tanto tiempo sin que la naturaleza siguiera su curso. Pocas personas podrían detener el crecimiento pujante de sus propios cuerpos sin repercusiones negativas.

El santo celeste inmediatamente recordó el miedo que acababa de sentir por el aura de Richard, y de repente comenzó a enrojecerse. Era alguien conocido por tener una pequeña oportunidad de entrar en el reino legendario, ¿pero tenía miedo de alguien que acababa de convertirse en un magnífico mago? Aunque había colocado a Richard en su lista secreta de personas a las que no debía provocar hace mucho tiempo, esto seguía pareciendo un gran insulto.

“Bah, solo lo respeto porque es un maestro de runas. ¡Realmente no le tengo miedo!” El hombre corpulento trató de convencerse a sí mismo seriamente.

“¿Maestro de runas? ¿Miedo? ¿Qué está pasando?” Una voz sonó repentinamente cerca del portal, haciendo que el guardia saliera de su ensueño y se diera cuenta de que había tres personas de pie frente a él.

Casi se puso morado al darse cuenta de que un conocido lo había oído murmurar eso, pero el santo celeste logró mantener la calma y respondió, “¿Por qué estás aquí?”

El santo que había hecho la pregunta parecía confundido, “¿Para volver a Norland? Hemos estado encerrados aquí por más de dos meses, necesitamos regresar y descansar un poco.”

“Muy bien, regístrense. Se los notificaré una vez que hayan sido aprobados.”

“¿Registrarse…? ¿Qué?” Los tres quedaron atónitos.

“¡Por supuesto!” Dijo el hombre corpulento con gravedad, sacando una pila de papeles y golpeándolos contra un escritorio cercano, “¡Veinte hojas cada uno, llénalas todas!”

Los tres intercambiaron miradas y el que los guiaba sonrió, “Amigo…”

“Decirme ‘amigo’ es inútil, ¡solo sigue las reglas! ¡Rellenen los formularios y esperen la aprobación, o vayan a otro fuerte!”

Con las circunstancias especiales en el Fuerte del Amanecer, uno necesitaba obtener permiso para ir a través del portal. Sin embargo, este sistema estaba destinado a los extraños de los otros imperios, no a los ciudadanos permanentes de la Alianza Sagrada. Con Philip todavía recuperándose, este sistema minimizaría el riesgo para Fausto. Nadie se había opuesto a la idea, pero el noble que la puso en práctica fue uno de los miembros del consejo encargado de redactar leyes. Él había hecho que el proceso fuera largo y tedioso, pero eso no provocó demasiado enfado porque todos sabían que a los residentes conocidos se les permitiría pasar de todos modos. Fue solo cuando el guardia se puso serio que la burocracia levantó su fea cabeza.

Los tres finalmente entendieron que el hombre estaba ofendido por alguna razón, por lo que solo podían gruñir por su mala suerte y rellenar los formularios obedientemente.

……

Cuando Richard y Waterflower salieron del portal, los guardias disiparon los hechizos preparados en sus manos mientras regresaban a sus puestos. El capitán inmediatamente se volvió solemne al inclinarse, “¡Señor Richard, bienvenido de regreso!”

Si bien no había estado en Norland durante mucho tiempo, Richard seguía siendo el jefe de una de las catorce familias de Fausto. Era un requisito básico para cualquier guardia competente conocer su cara.

“Sí, ya era hora de echar un vistazo a casa,” sonrió Richard.

“Mm,” el capitán asintió, sus ojos estrechándose un poco cuando miró hacia Waterflower, “¿Y ella es?”

“Uno de mis seguidores.”

“Entonces no te retendré más. ¿Hay algo que necesites de mí?” Preguntó el hombre respetuosamente.

“No, estoy bien.” Richard y Waterflower se dirigieron hacia el portal regular de la isla y reaparecieron en el templo de teletransportación de Fausto, en dirección a la isla Archeron. De vuelta en la isla imperial, el capitán de la guardia finalmente se dio cuenta de que sus palmas estaban sudorosas y se las limpió. Aquellos que volvían de los campos de batalla de la desesperación normalmente no podían controlar su sed de sangre durante unos días, pero desde el año en que comenzó a trabajar en este puesto, no había visto a nadie con una sed de sangre más concentrada. La pura intención asesina casi lo asfixiaba.

……

“¿Vamos a Faelor?” Preguntó Waterflower cuando llegaron al castillo Archeron. Después de haber vivido con Richard durante tanto tiempo, esta chica parecida a un lobo podía predecir muchas cosas. Flowsand se encontraba actualmente en Faelor.

“No. Pero acabo de convertirme en un magnífico mago y tú has sido una santa durante un tiempo. ¿Qué piensas de nuestra fuerza ahora?”

Waterflower se sintió secretamente aliviada por su respuesta, pero esta pregunta la dejó confundida, “No puedo vencer a una leyenda, y tampoco puedo vencer a Beye, pero… los demás no parecen ser gran cosa. Oh… ¿significa eso que ya somos increíbles?”

Richard se rió, “Sí, así es. Y ya que estamos aquí, ¿por qué no hacemos algunas cosas increíbles antes de volver a Faelor?”

“¿Cómo qué?”

“Jeje, vamos a buscar algunas peleas.”

Waterflower solo se confundió más, pero era una chica sencilla. Si Richard quería pelear, entonces eso era exactamente lo que harían.

……

Las noticias del regreso de Richard crearon un alboroto moderado en Fausto. Poco después de regresar a su castillo, Agamenón visitó la isla y habló con él en privado. Hablaron durante una hora entera antes de que él se fuera, justo antes de la hora del almuerzo.

……

Una larga caravana avanzó a través de las Llanuras Eternas hacia el Pico Milagroso, constaba de un total de diez carruajes, pero con veinte carretas de guardias detrás. La escolta era una mezcla de caballería y soldados de infantería, dejando en claro cuán preciosos eran los suministros.

Justo en el medio de la caravana había dos carruajes extravagantes pero ligeros, claramente destinados a quienes gozaban de un estatus especial. Estos carruajes no solo tenían grabado el escudo de armas Mensa, sino que también tenían su propio círculo extra de decoraciones. Cualquiera con experiencia en la lectura de escudos de armas sabría que uno pertenecía a un magnífico mago y el otro a un santo.


Capítulo semanal (10/14)

Descarga:

10 Comentarios Comentar

  1. Sland

    Autor

    Nivel 11

    Sland - hace 2 meses

    De esta manera damos inicio al “Libro 6 – La Belleza Del Humo Y El Fuego”. ¿Qué les pareció el libro 5? ¿Qué esperan en este nuevo libro? Dejen sus comentarios ✍. Nos vemos aprendices de Sharon 👋👋

  2. Nicro

    Lector

    Nivel 3

    Nicro - hace 2 meses

    A saquear jajaaja!! Quiero ver como es la habilidad santa que ha ganado Richard

  3. Luis Rojas Valle

    Lector

    Nivel 8

    Luis Rojas Valle - hace 2 meses

    Gracias por los capítulos 😁👍 es hora de ver la habilidad que obtuvo por la que tanto se esforzó aunque espere que no solo su línea elfa sino también su línea archeron se elevará pero bueno ni modo jaja

    1. Avatar

      Lector

      Nivel 3

      Abdal - hace 7 días

      Pararse que ahora es cuando regresan los conflictos entre las familias de Fausto, y recuerden que un cierto grupo de individuos desenterraron a los zánganos muertos de Richard de una batalla para estudiarlos, aun no se sabe nada de quienes son y sus avances, ya han pasado algunos años desde que paso eso.

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.