<- Actualmente solo registrados A- A A+

CoS – Capítulo 778

Libro 6 – Capítulo 4. Una Batalla Forzada

 

Jaaron sabía que podía vencer a diez caballeros rúnicos si usaba tanto a su ejército como si contaba con la ayuda de Yuria. Sin embargo, eso fue solo para diez. Todavía quedaban veinte potenciales caballeros rúnicos detrás de Richard, y él mismo había mostrado un gran potencial en el pasado. Justo cuando se estaba preguntando si debería correr el riesgo, el resto de los caballeros de Richard finalmente dejaron de ocultar sus habilidades y comenzaron a brillar con magia.

Fue solo entonces que él y Yuria se dieron cuenta de que habían caído en una trampa.

“Los Archerons son verdaderamente ricos e imponentes,” se mofó Yuria con una mirada fulminante, “Incluso los caballeros patrulleros son caballeros rúnicos.”

Sin embargo, Richard solo se rió alegremente, “No realmente. Nosotros, los Archerons, solo tenemos dos cosas, ofrendas y caballeros rúnicos. Jejeje.”

La respuesta de Richard hizo que Jaaron y Yuria palidecieran, pero los caballeros reales que finalmente habían llegado a la escena se mantuvieron a unas pocas decenas de metros de distancia. Los dos solo podían observar cómo más y más soldados Mensa eran derribados en el suelo, cada caballero caído recibía una bofetada en la cara. La única razón por la que no explotaron fue porque sabían que treinta caballeros rúnicos eran una fuerza demasiado poderosa para poder frenarla. Con un magnífico mago de pie detrás para apoyar, serían terribles segadores en este campo de batalla.

Sin embargo, el propio Richard claramente no había terminado. Una vez que los caballeros Mensa fueron sometidos, se giró hacia la caravana. “Todos deben alejarse veinte metros, mis hombres revisarán el cargamento.”

“¡Richard!” Jaaron estaba asombrado y furioso, “Esas son ofrendas de la Familia Mensa, ¡¿cómo te atreves a tocarlas?!”

Yuria comenzó a maldecir suavemente por el comportamiento impulsivo de Jaaron. Podía sentir como se acercaban cada vez más a una trampa, pero parecía que no había forma de hacer que Jaaron se detuviera.

Sin embargo, las siguientes palabras de Richard la hicieron explotar por completo, “¿Qué? ¿Una caravana escoltada por dos imbéciles en realidad tiene ofrendas?”

Esto fue la gota que derramó el vaso. Yuria dio un paso al frente y dijo, “Esto es una grave humillación, Richard.”

“¿Y qué?” Richard mantuvo su ofensa con una sonrisa grácil, lanzando una sugerencia que era casi imposible de rechazar, “No me digas que quieres un duelo o algo así.”

¿Un duelo con Richard? No importa cómo lo pensaran los dos, no era una buena idea. Excepto por el hecho de que Richard ya no ocultaba su poder, casi haciendo alarde de que era un magnífico mago con el puro poder de su aura. Los dos ciertamente sabían que tenía que haber avanzado recientemente, pero también sabían que Richard había estado en la Tierra del Anochecer todo este tiempo. Su experiencia podría quizás imponerse en la batalla, pero eso no era una garantía.

En este punto, incluso Jaaron comenzó a dudar. Richard estaba claramente dirigiendo el incidente desde que apareció, y ahora lo estaba apuntando hacia un duelo. Probablemente había una trama oculta dentro. Sin embargo, no era como si pudieran retractarse de la idea fácilmente; los nobles valoraban mucho el espíritu marcial, y tenían una audiencia aquí que rápidamente correría la voz si se echaban atrás.

Todavía había bastantes personas que no temían al poder de Jaaron o Yuria. Los dos no eran de la línea directa de los Mensas, y aunque tenían talento, definitivamente nunca alcanzarían el reino legendario sin un milagro. Ninguno de ellos era un personaje particularmente especial dentro de la Familia Mensa.

Richard aprovechó su vacilación para añadir más combustible al fuego, riéndose mientras hablaba, “Lo sabía, no hay ni un solo Mensa que se atreva a enfrentarse conmigo en un duelo al mismo nivel. De acuerdo, no tengo tiempo para perderlo con ustedes. ¡Caballeros, revisen la carga!”

Los caballeros rúnicos inmediatamente avanzaron, derrotando a los soldados que se habían reunido para proteger los carruajes. Los que se negaron a retirarse fueron enviados a volar a decenas de metros de distancia, incapaces de pararse una vez que tocaron el suelo. Para aquellos que podían enviar enemigos de toneladas de peso literalmente a volar en el aire, el cuerpo humano casi no tenía peso.

Un caballero rúnico pasó justo por delante de la cara de Jaaron, pateando al conductor que se resistía antes de arrancar la puerta del carruaje. El contenedor interior fue tirado al suelo y doblado para abrirlo, convirtiendo el acero en chatarra. Los filetes bien cortados se cayeron de adentro, aun emitiendo un aire frío y una tenue aura de magia. Se trataba de productos de cocina de alta calidad que solo podían ser almacenados a bajas temperaturas, pero el golpe del caballero rúnico había destruido el cofre encantado que los conservaba.

Los ojos de Jaaron comenzaron a enrojecerse, “¡¿CÓMO TE ATREVES A ROBAR UNA CARAVANA DE LOS MENSA?!”

“¿Robar?” Richard sonrió, “Sólo estoy comprobando. Todavía recuerdo cuando los Archerons cometimos el error de poner mercancías ilegales en nuestra caravana y ni siquiera pudo entrar en Fausto. Como una nueva familia encargada de esta tarea, queremos asegurarnos de que hacemos el trabajo igual de bien. ¿Por qué, no puedes soportarlo? Entonces, ¿seguramente no planeas solo mirar y refunfuñar?”

Otro cofre se abrió rápidamente, este cargado con todo tipo de exquisitas piezas de arte. Algunas fueron destruidas en el momento en que cayeron al suelo, pero el caballero rúnico ni siquiera miró de reojo mientras aplastaba el cristal bajo sus pies y caminaba hacia el siguiente carruaje.

“¡ALTO!” Yuria inmediatamente se abalanzó sobre el caballero rúnico. ¡Todo lo que estaba cargado en ese carruaje eran ofrendas! Sin embargo, solo había dado un paso adelante antes de verse obligada a detenerse por completo, incluso dando un paso atrás. La mirada de Richard se había centrado en su espalda, y la intención asesina que irradiaba en ese momento dejaba claro que moverse un centímetro más hacia delante significaría su muerte. Peor aún, todos los demás caballeros rúnicos dejaron sus tareas para mirarla fijamente, los tres escuadrones eran más que suficientes para matarla incontables veces, incluso con un magnífico mago a su lado.

“¿Qué quieres?” Se giró hacia Richard, “¿Un duelo?”

“Simplemente estoy cumpliendo con mis deberes,” Richard sonrió como un diablo, “Por supuesto, también puedo hacerles compañía en batallas a muerte.”

“Bien, entonces, ¡tengamos la primera ronda mañana por la tarde y la segunda dos horas después!” Yuria continuó, “¿Qué te parece?”

Richard sonrió suavemente, “Los Mensas realmente entienden la justicia muy bien, eh. Como sea, ya estoy acostumbrado a sus maneras. Está decidido entonces, tenemos muchos testigos aquí y no creo que el Duque Mensa los valore a ustedes dos por encima de la reputación de la familia. ¡Vamos!” Su unicornio inmediatamente cambió de dirección, subiendo al Pico Milagroso. Los caballeros rúnicos volvieron a formarse, sus auras se desvanecieron rápidamente hasta que volvieron a parecer inofensivos caballeros patrulleros.

Solo cuando Richard había desaparecido en la distancia, Jaaron logró apartar la mirada y mirar a Yuria. “¿Estás loca? ¿No te das cuenta de que solo estaba tratando de forzarnos a un duelo?”

“¿Y? ¿Crees que Su Excelencia no nos mataría si descubriera que todas las ofrendas fueron robadas? Conoce tu valor,” dijo Yuria con frialdad.

Jaaron se quedó inmediatamente sin palabras.

……

La nobleza de Fausto había encontrado un nuevo tema este día, rebosante de fervor mientras discutían las dos batallas a muerte que iban a ocurrir la tarde siguiente. Richard tendría que luchar contra una santa y un magnífico mago dentro de un período de dos horas, lo que significaba que definitivamente no estaría en plena forma para ambos. Era casi tan bueno como luchar contra ellos uno tras otro.

La primera reacción fue que Richard había perdido los últimos restos de su cordura. Acababa de aceptar la única forma en que los Mensas podrían matarlo dado su estatus actual. Incluso una simple lesión debilitante acabaría completamente con su carrera. Ninguno de los dos enemigos era mediocre.

Sin embargo, a medida que este chismorreo fue cobrando fuerza y dominando las discusiones sobre la investigación del Mariscal Rundstedt, la nobleza finalmente puso en uso su red de información. Por la noche todos sabían que Richard ya se había convertido en un magnífico mago, calentando aún más las discusiones, y la brecha de información entre la Tierra del Anochecer y Fausto se cerró rápidamente a medida que los aristócratas más distantes empezaban a prestar atención a los campos de batalla de la desesperación por primera vez en años.

Incluso en la Tierra del Anochecer, las noticias sobre Richard eran escasas. Pocas personas lo habían visto pelear antes, y aún menos sabían el alcance de sus poderes. Si bien había una cierta reverencia que debía brindarse a alguien que podía pasear por la ciudad con penes ursa en la mano, eso no era lo mismo que ver sus habilidades en persona. Sin embargo, los nobles realmente eran capaces de averiguar cualquier cosa por el bien de una apuesta. Desenterraron información sobre las acciones de Richard en la Ciudad del Sol Desmontado durante la noche, incluido su conflicto con el Mariscal Rundstedt y Hasting.

Sin embargo, tampoco fue el dato más importante. La mayoría de las personas que escucharon cuánto tiempo había estado Richard en la Tierra del Anochecer antes de avanzar se quedaron boquiabiertos, mientras que otros empezaron a revisar los libros de historia para ver si había otras situaciones similares. Tres años fue una asombrosa cantidad de tiempo para restringir el propio progreso intencionalmente, y fue claro por los logros de Richard que este era exactamente el caso.

La alta sociedad finalmente se dio cuenta de que los Archerons comenzaban a rugir una vez más. Ahora que su paso por la Tierra del Anochecer había llegado a su fin, estaban listos para sacudir a Fausto una vez más.

Todos empezaron a sentir curiosidad, y los sindicatos de apuestas de la ciudad se encontraron ante una enorme afluencia de dinero en efectivo…


Capítulo semanal (13/14)

Descarga:

4 Comentarios Comentar

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.