<- Actualmente solo registrados A- A A+

CoS – Capítulo 780

Libro 6 – Capítulo 6. Pelea Relámpago

 

Unos minutos más tarde, Yuria entró en la arena con un equipo aún más extravagante que el de Jaaron. Sin embargo, su cara estaba pálida como el papel. De acuerdo a las reglas de la batalla, ella tendría que estar a una distancia considerable de Richard hasta que comenzara la batalla.

Se adelantó con la primera sílaba del árbitro, haciendo todo lo posible para acercarse tanto como pudiera a Richard. Una pelea entre un mago y un luchador normalmente solo comenzaba de manera apropiada cuando el mago lanzaba su primer hechizo, pero a ella no le importaba en absoluto romper la tradición. Habiendo presenciado el bombardeo de bolas de fuego de Richard y sabiendo cuán calculadas eran cada una, sabía que dejar que él comenzara sería su sentencia de muerte.

Por su parte, Richard no protestó en absoluto. Él simplemente sonrió mientras levantaba su mano izquierda con sus dedos separados, una luz eléctrica parpadeando alrededor de las puntas de sus dedos mientras se juntaba frente a su palma. Las crepitaciones casi sonaban a música, pero su mano había dejado atrás imágenes posteriores con la rapidez con la que se movía.

Justo cuando Yuria estaba a diez metros de él, el rayo que estaba reuniéndose estalló en un grueso pilar de energía que se estrelló contra ella antes de que pudiera esquivarla. El haz de luz inmediatamente detuvo todo su impulso, y antes de que ella pudiera volver a moverse, otro fue disparado justo hacia su cara.

El objeto mágico que impulsó el primer escudo de Yuria se rompió en un instante, seguido rápidamente por todos los demás. Uno apenas podía reconocer el puro terror que se extendía por su rostro antes de que otro haz la destrozara, pero era una expresión que muchos en la audiencia recordarían en los años venideros. Antes de que su cadáver pudiera caer al suelo, otra oleada de bolas de fuego de Richard la quemó hasta la nada.

Ella había conseguido acercarse a diez metros de Richard, pero desde el momento en que él lanzó su primer hechizo esa distancia no se redujo en lo más mínimo. Algunos de los pilares eléctricos incluso se estrellaron contra el escudo mágico con su energía residual, casi rompiéndolo y matando a un número de nobles menores sentados en las gradas. Sin embargo, esos nobles estaban tan estupefactos que ni siquiera podían reaccionar a ese roce con la muerte. Un gran mago cercano tuvo que verter toda su energía en el nodo de la matriz mágica del lugar para estabilizar el escudo.

Richard bajó lentamente su mano izquierda, las chispas todavía visibles en las puntas de sus dedos. El árbitro se tomó un minuto entero en poder hablar, incluso entonces apenas graznando una declaración de victoria antes de mirar hacia lo que Yuria había dejado atrás.

“Señor… Richard… Tu equipo era inferior al de los oponentes, puedes elegir cualquiera de estos dos como botín…” dijo el hombre tartamudeando. Yuria había dejado dos piezas de equipo legendario y sub-legendario junto a un exquisito pergamino. Con las reglas estándar para un duelo que estipulan que el vencedor puede quitarle una pieza de equipo al fallecido siempre y cuando sea el peor equipado de los dos, combinado con el hecho de que todavía no había tomado algo de la muerte de Jaaron, Richard podría potencialmente tomar dos piezas de equipo de grado legendario.

Sin embargo, Richard no tenía prisa por seleccionar su trofeo, sino que se giró para mirar a la plataforma Mensa en la distancia, “Su Excelencia, ¿desea enviar más retadores? Todavía me queda la mitad de mi maná.”

Susurros silenciosos inmediatamente estallaron entre la audiencia. Ambas batallas habían terminado en cuestión de minutos, y la falta de cadáveres mostraba cuánta energía en exceso había invertido Richard, pero estaba diciendo que aún le quedaba más de la mitad de su maná. ¿Cómo logró hacer esto? ¿Era solo su habilidad de magnífico mago?

Esperando pacientemente la respuesta del Duque, Richard comenzó a jugar casualmente con algunos hechizos en la mano. Perlas de fuego, rayos y hielo se entremezclaron con torbellinos en miniatura y el resplandor verde de la magia de la naturaleza. Todos estos danzaban sobre sus manos como espíritus traviesos con vida y alma propia.

Los nobles y las potencias de la audiencia habían visto y experimentado muchas cosas, pero ninguno de ellos había presenciado algo tan extraordinario. Mientras miraban con admiración, un mago anciano caminó repentinamente hacia el borde de la plataforma Anan, inclinándose sobre la barandilla mientras le preguntaba con voz temblorosa, “Señor Richard… ¿Es este el Ciclo de Maná?”

El caos estalló una vez más entre las gradas. Aquellos que habían oído hablar del Ciclo de Maná inmediatamente comenzaron a compartir lo poco que sabían sobre la habilidad.

El Ciclo de Maná estaba en la misma categoría de habilidades que Forja de Maná, siendo tan rara que una vez había sido considerado un mito. Un mago con esta habilidad tenía el control total de los requisitos de maná de un hechizo, capaz de convertir una bola de fuego en una hoguera o en un infierno furioso, según la situación lo requería.

Forja de Maná para aumentar la reserva de maná, Ciclo de Maná para alcanzar la cúspide del control y Flujo de Maná para maximizar el rendimiento, las tres habilidades combinadas conducirían al mago perfecto. Después de haber pasado tres años entrenando en la Tierra del Anochecer, Richard había desbloqueado la segunda de las tres. Combinada con las bendiciones de Richard y su estilo original de lucha, esta habilidad era incluso mucho más efectiva en sus manos que en casi cualquier otra persona.

Mucho se había escrito sobre Ciclo de Maná, pero nadie la había presenciado en persona. Al ver el poder hipnotizador que tenía, uno no podía evitar maravillarse ante las habilidades de Richard.

Sin embargo, la persona en cuestión solo podía pensar en su propia maestra. Se dijo que Forja de Maná podría aumentar la reserva de maná de uno a la mitad, dando a un magnífico mago la capacidad de lanzar un hechizo más de grado 9, pero para Sharon esto se convirtió en una duplicación en su lugar. Su reserva de maná original ya era absurda, convirtiéndola en una máquina inagotable. Comparado con ella, su control no significaba nada.

Richard se sintió bastante melancólico. Solo una cosa era constante en este mundo siempre cambiante, y esa era su distancia de Sharon. No importaba cuánto avanzara, solo se daba cuenta de que su poder era mucho más grande de lo que antes se había imaginado.

Por supuesto, nadie podía decir eso por su expresión, ni estaban interesados en hacerlo. Todos se enfocaron en la humillación en la cara del Duque Mensa mientras él se preguntaba cómo responder a la pregunta de Richard.

Las tres habilidades legendarias de los magos fueron etiquetadas como tales no por su poder, sino por el hecho de que sus efectos eran proporcionales a la fuerza existente de su usuario. Richard ya había dominado Ciclo de Maná en gran medida en los pocos días desde que avanzó, así que estaba claro cuánto más poderoso se volvería en el futuro. Sin embargo, incluso ahora los Mensas no tenían realmente un santo o magnífico mago capaz de vencerlo en combate.

La cara de Mensa casi se puso morada cuando miró a su alrededor, solo para descubrir que Satch no estaba. El joven había huido en el momento en que Yuria había caído en su duelo, sabiendo que la victoria era imposible incluso antes de que Ciclo de Maná fuera revelada.

El Duque finalmente se puso de pie y caminó hacia la barandilla, haciendo todo lo posible por mantener un aire de autoridad, “Mi familia tenía la ventaja en esta batalla, pero aun así perdimos. No nos someteremos a más humillaciones; aceptamos la derrota. Maestro Richard, por favor, elija sus trofeos. Jeje…”

Suspirando decepcionado, Richard se acercó y recogió el exquisito pergamino, ignorando completamente las dos piezas de equipo legendario. El burlón Duque casi se atragantó con su propia saliva, pero poco después casi se desmayó al ver a Richard recoger un collar sub-legendario que Yuria había usado.


Capítulo semanal (1/14)

Descarga:

2 Comentarios Comentar

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.