<- Actualmente solo registrados A- A A+

CoS – Capítulo 796

Libro 6 – Capítulo 22. Secreto

 

El portal de invocación continuó arrojando energía sagrada mientras el guerrero celestial atravesaba al semidiós bastardo. La criatura era enorme, pero su verdadero núcleo no era tan grande y el guerrero no tardó mucho en encontrar y atacar esta debilidad. Los tentáculos que brotaban de la masa de carne se rompieron rápidamente.

Sin embargo, los ojos de Richard parpadearon cuando sus manos agarraron el collar que había sacado de su túnica. Una vez que la batalla estuvo lo suficientemente avanzada, activó la Pistola de Genvis, generando un haz de luz que atravesó la espalda del guerrero celestial para perforar el alma del semidiós. El tiempo pareció detenerse por un momento, dándole a Richard una visión clara del vacío en el otro lado.

Tanto el guerrero celestial como el semidiós gritaron con rabia, pero antes de que pudieran cambiar de objetivo, Richard estimuló el collar otra vez. Lo más aterrador de este ataque de haz fue que no era elemental, la energía pura era igualmente letal para todos los seres. Cuando se produjo el segundo ataque, el semidiós quedó casi muerto, mientras que el guerrero celestial quedó completamente sin energía. Levantó su enorme espada en dirección a Richard, pero esa fue su última acción antes de caer al suelo inmóvil.

La masa de carne gritó de miedo, tratando de huir de la iglesia, pero solo logró moverse unos metros antes de que su cuerpo fuera detenido por una fuerza invisible. Trató de salir una y otra vez, pero no tuvo ninguna posibilidad de éxito.

Flowsand finalmente apareció en el salón, pero su imagen era extremadamente borrosa. Ella no había regresado completamente a este plano, en cambio, mantuvo su posición entre éste y el semiplano en el que había quedado atrapada. Mirando detrás de ella, todo lo que se podía ver era una tierra de ruinas que había sido erosionada más allá de toda imaginación. Era casi exactamente como una de las iglesias del Dragón Eterno. El semiplano estaba lleno de luz dorada, manteniéndolo atado al tiempo.

Al ver el semiplano sacudirse con cada lucha del semidiós, Richard se dio cuenta de que la criatura probablemente estaba atada al lugar. Con Flowsand forzando el tiempo para detener el área y reprimir sus luchas, ella podría evitar que se escapara.

Nyra inmediatamente flotó en el aire, tratando de buscar el núcleo del semidiós que estaba escondido dentro del montón de carne. Richard activó Perspicacia para hacer lo mismo, una luna azur flotando sobre su cabeza mientras comenzaba a cortar a los bebés restantes.

El semidiós finalmente sintió un verdadero miedo a la muerte. De repente levantó su voz, maldiciendo todo lo existente mientras la carne explotaba por todas partes. El ataque fue tan feroz que todo el grupo en el salón fue arrojado contra las paredes, mientras que la conexión de Flowsand con el semiplano también se cortó. Ella gruñó de dolor cuando cayó del aire, sangre goteando de su nariz.

Una pequeña tormenta se agitó en el salón de la angustia mientras todo tipo de materia oscura salpicaba las paredes. Las dos puertas del dolor se revelaron silenciosamente y se abrieron ligeramente, permitiendo que una delgada figura negra saliera corriendo de la iglesia. El humo blanco brotó de su cuerpo cuando salió del salón, pero solo gritó y huyó en la distancia.

“¡MIERDA!” Richard trató de ponerse de pie tan pronto como pudo, pero cuando se acercó a las puertas ya no había ninguna señal del enemigo.

“Maldita sea…” Maldijo mientras se daba la vuelta, sacudiendo la cabeza con decepción. Aun así, no tenía sentido lamentarse; comenzó a examinar el salón y rápidamente recogió un ala blanca rota que estaba en el suelo. Al principio asumió que era pesada, pero la extremidad era mucho más ligera de lo que había esperado.

Esta media ala era todo lo que quedaba del guerrero celestial. Todo lo demás había sido destruido en la explosión del semidiós. Sin embargo, esto no fue tan decepcionante como la huida del enemigo. Todos los celestiales eran famosos por su control absoluto sobre la energía, no por su fuerza corporal. Mirando todo el asunto en el salón que comenzó a convertirse en un fango con la partida del semidiós, gruñó y comenzó a salir caminando, “¡Salgamos de aquí!”

Todos se sintieron un poco relajados cuando dejaron la Iglesia del Dolor, a pesar de que todavía estaban en el Valle de las Tinieblas. Richard les preguntó a los otros cuatro acerca de sus peleas, confirmando su teoría de que todos habían sido enviados a pelear en lo que era una serie de semiplanos interconectados o uno solo que estaba fragmentado. Io tenía el más fácil de todos, atravesando fácilmente a través de los enemigos con su poder divino, mientras que Nyra pasó un poco más de tiempo tratando con la horda e intentando extraer información del semidiós que le había aparecido.

Flowsand destruyó directamente el castillo con su fuerza del tiempo antes de tratar de estudiar el lugar, descubrir su relación con los semidioses y así encontrar una forma de intentar atraparlo. Fue Waterflower la que más sufrió; la chica había entrado a ciegas en el castillo, cortando todo lo que pudo durante casi una hora antes de agotarse en exceso.

“¿Debemos ir a buscar al semidiós?” Richard le preguntó a Flowsand.

“Está bien, no durará mucho en este plano a menos que encuentre un lugar similar a este. Y si logra escapar a través de la pared de cristal, no tiene nada que ver con nosotros.”

Richard suspiró y asintió, comenzando a evaluar su situación, “Así que literalmente no obtuvimos nada de esto, ¿cierto? Creo que ni siquiera la madre cría estará interesada en esta carne podrida… Tch, pensar que la tierra de castigo de Neian en realidad estaba desarrollando semidioses, ¿en qué diablos estaría pensando?”

“Podría ser una buena idea inspeccionar el lugar,” comentó Io, “Obviamente hay algo escondido debajo de la tierra. No es fácil construir una operación de esta escala en cualquier lugar.”

Richard asintió, contactando a la madre cría una vez más para que enviara algunos zánganos obreros para ayudar a excavar. Mientras tanto, el encantamiento que bloqueaba a la crisálida astral se rompió, por lo que finalmente llegó con los cincuenta caballeros de la lanza sombra a cuestas. Inmediatamente les ordenó que se extendieran por el Valle de las Tinieblas, matando a todos los supervisores que aún estaban vivos. Si había alguien demasiado fuerte con quien lidiar, debían retirarse y esperar a que llegaran las serpientes aladas.

Resultó haber muy pocos supervisores en el valle. La mayoría solo estaba deambulando, y con su maestro habiendo huido, los caballeros de la lanza sombra no encontraron mucha resistencia. Si bien Richard esperaba que algunos de los prisioneros con lavado de cerebro ayudaran a sus guardias, en realidad se habían quedado quietos y permanecieron indiferentes a todo lo que sucedía a su alrededor.

En medio de la noche, Richard se reunió con Bruno en su cabaña. También estuvieron presentes Ptolomeo y unas pocas docenas de otros prisioneros que habían logrado conservar su libre albedrío. El resto había perdido cualquier pizca de pensamiento independiente, y cuando el semidiós recuperó los fragmentos de sí mismo que los controlaban, se habían convertido en cáscaras aturdidas. Los cerebros clonados que acababan de llegar contaban con un total de 23.000 personas, una cantidad que hizo que Richard gruñera de sorpresa. No creía que incluso la dura Iglesia del Valor pudiera justificar tantos prisioneros; era más probable que hubieran criado a la mayoría de los que se encontraban aquí.

“¿Por qué?” Richard le preguntó al ex Sumo Pontífice.

“Para recoger el pecado y el dolor, para engendrar semidioses malditos. La construcción de la Iglesia del Dolor requirió mucho trabajo manual, y los semidioses necesitaban aún más dolor para su nacimiento. Solo la mitad de estas personas fueron capturadas por nosotros, el resto solo eran esclavos que compramos en los países seculares.”

“¿Y por qué Neian está tratando de crear lo que es el peor enemigo de todas las deidades?”

“Por poder. Si él podía controlar la mejor arma contra las deidades restantes, entonces estaba básicamente asegurando convertirse en el gobernante del panteón. Vi atisbos de los escritos sagrados una vez antes de que me enviaran aquí, y mencionaban que el primero de estos semidioses era solo un alma fragmentada traída por uno de sus avatares. Fue ese avatar el que nos guio en la construcción de la Iglesia del Dolor.”

“Bien. ¿Y un Sumo Pontífice fue enviado aquí por qué?”

“Porque dejé una conjetura en mi diario de que el Señor quería formar un ejército de semidioses para barrer el resto del panteón y tomar el control de Faelor. Quería convertirse en el único dios, el Dios Supremo, y convertir la totalidad de Faelor en su reino divino. Entonces usaría eso como la base para conquistar otros mundos.”

En este punto, Ptolomeo sonrió, “Obviamente, sabía demasiado.”


Capítulo semanal (3/14)

Descarga:

2 Comentarios Comentar

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.