<- Actualmente solo registrados A- A A+

CoS – Capítulo 797

Libro 6 – Capítulo 23. Neutralidad Para Los Dioses

 

“Lutheris también tiene un hijo bastardo”, comentó Richard.

Ptolomeo asintió en respuesta, “Cuando aún ocupaba mi puesto, escuché rumores de que el Dios de la Guerra tenía algunos proyectos secretos similares al Valle de las Tinieblas.”

“¿Oh? ¿Algún otro?”

El ex Sumo Pontífice frunció el ceño, “Fue hace mucho tiempo… Luna, quizás, y quizás Cerces, no estoy seguro…”

“Estos cuatro… Qué molestia,” Richard sacudió la cabeza, haciendo que Ptolomeo lo mirara de forma extraña. A pesar de haber sido traicionado por su maestro, el viejo había sido un Sumo Pontífice que sostenía a los dioses en los pedestales más altos. Y, sin embargo, Richard estaba cometiendo una herejía como si fuera completamente natural.

“Solo cuatro dioses, no es como si estuviéramos luchando contra todo Faelor,” Flowsand se encogió de hombros, “Todavía tenemos tiempo, ¿no?”

“Hmm… Tienes razón. Pero… un momento,” Richard se relajó y comenzó a caminar por la habitación. Flowsand permaneció en silencio para darle algo de espacio, dándole tiempo para reflexionar sobre la decisión principal, mientras que Ptolomeo y Bruno intercambiaron miradas.

Unos minutos más tarde, Richard se detuvo de repente y suspiró, “Vendré a Faelor mucho más a menudo, no…”

Flowsand sonrió, “Como es debido. Ahora, ¿qué hacemos con este lugar?”

“Desenterrarlo, por supuesto. Quitaremos todo lo que sea de valor aquí, veamos si Neian tiene las agallas para revelar lo que estaba haciendo él mismo.”

Bruno, Ptolomeo y los otros pocos viejos comenzaron a temblar ante la mera perspectiva de lo que se estaba discutiendo. El ex Sumo Pontífice tosió, “Perdóneme, pero debo recordarle que quitar la fuente del Valle de las Tinieblas te convertirá en un enemigo eterno del Dios del Valor. No sé cuál es el artículo, pero ciertamente está más allá de los siete artefactos sagrados de Neian.”

“¿Por qué piensas eso?” Richard preguntó.

“Como Sumo Pontífice, tenía el derecho de usar cualquiera de los siete artefactos que quisiera. Sin embargo, ni siquiera me dijeron nada sobre lo que está escondido en el Valle de las Tinieblas.”

Richard sonrió en respuesta, “Bueno, eso me hace querer profundizar más. Ahora,” interrumpió al hombre que estaba a punto de responder, “¿Tienen alguna sugerencia para estos prisioneros? Algo para restaurar su mente o similar. Bueno… aparte de matarlos.”

Bruno y Ptolomeo intercambiaron miradas una vez más y el primero dijo, “No puedo pensar en nada. Aquellos de verdadera fe logramos resistir el desgaste de nuestras mentes, pero todos estamos reunidos aquí. Los demás no son más que plebeyos, sus almas no tienen tanta fuerza… Incluso muchos de los que todavía están conscientes lo están porque los semidioses querían algunos juguetes.”

Richard miró en silencio a Nyra, quien también negó con la cabeza. Suspiró con decepción, solo quedaba un rastro de esperanza en su voz, “¿Podemos al menos dejarlos aquí?”

“Debes haber visto a las numerosas criaturas no muertas en los semiplanos, ¿cadáveres animados a través de las sombras planares?” Nyra respondió con una pregunta.

“Sí…” Los ojos de Richard se estrecharon en rendijas al darse cuenta de lo que venía.

“Ignóralos, y este valle será invadido por zombis en una semana. Perdóname, no hay otra opción,” dijo Nyra en voz baja.

“Suspiro, está bien.” Richard frunció el ceño, sus dedos empezaron a temblar inconscientemente.

“No, haz que la madre cría lo haga. Ella es buena en esas tareas, sus obreros pueden matar si es necesario.”

“Eso…” Richard no estuvo de acuerdo inmediatamente, sino que se puso en contacto con la madre cría mentalmente.

“No hay necesidad de preocuparse, Maestro,” respondió ella, “Aunque tuviera hambre, nunca comería esas cosas. ¡Esos son peores para mí que la suciedad!”

“… Suspiro, está bien. Empieza.”

“Por supuesto, te prometo que no perderé ni uno. Pero ese fragmento de ala en tus manos…” Su voz estaba llena de deseo.

“Por supuesto.”

……

No tomó más de unos pocos minutos para que los presentes en la cabaña escucharan un fuerte zumbido afuera en el Valle de las Tinieblas. El primero en llegar fue un cerebro clonado, diseñado específicamente para la velocidad. Este zángano era tres veces más rápido que los otros cerebros clonados, pero solo tenía una décima parte de la inteligencia. Cuando Richard salió, recogió el ala rota que le ofreció y voló de vuelta a la Tierra del Caos a un ritmo vertiginoso.

Fue en este punto que alguien gritó dentro de la cabaña, “¡¿Qué es eso?!”

Tanto Bruno como Ptolomeo salieron apresurados, asustados por la visión de grandes insectos que tenían dos metros de largo volando entre las nubes. En solo unos segundos, todo el cielo parecía estar cubierto por ellos, haciendo que las docenas de personas dentro y fuera de la cabaña parecieran frágiles.

Richard también estaba bastante sorprendido; ¡La madre cría había enviado casi 10.000 zánganos obreros! Independientemente de su pobre poder individual, este tipo de cantidad tuvo un gran impacto visual. Miró a la Iglesia del Dolor en la distancia, sabiendo que esos ladrillos negros de dolor serían extremadamente valiosos en Norland, “Llévense todo eso.”

Innumerables zánganos obreros volaron y corrieron hacia la Iglesia del Dolor, mostrando una disciplina notable mientras la desarmaban ladrillo por ladrillo. Sus poderosas cuchillas rara vez rajaban los ladrillos que estaban recogiendo.

“Entonces…” Richard se dirigió a Bruno y Ptolomeo, ¿Qué pasa con vuestra fe?”

Ptolomeo sonrió, “¿Cómo podría tener fe en alguien que construyó este lugar? Una vez fui un fanático seguidor de Neian, pero me abandonó.”

Bruno miró directamente a los ojos de Richard, “¿Qué quieres que hagamos? Honestamente, no somos diferentes de la basura en este momento.”

“Hmm… Espero un estudio exhaustivo y sistemático de los dioses de Faelor, no desde la perspectiva de un adorador o un hereje, sino desde la de alguien completamente neutral a todo esto. Incluso pueden imaginar que están menospreciando a los dioses.”

“Eso… ¡sería una humillación enorme!” Bruno jadeó. Su ambición al estudiar las leyes de Neian era tratar de forzarlo a caer e instaurar un nuevo Dios del Valor en su lugar. Los dominios divinos eran relativamente fijos, por lo que un nuevo dios se haría cargo del puesto de uno caído o sería compartido entre los dioses restantes. Por otro lado, la petición de Richard aquí sería contraria a la voluntad de todo el panteón.

Richard entendió las intenciones de Bruno, pero se limitó a reírse, “Puede que sea un poco blasfemo, pero no creo que esté mal cuando algunos de ellos pueden cultivar lugares como este sin ninguna repercusión. Tales personas merecen ser despojadas de sus tronos.”

Bruno miró fijamente a Richard, “¡Pero no puedes simplemente derrocarlo! ¡Solo un dios puede reemplazar a un dios!”

“No necesariamente,” sonrió Richard. El pez había mordido el anzuelo, “Acepten ayudarme y les mostraré un libro de texto general sobre las deidades y la divinidad.”

“¿Qué?” Bruno y Ptolomeo se quedaron boquiabiertos, incapaces de creer que tal cosa existiera. ¿No era el reino de los dioses majestuoso y misterioso, prohibido a los ojos del plebeyo?

“¿Puedes decir cuál sería el propósito de este estudio?” Bruno lo probó.

“Por supuesto. Planeo reconstruir el panteón de pies a cabeza, arreglando algunos de los elementos desagradables que contiene. Puede que te parezcan los murmullos de un lunático, pero no tienes que preocuparte por eso.”

“Suena como si estuviéramos vendiendo nuestras almas a un diablo,” murmuró uno de los viejos.

“Si hay algo que no soy, eso es un diablo,” dijo Richard con una sonrisa. La línea de sangre Archeron se remonta a los demonios, un grupo que estaba completamente en desacuerdo con los diablos.

Bruno y Ptolomeo finalmente asintieron lentamente, y este último dijo, “Solo queremos ver la realidad del mundo una vez más.”

Richard sonrió y extendió sus brazos abiertos, “Entonces esta será la elección correcta. Renuncia a algo tan tonto como la fe, y descubrirás lo ciego que alguna vez fuiste.”

Este era un famoso dicho en Norland, uno que surgió cuando el Dragón Eterno había sido una deidad relativamente nueva para el plano. El viejo dragón fue la primera deidad que Norland descubrió con fuerza más allá de un solo plano, y su existencia cambió completamente el papel del panteón en el mundo.


Capítulo semanal (4/14)

Descarga:

1 Comentario Comentar

  1. Yang

    Autor

    Nivel 40

    Yang - hace 2 meses

    Uff algo me dice que el dragon eterno no es del todo poderoso… Algo de raro debe tener

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.