<- Actualmente solo registrados A- A A+

CoS – Capítulo 8

Capítulo 8. Examen

La torre central del Deepblue era una verdadera obra de arte, no se construyó de una manera normal. Media más del triple de la altura y el doble de ancho de una torre mágica común, incrementando el área de su superficie hasta doce veces más. ¡Y esto excluía su gran complejo de edificaciones subsidiarias! El total de los recursos utilizados en su construcción resultaba inimaginable, permitiéndole albergar en sus instalaciones a más de diez mil personas. Con su gran población, el Deepblue estaba al nivel de una pequeña ciudad, pero para ser más específicos era algo colosal. La cantidad de recursos transportados dentro y fuera de ella cada día valían diez veces su valor original.

En lo alto de una colina cerca del mar, el Deepblue tenía su propio puerto para trasladar suministros, con muelles levantados sobre el lecho rocoso del mar utilizando magia. Al menos tres grandes carreteras conectaban con las diferentes entradas al Deepblue desde este puerto, y entre cincuenta a sesenta pequeños pueblos prosperaron gracias al comercio establecido en estas carreteras.

El Deepblue estaba situado en el ápice de Floe Bay al noroeste del continente, tenía un estuario formado entre dos grandes ríos. La bahía era tan grande como un océano, abarcando más de 1500 kilómetros desde la Península StarLight hasta el norte de las Montañas Invernales. Esta bahía permanecía congelada en el invierno, dejando sólo las partes sur de la costa disponible para hacer negocios. El puerto de Deepblue estaba situado cerca de unas corrientes cálidas, por esa razón no tenía hielo.

El Deepblue se encuentra en una ubicación privilegiada. El transporte era adecuado y resguardaba una de las tres principales carreteras en el sur de este helado continente. La única opción para los enanos grises y las bestias místicas que atacaban era pasar por Sunset Canyon, esto suponía recorrer un desvío de mil kilómetros que los obligaba a atravesar la Fortaleza del Señor del Trueno de la Alianza Sagrada.

Aun así, preferían hacer eso antes de intentar forzar su camino a través de Sharon otra vez. Guerra tras guerra con el Deepblue los había puesto en su lugar, y la mujer se hallaba a la altura de los demonios leyendarios más aterradores. Cuando alcanzo por primera vez el nivel 20 y se convirtió en un mago legendario, el Deepblue había logrado una paz absoluta. Ni los feroces, brutales y valientes enanos grises de la clandestinidad se atrevieron a destruir su serenidad, permitiendo que las tierras adyacentes prosperaran.

Así fue como un viejo mago que tenía más de noventa años le contó la historia a Richard. Sus habilidades no se consideraban espectaculares en el nivel 8, y de hecho se encontraba entre los más débiles que Richard había visto en el Deepblue, pero era extremadamente elegante con una voz seductora y una comprensión de esta tierra que sólo podía ser superada por la propia Sharon. Su trabajo era sencillo: explicar la historia del Deepblue a los visitantes y nuevos acólitos como Richard, algo que se considera más importante que los exámenes de maná y de talento.

El talento de alguien en la magia determinaba hasta qué punto un mago podría recorrer los diversos caminos de la magia en este mundo tan complejo, mientras que el maná determinaba si podía aspirar a convertirse en un mago. Como estudiante escogido a dedo por Sharon, Richard era diferente al resto, pues lo que normalmente sólo tomaba un día se había prolongado por tres. Un reto no sólo para él, sino también para el viejo mago que tuvo que extender la historia de la torre durante tres largos días.

Muchos detalles faltaban en la historia del anciano, y algunas partes habían sido omitidas intencionalmente. Sin embargo, uno sólo podía optar por aceptar y aprender de las ricas historias, u olvidarse de ellas por completo. Todo era por el bien del conocimiento, y Richard había logrado construir una idea bastante completa gracias a sus bendiciones.

Los tres días de lavado de cerebro parecían ser efectivos, debido a que Richard ya no veía a Sharon como una chica inocente y delicada. Sus deseos por ella disminuyeron, y ahora carecía de palabras para describir a esta mujer que incluso los enanos grises temían.

Por supuesto que esas no eran las intenciones originales del mago, pero tampoco sabría cómo sus enseñanzas afectaban al estudiante. Todos sabían que Richard era un chico tranquilo que apenas expresaba sus sentimientos, nunca se reía ni lloraba pese a las reprimendas o la intimidación. Hizo de la mejor manera que pudo todo lo que le dijo, y no había prácticamente nada que hacer en este niño de diez años que no actuaba de acuerdo a su edad.

Richard no había visto el sol en tres días mientras sus lecciones de historia pasaban a toda velocidad. Lo siguiente que supo fue que lo llevaron a un salón especial que estaba repleto de herramientas y equipos de alquimia. Al menos veinte magos se hallaban aquí presentes, junto al guía principal que tenía el mayor rango. Cuando Richard intentó usar la Verdad para ver a través de él, todo lo que vio fue una bola de magia flameante tremendamente enorme en lugar del mago mismo. Era al menos un nivel 17, un gran mago, lo suficientemente fuerte como para ser nombrado mago imperial de cualquier reino, pero aquí estaba dirigiendo un examen.

Richard se quitó la ropa, posteriormente fue atado a una silla metálica helada con todo tipo de cuerdas y vendas. El instructor colocó agujas de cristal en su cuerpo, un proceso insoportable que él soportó en silencio. Solo la magnitud del comienzo le indicó a Richard que este examen no sería un asunto fácil, pero aún no conocía la envergadura del mismo. El examen normal para un acólito común era sólo el lanzamiento de un hechizo de grado 0 en una bola de cristal, pero estos magos lo consideraron como un experimento importante, mostrando una solemne prolijidad y la agilidad característica de los magos poderosos.

Richard no sabía que Sharon estaba sentada detrás de la pared unidireccional encantada, supervisando todo el proceso desde la comodidad de un sofá. Con una mano sostenía sus notas, mientras que con la otra dirigía frutas a su boca de vez en cuando. Sin embargo, nadie podía predecir a alguien con su poder; ella controlaba toda la situación a su gusto sin oír ni ver nada, así que, lógicamente los magos en el salón pusieron todo su esfuerzo en examinar a Richard. Solo había un amo del Deepblue, y todos los demás eran sirvientes o esclavos. La mayoría de los magos aquí se esforzaron por complacerla con el fin de recibir un mejor trato.

Uno de los magos se acercó a Richard, colocó un vaso debajo de su nariz e indicándole  que inhalara toda la niebla que había en su interior. Richard lo hizo como se le pidió, y al instante sintió que perdía el conocimiento. Sin embargo, una parte de él seguía despierta y consciente de lo que estaba pasando.

Extrañas sensaciones empezaron a esparcirse por todo su cuerpo, y escuchó una voz: “Alta afinidad elemental. Fuerte  con fuego, sombras y divinidad. Elementos innatos… ninguno.”

De forma casi inmediata, un dolor agonizante penetró a través del cuerpo de Richard, intentando probar su tolerancia a la destrucción elemental que permitiría medir su resistencia mágica. La misma voz anunció resultados favorables unos minutos después.

Entonces, Richard sintió que su conciencia fue perforada por una aguja, experimentando un dolor que atravesó su alma. Incluso inconsciente no podía evitar retorcerse, pero con su cuerpo firmemente atado no había forma de escapar del dolor.

“Excelente fuerza espiritual, casi al nivel de un genio.” Richard se relajó al escuchar el comentario y se dio cuenta que todavía lo estaban examinando. Sus resultados parecían buenos hasta ahora.

Las pruebas posteriores examinaron las diversas funciones de su cuerpo, incluso sus genitales, y se consideró que tenía un potencial extraordinario que podría ponerse en práctica pronto. En general, le fue mejor en esto que en la magia.

El examen duró alrededor de tres horas, y resultó en un informe de veinte páginas. Sharon había terminado dos libros de notas durante el agotador proceso, experimentando con un nuevo concepto mágico y acabando cinco kilogramos de fruta, mientras supervisaba constantemente el progreso.

Cuando Richard despertó, le informaron que su resultado en general fue excelente, sin tendencias especiales. También poseía un talento decente como luchador, capaz de avanzar al nivel 11 o 12 en este ámbito durante el transcurso de su vida. Quedó gratamente sorprendido por sus resultados mientras fue llevado a descansar después de la larga y extenuante tortura. Había sido drenado de toda su energía y fuerza.

“Sólo debería haber un rango superior al excelente, ¿verdad?” dedujo, pensando que el rango final sólo se concedería bajo ciertas raras condiciones. Poco sabía que había un total de cinco rangos por encima de la excelencia en ese examen, es decir; genio, excepcional, legendario, único y Sharon.


Lista de Capítulos Facebook
Descarga:

2 Comentarios Comentar

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.