<- Actualmente solo registrados A- A A+

CoS – Capítulo 819

Libro 6 – Capítulo 45. Destino

 

Al otro lado de la miríada de planos en Faelor, Flowsand estaba descansando en su sofá cuando un caballero le entregó una carta. Bostezó en su asiento mientras abría el sobre, lentamente sacando una hoja casi en blanco de dentro. Estirándose para despertarse, leyó la única frase que contenía.

* ¡Thud! * Ella inmediatamente cayó al suelo, trepándose y buscando desesperadamente la hoja de papel que había caído con ella. Sus manos empezaron a temblar mientras recogía la carta una vez más, leyendo las dos palabras simples con terror en su corazón. Con los ojos completamente abiertos, le dio la vuelta a la carta solo para encontrar otra frase corta que no hizo nada para calmar sus temores.

Entonces, ya no había nada. El mensajero se había retirado, dejando la residencia entera en silencio absoluto durante mucho tiempo. La carta se había deslizado de las manos pasmadas de Flowsand, cayendo al suelo.

Pareció que pasaron horas antes de que tuviera fuerzas para hablar, cuando de repente se levantó de un salto y gritó enfadada, “¿Madre cría? ¡A quién le importa una mierda la madre cría, imbécil! ¡Ella es mucho más confiable que tú!”

Salió corriendo de la habitación, sin siquiera molestarse en ponerse los zapatos mientras corría hacia el centro de comando. Dirigiéndose hacia el caballero humanoide en guardia, lo agarró por el cuello y lo levantó en alto antes de tirarlo, “Ve a llamar a un cerebro clonado ahora mismo, no me digas que primero lo preguntarás, ¡solo hazlo!”

La agresión era innecesaria— en realidad estaba por detrás de Richard y del cuerpo principal de la madre cría en términos de los derechos de mando sobre todos los zánganos— pero como estaba ahora, no podía estar tranquila. Aun así, el zángano simplemente se mantuvo en su lugar mientras contactaba mentalmente con un cerebro clonado. Mientras tanto, se dirigió a la sala de reuniones y abrió las ventanas del piso al techo que se habían instalado para que Tiramisú pudiera asomarse.

Los seguidores de Richard seguían dispersos por las planicies bárbaras, con Gangdor y Andrieka estacionados en las fronteras con los países humanos. Andrieka, en particular, provocaba constantemente a los soldados del Imperio Triángulo de Hierro, poniendo a prueba su actitud. Sin embargo, ella no estaba dispuesta a esperar a que todos se reunieran.

No pasó mucho tiempo antes de que una ráfaga de viento entrara por las ventanas, una enorme criatura insectoide volando por el cielo y colgando de la pared exterior. Una pequeña probóscide que se doblaba como una boquilla se deslizó hacia abajo y entró por la ventana, “Hermosa Señorita Flowsand, ¿qué necesita de mí?”

<< Nota: Probóscide; órgano bucal de forma alargada, propio de algunos insectos, invertebrados marinos y otros animales, que les sirve para succionar alimentos. >>

Flowsand miró de arriba abajo a esta mini-madre cría, asqueada por la dulce voz andrógina que salía de tal monstruosidad, “Te estás volviendo cada vez más repugnante. Tráeme al original.”

La boquilla asintió, “La forma no es importante. Puedo crear una cáscara humana para los cerebros clonados si lo deseas, pero sabes que la vida está mucho más allá de la apariencia externa de uno. ¿No crees que las formas actuales de estos cerebros clonados son perfectas?”

“¡A la mierda con eso! Respóndeme honestamente, ¿qué te pasa si Richard muere?”

“¡¿El Maestro morirá?!” La conmoción fluyó en la voz de la madre cría por primera vez, pero luego se quedó en silencio por un momento y respondió, “Si deseas saber sobre el impacto en mí, la muerte del maestro me dejará atascada en el nivel 9 por toda la eternidad. Podré seguir construyendo nuevos zánganos y, si tengo suficiente tiempo, convertiré todo el plano en mi nido, pero, incluso si me vuelvo tan grande como una montaña, estaré atrapada aquí para siempre en el nivel 9.”

La frente de Flowsand se arrugó, “¿Por qué?”

“Porque no tengo alma, solo una aproximación de una. Mis avances dependen enteramente del alma que imprimí por primera vez, el Maestro Richard. Su muerte me dará verdadero libre albedrío, pero también estaré atascada para siempre.”

“Hmm… No eres una forma de vida natural, ¿verdad?”

“Creo que mi especie es criada exclusivamente como armas para la guerra planar.”

“No importa, ahora eres una vida completa. Sin embargo, Richard se ha encontrado con problemas—  no, ¡el bastardo ha ido a buscarlos! Voy a volver a Norland para ver si puedo hacer algo.”

“¿Qué puedo hacer para ayudar?” Preguntó la madre cría de inmediato.

“Apoya a Gangdor en controlar la situación aquí en Faelor. En segundo lugar, crea un avatar y dame la semilla. Podría ser útil.”

“Así lo haré, y también tengo algunas posesiones privadas. Por favor, llévatelas, podrían ayudarte.”

“¿Posesiones privadas? ¿Qué quieres decir?”

“Tres zánganos guerreros que diseñé, los resultados combinados de mi análisis de varias razas. Originalmente estaban destinados a protegerme, pero tiene más sentido dártelos. Los llamo los Guerreros Eternos de la Noche.”

“¿Los Guerreros Eternos de la Noche? ¿Por qué suena familiar?” Flowsand frunció el ceño.

“El término apareció en mi mente cuando los diseñé. Debe ser un implante en mi memoria desde la creación o desbloqueado durante mi crecimiento.”

“¿Son santos?”

“No. En cuanto a los niveles de Norland, solo están en el nivel 17. Phaser es la única de los tres que también es funcional en este momento; los otros dos necesitan regresar al nido de gusano con frecuencia para reponer sus poderes. Necesitaré más o menos un mes para perfeccionarlos.”

“Así que solo un guerrero, y ni siquiera un santo. ¿Hay algo especial en ella?”

“Fluyendo dentro de ellos está la sangre de los dioses. Todos sus cuerpos tienen las características de semidioses bastardos, y sus almas han sido extraídas de enemigos derrotados. No comparten las mismas restricciones que otras unidades de combate, teniendo la capacidad de aprender y crecer. Sin embargo, su estructura corporal es completamente diferente a la de un humano; toda debilidad esperada es en realidad una trampa fatal. Puedo resucitarlos incluso si mueren, siempre y cuando tenga suficiente divinidad y sangre divina.”

“Esas dos cosas no son exactamente comunes,” señaló Flowsand.

“Faelor tiene un número de dioses locales y semidioses para la divinidad, mientras que Zangru sirve como una buena fuente de sangre.”

“Bueno. No tengo mucho tiempo, ¿cuándo puede venir Phaser?”

“Ella ha sido llamada. Solo tomará un día.”

“Bien, haz que se apure. Puedes irte ahora.”

El cerebro clonado se desprendió de la ventana y se fue volando. Flowsand se sentó en una silla y abrió el Libro del Tiempo, pasando a una página con dos relojes de arena que representaban a Nyra e Io. Una pequeña inyección de la fuerza del tiempo sacó los relojes de arena de la página, “Vengan a Agua Azul de inmediato. Volveré pronto a Norland, y nunca más regresaré.”

Tanto Io como Nyra mostraron expresiones de sorpresa, pero simplemente asintieron en silencio. Los dos estaban actualmente en las planicies bárbaras, uno examinando un ídolo mientras el otro buscaba por todas partes. Los dos se miraron el uno al otro y se dirigieron al cielo, atravesando las planicies en dirección a Agua Azul.

A la mañana siguiente, el grupo de cuatro de Flowsand caminó a través del portal y apareció directamente en la Iglesia del Dragón Eterno. Además de Nyra e Io había una mujer guerrera envuelta en una armadura de aspecto delicado, que se veía bastante atractiva incluso con una máscara de metal que cubría su rostro. Esta máscara ni siquiera tenía orificios para los ojos, lo que hacía imposible saber si estaba usando una forma diferente de ver o si era ciega.

Arreglando un lugar donde quedarse para los tres, Flowsand inmediatamente se dirigió a encontrar a Ferlyn. Las dos generaciones de sacerdotisas elegidas pasaron mucho tiempo discutiendo en el salón de atrás, e incluso cuando salieron, Ferlyn todavía estaba tratando de persuadir a Flowsand que constantemente negaba con la cabeza. Se acercaron rápidamente al altar del sacrificio, y una cortina de fuerza del tiempo bloqueó los ojos curiosos de las sacerdotisas y paladines.

Flowsand abrió el Libro del Tiempo en el altar, el poder divino fluyó como el agua al penetrar en las ruinas. Ferlyn habló a sus espaldas, “Ya te dije el resultado final. ¿No me crees?”

“Lo creo.”

“Todavía tienes tiempo para parar.”

“Si lo hago, morirá en Klandor.”

“Pero el futuro que el viejo dragón te mostró no necesi— ¡ARGH!” Ferlyn comenzó a temblar de dolor, con sangre dorada goteando de su frente. Extendió la mano y se frotó la frente con una sonrisa impotente, “Mira, esto es lo que pasa cuando la gente como yo dice lo que no debe decir. ¿Estás segura de que quieres ser como yo?”

“Ferlyn, ¿crees que podré escapar del destino de ser como tú para siempre? Algunas cosas están grabadas en piedra, un destino escrito antes de que nazcamos. Quiero tomar el control de lo que pueda, enfrentándome a ello a mi manera. Al menos… él no es malo conmigo.”

“Tú…” la suma sacerdotisa se quedó sin palabras.

Descarga:

3 Comentarios Comentar

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.