<- Actualmente solo registrados A- A A+

CoS – Capítulo 826

Libro 6 – Capítulo 52. Confrontación

 

Un fuerte viento sopló a través del cielo nocturno cuando incluso los bárbaros más entusiasmados entraron en sus sueños, inundando todo el campamento con decenas de ronquidos. En medio de las densas nubes y de la fuerte nieve, era un buen momento para matar gente.

Un grupo considerable de guerreros del santuario estaba patrullando alrededor del campamento, y el hecho de que hubiera un anciano entre ellos mostraba cuán seriamente el santuario estaba tratando la seguridad de los participantes. Esto nunca antes había sucedido, pero permitió a los guerreros bárbaros descansar tranquilos.

Aunque estaba acostado en la cama, Richard se encontraba actualmente en el equilibrio perfecto de tensión y relajación para la batalla. Sus manos brillaban de un rojo intenso.

La oscuridad en su habitación esta noche era muy diferente, casi pegajosa y viva mientras se retorcía constantemente. Cientos de criaturas de pesadilla estaban escondidas dentro de él, mirándole con sed de sangre, pero estaban demasiado asustadas y confundidas como para atacar. No sintieron una fuerte aura emanando de él, pero las puntas rojas de sus dedos les hicieron retroceder subconscientemente. Solo se acercarían a él cuando esa luz se desvaneciera.

Había una serie de trampas ocultas en la puerta, la ventana y el techo. No serían nada para un verdadero asesino, pero las estaba usando como fachada para adormecer a los potenciales atacantes con una sensación de confianza. La verdadera trampa eran los cientos de criaturas de pesadilla que acechaban en las sombras.

……

Una sombra negra subió por el techo de Richard en medio de la noche, eludiendo todas las alarmas sin problemas. La espada corta negra mate en la mano de la figura parecía estar viva y retorciéndose, pero incluso un santo poderoso no notaría la presencia sin mirar. El hombre era casi invisible a pesar de la falta de hechizos; la magia era a menudo inútil en este oficio debido a la facilidad con que podía detectarse.

Justo cuando estaba a punto de precipitarse desde el techo para entrar en la habitación, el asesino de repente se detuvo y miró a la distancia. Un hombre pequeño que parecía estar a principios de sus treinta años estaba sentado en otro techo cercano, con la cara completamente sosa, pero con un aura de juventud tranquila que era difícil de olvidar.

El asesino estalló en un sudor frío; no había notado a este hombre en absoluto. Parecía que él tampoco lo notó, pero el instinto le dijo al asesino que si lo había hecho y que simplemente lo estaba ignorando para mirar las nubes. Un breve momento de vacilación cruzó el rostro del asesino, pero decidió seguir adelante con el plan de todos modos. El Consejo de Ancianos ya había acordado la cuestión, por lo que se ocuparían de las consecuencias.

El hombre de mediana edad seguía mirando al cielo nocturno, pero negó con la cabeza y murmuró, “No necesito molestarme con esto.”

La voz no era particularmente fuerte ni suave, solo lo suficientemente audible para que el asesino la escuchara. Provocó algunas dudas, pero solo un momento después el asesino recobró la cordura y entró corriendo en la habitación de Richard.

Sin embargo, en el momento en que tocó el suelo, se sintió como si la oscuridad a su alrededor estuviera tratando de absorberlo por completo. El dolor le atravesó inmediatamente las extremidades inferiores cuando algo comenzó a morderle, forzándolo a saltar e intentar escapar.

Los pensamientos del asesino se aceleraron como un rayo para recordar lo que era esto, y casi gritó al darse cuenta de que toda la habitación estaba llena de criaturas de pesadilla. Estos monstruos de las sombras sintieron inmediatamente su fuerza vital y convergieron en él, pero después de algunos intentos de destrozarlos, simplemente gritó y huyó.

Este incidente despertó rápidamente a los otros bárbaros cercanos, pero cuando salieron no encontraron nada. El hombre sentado en el techo hacía tiempo que había desaparecido.

De vuelta en la habitación, Richard ni siquiera se levantó cuando extendió un dedo y cortó en el aire, los ataques de energía destrozando a todas las criaturas de pesadilla cercanas. Podría haberlo perseguido y posiblemente atrapado, pero luchar contra alguien tan poderoso de frente era sin duda un problema justo antes de más combates. Como la amenaza había sido neutralizada por ahora, se relajó en su cama sabiendo que podía dormir cómodamente.

Por supuesto, todavía añadió unas cuantas defensas mágicas por si acaso. En el proceso, también se embolsó un diamante de imagen y examinó la escena. No entendía por qué el perfecto sigilo del asesino se había desvanecido un poco, pero al ser incapaz de entenderlo, simplemente regresó a la práctica de espada.

……

Unos minutos más tarde, la cara arrugada del Arzobispo Hendrick se hundía mientras examinaba las heridas de un hombre delgado, el asesino que había sido enviado tras Richard. No había muchas lesiones profundas en el cuerpo, pero la fuerza sombría había penetrado casi por completo sus piernas. Aun así, no le costó mucho esfuerzo a Hendrick antes de que la energía oscura comenzara a desvanecerse, y utilizó el tiempo para interrogar al asesino sobre el intento.

Después de unos minutos de conversación, el arzobispo de repente apretó con fuerza una de las piernas lesionadas mientras gruñía, “¡Espada Oculta!”

El asesino también se sorprendió. La Espada Oculta, la Espada Santa, era una famosa leyenda de clase épica del Imperio Milenario. Podría luchar un poco contra las leyendas normales, pero contra él no habría ninguna posibilidad.

El asesino estaba un poco perplejo por la presencia de tal persona, pero no se atrevió a preguntar. Ya estaba sufriendo bajo el duro trato del Arzobispo, y no deseaba que el dolor empeorara.

Hendrick pasó por una miríada de emociones antes de calmarse y despedir al asesino, “Vete, recuerda no decir una palabra sobre esto a nadie.”

“¡Por supuesto!” El asesino se inclinó respetuosamente y se fue.

El Arzobispo se puso cada vez más sombrío antes de salir de su habitación, hablando con el paladín que se levantó para saludarle, “Prepara un carruaje, iremos al santuario.”

……

Un cuarto de hora más tarde, varios ancianos del Consejo se habían reunido en una sala secreta del santuario. Estaban todos sentados, pero nadie deseaba hablar. Hendrick les miró a la cara y dijo hoscamente, “Su Excelencia. Ya que has llegado, ¿por qué no sales?”

“Simplemente no quiero ver tu cara,” una cálida voz sonó desde afuera de la puerta.

“Siento lo mismo por ti, pero, aun así, muéstrate.”

Espada Oculta entró lentamente en la sala y se sentó, sus ojos cristalinos barriendo a todos los ancianos presentes antes de mirar tranquilamente a Hendrick.

“¿Por qué está aquí, Su Excelencia? El ambiente nevado de Klandor es siniestro, si no regresas a Norland, será una gran pérdida para el Imperio Milenario,” dijo Hendrick con frialdad, sin enmascarar la amenaza en absoluto.

Espada Oculta sonrió suavemente, “El Imperio Milenario tiene raíces profundas y un número de poderosos expertos. Mi pérdida no será gran cosa. Pero eso es completamente diferente para usted, Arzobispo. Sin su sucia presencia, tu iglesia no tendrá a nadie que haga el trabajo sucio por ellos.”

Descarga:

8 Comentarios Comentar

  1. Sland

    Autor

    Nivel 12

    Sland - hace 2 meses

    ¡Saludos, aprendices de Sharon! El traductor en inglés el día de hoy publicará diez o más capítulos, para compensar lo corto que están siendo y también por no haber podido publicar en un par de días ya que había estado enfermo, el día de mañana traeré todos esos capítulos para ustedes ¡Espero que los disfruten!

  2. Delta9021

    Lector

    Nivel 10

    Delta9021 - hace 2 meses

    Muchas gracias por el cap!! Y de una vez muchas gracias por los caps de mañana

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.