<- Actualmente solo registrados A- A A+

CoS – Capítulo 834

Libro 6 – Capítulo 60. Precursor Hasta el Final

 

Richard no sabía si era intencional, pero él y Uriel habían sido colocados en los extremos opuestos del grupo solo para encontrarse en la final. A la mañana siguiente se enfrentó a Zawu, y esta vez había regresado al nivel 16.

“Escuché que eres el chico que Mountainsea quería, ella será mía,” dijo Zawu con frialdad cuando subieron al escenario. Sin embargo, Richard ni siquiera le prestó atención; Perspicacia estaba trabajando para extraer toda la información posible del cuerpo del bárbaro. Al ver esto, Zawu gruñó con ira, suavizando su voz hasta que solo Richard pudo escuchar adecuadamente, “¡Una vez que gane, la follaré hasta la muerte! ¡Esa perra nunca me ha dado el respeto que merezco!”

Saliendo de su medio trance, Richard sonrió casualmente, “No tendrás la oportunidad.”

Zawu se mofó y adoptó su postura de lucha, rugiendo cuando fantasmas gigantes de una pantera negra y un jabalí de seis ojos aparecieron detrás de su cuerpo. Era el bárbaro más fuerte de su generación y el único de su edad aparte de Mountainsea que podía usar varios tótems a la vez.

Al ver la pantera negra, que era conocida por su velocidad ofensiva, un contrapeso mortal para la mayoría de los magos, Richard simplemente levantó su mano izquierda y lanzó cinco nubes de tormenta en el aire.

“¿Crees que no puedo destruir este truco?” Zawu se rió, simplemente lanzando un puñetazo al aire. Una ola de energía estalló y golpeó las nubes de tormenta, destrozándolas.

Sin embargo, Richard no se detuvo allí. Cinco nubes más volaron de sus dedos, pero esta vez se extendieron a diferentes lugares, siendo cada una de un solo metro de diámetro. Mirándolas, Zawu simplemente se encogió de hombros y se concentró en una carga directa. Atacar en diferentes direcciones era bastante agotador, y pensó que solo tenía que matar a Richard antes de que las nubes se convirtieran en un problema.

Cuando Zawu se lanzó hacia delante con una espada de hueso flexible, Richard sacó de su bolsillo una botella de jade negro y se vertió una gota en la boca. Su piel clara inmediatamente comenzó a brillar de color rojo, vapor caliente saliendo por sus fosas nasales.

“¡Esencia de sed de sangre! ¿Cómo puedes tener la medicina sagrada?” Inmediatamente, los ojos del bárbaro se abrieron ampliamente con la codicia, un brillo peculiar en sus ojos mientras se precipitaba aún más rápido, “¡Tomaré esta medicina después de que mueras!”

Justo cuando los dos estaban a punto de cruzarse, Zawu repentinamente se apartó de la trayectoria en medio de su carga. Un solo salto brusco lo alejó docenas de metros, pero aun así se dio la vuelta en shock con su espada preparada para bloquear. Casi no había notado a Richard mover su espada en absoluto; si no hubiera evadido, Carnicera probablemente habría atravesado su cuerpo.

Zawu inmediatamente se forzó a calmarse. Richard era un enemigo impredecible que había superado probabilidades imposibles antes; ser descuidado solo significaría la muerte ante su cuchilla.

Viendo a Zawu esquivar como un gato, Richard sonrió con satisfacción. Este enemigo era extremadamente sensible, pero eso no era un problema. Una batalla prolongada era solo para su propio beneficio.

“Je, ¿quieres perder el tiempo? Qué chiste, ¿cuánto tiempo crees que durará la esencia de sed de sangre?” Zawu se mofó. Su voz ni siquiera había dejado de sonar antes de estar junto a Richard una vez más, presionando con toda su fuerza. Sin embargo, Richard ya tampoco esquivó; esta vez, ambos estaban intercambiando golpes en la batalla.

Zawu había estimado que Richard duraría media hora, y las nubes de tormenta de Richard tardaban al menos una o dos horas en alcanzar niveles peligrosos de fuerza. Podía permitirse esperar hasta entonces.

Transcurrió media hora y, a pesar de algunas evasiones cerradas, Richard nunca había sido golpeado. Las cinco nubes en el cielo ahora eran de un tamaño decente, y los rayos comenzaron a caer. Zawu se hizo más paciente, esperando el momento en que la esencia de sed de sangre se desvaneciera y Richard se debilitara.

Una hora desde el inicio de la batalla, y Richard no mostró ningún signo de vacilación. Los rayos empezaban a ser dolorosos, y las nubes de tormenta seguían expandiéndose.

En una hora y media, Zawu apenas podía contener su sorpresa. Los rayos golpeaban más fuerte y más a menudo, haciéndolo cada vez más incómodo.

A las dos horas, todos en la audiencia estaban aturdidos. Todos los ancianos y chamanes del Santuario Nieve Azur se habían apresurado a observar.

Al cabo de dos horas y media, parecía que ya no había espacio entre los rayos. Había un total de diecisiete flotando en el cielo, y en este punto, Zawu simplemente estaba persiguiendo a Richard locamente por todas partes. El bárbaro ya ni siquiera rehuyó de la fuerza de Carnicera, solo deseando llegar a una pelea cuerpo a cuerpo.

……

Dos horas y treinta y siete minutos después, Zawu finalmente cayó. Los dos jóvenes bárbaros más fuertes de Klandor habían caído sucesivamente en manos de Richard, dejando a muchos de los expertos mayores temblando de miedo. A pesar de que Richard abandonó el campo de batalla, no había señales de la debilidad venidera. Las largas cejas del Gran Chamán Urazadzu estaban completamente entrelazadas.

Según sus propios cálculos, Richard esperaba que los efectos de la medicina duraran poco menos de treinta minutos. No había sido su plan pelear una batalla prolongada contra Zawu— en un principio quería usar Perdición de la Vida y terminar la batalla rápidamente— pero en el momento en que ingirió la esencia de sed de sangre, sintió inmediatamente el diente del Dios Bestia que llevaba reaccionando a la misma, y extendiendo la cantidad de tiempo que podía durar en ese estado. Decidiendo mantener sus cartas restantes ocultas, había elegido eliminar a este oponente en otra guerra de desgaste.

Esta vez, Uriel no se veía por ningún lado. Su enemigo había sido Musen, ampliamente reconocido como inferior solo a Zawu y Kunzhi, pero aun así el príncipe solo había mostrado sus alas doradas antes de derribar al enemigo con un solo golpe. Mirando la otra batalla, bostezó y se fue.

……

En medio de la noche, el Arzobispo Hendrick y Uriel se miraban fijamente a los ojos. La Novena Princesa Rafael estaba sentada cerca mientras observaba su silencioso choque, sin atreverse a decir una palabra.

Hendrick finalmente resopló, “Uriel, no puedes ser testarudo en esto. Deja que Rafael venga conmigo y tu oponente mañana será un cadáver. Luego te quedarás en el Santuario Nieve Azur hasta que esa salvaje muchacha dé a luz.”

“Puedo manejar al oponente yo mismo, ¿por qué debe hacerlo Rafael? Todavía es joven y nunca ha matado, una niña pequeña como ella no debería tener las manos manchadas de sangre.”

Hendrick sonrió con burla, “¡Alguien con sangre real es en realidad tan ingenuo! Independientemente de su edad, Rafael es el más fuerte de los asesinos una vez que usa la Armadura del Cielo. Por eso la trajeron aquí. Contendré a Espada Oculta y a cualquiera que el Consejo envíe, ella matará a Richard.”

“¡Jamás!” Rugió Uriel, estrellando su puño contra la mesa.

Hendrick no pareció enojarse por la respuesta, “He oído que tu madre una vez se juntó con un diablo. Esto es solo un rumor, por supuesto, pero cualquiera con tal historia tendrá una marca de la invocación dejada atrás en su cuerpo. Dentro de la Catedral de la Gloria, todos los que se hayan comunicado con los Infiernos serán revelados.”

“Tú…” La cara de Uriel cambió dramáticamente, “¿Qué quieres decir?”

“Cualquiera que se relacione con diablos debe ser ejecutado de inmediato. La mayor benevolencia que se les puede dar es una vida de prisión en la Isla Baylen. He oído que la Duquesa Romilda sigue siendo muy hermosa a su edad.”

“¡HENDRICK!” Uriel se puso de pie, irradiando sed de sangre de cada fibra de su ser.

“Por supuesto, los rumores son solo rumores. Ahora, puedo pedirle a la Duquesa que visite la Catedral de la Gloria para verificar su inocencia, o puedo pretender que no he oído nada. La elección depende de ti.”

Descarga:

5 Comentarios Comentar

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.