<- Actualmente solo registrados A- A A+

CoS – Capítulo 838

Libro 6 – Capítulo 64. Confianza

 

Con Richard sobre sus hombros y sus manos llenas de equipaje, Mountainsea no podía correr tan rápido. Sin embargo, su resistencia era prácticamente ilimitada; incluso cuando los primeros rayos del amanecer irrumpieron en Klandor, ella continuó corriendo hacia la costa. Fue Richard quien finalmente saltó de su espalda, su fuerza había regresado con la luz del sol.

Se tropezó en el momento en que aterrizó, cayendo al suelo— si bien Mountainsea era fuerte, ella no era tan buena para transportar gente. La constante sacudida lo había dejado completamente adolorido, como si sus huesos hubiesen sido destrozados.

Finalmente, capaz de mirarla bien, se congeló. El cabello colgando de sus hombros con un vestido holgado, era casi imposible decir que esta hermosa mujer era la misma chica traviesa que él conocía. Todos sus accesorios y tótems habían desaparecido junto con sus trenzas, y lo único que la vinculaba con la persona que conocía era su poderosa aura despreocupada.

“Tú… te ves diferente,” comentó sorprendido.

“Mis tótems ya no están, y mis accesorios son cosas que tuve gracias a Klandor. Ya no planeo quedarme aquí, así que no había necesidad de traerlos,” respondió Mountainsea con una leve sonrisa.

“Quieres decir…”

” Me voy contigo.”

“Uh… ¿Qué?” Richard nunca había considerado esta posibilidad, solo con la esperanza de alcanzarla para asegurarse de que al menos pudiera vivir libremente una vez que él regresara a sus guerras. ¿Cómo podrían los ancianos dejarla ir?

“Los ancianos no pueden esperar a que nos vayamos,” pareció leer su mente, “Cuanto más lejos nos vayamos, mejor. De esta manera, no tienen que verte.”

“Eso… Eso… Suspiro, lo que sea.” Él negó con la cabeza en una extraña mezcla de molestia y alegría antes de mirarla de arriba abajo, “Espera… estás solo—”

“¿Nivel 10 para los estándares de Norland? Lo sé, en realidad no entreno mi energía interna. Normalmente solo usaba el poder de mis tótems, la mayor parte de mi tiempo lo pasaba durmiendo en Zykrama. Un día durmiendo allí equivale a medio mes de práctica de un guerrero normal.”

“¿Eso es realmente posible?” Richard no tenía idea de qué decir. Si ella podía fortalecerse con solo dormir, era casi igual que un dragón antiguo.

“No cualquiera puede dormir ahí,” la chica mostró una sonrisa atrevida, “Mucha gente muere en la cima cada año.”

“Está bien, vámonos por ahora. Podemos hablar en el camino.” Le quitó sus pertenencias y determinó su dirección antes de dirigirse hacia la costa. Ya no le interesaba pelear con más bárbaros— Carnicera de Klandor ya se había convertido en la Muerte del Ángel— pero estaba seguro de que los ancianos no les contarían a los jóvenes bárbaros todo lo que había pasado detrás de escena. Incluso si Mountainsea tuviera razón, esa información no se extendería a la población. No faltarían personas que trataran de encontrarlo y ‘recuperar’ a Mountainsea.

Su prioridad actual era prepararse para la guerra. No estaba seguro de hasta dónde llegaría Hendrick a la hora de respaldar sus amenazas, pero lo cierto es que había arruinado importantes planes del Imperio Árbol Sagrado.

Al atardecer siguiente, los dos habían pasado por el río cocodrilo; su cena fue cocodrilo a la parrilla. En el camino, Mountainsea le había revelado la historia detrás de Zykrama. Se rumoreaba que esta montaña nevada era la tierra donde el Dios Bestia había matado a la Dama del Invierno, dejando el poder divino fluyendo a través de la tierra. Mientras uno pudiera soportar el debilitante frío, sus cuerpos se endurecerían muy rápidamente.

Sin embargo, el frío no era sólo físico; el poder allí podría congelar el alma misma. Peor aún, este poder de congelación aumentaría cuanto más tiempo uno entrenara. Incluso adormecía la mente, dejando a uno incapaz de decir el peligro en el que estaban hasta que era demasiado tarde. Por lo tanto, solo aquellos con una voluntad poderosa podrían durar allí por un tiempo prolongado.

Como princesa de Klandor, Mountainsea estaba protegida por el mismo Dios Bestia. El poder divino que fluía en su sangre le permitía dormir dentro de Zykrama por largos períodos de tiempo, y las energías en la cima lentamente fortalecieron y refinaron su cuerpo sin fin. En teoría, eventualmente tendría un cuerpo que rivalizaría con el de un dios si simplemente durmiera allí eternamente.

Richard había suspirado profundamente ante esta revelación, sintiéndose inmensamente celoso. Solo la última noche había demostrado cuán ilimitada era su resistencia. Con su cuerpo, ella no tenía absolutamente ninguna necesidad de preocuparse por las reservas de energía.

Junto a la cálida hoguera, el enorme cocodrilo se convirtió rápidamente en un montón de huesos. Tanto el hombre como la mujer tenían un apetito incomparablemente enorme, e incluso con la carne solo se sintieron medio llenos. Sin embargo, Richard se levantó y se estiró un poco antes de apagar las llamas, “es hora de irse.”

Mountainsea solo bostezó como una pequeña leona, demasiado perezosa para moverse. Sólo con mucho esfuerzo, Richard la convenció de que le permitiera levantarla. Sin embargo, justo cuando estaban a punto de irse, la suave brisa se convirtió en un vendaval repentino. Algunas aves y animales más pequeños fueron arrastrados mientras los vientos silbaban a través del bosque, y la tierra comenzaba a temblar.

Mountainsea olfateó fuerte el aire y frunció el ceño, “¡Bestia!”

Justo cuando hablaba, Richard miró al cielo y encontró una decena de motas de luz parpadeando arriba. Entrecerró los ojos para mirar a través de la densa neblina, ¡encontrando que todas estas eran ojos!

“¡HYDRA!” Gritó mientras tiraba de Mountainsea y comenzaba a correr, “¿POR QUÉ ESTÁ AQUÍ?”

La expresión de Mountainsea también cambió, “¡Ha venido por ti! ¡Corre!”

“¡¿Por mi?! ¡¿Por qué por mí?!” Richard estaba aterrorizado. Las poderosas bestias mágicas, tenían una inteligencia que no perdería ante los humanos. Si lo marcaran como objetivo, sería perseguido cada vez que viniera a Klandor.

“¿Por qué no? ¡Te comiste a su hijo!”

Fue entonces cuando Richard entendió por qué la hidra estaba aquí, descartando toda esperanza de que se tratara de pura casualidad. Él y Mountainsea corrieron a toda velocidad con la enorme serpiente volando detrás, zigzagueando a través del bosque para llegar a las llanuras. La persecución duró día y noche, y la hidra solo se dio por vencida con un rugido reacio una vez que pudo oler el mar. Los dos continuaron corriendo durante horas, incluso después, antes de que finalmente se ralentizaran. Ambos sudaban de pies a cabeza, pero compartieron una carcajada y continuaron.

……

Una vez que estuvieron de vuelta en el territorio de los Salsons en Norland, Richard inmediatamente tomó unos cuantos dragones heráldicos para dirigirse al Castillo Blackrose. Nada pareció haber cambiado durante el mes que se fue, los Archerons estaban encantados de su regreso y curiosos por la chica que había traído, pero solo permaneció en el castillo durante unas horas mientras le escribía rápidamente a Alice una carta para que estuviera atenta al Imperio Árbol Sagrado antes de volver a tomar el portal de vuelta a la isla Archeron, en Fausto.

Cuando entró en su estudio, encontró una carta sobre su escritorio. El viejo mayordomo le informó que había sido entregada hace un mes, y por las palabras en el sobre pudo decir inmediatamente que era de Flowsand.

Por alguna razón, comenzó a latir con fuerza su corazón antes de que incluso la abriera:

“Sabes, todavía recuerdo a ese pequeño mago flaco que conocí hace unos años en las afueras de Fausto, yendo al norte, hacia la costa, para elegir a sus seguidores. Tal vez sea por el tiempo que viviré, pero esos días en los que estábamos corriendo por todo Faelor todavía están frescos en mi memoria. De alguna manera, la diligencia y el enfoque de este ratón de biblioteca realmente me llegó, y me enamoré…. Extraño, ¿no?

“Pero—”

Richard inmediatamente dejó la carta, sus manos temblaban mientras el latido de su corazón empezaba a sonar como un martillo. Por mucho que quisiera ignorarlo, el contenido era extraño y la elegante escritura comenzó a temblar al final.

“Flowsand…” susurró para sí mismo, tratando de fortalecer su mente, pero fallando repetidamente. Escenarios aterradores comenzaron a correr por su cabeza, y el temblor comenzó a extenderse por todo su cuerpo. Hubo muchas veces que había maldecido a sus bendiciones en el pasado, pero esta vez fue cuando realmente deseó no haber pasado nunca por esa ceremonia hace tantos años.

Richard se dejó caer al suelo antes de levantar la carta una vez más, sus ojos ya nublados y rojos.

Descarga:

12 Comentarios Comentar

  1. Delta9021

    Lector

    Nivel 18

    Delta9021 - hace 4 meses

    Gracias por el cap!!! Siempre me imagino que algo lo hará perder a una de las tres

    1. Yang

      Autor

      Nivel 40

      Yang - hace 4 meses

      Ya serian seis, Sharon, mountaisen, la monja, waterflower, Alice y su esposa legítima xd

  2. Nicro

    Lector

    Nivel 3

    Nicro - hace 4 meses

    Ufff… A ver si como decian algunos, el enemigo final sera Dragon Eterno :v
    Tendra que luchar contra Richard para recuperar a Flowsand?

    1. Nicro

      Lector

      Nivel 3

      Nicro - hace 4 meses

      Tambien estaria bien una lucha codo a codo con padre e hijo contra el Dragon :v
      Tengo esperanzas de que vuelva Gaton

  3. Luis Rojas Valle

    Lector

    Nivel 26

    Luis Rojas Valle - hace 4 meses

    Gracias por el capítulo 😁👍 espero que esto lo haga crecer y por fin decida comerse a waterflower 😤

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.