<- Actualmente solo registrados A- A A+

CoS – Capítulo 842

Libro 6 – Capítulo 68. Diez Años (2)

 

Sabiendo que sería imposible convencerlo, Ferlyn agitó la cabeza y se desvaneció. Su imagen se dispersó en la fuerza del tiempo y desapareció por completo, llevándose consigo el púrpura anormal en el estudio.

Richard suspiró y se sentó nuevamente en su silla, mirando por la ventana. El hombre comenzó a alejarse también, pero antes de irse miró hacia atrás, “Si realmente estás decidido a ir a la Oscuridad, entonces te aconsejo que eleves tu título con el Dragón Eterno por lo menos a un Señor del Tiempo. Esa es la única forma de regresar con vida.”

“¿Mi título?” Los ojos de Richard se estrecharon, “¿Qué tan lejos está?”

“Actualmente eres un Caminante de Planos. Luego viene el Caminante del Vacío, Señor del Espacio y Señor del Tiempo,” dijo el hombre en voz baja, “Esto es sólo un consejo personal. Tú decides si quieres escuchar.”

“Gracias,” Richard asintió, “No creo que nos hayamos conocido antes.”

“Soy Leo, el eterno sirviente de Su Excelencia.” El hombre saltó por la ventana y desapareció en el aire. Richard recordó rápidamente dónde había escuchado el nombre antes; éste era el comandante raramente visto de los paladines de la Iglesia.

Una vez que Leo se fue, Richard pasó una noche entera en meditación tranquila. Fue solo al amanecer que finalmente se levantó y caminó hacia una ventana, observando la Ciudad de los Milagros en toda su gloria.

Toda una ilusión, no pudo evitar sentirlo. Se suponía que era una de las ciudades más prósperas del mundo, pero nadie estaba realmente feliz. Era como si estuviera parado en otro tiempo y espacio, mirando una mera imagen de grandeza.

No sabía cuándo su agarre se había vuelto más fuerte, pero de repente fue sacudido de su trance por un fuerte chillido cuando el marco quedó completamente retorcido. Inmediatamente se dio la vuelta y tocó una campana para llamar a algunos de sus magos, se reunió con ellos en el pasillo, ordenándoles que establecieran las comunicaciones. Al minuto siguiente, estaba sentado frente al recién mejorado círculo de comunicación de larga distancia esperando que Alice respondiera.

“¿Qué es tan urgente?” Preguntó Alice bostezando cuando apareció en la pantalla holográfica, “¿No podrías dejarme dormir un poco más?”

“Es importante,” respondió Richard.

Alice agitó inmediatamente la cabeza, sus ojos nublados comenzaron a brillar. Ella le hizo un gesto para que continuara.

“¡Quiero la guerra!”

Ella pareció dejar de respirar por un momento, mirándolo directamente a los ojos mientras procesaba lo que acababa de decir. La diosa de la guerra de los Archerons irrumpió inmediatamente dentro de su cansado cuerpo, con su pelo carmesí resplandeciendo mientras sonreía con resolución, “Solo dímelo.”

Los propios ojos de Richard se entrecerraron, “Bien, prepara a tu ejército, voy para allá.”

……

Philip estaba a veinte minutos de empezar a desayunar cuando Richard llegó a la isla real, pero fue conducido directamente al comedor del Emperador y se le concedió un asiento. Mirando al enorme hombre que comía vulgarmente, Richard no pudo encontrar signos de heridas dejadas por la batalla en la Tierra del Anochecer.

Mientras observaba la figura que ahora era comparable a la del emperador fundador de la Alianza Sagrada, la mente de Richard vagó por la situación en la Tierra del Anochecer. Se había alcanzado un nuevo equilibrio, e incluso habiendo dado a los otros dos imperios un tercer control de la Ciudad del Sol Desmontado entre ellos, la Alianza Sagrada estaba ciertamente por delante. Como Gaton había dicho, los dedos aceitosos no importaban cuando se trataba del más grande advenedizo de la Alianza Sagrada; el poder lo era todo.

 

“¡Come!” Philip habló mientras devoraba un enorme filete, “Estas cosas no son buenas cuando están frías.”

Richard no tocó el cuchillo ni el tenedor, sino que se inclinó con total sinceridad, “¡Gracias por su ayuda en Klandor, Su Majestad!”

El emperador gruñó molesto, “¿De qué estás hablando? Eres mi maestro de runas real, no importa lo que hayas hecho en Klandor, esos viejos no se atreverían a hacerte nada. Esto no es solo asunto tuyo, involucra la reputación de toda la Alianza Sagrada.

“Honestamente, si hubieras muerto en la Montaña Nieve Azur, habría ido y matado a unas cuantas leyendas bárbaras para el desayuno. No fue mi contribución esta vez, ve a darle las gracias a tu novia en la Iglesia.”

Richard se estremeció un poco, su rostro oscureciéndose, “Flowsand… Se ha ido a la Oscuridad.”

“Era solo cuestión de tiempo,” asintió Philip, “Es el destino de todos los Elegidos.”

Richard escuchó el profundo dolor en la propia voz del Emperador, pero no quiso seguir abordando el tema. En su lugar, cambió de tema, hablando de la razón principal de su presencia, “También vine aquí para decirle que me estoy preparando para la guerra.”

“¿Estás jugando con el Árbol Sagrado? ¿Cuál es tu objetivo?”

“La Catedral de San Luis.”

“¿Oh?” Philip hizo una pausa, “Esa es la iglesia más grande en la frontera noreste del Imperio Árbol Sagrado. Esto implica fe…. ¿Hasta dónde irás?”

Richard ya tenía preparada una respuesta, “Toda resistencia será aniquilada, y los que se rindan serán perdonados. Mientras muestren suficiente sinceridad, consideraré la posibilidad de devolver la catedral en sí.”

“¿Escuché que viste a los del Imperio Árbol Sagrado en tu viaje?”

“Yo maté al Sexto Príncipe.”

Philip levantó una ceja sorprendido, “Uriel, ¿uno de los Ángeles?”

“Fue una batalla justa, el Consejo de Ancianos y el Santuario Nieve Azur estuvieron presentes como testigos.”

“Je, no me refería a eso. Es solo un príncipe, no importa mucho. Acabo de enterarme que su control de su poder no era tan bueno, pero aun así…. Matar a uno de los siete— bueno, cinco ahora— Ángeles. ¡Te estás volviendo bueno!”

Richard sonrió ante el cumplido, “Estaba desesperado y decidió que quería pelear conmigo. Por supuesto que perdería.”

Philip suspiró y agitó la cabeza, “Estás siendo muy ambicioso con esta guerra, ten cuidado. Dos cosas: no destruyas o dañes la catedral en sí misma, y no mates a quienes ocupan altos cargos. Mantente al tanto de esto, y yo me encargaré del Imperio si quieren aumentar la escala.”

“¡Muchas gracias!” Richard se inclinó una vez más. Su mayor preocupación acababa de ser resuelta.

El Emperador se rió, “No me importa por qué estás tan ansioso por la guerra, pero ya que quieres luchar, ¡recuerda herir al enemigo hasta el punto de que no se atrevan a provocarnos de nuevo!”

“Pienso lo mismo,” dijo Richard con un brillo en sus ojos.

“De acuerdo, la guerra es algo para mañana. Come.”

……

Lejos, en un mundo desconocido, tres viajeros con gruesas capas caminaban por una carretera desierta. La persona que estaba al frente se detuvo un poco y miró al cielo, “Este lugar es realmente malo, pero es mejor que el lugar de dónde venimos. ¿Esto es la Oscuridad? No puedo esperar a ver qué nos depara el destino.”

“Siempre eres tan impaciente,” una voz sonó desde un costado.

El primer hombre resopló con desdén, “Solo soy una persona normal. ¿Quién querría ser un monstruo como tú?”

La persona del medio se quitó la capucha mientras los otros dos discutían, mirando alrededor del mundo al que acababan de llegar. Esta era una tierra ridícula llena de rocas y grava, con el único paisaje de unos pocos pilares de piedra altos a lo lejos. La tierra era roca negra, y la única fuente de luz era un brillo gris apagado omnipresente que apenas podía iluminar nada. Este era un mundo de desesperación y muerte, sin vida ni agua en ninguna parte.

“Vamos, movámonos,” dijo Flowsand mientras empezaba a caminar una vez más, asintiendo a otra figura en la distancia. Ellos ni siquiera sabían dónde estaban, y eso no serviría.

Io retrocedió un poco y la dejó tomar la iniciativa, comenzando a caminar junto a Nyra y susurrando, “Ella no parece tan triste.”

Nyra asintió, “Sí, parece un poco extraño.”

“¿Extraño?”

“Sí, se calmó tan rápido. Las mujeres no dejamos ir nuestras emociones tan fácilmente.”

“¡Oye!” gruñó Io, “¿Eres siquiera una mujer?”

Nyra mostró una sonrisa halagadora, “Por ahora. ¿Quieres que cambie eso?”

El sacerdote de batalla inmediatamente se dio la vuelta. Independientemente de por qué fuera, Flowsand estaba más calmada y parecía que incluso podría animarse un poco. Lo que no sabían era que se había encerrado en el Templo de las Arenas durante un día entero.

Ese día en Norland había sido una década entera dentro.

Descarga:

5 Comentarios Comentar

  1. Luis Rojas Valle

    Lector

    Nivel 18

    Luis Rojas Valle - hace 2 meses

    Gracias por el capítulo 😁👍 no sé porque pero muchos dicen que el jefe final será el dragón eterno pero yo pienso que será Gaton

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.