<- Actualmente solo registrados A- A A+

CoS – Capítulo 858

Libro 6 – Capítulo 84. Acuñando Dinero (2)

 

“¿Qué pasa con una escala mayor, como con los ejércitos?” Richard preguntó. No había escasez de madera de piedra en el Plano Forestal, y si bien la teletransportación había sido costosa antes, él ahora podía enviar a la crisálida astral para transportar miles de toneladas de una sola vez. A un ejército no le importaría usar más catalizador para que la madera de piedra calentara más y de forma más rápida. Después de todo, la necesitaban solo por unas pocas noches y no durante todo el año.

“Se quema más rápido al añadir más, e incluso hay otra propiedad asombrosa que encontró,” dijo Blackgold ansiosamente, “La madera de piedra contiene mucha energía, y cuando se tritura con la mezcla adecuada de catalizador y combustible goblin, puede producir un polvo que explota violentamente. El viejo elfo dice que podría ser de tres a cinco veces más poderoso que nuestra pólvora de enano.”

“¿Dijiste de tres a cinco?” Richard preguntó para estar seguro.

“Me preocupa que ese viejo amigo se vaya de regreso a su árbol del mundo unas décadas antes a este ritmo. La cosa es muy peligrosa, pero está dispuesto a realizar la investigación por un precio justo. ¡Quiere 300.000 de oro! ¡Lo juro, ha pasado de ser un elfo a ser uno de mis parientes!”

“500.000,” dijo Richard inmediatamente. Ya tenía en mente varios usos para la pólvora mejorada.

“¿500.000? ¡Incluso 300.000 es demasiado!”

“500.000. Sólo asegúrate decirle que no tengo tanta paciencia.”

“Grr…. Ese viejo afortunado.”

……

Después de una pequeña charla, Richard cortó la comunicación y confirmó con Senma que las tropas se habían reunido en Blackrose, dirigiéndose a la Iglesia del Dragón Eterno para presentar algunas ofrendas. Él sacrificó las dos ofrendas de primer nivel y una multitud de ofrendas menores.

Tal vez por lástima, el viejo dragón fue hoy extremadamente benévolo. De las dos ofrendas de primer nivel, se le dieron un total de tres mejoras de pasajes. De pie frente al altar, le resultó un poco difícil decidir dónde colocarlas. Normalmente le daría las tres a Faelor, era después de todo su cimiento, pero con la aparición de la Impresión Del Juicio Final, no parecía ser la más sabia de las opciones.

Dudó durante mucho tiempo, pero finalmente rechinó sus dientes y derramó las tres bendiciones en Faelor. Decidió que quería ver lo que destruiría su plano; ¡diez años fueron más que suficientes para lograr un milagro!

Los sacrificios menores también se comportaron de forma extraña. Se rompieron en fuerza del tiempo en el momento en que los puso sobre el altar, formando un reloj de arena con un arma casi divina en su interior, pero justo cuando estaba a punto de alcanzarlo, el reloj de arena se rompió, convirtiéndose nuevamente en granos dorados de arena. La arena bailó en el aire durante un rato antes de penetrar en el dorso de su mano, dejándole la marca de un reloj de arena.

Un nuevo mensaje apareció en su mente: Regalo Divino: Faro del Alma.

Esta era realmente una habilidad que le permitía marcar el alma de un enemigo, sintiendo su posición en cualquier lugar dentro del mismo plano. Este seguimiento no tenía parangón, e incluso para un solo objetivo era ciertamente muy útil. No entendía muy bien por qué ocurrió este cambio, pero eso se resolvió rápidamente cuando se le envió mentalmente otro mensaje: debido a que era un Caminante de Planos, el Dragón Eterno ocasionalmente interferiría en la ceremonia y cambiaría algo para que se adaptara mejor a sus necesidades.

El mensaje afirmaba que la mayoría de las bendiciones serían mejoradas a un nivel cuando esta intervención del destino entrara en juego, capaz de mejorar incluso las cosas que más deseaba. La última línea de la información decía: No hay algo mejor, sino mucho mejor; tal es el privilegio de un título.

Incluso sin la necesidad de más explicaciones, podía entender lo útil que era esto. Ya podía pensar en muchas personas a las que querría rastrear: uno de los hijos del bosque en el Plano Forestal para llegar al árbol del mundo, Voidbones para cazarlo y eliminar la amenaza, quizás incluso a Flowsand cuando entrara en la Oscuridad para ver si ella estaba en el plano al que se dirigía. Acarició la marca con gran emoción, pero al mismo tiempo comprendió perfectamente el significado de este plan. El viejo dragón solo estaba haciendo esto para tentarlo a que hiciera más ofrendas para que pudiera elevar aún más su título; estaba empezando a entender las advertencias que le habían dado al respecto.

Aun así, todo lo que pudo hacer fue sonreír. Puede que esté jugando en la palma del Dragón Eterno, pero esa era la única forma de ganar poder tan rápido como lo necesitaba. Tendría que contentarse con jugar a ser el títere durante un tiempo más.

Con el sacrificio hecho, se encontró con Noelene en la puerta del salón. Su expresión mostraba el gran estado de ánimo en el que se encontraba, tanto por la gracia divina que acababa de recibir como por el hecho de que él había cumplido su promesa y le había traído una runa de grado 4: Divinidad Potenciada. La runa mejoraba sus ya aterradores hechizos en términos de efecto y duración, y aunque la mejora dependía del poder individual de cada uno, ella era una magnífica sacerdotisa del Dragón Eterno. El impulso a su fuerza era inimaginable.

Ella lo acompañó hasta la salida de la Iglesia antes de susurrarle, “Tengo todo lo que querías, literalmente me quede limpia. 5.000 conjuntos de equipo de grado superior… ¿Seguro que tienes tantos caballeros de alto nivel?”

Richard solo sonrió mientras se marchaba, “Mis caballeros son interminables.”

Este fue un famoso dicho que Carlos el Grande pronunció antes de llevar a sus tropas al abismo. Los millones de soldados de caballería entrando realmente se sintieron interminables. Mirando la espalda de Richard, Noelene no podía pensar que estaba bromeando.

……

Richard no tenía conocimiento de los pensamientos de Noelene. Estaba lejos de ser una caballería interminable cuando llegó al Plano Forestal, pero aun así se llevó un pelotón entero de caballeros rúnicos junto a 400 lanza sombra. Lo más importante es que también llevó al avatar de la madre cría. Una vez que creciera a un nivel lo suficientemente alto, ¡significaría la perdición de este bosque infinito!

Parpadeó fuera del alcance del portal al salir, y tras recibir órdenes, los guardias del portal también despejaron inmediatamente el espacio. Una cabeza cónica negra como el carbón emergió lentamente desde adentro, y como una enorme serpiente la crisálida astral comenzó a flotar hacia afuera. Se podían ver filas de diamantes de imagen negros a ambos lados de su cuerpo, la fuente de su evolución. ¡La criatura ya había crecido más de cincuenta metros de largo con un diámetro de varios metros también! Aunque no tenía ningún poder de combate, seguía sorprendiendo a los guardias cada vez que la veían.

Richard llamó al general de la guardia e hizo algunos arreglos antes de abandonar la ciudad base con sus seguidores y la crisálida astral. Tenía que incubar el avatar de la madre cría en presencia de la voluntad del bosque; esa era la única manera de eliminar cualquier necesidad de adaptación en el futuro.

Ciudad Esmeralda había avanzado mucho en los últimos años, ahora albergando a decenas de miles de residentes regulares con una floreciente industria maderera. La voluntad del bosque estaba en constante retroceso, y aunque no parecía que se hubiera hecho una abolladura, la ciudad estaba ahora libre de la voluntad del bosque a lo largo de 200 kilómetros. Eran 200 kilómetros de tierra que cualquier enemigo tenía que atravesar sin los impulsos naturales a su poder. Más de una docena de pilas de madera de piedra se habían amontonado en las afueras, ascendiendo a millones de kilogramos, si no más. Había demasiados para quemar, e incluso demasiados para transportarlos fuera del plano.

Richard había traído una tonelada del catalizador, suficiente para mil toneladas de madera de piedra, pero incluso eso apenas podía hacer una mella en la cantidad que se había cortado. Parecía que llevaría una eternidad cortar a través de todo el plano.

“¡Gran Maestro, has vuelto!” Cuando se acercaron al Árbol de la Vida, una voz animada resonó repentinamente en la conciencia de Richard. Se sentía casi como un joven gnomo en lugar de un viejo árbol arrugado.

Descarga:

5 Comentarios Comentar

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.