<- Actualmente solo registrados A- A A+

CoS – Capítulo 859

Libro 6 – Capítulo 85. Eclosión

 

Había pasado ya un tiempo desde la llegada de Richard al Plano Forestal, pero seguía sin poder relacionar la voz juvenil con la que recordaba. Afortunadamente, el Árbol mismo se dio cuenta rápidamente de su emoción y se calmó, volviendo a su tono digno, “Gobernante de otro mundo, ya he terminado de prepararme para mi próxima evolución.”

“¿Qué enemigos habrá esta vez?” Preguntó Richard.

“Normalmente serían myrmekes, arañas de las cavernas, y cuervos carpinteros. Sin embargo, creo que el Árbol del Mundo también podría enviar enanos rabiosos y domadores de bestias.”

El Árbol de la Vida le envió imágenes mentales e información detallada sobre todos estos depredadores. Las myrmekes eran criaturas parecidas a hormigas de medio metro de largo, que normalmente viajaban en grupos de más de mil y volvían estériles las tierras por las que pasaban. Las arañas de las cavernas podían crecer hasta dos o tres metros de tamaño cada una, y aparte de sus fuertes telarañas eran capaces de cavar a través de la tierra para formar grandes y complejos túneles. Las raíces eran su alimento favorito. Junto a los cuervos carpinteros, esto hizo posible un ataque combinado desde tierra, aire y subsuelo. No habría forma de sobrevivir ante un fallo.

Sin embargo, ninguna de estas tres especies representaba realmente una amenaza importante en este punto. Eso era diferente con los enanos rabiosos y los domadores de bestias. Ambos tenían cierto nivel de inteligencia, y mientras que los enanos rabiosos medían menos de un metro de altura, con sus cabezas ocupando un cómico tercio de sus cuerpos, los domadores de bestias medían tres metros de altura, con largos brazos y piernas que les ayudaban a saltar de árbol en árbol.

El Árbol de la Vida en realidad tenía poca información sobre este último, incluso las imágenes eran borrosas, pero mencionaba que el primero podía incluso comer rocas sin problema. Combinados con una cultura tribal y un culto ancestral, eran una fuerza a tener en cuenta. De hecho, la única razón por la que no eran los reyes de este plano se debía a que la voluntad del bosque los mantenía reprimidos con vidas cortas y baja fertilidad.

Al enterarse de que los domadores de bestias tenían la habilidad de manipular a las criaturas del bosque y que actuaban como generales que coordinaban el ataque, Richard inmediatamente tuvo dudas sobre su fuerza. Frente a una tribu donde cada adulto tenía la fuerza de un santo, en su campo de origen donde podían controlar decenas de miles de criaturas… No estaba seguro de la victoria en esas condiciones.

“Quizás necesitemos prepararnos un poco más,” dijo eventualmente, “Tomará de tres a seis meses, tal vez hasta un año.”

“Un año para mí es como un breve descanso, Maestro. Una espera tan pequeña no tiene importancia.”

……

El grupo de Richard estaba explorando el bosque ilimitado. Un hijo del bosque casi había acabado con la mitad de sus tropas por sí solo hace unos años, pero ahora cualquiera de ellos sería capaz de eliminar la amenaza en diez minutos.

Al frente del grupo estaba Tiramisú. Los árboles eran un poco densos para el señor ogro, así que ambas cabezas estaban constantemente refunfuñando mientras se agachaba para abrirse paso. Su queja más común era la falta de buenas comidas en este lugar, seguida de cerca por el temor de que los hongos comenzaran a crecer en diferentes partes de su cuerpo. El bosque era naturalmente el hogar de varios depredadores, pero todos estaban asustados por el aura de poder que irradiaba el grupo. Los pocos tábanos del tamaño de una palma que se atrevieron a picar al ogro fueron destruidos por las meras vibraciones de su panza.

Con solo Phaser, Waterflower, Mountainsea, y el unicornio en el grupo, viajaron extremadamente rápido. En un solo día comenzaron a sentir la voluntad del bosque que los reprimía, y el bosque se oscureció al caer la noche. Cada uno de los miembros de este equipo tenía voluntades extraordinarias, por lo que eran casi completamente inmunes a esta opresión. Al no haber ningún sitio disponible para acampar, Tiramisú aplastó varios árboles enormes para usar los troncos como base para el campamento. Con un número de armas poderosas en la mano, el grupo rápidamente hizo una pequeña alcoba para descansar en ella.

Richard sacó una pequeña caja e hizo ocho agujeros en la tierra, llenándolos con ramas de madera de piedra y rellenando los huecos con un polvo negro. Luego disparó ocho pequeñas bolas de fuego que inmediatamente encendieron la madera de piedra, formando columnas de fuego de casi dos metros de altura.

“¿Qué es eso, Maestro?” Preguntó Tiramisú con curiosidad.

“Nuestra fogata,” Richard sonrió. Este polvo era el catalizador que ayudaba a quemar la madera de piedra, y lo hacía lo suficientemente bien como para mantener caliente todo el campamento.

“¿Cuánto tiempo durará?” Continuó el ogro. Richard sólo había vertido unos pocos cientos de gramos de polvo como mucho.

“Debería ser suficiente para que nos durara toda la noche,” dijo Richard en tono de prueba. Tampoco tenía experiencia de primera mano en esto.

“Buen material… Si hubiéramos tenido esto en nuestra tribu en ese entonces, podríamos habernos mudado al norte… Quizás hubiéramos sobrevivido…” Inmediatamente Richard se quedó helado ante las palabras del ogro, pero entonces la sonrisa deprimida de Tiramisú se convirtió en su habitual sonrisa tonta, “¡Iré a buscar algo de comer! ¡Veamos si este fuego puede asar bien las cosas!”

“Te acompaño,” dijo en voz baja Waterflower mientras el ogro daba grandes pasos hacia las profundidades del bosque, se puso de pie y se apresuró a seguirlo.

Richard se dirigió a Phaser y Mountainsea, “Quédense aquí. Voy a incubar el avatar de la madre cría.”

Luego eligió una dirección y se adentró profundamente en el bosque, viajando a toda velocidad durante más de diez kilómetros antes de desacelerar. Sintiendo que la voluntad del bosque comenzaba a afectarlo incluso a él, decidió que este sería el lugar y sacó un enorme huevo negro de una caja de sellado. Colocando el huevo en el suelo, se cortó la palma y dejó que la sangre goteara sobre la cáscara.

Un suave grito resonó por el bosque en el momento en que la sangre tocó el huevo, un gemido agudo similar a un grito de guerra. La cáscara lisa del enorme huevo comenzó a emitir humo negro cuando aparecieron numerosos agujeros en su superficie, absorbiendo toda la sangre que había derramado. Se sentía como si su alma hubiera sido pinchada cuando la semilla se unió a él, comenzando a eclosionar.

El latido del corazón de la criatura dentro de la cáscara comenzó a ser más rápido y apremiante, una pequeña voz sonando en su mente que estaba constantemente llorando de hambre y dolor. El avatar estaba luchando por crecer en medio de la supresión de la voluntad del bosque, pero él dio un paso atrás para indicarle que no tenía ninguna intención de ayudarlo. La madre cría le había dicho que el avatar tenía que crecer a pesar de las malas condiciones para mantenerse fuerte en la madurez. Si pudiera defenderse en contra de la voluntad del bosque, no se vería afectado por la supresión en el futuro.

Sin embargo, justo cuando estaba a punto de darse la vuelta, el shock llenó su rostro mientras miraba hacia el cielo. ¡Las nubes habían formado una enorme espiral alrededor de ellos, y una fuerza de voluntad sin precedentes estaba bajando para apuntar al huevo eclosionando!

Descarga:

5 Comentarios Comentar

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.