<- Actualmente solo registrados A- A A+

CoS – Capítulo 865

Libro 6 – Capítulo 61. La Tribu De La Noche Eterna

Capítulo extra, Patrocinador por: ¡El Santo Luis Magaña (Delta9021)! ¡Muchas Gracias!

 

“Forastero, ¿qué estás haciendo? ¡Huye!” Gritó la elfa en voz alta. Antes de que Richard pudiera procesar por qué un local le estaba pidiendo que huyera en lugar de atacarlo, ella extendió la mano para agarrarlo y tirar de él. Al principio se puso en guardia inmediatamente, pero al ver su mano vacía, la dejó que comenzara a jalarlo.

La joven estaba sorprendida de que el forastero no la frenara, pero no pasó mucho tiempo antes de que los silbidos sonaran a su alrededor. Parecía estar buscando una manera de escapar, pero incapaz de encontrar una, comenzó a alcanzar su arco largo por si acaso.

“¡Conozco un sendero oculto, sígueme!” Dijo Richard de repente, aturdiendo a la chica elfa. Los perseguidores estaban todos en los árboles y cada uno estaba calificado para ser un anciano en sus respectivas tribus, por lo que no había un sendero que desconocieran.

Richard tomó la iniciativa y cambió de dirección bruscamente, en realidad disminuyendo la velocidad de carrera de la chica. No corría muy rápido, pero el sendero que tomaron era bastante ventoso. A veces incluso corrían de frente hacia algunos cazadores, pero la elfa alarmada de alguna manera logró permanecer en silencio. Cada vez que comenzaban a moverse hacia un cazador, el enemigo cambiaba de dirección sin ninguna razón y los perdía.

La chica casi gritó, pero incluso cuando se tapó la boca sintió una enorme fuerza tirando de su mano. Fue levantada del suelo y se encontró volando, apenas capaz de ver a los árboles pasar mientras Richard irrumpía con una velocidad aterradora. Los cazadores que los perseguían se quedaron atrás en un instante, y se adentraron en el bosque.

“Ja… Ja… ¿Qué tal eso?” Richard le preguntó mientras se detenían, “No está mal, ¿verdad?”

“Tú…” La chica elfa miró con los ojos perplejos a Richard, sin saber qué decir. ¡Este forastero consiguió escapar de un escuadrón de cazadores de primera clase delante de sus narices!

Richard asintió levemente, “Soy Richard, encantado de conocerte.”

“Umm… Mi nombre es Melia… Una elfa ordinaria…”

“Ordinaria, ¿eh? Aquellas personas que te buscan definitivamente no parecen pensar así.” Richard se rió del rubor de la chica, desviando el tema, “¿Por qué querías ayudarme a escapar? ¿No he visto a ningún elfo de este bosque ni siquiera ser neutral con un forastero antes?”

Melia negó con la cabeza, “No todos los forasteros tienen mala voluntad, debemos determinar sus intenciones antes de luchar. Además, tienes el aura del bosque, no puedes ser un mal tipo.”

“¿Mal tipo?” Richard casi se echó a reír ante la inocencia de esa afirmación, “Bueno, ¿por qué te estaban persiguiendo?”

“Eso… En muchos sentidos, pensamos diferente a ellos. Quieren que cedamos a sus demandas, y creo que esperan usar mi captura para obligar a mi tribu a rendirse.”

“¿Oh? ¿En qué sentidos?”

Melia dudó por un momento, “Bueno… es lo que acabo de decirte, nuestras opiniones sobre los forasteros. No queremos pelear ninguna guerra con los forasteros, y los ancianos dicen que, si permanecemos escondidos en nuestros bosques, nuestro plano caerá en manos del enemigo algún día.”

“Tus ancianos son inteligentes,” Richard asintió. Siendo el líder del mencionado enemigo, era muy consciente de la naturaleza de las guerras planares. Con su punto de apoyo establecido, eventualmente llegaría un día en el que gobernaría todo el Plano Forestal.

“Pero no es fácil,” suspiró Melia, “todas las otras tribus odian a los forasteros, y no toleran a ninguno de ustedes. Incluso el Árbol del Mundo quiere deshacerse de todos ellos.”

“Es interesante cómo me llamas forastero, y no invasor,” comentó Richard. Esperando un momento sin obtener respuesta, continuó, “¿Qué planeas hacer a continuación? Puedo ayudarte con tus heridas por ahora.”

Colocó sus manos un centímetro por encima de la cabeza de la chica, haciendo que de la hierba debajo de ella brotaran delicadas flores blancas. El poder de la fuerza lunar se mezcló con la energía vital y fluyó a través del cuerpo de Melia, curando todas sus heridas.

“¿Eres un druida?” Los ojos de la chica brillaban, “Este hechizo… Parece un poco diferente de los que normalmente usan nuestros druidas.”

Richard se echó a reír, “Por supuesto que es diferente, soy un forastero.”

Melia flexionó sus músculos magros y se estiró, sonriendo ante el grado de curación, “¡Esto es increíble! De todos modos, necesito ir a la Tribu Hoja Verde y pedirles su apoyo. Su árbol de la vida es casi un adulto, y algunos de sus ancianos están de acuerdo con nosotros.”

“¿Y qué hay de los que te persiguen?”

“Chillido del Viento, Lluvia, y Gota de Agua. Solo son un poco más débiles que la Tribu Hoja Verde,” la chica parecía nerviosa.

“Ya veo. ¿Hay alguien más cerca que pueda ayudar?” Sin ella saberlo, Richard estaba extrayendo toda la información que pudo.

“No lo creo… Hay un total de nueve tribus cercanas, pero la mayoría de ellas no nos apoyarán.”

“Eh… Está bien, ¿qué tal si voy contigo a Hoja Verde? Si esos cazadores te encuentran de nuevo, puedo ayudarte a huir.

La oferta era demasiado buena para rechazarla. Con su capacidad de curación y esos llamados senderos ocultos, Richard era un compañero perfecto. Después de considerarlo por un momento, Melia asintió, “¿Quieres conocer a los ancianos? ¿Para mostrarles que incluso un forastero puede ser un amigo del bosque? Creo que serías bueno en eso.”

Al ver el entusiasmo de la chica, Richard se rió, “No creo que sea una buena idea.”

“¿Por qué?”

“Estoy seguro de que la mayoría de ellos todavía odian a los forasteros de todos modos, y no soy un tipo muy paciente.”

“¿En serio? ¡Pero eres una buena persona!” Habiendo dicho eso, la expresión de Melia se tornó triste, “Pero tienes razón. Solo dos o tres de los nueve ancianos nos apoyarán.”

……

La Tribu Hoja Verde estaba a casi dos mil kilómetros de distancia, pero Melia solo consideraba eso promedio. Los dos necesitaban una semana entera para cubrir la distancia, pero en el camino Melia explicó más de sus circunstancias. Debido a su postura hacia los forasteros, la Tribu de la Noche Eterna fue despreciada y desconfiada por el Árbol del Mundo y el resto de las tribus élficas. Sin el reconocimiento del bosque, en ocasiones incluso fueron tratados como forasteros.

Su único refugio provenía de la fuerza absoluta de su gran anciano, que logró obligar a otras tres tribus a alejar sus árboles de la vida a quinientos kilómetros de distancia. Además, su tribu era especialmente buena en la producción de hijos del bosque a pesar de la desconfianza del Árbol del Mundo, por lo que las otras tribus no les hicieron la guerra. Dicho esto, a los hijos del bosque de la Tribu de la Noche Eterna no se les dio tanto respeto como a los de las otras tribus.

Desafortunadamente, una enorme crisis había estallado hace unos meses. El gran anciano resultó gravemente herido después de un viaje fuera del plano, lo que obligó a su Árbol de la Vida a gastar casi cien años de energía acumulada para salvar su vida. Al borde de la muerte, el anciano debilitado y su tribu se convirtieron en una gran tentación para las otras tribus del bosque. La más poderosa de todas, la Tribu Palabra del Anochecer, incluso tuvo la audacia de exigir que las tribus se fusionaran.


Capítulo Patrocinado (3/5)

Descarga:

3 Comentarios Comentar

  1. Luis Rojas Valle

    Lector

    Nivel 19

    Luis Rojas Valle - hace 1 mes

    Vamos a ver si los convencerá o usará la fuerza para que lo sigan

  2. Delta9021

    Lector

    Nivel 10

    Delta9021 - hace 1 mes

    Yo quiero ver que pensaran cuando vean que puede llegar a crear otro árbol del mundo
    Y gracias por el cap!!

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.