<- Actualmente solo registrados A- A A+

CoS – Capítulo 866

Libro 6 – Capítulo 92. Acompañamiento

Capítulo extra, Patrocinador por: ¡El Santo Luis Magaña (Delta9021)! ¡Muchas Gracias!

 

La fusión propuesta por la Tribu Palabra del Anochecer no era solo una formalidad; implicaba una fusión de líneas de sangre. Específicamente, querían que cada hijo del bosque de la Tribu de la Noche Eterna se casara con ellos y dejara atrás a sus hijos.

En el momento en que Richard escuchó a Melia mencionar esto, supo que la oferta se hizo con una amenaza implícita de extinción. La Tribu de la Noche Eterna claramente tenía una línea de sangre especial, pero al ser una tribu joven no tenía la base para perdurar sin el apoyo de su gran anciano. Esta generación de la Tribu Palabra del Anochecer había producido inesperadamente dos hijos del bosque, y con la oportunidad de la lesión del anciano de la Noche Eterna se aliaron con otras tres tribus para forzar la fusión.

“Así que esperan que tú…” Richard se detuvo en medio de su pregunta irreflexiva. Su cara palideció inmediatamente y ella se dio la vuelta, sin querer hablar. Ella ni siquiera notó la implicación de su media frase— que él sabía que era una hija del bosque.

……

La pareja se encontró con dos grupos de cazadores en el camino, pero Richard se las arregló para navegar por ambos cercos sin derramar ni una gota de sangre. Finalmente se encontraron con los árboles altos que significaban el territorio de Hoja Verde, y en el momento en que pusieron un pie dentro del lugar, sintieron una oleada de energía de la naturaleza que estaba llena de más vitalidad.

Esta aura cambiada era una marca de la Tribu Hoja Verde. Aquellos que estaban familiarizados con ellos se detendrían en el momento en que sintieran esta energía, esperando la llegada de sus exploradores. Solo los enemigos permanecerían indiferentes y continuarían aventurándose más profundamente en su interior.

Tomó unos minutos, pero finalmente escucharon el crujido de las hojas cuando unos pocos cazadores salieron del dosel arbóreo, el más joven del grupo saltando y mirando fijamente a Richard antes de dirigirse a Melia, “Honorable hija del bosque, los ancianos han estado esperando tu llegada. ¿Quién es este forastero?”

“Las tribus Chillido del Viento, Lluvia y Gota de Agua me tendieron una emboscada en el camino. Si no fuera por la ayuda de Richard, no habría podido llegar.”

La expresión del joven se suavizó un poco, “El gran anciano pidió que te reunieras con él tan pronto llegaras. El forastero también tiene que seguirnos.”

No se mencionó por qué, pero Richard ya podía sentir las docenas de flechas apuntando hacia él. Estas personas temían su fuga, y ciertamente no tenían planes de recompensarlo por su ayuda.

Aunque era un poco lenta, Melia también sintió que algo andaba mal. Ella frunció el ceño al joven cazador, “¡Richard no es un forastero ordinario, tiene la aprobación de la voluntad del bosque!”

Algunos de los cazadores inmediatamente quedaron boquiabiertos, sabiendo que la aprobación de la voluntad del bosque era la calificación básica para convertirse en un hijo del bosque. No había más de cinco personas así en toda la Tribu Hoja Verde, y no había ninguna entre este grupo.

Las palabras de Melia tuvieron cierto peso, pero estos elfos seguían desconfiando. Algunos de los cazadores activaron su limitada visión verdadera, pero todo lo que pudieron ver fue un denso poder de la naturaleza que casi goteaba del cuerpo de Richard. Incluso tenía el aura sublime de un árbol de la vida que no era inferior a la propia Melia, un estándar aún más alto que el de su hijo del bosque.

Richard se limitó a sonreír. Los llamados hijos del bosque eran simplemente talentos dotados que podían sentir la voluntad del bosque y usar su energía; si bien sus métodos no provinieron de la aprobación de la voluntad, su comprensión de la ley de la vida le permitía simular hasta cierto punto esta energía. Cuando dominara las 65.536 secciones individuales del sistema, sería más poderoso que un árbol del mundo. Si dominara todas las demás leyes de este plano, estaría incluso por encima de la voluntad del bosque.

La expresión de los cazadores se oscureció inmediatamente. Melia pensó que esto se debía a que había hablado con severidad, pero Richard reconoció los celos amargos en sus expresiones. El poder que anhelaban había sido concedido a un forastero. Por supuesto, no podría importarle menos. Había planeado dejar a la interesante chica una vez que llegara a su destino, pero si una tribu local quería revelarle su árbol de la vida, no se quejaría.

Mientras miraba a su alrededor a lo largo del camino, de repente se detuvo al ver una vid específica. Su corazón dio un vuelco al reconocer lo que era— un material de primera calidad en la creación de pergaminos mágicos cuyo precio venía determinado por el gramo. Esta vid espinosa solo crecía en ambientes extremadamente específicos, y en Norland solo era vendida por unas pocas familias selectas. Su mente ya comenzó a vagar por formas de hacer dinero con ello.

“¡Deja de perder el tiempo, muévete!” Gruñó uno de los cazadores cuando Richard se detuvo a estudiar la vid espinosa, utilizando su arco largo para empujar a Richard por la espalda.

El arco largo golpeó a su objetivo, pero el elfo rápidamente se dio cuenta de que no podía retirarlo. Había sido atrapado en las manos de Richard, y no importaba lo fuerte que tirara de él, ni siquiera se movía. El cazador palideció y gritó, “¿Qué estás tratando de hacer?”

“¿Qué estás haciendo?” Richard replicó, “¿Quieres morir?”

Los otros cazadores levantaron inmediatamente sus arcos, colocando las flechas y apuntando a Richard. El líder gritó, “¡Forastero, suéltame ahora mismo!”

Richard sonrió sin alegría, un brillo verde irradiando de sus palmas y extendiéndose rápidamente a través del arma. De repente, una nueva vida surgió de la exquisita madera, brotando dos flores blancas. La vista era bastante hermosa, revelando un poder que incluso algunos de los druidas ancianos no podían manejar, pero también arruinó completamente el arco.

Los arcos largos eran armas complicadas en este plano, que tardaron más de diez años en construirse, desde la selección de los materiales hasta el trabajo en sí del arquero. Los de la Tribu Hoja Verde eran incluso mejores de lo normal, pero les tomaba treinta años hacerlos. La tribu solo producía aproximadamente una docena cada año.

Los cazadores se sorprendieron al ver esto, pero no se atrevieron a disparar. Los druidas eran muy respetados en su sociedad, y ese respeto venía de su poder absoluto y la habilidad de hablar con los árboles de la vida. Frente a un druida tan poderoso, nadie quiso hacer un movimiento.

Richard observó sus rostros, “Consideren esto como una lección por su falta de respeto. La próxima vez, el arquero también morirá.”

“¡¿TE ATREVES?!” Tronó el líder, pisando con furia.

“Pruébame,” sonrió Richard.

Melia se puso en medio de ambas partes, “¡Richard es mi amigo! ¿Es así como la Tribu Hoja Verde trata a mis amigos?”

La expresión del líder cambió varias veces, pero al final suspiró y les hizo señas a los cazadores para que bajaran sus arcos, “Honorable hija del bosque, le perdonaremos su infracción a petición tuya. Sin embargo, hay un límite en la paciencia de la Tribu Hoja Verde.”

Melia asintió, sin decir una palabra. Sin embargo, su corazón estaba lleno de alegría y preocupación— su estatus de hija del bosque le había sido útil, pero no era ni mucho menos tan útil como había esperado.


Capítulo Patrocinado (4/5)

Descarga:

5 Comentarios Comentar

    1. Sland

      Autor

      Nivel 12

      Sland - hace 1 mes

      Ella pertenecía a los Elfos de la Luna Plateada, siendo su territorio tradicional el Bosque Noche Eterna.

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.