<- Actualmente solo registrados A- A A+

CoS – Capítulo 87

Capítulo 87. Conclusión

 

La esquina de la calle estaba cubierta con un río de sangre. A todos los guardias les habían cortado las extremidades, mientras que los jóvenes nobles que habían participado habían entregado un brazo por sus transgresiones. Faulk todavía estaba sujetado por la mano izquierda de Goliat, lucía muy pálido debido a la pérdida de sangre. Ahora estaba demasiado débil para gritar, solo gemía y gruñía ocasionalmente.

El Conde Goliat miró a Faulk con interés, como un oso pardo que ha visto un pez en invierno, levantó aún más al chico y lo giró a su alrededor, “Así que, como hijo de los Josephs, tú no eres más que un objeto desechable. Qué inesperado, ¡no pensé que ese viejo usaría a su propio hijo de esta manera! No te preocupes, no te mataré; eso sería demasiado problemático para mí. Pero tú… ya no serás útil como peón…”

Su mano se agitaba vigorosamente mientras hablaba, sacudiendo a Faulk como un muñeco de trapo. El sonido de los huesos crujiendo sonaba incesantemente desde dentro de su cuerpo, y su pálido rostro de repente se coloró antes de que sus ojos se volteasen hacia atrás y se desmayase.

Los espectadores se pusieron pálidos, pero ninguno hizo ruido. Goliat había infligido graves daños a los órganos internos de Faulk, eliminando toda su energía. A partir de ahora, Faulk ya no podría entrenar como guerrero. Vivirá el resto de su vida como un tipo débil y enfermizo.

Senma tarareó fríamente dentro del bosque, y un ligero balanceo de la esbelta espada en sus manos soltó una cadena de perlas de sangre que dibujaban un elegante símbolo en el suelo. A diez metros de distancia, Serpiente Venenosa se estaba apoyando en un enorme árbol, con una mano en el pecho y la otra apuntando hacia la Paladín de Sangre, con su rostro lleno de asombro. La sangre fluía de entre sus dedos a pesar de que su mano presionaba la herida, teñiendo de rojo la mayor parte de su túnica frontal. Quería hablar, pero en el momento en que abrió la boca todo lo que salió fue espuma con sangre.

Senma dio dos pasos adelante, recogiendo la intrincada ballesta azul marino del suelo. Ella le echó un vistazo, “Así que es una ballesta de oro refinada. Veamos qué está tallado en ella… ¡Tsk, tsk! ¡En realidad es la famosa Aguja Venenosa! ¡Realmente gastaste mucho en esto, no es de extrañar que se sintiera tan amenazante! Me llevaré esto, de todos modos no lo necesitarás en el infierno. ¡Gracias!”

Serpiente Venenosa extendió su mano mientras veía la figura de Senma desaparecer en la distancia, como si tratara de atraparla. Pero se sintió abrumado por una repentina sensación de debilidad, y lentamente se deslizó hacia el suelo.

Senma caminó hacia la orilla del bosque, frunciendo el ceño mientras miraba una flecha azul marino incrustada en su abdomen, con sólo un poco de la pluma trasera visible. No jugueteó con ello, en vez de eso, rechinó los dientes y salió a la calle. Sólo al ver a Richard levantarse con sus propias fuerzas, suspiró aliviada. El color de su rostro desapareció de repente, y el aura imponente que tenía antes desapareció en un instante. Incluso se podía ver un rastro de delicadeza en su expresión.

En este momento, Warren se había levantado y se había puesto al lado de Richard, pálido como la muerte mientras miraba la sangre, los miembros desmembrados y la gente gimiendo miserablemente en el suelo.

A estas alturas, Goliat ya había arrojado a Faulk indiferentemente a los sirvientes de la Familia Joseph que estaban dando vueltas y vueltas, él miró a Senma con una sonrisa: “¡Sigues tan guapa como siempre! Pero tus gustos parecen haber cambiado. ¿Por qué te gusta meter algo en esa bonita cintura tuya? Si no te apresuras a volver para que te traten, ¡tendrás que permanecer en la Iglesia del Dragón Eterno durante unos días! Por supuesto, Gaton pagará el tratamiento de la iglesia, de modo que eso no tiene nada que ver conmigo. ¡No sería malo verlo sufrir un poco por esta vez!”

Senma respiró hondo, con una expresión congelada mientras caminaba hacia Richard y lo levantó de un tirón. Entonces se inclinó un poco ante Goliat y Alice, diciendo: “Entonces me iré”.

“Vete. Yo me encargaré de esos viejos de la asamblea”, Goliat agitó sus grandes manos casualmente.

Senma no se demoró, partiendo hacia el templo de teletransportación con Richard a cuestas. Una vez que doblara la esquina, entraría a la vista de los guardias del templo. Si alguien se atrevía a atacarles en ese momento, serían atacados por los guardias.

“¡Oye, llévame a mí también!” Gritó Warren. Sin embargo, Senma no se molestó con él, pues desapareció en el templo con Richard.

Warren gritó un par de veces, pero fue en vano. Sólo podía detenerse, con una mirada maliciosa y venenosa en su cara. Aunque era hijo de Gaton, no ocupaba un alto cargo en la familia. Era imposible compararlo con los trece caballeros que habían seguido a Gatón a través de la vida y la muerte. Si bien Gaton tuvo muchos hijos, nadie había tenido un tratamiento especial antes de la aparición de Richard. Al parecer, los privilegios de Warren eran aún menores.

Mirando a la espalda de Senma, Warren murmuró con odio en voz baja: “Maldita sea, ¿no es una simple puta? ¿Todo el mundo me desprecia sólo porque mi madre es una plebeya? Algún día en el futuro, ¡te follaré hasta la muerte!”

En el momento en que terminó de hablar, Warren se sorprendió al darse cuenta de que dos seres poderosos estaban detrás de él. Aterrorizado, rápidamente echó un vistazo y encontró a Goliat y a Alice hablando entre ellos. Parecía que no habían escuchado lo que él había dicho, algo que lo hacía sentir aliviado.

Los ojos de Goliat se estrecharon un poco al mirar hacia un edificio en una colina en la lejanía: “Allí hay algunos ratones. ¡Incluso con la distancia, puedo oler su hedor! Raymond Joseph debería estar allí también. Aunque no puedo sentir su aura, los otros deberían ser sus subordinados. He oído que el estatus de ese chico en la familia ha estado subiendo rápidamente últimamente, y creo que este asunto probablemente tiene alguna relación con él”.

Alice se rió y luego dijo: “Probablemente no. Es seguro que esto fue orquestado por él. ¡Iré a charlar con él ahora!”

“Muy bien. No soy muy competente en esta área, así que cuento contigo. Si tuviera que ir, probablemente mataría a algunas personas”, contestó Goliat.

“Déjamelo a mí. ¡Sin embargo, tienes que ayudarme con ese problema!” exclamó Alice sin rodeos.

“¡Trato hecho! Tengo una buena impresión de Richard, pero no estoy seguro si podrá convencer a Gaton. Sólo puede hacer su mejor esfuerzo”. La sonrisa de Goliat se amplió mientras reía.

*¡Clop!¡Clop!* El sonido de las pezuñas sonó como un trueno al final del bulevar. Un equipo de caballeros vestidos con armaduras doradas y capuchas rojas, el espléndido atuendo de los guardias imperiales, doblaron a la esquina y rápidamente avanzaron hasta el final de la calle. El caballero principal vio el charco de extremidades y sangre, prestando atención a los emblemas de los Josephs y los Archerons, y el rabillo de su ojo se movió involuntariamente. Inmediatamente saltó de su caballo de guerra, caminando hacia Goliat y hablando con reverencia, “Soy Dean, líder de la patrulla imperial. ¿Puedo saber cómo dirigirme a usted, y qué pasó exactamente aquí?”

Goliat estrechó sus brazos, “Soy el Conde Goliat Archeron, señor de la Provincia del Camino Oeste. En cuanto a lo sucedido, hay un buen número de personas aquí que lo vieron todo de principio a fin. Estoy dispuesto a acompañarte a la asamblea y explicarlo todo.”

Los aprendices de Dean se achicaron en el momento en que escuchó el nombre de Goliat, y él comenzó a actuar aún más respetuosamente. Se dio la vuelta enseguida, haciendo que los caballeros bajo su mando llamaran a algunos clérigos y sacerdotes. Nadie, excepto unos pocos sirvientes, había muerto realmente, pero si continuaban titubeando perderían vidas. Y eso podría ser considerado su culpa. Mientras hacía todo esto, Goliat permaneció tranquilo e inmóvil como una montaña.

……

Raymond ya había guardado el precioso monocular, pero no se fue. En cambio, parecía estar esperando algo.

Tres golpes sonaron en la puerta de la habitación, tras lo cual la puerta se abrió bruscamente. Alice Archeron entró, apuñalando su gran espada en el suelo antes de levantar una silla y sentarse ante Raymond.

Raymond se levantó y se inclinó hacia Alice, hablando con una sonrisa, “¡Es un honor conocer a la bella diosa de la guerra de los Archerons!”

Alice no se conmovió por esto y dijo en un tono apagado: “Lo siento, pero no pienso ser cortés con los verdaderos enemigos. Sin embargo, tengo que admitir que este plan tuyo fue realmente inesperado, y casi lo consigues”.

Raymond tomó asiento y tranquilamente sonrió, “Casi no es éxito. Sin embargo, mi única derrota esta vez fue en el campo de la suerte”.


Lista de Capítulos Donación: 2 Capítulos patrocinados x 5 $ Facebook
Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.