<- Actualmente solo registrados A- A A+

CoS – Capítulo 877

Libro 6 – Capítulo 103. Recompensa

 

Thor inmediatamente comenzó a planear la emisión de un Armamento de Maná para cada legendario mago de la Alianza. Sin embargo, sabiendo que un pedido tan grande haría que Richard se negara, actuó como si solo tuviera algunas ofrendas de primer nivel en stock que podría dar como depósito. Siendo esto exactamente lo que Richard quería, la negociación concluyó rápidamente. Esa misma noche, concertando una cita con Ferlyn, Richard tomó todas las ofrendas que pudo conseguir y se teletransportó a Fausto.

Lo primero que hizo al llegar a la ciudad fue encontrarse con el Duque de Sangre de Hierro. Ya habiendo planeado reunirse con un legendario mago, el Duque Orleans rechazó la solicitud de Richard al principio. Sin embargo, al ser informado de que Richard ya estaba en la isla y se negaba a irse, finalmente accedió. El futuro santo maestro de runas de la Alianza Sagrada ya era una fuerza que merecía respeto.

Richard estaba encantado con el vestíbulo al que fue llevado. La única decoración en la habitación de metal fundido era una sola cinta roja, pero el lugar irradiaba una densa aura de sangre y muerte. Cuando sus ojos se iluminaron con el poder de la Perspicacia, vio débiles sombras humanas moviéndose a lo largo de las paredes.

“Este lugar se llama el Salón de las Almas Valientes,” explicó el Duque en el momento en que entró, “Es la habitación que mi familia usa para entretener a invitados importantes.”

Richard no pudo evitar sentir gran temor ante la presencia del hombre de mediana edad. A pesar de las líneas permanentes en su frente y las pupilas casi transparentes, el Duque de Sangre de Hierro no se parecía en nada a Beye ni a Agamenón. Esos dos parecían poderosos, pero el aura del Duque por sí sola ejercía una presión física sobre todo lo que estaba cerca.

“Este es Su Excelencia Fuego Nocturno, acaba de regresar después de diez años explorando la miríada de planos,” el Duque Orleans presentó a un hombre de mediana edad que estaba detrás de él, era calvo y vestía una túnica gris, “Íbamos a reunirnos para almorzar hoy, pero ya que insististeis en vernos decidí presentarlos a los dos. Su Excelencia también está interesado en un potencial santo maestro de runas de la Alianza Sagrada.”

Orleans se sentó en su silla, asintiendo a Richard, “Ahora, ¿qué es lo que quieres?”

“Ofrendas de primer nivel, a cambio de promesas mías,” declaró Richard.

“¿Una promesa que vale una ofrenda de primer nivel? Interesante, ¿qué es lo que estás dispuesto a prometer?” Intervino Fuego Nocturno.

“Un set completo de runas de grado 3 para cualquier persona que elijas, diseñado y hecho a medida por mí.”

Los ojos de Fuego Nocturno se iluminaron, una tenue llama envolviendo su cabeza calva, “Un set de grado 3 hecho a medida, eh. No está mal, realmente vale una ofrenda de primer nivel. Sin embargo, ¿qué garantía hay de que cumplirás esta promesa?”

Antes de que Richard pudiera responder, el Duque de Sangre de Hierro habló en su nombre, “Este es un maestro de runas capaz de crear Perdición de la Vida y mostró dos sets completos en su primera convención de runas. Ciertamente tiene la habilidad.”

Fuego Nocturno asintió ante la declaración del Duque, girándose hacia Richard, “¿Y cuándo podrás terminar el set?”

“El proceso comenzará en aproximadamente unos tres meses, y desde la concepción hasta su finalización, lo tendré alrededor de un mes después.”

“Así que sería a crédito.”

Richard asintió solemnemente sin ningún indicio de vergüenza, “Actualmente necesito un gran volumen de ofrendas, así que he bajado un poco mis precios a cambio.”

“¿Pudiste encontrar algún comprador antes de venir aquí, entonces?” Preguntó Fuego Nocturno, ignorando el tema de para qué Richard necesitaba ofrendas.

“Tengo un total de seis ofrendas en este momento, solo una de las cuales provino de mis propias manos. Las otras cinco vinieron de la Asociación de Magos.”

Fuego Nocturno se echó a reír, “Je, ¿ese viejo se volvió tan generoso de repente? Bien, entonces, Orleans, ¿cuántas promesas estás listo para hacer? Quiero tres para mí, no te me adelantes.”

El Duque también sonrió, “Sólo necesito una. La mayoría de mis hijos ya han crecido, y muchos de los que no lo han hecho son solo una pérdida de recursos.”

Fuego Nocturno colocó tres cristales sobre la mesa, empujándolos suavemente hacia delante. Los tres cristales se deslizaron como si la mesa estuviera hecha de hielo, aterrizando justo frente a Richard. La luz plateada indicaba claramente que eran cristales arácnidos beyslace, pero esto hizo que Richard frunciera un poco el ceño mientras los recogía. Los cristales arácnidos no valían una ofrenda de primer nivel, y no podían ser usados para ningún tipo de ofrenda en absoluto.

Sin embargo, en el momento en que estuvieron en sus manos, sus ojos se abrieron en sorpresa. Dentro de cada uno de los cristales arácnidos había un pequeño grano de fuego que ardía misteriosamente, marcándolos claramente como cristales arácnidos mutantes. Incluso él no podía decir qué tipo de especie mutante era esta.

Fuego Nocturno se rió una vez más, “Tres cristales arácnidos de núcleo fundido, ahora me debes tres promesas.”

Richard levantó la cabeza, sus ojos traicionando su confusión mientras miraba al legendario mago, “¿Confías en mí, así como así?”

“No necesito dudar de alguien a quien la Asociación de Magos está dispuesta a pagarle cinco ofrendas de primer nivel. Cuanto más pueda ganar alguien en otra parte, más confío en su capacidad para cumplir su palabra.”

……

Cuando abandonó la isla del Duque de Sangre de Hierro, Richard cambió su plan original de dirigirse a los Wellinburgs y se dirigió directamente a la Iglesia del Dragón Eterno.

Sin embargo, Ferlyn no se reunió con él en privado esta vez como lo había hecho antes. Todas las sacerdotisas de la Iglesia de nivel 18 se habían reunido a su lado, ¡un total de ocho! Noelene y Jacqueline estaban sentadas a su izquierda y derecha respectivamente.

Tal alineación podría asustar a la mayoría con solo la presencia. El corazón de Richard dio unos cuantos saltos al entrar, y frunció el ceño ante la escena. Si bien no eran particularmente cercanos fuera de Flowsand, se sentía casi como si acabara de entrar en un tribunal para ser interrogado. Aun así, logró recomponerse y avanzar, colocando un cofre ante la suma sacerdotisa e inclinándose, “Su Excelencia Ferlyn, solicito la ayuda de la Iglesia. El pago ya está aquí.”

Los ojos de Ferlyn recorrieron el cofre, pero la corona sobre su cabeza no se movió cuando dijo suavemente, “Ábrelo.”

Richard se detuvo por un momento antes de abrir el cofre encantado frente a las ocho magníficas sacerdotisas. Los repentinos rayos de luz deslumbraron incluso a las más experimentadas de todas ellas mientras jadeaban; ¡más de la mitad de los artículos dentro eran ofrendas de primer nivel, y había tantas de ellas que la fuerza del tiempo se estaba acumulando automáticamente!

Tomó un momento para que las sacerdotisas se reunieran, contando en silencio el número de ofrendas dentro del cofre. Muchas sintieron sus corazones agitarse una vez que alcanzaron los dos dígitos, y cuando llegaron a la conclusión de que se trataba de diez ofrendas de primer nivel, todas miraban el cofre con un deseo vehemente. Esa cantidad de gracia divina podría fácilmente empujar a cualquiera de ellas al límite del nivel 20, dándoles la posibilidad de ingresar al reino legendario y convertirse en una suma sacerdotisa como Ferlyn.

Richard fue la primera persona en más de treinta años en haber producido tantas ofrendas de primer nivel a la vez. La mayoría de las sacerdotisas lo miraban con renovado respeto, y algunas incluso con un ligero temor. Solo Ferlyn parecía impasible, como si hubiera predicho esto de antemano. Ella habló con calma, “Dime lo que quieres.”

“En el Plano Forestal hay alguien que sufre bajo la maldición de un dios demonio del Plano de la Aniquilación. A ella no le queda mucho tiempo de vida, así que espero que la Iglesia pueda romper la maldición y salvar su vida.”

¿Plano de la Aniquilación? Algunas de las sacerdotisas parecían perdidas, mientras que el resto se volvió solemne. Hasta cierto punto, el Plano de la Aniquilación era equivalente al abismo o al infierno. Un dios demonio del Plano de la Aniquilación sería un enemigo extremadamente difícil.

Sin embargo, bañadas por la espléndida luz de las ofrendas dentro de la caja, cualquier desafío parecía trivial.

Descarga:

3 Comentarios Comentar

  1. Luis Rojas Valle

    Lector

    Nivel 26

    Luis Rojas Valle - hace 3 meses

    Que le dirán las sacerdotisas 🤔 o que obtendrá con las ofrendas ? De todas formas gracias por el capítulo 😁👍

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.