<- Actualmente solo registrados A- A A+

CoS – Capítulo 878

Libro 6 – Capítulo 104. Poción De Llamas

 

Richard sintió que Iskara no supondría un gran problema para los presentes en esta sala. Si bien el dios demonio era ciertamente mucho más fuerte que la mayoría de los sacerdotes y sacerdotisas, los emisarios del Dragón Eterno estaban muy por encima de sus semejantes. Flowsand no estaba en un nivel muy alto cuando partió hacia la Oscuridad, pero era comparable a un escuadrón de clérigos por su cuenta. Incluso combinados, los superiores de las iglesias de las tres diosas en Faelor no podían compararse con ella.

Enfrentarse a un dios demonio del Plano de la Aniquilación era ciertamente peligroso, pero las sacerdotisas de aquí parecían ansiosas por asumir el desafío. Incluso si se enfrentaran a su encarnación o apóstoles en el reino espiritual, todos aquellos capaces de cruzar el umbral de la santidad tenían fuertes voluntades.

Sin embargo, Ferlyn mantuvo su cabeza inclinada de principio a fin, sus pensamientos desconocidos. Todas las sacerdotisas presentes sabían de su relación especial con Richard, y eso hacía que su actitud de hoy pareciera bastante extraña. Eventualmente, los silenciosos susurros se calmaron mientras todos esperaban sus palabras.

Pasaron minutos antes de que ella hablara, “Richard. Como servidores del Dragón Eterno, nuestro trabajo es ayudar a los devotos a sacrificar ofrendas. Nosotros mismos no podemos participar en ceremonias. Estas ofrendas no nos sirven de nada.”

Estas palabras conmocionaron no solo a Richard, sino también a todas las demás sacerdotisas. Aunque Ferlyn técnicamente no estaba equivocada, esta regla había sido manipulada innumerables veces en el pasado. Ella podría simplemente forzar la opción de compartir la gracia divina con otro, e incluso con las pérdidas de esa decisión, uno todavía ganaría dos tercios de la gracia total de la ofrenda.

Incluso de otra manera, la Iglesia podría simplemente guiar a alguien para que participara en la ceremonia y hacer que escogiera artículos útiles para las sacerdotisas. Sin embargo, Richard se abstuvo de mencionar esto; Ferlyn sabía que él lo sabía, así que tenía que haber un motivo para su declaración.

Finalmente levantó la mano y señaló hacia delante, la fuerza del tiempo danzando alrededor de las ofrendas condensándose en un grueso libro antiguo, “Todos nuestros registros de los dioses demonios del Plano de la Aniquilación están en este libro. ¿Sabes el nombre de quien lanzó esta maldición?”

“Iskara,” dijo Richard con confianza.

Ferlyn asintió, pasándole el libro a Noelene, quien lo tomó del aire y hojeó sus páginas. Su expresión cambió cuando lo leyó, y finalmente levantó la cabeza y suspiró, “Iskara no está en la lista.”

La mayoría de las sacerdotisas se estremecieron. Un dios demonio desconocido también implicaba un nivel y tipo de amenaza desconocido. Una cosa era enfrentar a uno de los doce dioses demonios conocidos del Plano de la Aniquilación— la Iglesia tenía registros de sus debilidades— pero lidiar con una variable aleatoria era completamente diferente. Originalmente querían intentarlo basándose únicamente en la suposición de que Iskara estaría entre los dioses demonios conocidos; esta nueva información lo cambió todo.

“¿Alguien todavía está dispuesta a intentarlo?” Preguntó Ferlyn, y esta vez todas las sacerdotisas permanecieron en silencio. El corazón de Richard cayó ante este hecho. Si incluso Ferlyn no estaba segura del resultado de esta batalla, nadie más lo intentaría. ¿Tzu tendría que esperar la muerte?

¡No, eso no puede pasar! Richard apretó los dientes, “¡Puedo pagar veinte ofrendas de primer nivel!”

Esto inmediatamente hizo que todas se congelaran. 20 ofrendas de primer nivel eran al menos 200 millones de oro, suficientes para reunir un ejército de verdaderos nobles y equipar a cientos de caballeros rúnicos. Esta fue la suma total de ahorros de muchos seres legendarios.

“¿Tienes tantas?” Preguntó Ferlyn dubitativamente.

“Puedo conseguirlas, no necesitas preguntar cómo,” respondió Richard.

Ferlyn asintió, “Está bien, lo preguntaré una vez más. ¿Alguien está dispuesta a intentarlo?”

Las sacerdotisas seguían calladas.

Sin embargo, justo cuando Richard estaba a punto de perder toda esperanza, Noelene de repente se puso de pie, “Puedo intentarlo.”

Ligeramente sorprendida, Ferlyn miró a la magnífica sacerdotisa y agitó la cabeza, “Mientras sepas cuáles son los riesgos.”

Noelene miró a Richard y apretó los dientes, “Soy muy consciente.”

Ferlyn inmediatamente suspiró, “No, no lo eres.”

“Lo soy,” insistió Noelene.

“¿Lo eres, en serio? Dime entonces, ¿de qué riesgos eres consciente?”

“Los pioneros a menudo son sacrificados,” Las palabras de Noelene eran la fría y dura verdad.

“¿Sabes cuántas? ¿Sabes cuántas sacerdotisas tuvieron que ser sacrificadas para obtener la información en este libro? ¡Cada dios demonio tomó once en promedio!” Ferlyn se giró hacia Richard, “No puedes ver cómo mueren los que amas, pero lo mismo es cierto para mí. No enviaré a mis sacerdotisas a misiones suicidas, incluso si ellas quieren ir. ¿Lo entiendes?”

“Entonces, ¿cómo tratamos con estos dioses demonios?” Richard preguntó casi con exasperación. Si incluso la Iglesia del Dragón Eterno no estaba dispuesta a tratar con ellos, no tenía ninguna posibilidad.

“Es diferente para cada uno. Aquellos con los que estamos familiarizados pueden ser tratados más fácilmente, pero esa familiaridad tiene un precio enorme que no quiero pagar.”

Richard suspiró y asintió con seriedad, expresando su comprensión. Quería salvar a Tzu a toda costa, pero eso era todo para él. No podía esperar que Ferlyn sacrificara a sus subordinadas sin una buena razón, especialmente cuando el éxito ni siquiera estaba garantizado.

“Iré,” dijo Noelene una vez más, “Alguien tiene que dar el primer paso, y es posible que no necesariamente muera.”

Esta vez, Ferlyn finalmente perdió la calma, “Noelene, dije que no. Desobedéceme otra vez y bloquearé tu fuerza del tiempo.”

Esto inmediatamente silenció a la magnífica sacerdotisa. Sin la fuerza del tiempo, ella era de poca utilidad.

Richard miró a Ferlyn y de repente preguntó, “¿Morirá la sacerdotisa que vaya?”

“No lo sé,” respondió Ferlyn, pero su tono fue un poco apagado. Inmediatamente se dio cuenta de cuál era la verdadera respuesta.

“¿Qué debo hacer entonces?”

Ferlyn dibujó el contorno de un símbolo en el aire, condensando un gran volumen de fuerza del tiempo para formar una botella de elixir de color rojo oscuro. La botella en sí estaba hecha de cristal, con tres monstruosos dragones en negro y dorado dando vueltas alrededor de ella para formar su base. Un calor abrasador inmediatamente se difundió por la habitación al sonar un rugido sombrío.

“Esta es una poción de llamas hecha del corazón de un demonio de fuego abisal. Bébela y tu línea de sangre Archeron se sacudirá para despertarse, lo que le dará a tu alma un gran poder durante un corto período de tiempo. Incluso si te enfrentas a un dios demonio del Plano de la Aniquilación, podrás escapar una vez.

Pero ten cuidado; beber esa poción podría afectar tu carácter y alma. La fuerza de tu línea de sangre será ciertamente deformada, aunque para bien o para mal no puedo estar segura.”

Richard frunció el ceño. El poder de resistir el ataque al alma de un ser de nivel épico por la simple posibilidad de que su línea de sangre se deforme, y no necesariamente para peor, era demasiado bueno para ser verdad. Sacudió la cabeza y preguntó, “¿El peor de los casos?”

“La voluntad remanente del demonio de fuego usará tu alma para curarse a sí mismo, convirtiéndote en un recipiente para su poder. Tu existencia será eliminada.”

“¿Cuáles son las probabilidades de que eso suceda?” Preguntó Richard.

“Incierto, entre el diez y el cincuenta por ciento. Te sugiero que hagas una oración a la Diosa de la Suerte antes de usarla.”

“¿Me dará la oportunidad de vencer a Iskara?”

“No incluso si tuvieras diez.”

……

Cuando dejó la Iglesia del Dragón Eterno, el estado de ánimo de Richard era mucho peor que antes de su llegada. La poción de llamas ahora estaba en su poder a costa de todo el cofre de ofrendas, pero se había enterado de que la poción había sido elaborada por un dios en un plano primario durante cientos de años. Había sido sacrificada al Dragón Eterno después de que ese dios fue asesinado en una guerra planar, y fue solo de esta manera tortuosa que Ferlyn tuvo acceso a ella. La poción ciertamente valió la pena el costo.

Había aprendido más sobre el Plano de la Aniquilación durante una conversación con Ferlyn. Era un lugar único de energía pura y no adulterada, y los dioses demonios que lo gobernaban eran la personificación misma de las leyes. Estos dioses demonios tenían una fuerza comparable a los demonios o señores diablos del abismo y del infierno respectivamente, pero sus afinidades naturales también los unían a su plano. Solo podían empujar su voluntad hacia el gran vacío, usando naves para conquistar otros planos.

Ocupándose de asuntos urgentes, Richard regresó rápidamente al Plano Forestal. Un día en Norland eran ocho allí, y esos ocho días podrían significar la diferencia entre ver a su recién encontrada tía una vez más o no.

Después del viaje a la iglesia, había renunciado a toda idea de llamar a Asiris. El Sacerdote Oscuro tenía una gran destreza en la batalla, especialmente en el reino del alma, pero Iskara no era un enemigo con el que pudiera compararse. De hecho, tres de él ni siquiera podrían igualar a Noelene; aunque también se le consideraba un sacerdote, era un falso creyente a diferencia de ella.

Al igual que Ferlyn, no podía arrojar a sus propios subordinados a la muerte sin razón.

Descarga:

3 Comentarios Comentar

  1. Avatar

    Lector

    Nivel 1

    ko13 - hace 2 meses

    Solo podían empujar su voluntad hacia el gran vacío, usando naves para conquistar otros planos.

    Eso me recuerda al prólogo…

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.