<- Actualmente solo registrados A- A A+

CoS – Capítulo 879

Libro 6 – Capítulo 105. Elección

 

Una vez de regreso en el Plano Forestal, Richard envió órdenes a sus seguidores para que reunieran a sus caballeros rúnicos antes de volver corriendo solo a la Tribu de la Noche Eterna.

Su cuerpo todavía estaba completamente cubierto, la mayoría de las personas no podían ver la diferencia en el aura de Tzu. Incluso parecía más fuerte que antes, pero Richard inmediatamente pudo decir que esto era el resultado de que ella usó toda su fuerza para reprimir la maldición. Ella estaba perdiendo aún más rápido ahora, y no pasaría mucho tiempo antes de que Iskara aprovechara su ventaja de una vez por todas.

Parecía extremadamente despreocupada y feliz en su presencia, incluso contándole los viejos tiempos con Elena, pero esta actitud solo hacía que Richard se sintiera peor. Cuanto más alegre estaba en su posición actual, más cerca estaba de la muerte.

Caminó alrededor del árbol de la vida por un largo tiempo en completo silencio. Los elfos de la Noche Eterna preferían vivir en las casas alrededor del árbol en lugar de hacerlo directamente en él, de modo que la mayoría de los edificios aquí eran santuarios y otros lugares públicos de reunión.

El sonido de los fuertes vientos lo golpeó en el momento en que giró en una esquina, llamando inmediatamente su atención un pequeño almacén en la distancia donde dos personas estaban discutiendo. Al notar que una de ellas era Melia, Richard se intrigó y escuchó con más atención.

El elfo frente a Melia había establecido un escudo de energía natural a su alrededor, un pequeño truco que alteraba el sonido que pasaba a través del mismo hasta que resultaba indistinguible, pero esto era algo fácil de eludir. Enviando un poco de su propia energía de la naturaleza para revertir el proceso, Richard inmediatamente escuchó sus voces claramente.

“¡Esto es por el bien de la tribu!” El macho parecía extremadamente agitado, “La Lanza del Cielo es demasiado importante, no solo para la tribu sino también para ti… y para mí.”

“¿Qué tiene esto que ver con nosotros, Kael?” La voz de Melia era fría.

“Eres una hija del bosque, y estoy a solo un paso de convertirme en un hijo. ¿No… no entiendes mis sentimientos? “La voz de Kael tembló ligeramente.

“No tengo ningún interés en el amor en este momento,” respondió Melia sin ninguna diferencia.

“… Está bien, pero tú eres la única que puede acercarse a la Gran Anciana y obtener la Lanza del Cielo. ¿No conoces su historia?”

“¿Qué historia?” Melia frunció el ceño.

Kael rechinó los dientes, “¡Antes de que llegáramos al mar de árboles, nuestra Tribu de la Noche Eterna era parte de un gran imperio elfo en otro plano! Somos los descendientes de la realeza de ese antiguo imperio, los altos elfos llamados elfos de la luna plateada.”

“¿Elfos… de la Luna Plateada?” Melia encontró esto bastante difícil de comprender. Al igual que la mayoría de los demás de su generación, no se le había contado esta historia.

“¡Sí! Es por eso que nuestros guerreros son más fuertes que los de las otras tribus, es por eso que tenemos tantos hijos e hijas. Tenemos la sangre de los altos elfos en nosotros, ¡y es mucho más pura que incluso la Tribu Hoja de Jade!” Los ojos de Kael empezaron a brillar intensamente en su emoción. Los elfos por naturaleza ponían gran énfasis en la línea de sangre, y no había nada más gratificante que saber que la sangre de uno era pura y noble.

“¿Somos descendientes de los altos elfos?” La respiración de Melia se aceleró.

“¡Eso no es todo! Encontré una caja de libros antiguos en un rincón de la biblioteca, y uno de ellos registró algunos fragmentos de la historia. ¡Nosotros los elfos de la luna plateada éramos miembros de la realeza incluso entre los altos elfos!”

“¿Es eso cierto?”

“¡Sí! ¡Y la Lanza del Cielo es una de las siete armas divinas del imperio elfo de ese entonces! ¡La Gran Anciana nunca ha usado todo su poder frente a nosotros!”

Esta revelación hizo que Melia se quedara en silencio, sin siquiera reaccionar cuando Kael se adelantó y agarró sus hombros, “Roba la Lanza del Cielo y huyamos. Tenemos la línea de sangre más poderosa en la Tribu de la Noche Eterna en este momento, ¡definitivamente vengaremos a todos algún día!”

“Sólo… ¿Sólo nosotros dos? ¿Qué hay de la Gran Anciana? ¿Qué hay de nuestros hermanos y hermanas?”

“¡La Gran Anciana no puede luchar contra su maldición ni con la Lanza del Cielo! Tampoco tenemos la fuerza para salvar al resto de la tribu. ¡Si los llevamos, seremos capturados con ellos y convertidos en animales reproductores! ¿Quieres ese tipo de destino? Yo no. Morir en batalla es fácil, ¡sobrevivir requiere verdadero coraje! La Gran Anciana va a morir de todos modos, ya no necesita la Lanza del Cielo.”

Melia se congeló y lo pensó por un momento antes de alejarse lentamente de su alcance, “La Lanza del Cielo es el tesoro de la Gran Anciana; tiene derecho de hacer lo que quiera con él. Si ella quiere que el arma la acompañe en el sueño eterno, está en su derecho. No la tocaré.”

“Tú…” Kael se quedó sin palabras.

“Voy a quedarme y enfrentarme a nuestro destino con nuestros hermanos. Incluso si la Gran Anciana no está cerca, la tribu aún podría sobrevivir. Richard estuvo de acuerdo en ayudarnos.”

“¿Richard? ¿Ese humano? ¡Es un forastero! Él es… ¡Es solo un inmundo humano mestizo! ¡No te dejes engañar por él, los humanos son todos mentirosos y bandidos!”

“¿Y cuántos humanos has conocido en tu vida? Fue el primero que conocí, y la Gran Anciana también lo reconoce. Una vez que ella ya no esté cerca… Si no podemos proteger el árbol de la vida, tengo órdenes de escapar e ir a buscarlo con el resto de la tribu.”

“¡Eso es imposible, Richard es un humano! Si incluso la Gran Anciana no puede ayudarnos, ¿cómo puede un humano oponerse a la alianza?”

“Richard es increíble, él podría tener una manera. Al menos, creo en él.”

Kael se quedó en silencio por un momento, mirando a Melia de arriba abajo, “Tú… ¿te enamoraste de él?”

“¡¿Cómo es eso posible?!” La voz de Melia se volvió inmediatamente aguda, “¡Suficiente, creo que hemos terminado por esta noche!”

Ella agitó un brazo para romper el escudo, marchándose furiosa. Sin embargo, solo dio unos pocos pasos antes de detenerse y retroceder, “Tus palabras tienen sentido. No se lo diré a nadie si huyes.”

Dicho esto, ella se marchó corriendo. Kael se quedó en su lugar por un minuto, pero pronto también se fue. De pie en las sombras, Richard esperó a que se movieran fuera del alcance antes de regresar a su propia residencia.

……

A Richard le habían asignado una hermosa y pequeña cabaña justo debajo del árbol, las decoraciones lujosas con incluso los candelabros hechos de forma exquisita. El candelabro estaba parpadeando con fuego mágico, calentando la habitación y dándole suficiente luz para leer cómodamente un grueso tomo. Esta era toda la información que la Iglesia del Dragón Eterno tenía sobre el Plano de la Aniquilación— aunque Iskara era completamente desconocido, la información general sobre su especie todavía podía ser útil. Tenía que haber similitudes con los doce demonios conocidos que uno pudiera explotar.

“Adelante,” dijo en voz baja cuando sonó un suave golpe en la puerta, levantando la vista para ver a Melia entrando.

La chica se movió nerviosamente bajo su mirada, pero después de un momento de vacilación, se decidió y le preguntó, “¿Hay alguna manera de salvar a la Gran Anciana?”

Cerró el libro y sonrió con nostalgia, “Esa es la peor pregunta que se puede hacer.”

“¿No hay ninguna esperanza?”

“Todo en este mundo tiene una debilidad, no hay tal cosa como imposible. Sin embargo, hay cosas que son imposibles para ciertas personas y cosas que son imposibles en ciertos momentos. Salvar a la tía Tzu… actualmente es imposible para mí.”

Las lágrimas inundaron los ojos de Melia, pero ella se las limpió y susurró, “Si ella se marcha… ¿Qué haremos?”

“Suspiro. ¿Quieres la verdad?”

“S-sí.” Se obligó a mirarlo a los ojos.

“La mejor idea que tengo es conseguir que la tribu migre a mi territorio. Encontraré la forma de llevar el árbol de la vida, pero incluso si eso falla, todavía está bien. Tengo un árbol de la vida propio, el árbol del mundo no podrá amenazarlos.”

“¿Tu… territorio?”

Al recordar que todavía no sabía de su identidad, Richard negó con la cabeza, “El portal a este plano— lo que los locales llaman la puerta del diablo. El área que lo rodea está bajo mi control y todavía estoy en expansión. La tribu de elfos más cercana ahora está bajo mi control, y su árbol de la vida también se ha sometido a mí. Si insisten en querer uno de Norland y no podemos obtener este, todavía puedo intentar comprar uno en el mercado si puedo.”

“Tú eres… ¡¿Eres el líder de los invasores?! Entonces, ¿por qué la Gran Anciana no te… Mató…?”

Descarga:

3 Comentarios Comentar

  1. Luis Rojas Valle

    Lector

    Nivel 18

    Luis Rojas Valle - hace 4 semanas

    Yo de Richard mataba a ese tipo en el acto 😤 gracias por los capítulos 😁👍🏽

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.