<- Actualmente solo registrados A- A A+

CoS – Capítulo 881

Libro 6 – Capítulo 107. Una Guerra De Realidad E Ilusión (2)

 

Quizás por nostalgia, Tzu había conservado su vieja armadura durante todos estos años. Fue tratada tan preciosamente como la Lanza del Cielo, o incluso mejor. Rápidamente se lo puso todo, usando su cola de caballo de la misma manera que solía hacerlo hace tantos años. Dejando las dos cartas restantes fuera de su salón principal y cerrando la puerta, acarició suavemente la Lanza del Cielo y se dirigió hacia la rama del árbol de la vida que atravesaba su habitación, “Comencemos.”

“Como órdenes,” dijo el árbol suavemente, el poder del espacio-tiempo filtrándose por las paredes. Esta energía aisló completamente este lugar de las leyes del plano, y en un momento había teletransportado toda la habitación fuera de la esfera de cristal protectora del Plano Forestal.

Sosteniendo la Lanza del Cielo en la mano, esperaba en silencio sus últimos momentos. Ella podría haber postergado esta lucha contra Iskara, tal vez incluso durante unos pocos años, pero los ejércitos locales se estaban acercando a la Tribu de la Noche Eterna y no podían moverse con ella todavía presente. Todavía podía eliminar al ejército entrante, pero muchos de sus propios parientes terminarían sacrificando sus vidas en el proceso.

Si Richard no hubiera aparecido, ella habría elegido luchar hasta la muerte. El destino de su tribu había estado ligado al suyo, por lo que no tenía sentido decirles que escaparan. Sin embargo, ahora había esperanza. Richard tenía su propio campamento base aquí donde la voluntad del bosque no podía suprimirlo; un punto de apoyo donde su tribu podría florecer.

Seguramente el hijo de Elena no la decepcionaría… los pensamientos de Tzu volvieron a los días en que había comenzado su viaje. Todos sus recuerdos de esa época estaban llenos de amargo desprecio.

“¡Oye!” Un destello brillante de repente la cegó, sacándola de sus pensamientos revueltos.

“¡R-Richard! ¡¿Por qué estás aquí?!”

“Pensé en dar un paseo con mi tía,” dijo Richard en voz baja. Su tono sugería que esto era de esperar.

“¡No digas tonterías! ¿Crees que realmente puedes involucrarte en esta batalla? Si murieras, ¿cómo debería enfrentar a Elena y a ese hombre en el más allá? ¡¿Qué hay de mi tribu?!”

Richard se limitó a sonreír ante su ira, “Ya es demasiado tarde para eso.”

Tzu fue sorprendida. Mirando por la ventana, los árboles habían sido reemplazados por el vacío infinito. ¡Ya estaban teletransportados, a punto de enfrentarse a Iskara! ¡Incluso si Richard quisiera regresar, todavía tendría que sobrevivir a los ataques de Iskara!

“Tú…” Tzu estaba tan enojada que no podía encontrar palabras. Intentó respirar profundamente, pero eso no la calmó. Finalmente, ella solo gruñó, “Bien. ¡Bien! No pude ayudar a mi hermana, no pude ayudar al amor de su vida, y ahora su hijo va a morir frente a mí. ¡Simplemente perfecto! ¡Alucia, maldita sea, ven y sígueme!”

“Un segundo,” Richard sonrió, sacando una botella de cristal y tragándose el líquido ardiente que había dentro antes de romperla contra el suelo, “Está bien, ahora estoy listo.”

Tzu miró a Richard con sorpresa, su temperamento se desvaneció lentamente mientras la luz verde se coagulaba alrededor de su cuerpo para formar un par de alas que tenían diez metros de largo. Sintiendo que el poder se acumulaba en el alma de Richard, ella sacudió la cabeza y usó la Lanza del Cielo para destrozar la habitación.

Esta era la primera vez que Richard había entrado en el vacío, e inmediatamente se dio cuenta de por qué era solo el dominio de seres legendarios. A diferencia de lo que el nombre sugeriría, había hermosas luces en todas partes que tenían un aire de absoluta majestuosidad en ellas. Sin embargo, la energía dentro de esos rayos estaba tan condensada que significaría una muerte rápida.

“Bienvenidos,” de repente sonó una voz resonante cuando la vista cambió una vez más. Habían sido transportados a un campo de batalla desolado, el frío y oscuro cielo albergando miles de estrellas. El terreno era irregular y montañoso, con grietas y acantilados por todas partes. Un fuerte vendaval soplaba sobre la tierra árida.

El mundo cambió rápidamente una vez más, apareciendo tropas en ambos extremos de la tierra. Por un lado, estaban los guerreros humanos y elfos, y por el otro, innumerables criaturas de diferentes tipos. Richard rápidamente activó Perspicacia y vio que todas estas eran construcciones de energía, y por la conexión que sentía con algunos de los guerreros y el mayor número proveniente de Tzu, parecía que la cantidad de guerreros que uno tenía era directamente proporcional a su poder.

¡Esta lucha se decidiría por la guerra!

Al mirar por encima, Richard descubrió que las tropas de Iskara eran cien veces mayores que las suyas. Esto no era ningún truco, sino una comparación directa de la fuerza de ambas partes. Aún más aterrador fue el hecho de que Iskara era un ser que reinaba en múltiples planos; el dios demonio ciertamente no podría haber concentrado ni siquiera la mayor parte de su poder aquí.

Y, sin embargo, fue esta exhibición la que sacudió a Richard hasta la médula. ¡Un mundo completamente diferente! ¡Era un mundo completamente diferente! Este mundo era al mismo tiempo ilusorio y real. Richard podría matar a sus enemigos y se lastimaría si fuera atacado, pero estos enemigos no eran criaturas realmente vivas. El mundo entero era una cristalización de las leyes de Iskara.

Ni siquiera sabía si esta era una pelea justa. Iskara claramente tuvo que haber gastado energía para crear este mundo, pero la horda que tenía ante él aún parecía imposible de derrotar. Solo después de ver esto, comprendió por qué Tzu no veía ninguna posibilidad de victoria a pesar de su fuerza.

“La guerra es la base del legado,” Iskara se rió entre dientes, “Usemos la guerra para decidirlo todo. ¡Espero que me entretengan, gusanos!”

Richard sintió que las palabras no tenían un lenguaje específico. Eran más ideas transmitidas por el poder de las leyes, y su mente estaba interpretando estas ideas agregándoles luego palabras. Sin embargo, aunque sintió este poder, no pudo hacer nada al respecto.

“¡Primera oleada, comienza!” La voz de Iskara sonó una vez más, y una pequeña porción de la horda se separó y comenzó a dirigirse hacia allí. A pesar de ser una pequeña porción, este ejército seguía siendo más grande que las fuerzas combinadas de su lado.

El ejército de Tzu repentinamente brilló y cambió, desapareciendo algunos de los arqueros y druidas elfos para ser reemplazados por guerreros y piqueros montados en ciervos. Inmediatamente al darse cuenta de que uno podía cambiar la composición de su tropa, Richard miró rápidamente a su propio ejército de escuderos, lanceros, arqueros, sacerdotes y magos de 5.000 hombres. Su mirada se posó en un soldado de infantería ligera específico que solo estaba en el nivel cinco, transformando la armadura de cuero del hombre en metal y elevándolo hasta el nivel 10. El precio a pagar fueron otros dos soldados de su lado.

Tres soldados de infantería ligera de nivel 5 podían convertirse en una élite de nivel 10. Esto parecía bastante justo. Al ver que la primera oleada todavía estaba a veinte minutos a su ritmo constante, sacudió la cabeza y se puso a trabajar. Había muchos individuos de voluntad débil que podían ser asustados por tal fuerza, y el daño psicológico potencial ciertamente hacía que valiese la pena enviarlos lentamente, pero eso a él no le afectaría.

Después de algunos experimentos simples, el ejército cambió gradualmente. Grandes secciones de su ejército comenzaron a desaparecer por completo a medida que se fortalecían los que quedaban. La infantería ligera se convirtió en infantería pesada de nivel 12 con escudos de torre y lanzas, y sus armaduras habían sido encantadas para un menor peso. Los caballos de guerra de la infantería se hicieron más fuertes, y todas las armas de los soldados también fueron encantadas. La infantería pesada fue elevada a caballeros de nivel 14, con sus armaduras cargadas con varios hechizos útiles. Todos los sacerdotes y magos más débiles fueron reemplazados por otros más poderosos, y los druidas, monjes y maestros de maldiciones comenzaron a llenar sus filas. Aparecieron varias clases raras, muchas en grupos de tres, pero algunas en parejas o incluso solas.

Cuando el enemigo estaba a menos de un kilómetro de distancia, Richard ya había terminado sus ajustes. Su tropa se había transformado por completo, pasando de cinco mil hombres a mil doscientos, pero con un nivel medio mucho más alto. El complicado conjunto de más de setenta tipos de tropas solo podía controlarse de la manera tradicional— en realidad, había renunciado a que pudieran recibir órdenes mentales para fortalecerlas aún más— pero con los enemigos utilizando claramente los mismos métodos, estaba seguro de que seguía teniendo su ventaja en el control.

Para Iskara esto era entretenimiento, todo el campo de batalla un tablero de ajedrez. Él y Tzu eran solo dos peones en este gran juego. Incluso si toda la horda fuera aniquilada, no sería más que una pequeña derrota que se compensaría en poco tiempo. Incluso si eso fueran cien años, para una verdadera deidad esto era solo una siesta.

Descarga:

2 Comentarios Comentar

  1. Delta9021

    Lector

    Nivel 18

    Delta9021 - hace 3 meses

    Gracias por el cap!! Esto no es una de las visiones que había tenido antes alguien cercano a Richard??

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.