<- Actualmente solo registrados A- A A+

CoS – Capítulo 884

Libro 6 – Capítulo 110. Desintegrador

 

Lejos en la distancia, Tzu permaneció inmóvil al ver monstruo tras monstruo apilarse sobre Richard. Sus ojos se estrecharon cuando la luz roja comenzó a filtrarse a través de la montaña, e incluso ella dio un paso inconscientemente hacia atrás cuando las llamas oscuras brotaron desde dentro. Las llamas abisales rompieron rápidamente la colina, congelando todo dentro de una docena de metros. Incluso los demonios fuera del rango se congelaron; estas construcciones no conocían el miedo, pero sus instintos aún reaccionaban al poder destructivo.

* ¡BOOM! * Justo cuando parecía haber terminado, otra explosión resonó mientras una conflagración de cien metros de ancho quemó todo lo que estaba a su alcance. La carne fue visiblemente desgarrada de los huesos por las furiosas llamas mientras la bola de fuego se elevaba lentamente hacia el cielo, flotando sobre ellos como una nube en forma de hongo.

Richard se paró en el ojo del infierno, sin dejar enemigos cerca. Estaba bañado en las oscuras llamas y toda su ropa y equipo yacían fundidos en el suelo, pero el fuego parecía ser una capa de armadura en sí mismo.

Lentamente enfocó su mirada, revelando lava fluyendo en sus ojos que antes eran esmeraldas. A medida que la feroz mirada pasaba a través de los monstruos a decenas de metros de distancia, los enemigos se retiraron inconscientemente de su poder. Luz Lunar voló a su brazo mientras lo levantaba, una extraña llama verde, roja y negra recorriendo toda la cuchilla.

La punta de la espada tocó el suelo y arrastró una línea de fuego detrás de sí mientras Richard avanzaba, arrastrando la cuchilla y caminando hacia sus innumerables enemigos. Un enorme rinoceronte hizo el primer movimiento, atacándolo directamente, pero al ver al oponente de piel gruesa que normalmente se necesitaría de un guerrero de nivel 10 para incluso rasguñarlo, Richard se limitó a sonreír. Su fatiga pareció desaparecer junto con su cuerpo cuando reapareció sobre su cabeza, su espada enterrándose en el suelo justo delante de la bestia gigante.

La criatura cambió de dirección repentinamente, solo rozando a Richard mientras corría a cien metros de distancia, pero sus patas se debilitaron rápidamente y se derrumbó. Su enorme cuerpo se deslizó diez metros a lo largo del suelo mientras una línea sangrienta en su cabeza se abría, derramando materia cerebral por toda la tierra.

Los guerreros de Iskara finalmente entraron en razón, se apresuraron a apilarse sobre él una vez más, pero otra nube de hongo se elevó al cielo justo después. Tzu finalmente hizo su propio movimiento, apareciendo al lado de Richard con solo unos pocos pasos. Acariciándole una vez más la cabeza, ella lo pasó y siguió adelante. La cola de caballo ondeaba delante de su cara, algunas de las hebras incluso le rozaron la nariz y le provocaron comezón.

Deslumbrantes rayos verdes iluminaron el mundo gris, casi como pequeñas flores verdes brotando en un pergamino en blanco. Ensordecido por las dos explosiones que había causado, Richard solo pudo apreciar la belleza que detenía el tiempo. Se detuvo y se limitó a sujetar su espada, mirando la elegante figura en la distancia. Su cuerpo ansiaba luchar, pero su mente estaba completamente desprovista de pensamientos.

Sintió como si hubiera pasado horas matando en el mundo silencioso hasta que la voz de Tzu lo atravesó una vez más, “¿Todo lo que puedes hacer es esconderte detrás de tus tropas?”

Una risa retumbante resonó cuando una figura montañosa apareció en el horizonte. La parte inferior del cuerpo de la criatura era de reptil y la superior demoníaca, poseía un par de alas desgarradas tan pequeñas que era casi ridículo. Las cuatro robustas patas eran extremadamente pequeñas, pero lograron soportar su peso sin problemas.

La criatura tenía casi diez mil metros de altura. En comparación, ¡incluso la bestia más grande de la legión solo parecía una hormiga!

¿Era este Iskara? En este campo de batalla, los números y el tamaño eran una vaga representación de la fuerza. Al menos, la legión de Iskara había estado obedeciendo esta regla todo este tiempo. Si incluso el ejército era tan poderoso, ¿qué hay del dios demonio que era más grande que la mitad de su ejército combinado?

Sin embargo, a Tzu no pareció importarle mientras levantaba la Lanza del Cielo, “Espera allí mismo, vamos a tener un duelo a muerte.”

Iskara envolvió sus brazos frente a su pecho y se echó a reír, “Está bien, ¡esperaré aquí!”

Un grito agudo resonó cuando la Lanza del Cielo se llenó de verde dorado, cargando directamente hacia Iskara como un dragón. Tzu cortó a través de oleada tras oleada de soldados, pero no importaba cuanto espacio abriera, se volvía a ocupar en solo un instante.

Richard se quedó quieto y observó cómo ella se consumía por última vez. Su mente seguía vacía; él seguía vacío. Cuando ya había perdido la pista de la batalla, la voz de Tzu sonó en su oído, “Es hora de que regreses.”

“¿Y tú?” Preguntó subconscientemente.

“¿Yo? Iré a ver a ese padre bastardo tuyo.” Un grito agudo desgarró el mundo gris, la Lanza del Cielo volando desde el horizonte a una velocidad impensable para aterrizar justo delante de la cabeza de Richard. Un enorme agujero fue rasgado en el vacío, rompiendo las leyes del mundo y abriendo un camino de regreso al Plano Forestal.

Al mirar la grieta, Richard supo que era hora de volver. Ya había acompañado a su tía hasta donde pudo y había visto a Iskara con sus propios ojos, conociendo el objetivo de su futura venganza. Los elfos del bosque habían traído esto sobre ella, y eso se enfrentaría a una ira helada, pero este era el que tendría que matar para poder hacer las paces con su muerte.

Caminó hacia la grieta espacial, pero justo antes de pasar por ella se giró para ver los últimos momentos de Tzu. Para él, este era todavía un mundo silencioso; Iskara parecía estar gritando algo en la distancia mientras cientos de ojos lanzaban rayos de energía hacia el portal, pero ella solo se rió de manera imprudente mientras extendía sus brazos y detenía la energía con la suya propia. La luz verde dorada parecía extremadamente frágil, pero se mantuvo firme. Incluso impidió que las decenas de miles de magos del ejército de Iskara saltaran por el espacio para seguirlo.

¡En ese instante, Tzu había detenido a Iskara y al ejército entero con su propia fuerza! Una luz sin fin surgió de su ahora translúcido cuerpo, pero su cola de caballo continuó moviéndose de arriba abajo en el cielo. De espaldas a Richard, simplemente le hizo un gesto de despedida con un brazo.

¡ESPERA!” Iskara finalmente perdió la calma, un atronador vacío rompiendo el silencio del mundo y causando que el alma de Richard temblara.

Este fue un ataque directo al alma. Richard podría haber cruzado la grieta antes de que lo golpeara, pero en el último momento se dio la vuelta para mirar a la monstruosidad que lo rodeaba y bramó con toda su furia. Una mano invisible pareció agarrar su alma, pero la conexión se rompió rápidamente. Richard casi perdió el conocimiento por la colisión, pero ya había saltado al portal. Mirando hacia atrás al campo de batalla de la realidad y la ilusión, todo lo que pudo ver fue la luz verde iluminando al mundo entero.

……

“… chard! ¡RICHARD! RICHARD” Una voz de pánico hizo que Richard recobrara la conciencia. Alguien lo ayudó a sentarse mientras luchaba contra el dolor que adormecía su mente, reordenando sus pensamientos y recuperando su concentración.

“¿Q-Qué pasó?” Melia tartamudeó, “¡Esta es la lanza de la Gran Anciana!”

Él ni siquiera escuchó su pregunta mientras miraba a su alrededor, poniéndose de pie lentamente y mirando su entorno. Había un enorme agujero donde una vez estuvo la habitación de Tzu, y otro agujero en el techo de la casa del árbol. La Lanza del Cielo estaba clavada en el suelo, la antigua arma divina del imperio elfo, ahora opaca, con varias secciones de su fuste derretidas. Atravesar el mundo de leyes de Iskara tuvo un gran impacto incluso en algo tan poderoso.

Richard extendió la mano para levantar la lanza, su mirada atraída por un destello en el piso de abajo. Congelándose y extendiendo la mano para tocar, encontró un fruto dorado oscuro del tamaño de un puño incrustado debajo. Había muchas runas diminutas talladas en él, la más hermosa de las artesanías.

Pesando el fruto en su mano, Richard supo al instante lo que era: la semilla de un árbol del mundo dorado. Este era el último regalo que Tzu le había dejado, algo que ella no había plantado cuando originalmente vino al Plano Forestal.

Sosteniendo este fruto que estaba reservado para el palacio real de la Luna Plateada, la mente en blanco de Richard finalmente comenzó a trabajar una vez más. Sacudió la cabeza con dolor, girándose hacia Melia, “¿Eh?”

“¿Dónde está la Gran Anciana?” Preguntó Melia una vez más.

“Luchamos contra Iskara,” dijo en voz baja, cayendo contra el árbol. No había nada más que decir, y aunque ella trató de hacer más preguntas, él la rechazó. Al sentir la fuerza lunar, pudo darse cuenta de que solo había pasado un momento en el plano desde que se había ido. Sin embargo, incluso ignorando el tiempo que pasó en el campo de batalla, supo que había pasado al menos un mes mientras caía por el espacio desgarrado para volver aquí. Se había despertado de vez en cuando en ese momento, pero el puro agotamiento era demasiado grande como para ignorarlo durante más de unas pocas horas seguidas.

“Me iré… Unos pocos días…” resopló mientras la energía vital surgía en él desde el árbol de la vida. Antes de que Melia pudiera responder, salió disparado al cielo nocturno y desapareció.

……

Richard tardó siete días en condensar todo lo que había visto en ese campo de batalla. Con Perdición de la Vida formando el núcleo, había canalizado su furia para crear una nueva runa para sí mismo, una que finalmente conectara todo lo demás y formara un set propio.

Ese set se llamaba el Desintegrador.


¿Quieres mostrar tu apoyo?

Patrocinio: 6$ x 2 capítulos Patrocinio: 12$ x 5 capítulos
Descarga:

3 Comentarios Comentar

  1. Luis Rojas Valle

    Lector

    Nivel 18

    Luis Rojas Valle - hace 3 semanas

    Gracias por los capítulos 😁👍🏽 ahora tenemos a un Richard sumamente devastador

  2. Delta9021

    Lector

    Nivel 9

    Delta9021 - hace 3 semanas

    Gracias por el cap!! Genial aquí esta el aumento de poder para destruir todo lo que surja a corto plazo

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.