<- Actualmente solo registrados A- A A+

CoS – Capítulo 890

Libro 6 – Capítulo 116. Asalto

 

Con los principales miembros de la tribu bajo control, Richard pasó un tiempo buscando en el almacén de la Tribu de la Noche Eterna. Algunos de los elfos todavía intentaron atacarlo o reprocharle en público, pero unos pocos rayos rápidos acabaron con toda la resistencia.

La tribu tenía dos frutos de la vida en total, cada uno de los cuales otorgaba quince años más de esperanza de vida en lugar de solo diez. También había más de una docena de kilogramos de piedra lunar, un material utilizado en la fabricación de armas de elfos de grado superior, y docenas de hojas de la juventud.

A lo que más prestó atención fueron los cien arcos largos y las cinco ramas presentes en la armería. Si bien las ramas tendrían que pasar cincuenta años de procesamiento para alcanzar su plena potencia, podrían ser trabajadas y puestas en manos de druidas aprendices para el proceso de fortalecimiento en menos de diez años. Los arcos largos de los elfos también eran la mitad más grandes y más potentes que los arcos largos humanos estándar, tomando veinte años como mínimo para fabricarlos.

En total, el inventario de la Tribu de la Noche Eterna valía aproximadamente tres ofrendas de primer nivel. Esta era una cantidad significativa, pero Richard no lo tomaría. Por el contrario, él planeaba invertir muchos recursos para apoyar el desarrollo de esta tribu.

Sin embargo, esa línea de pensamiento lo llevó a otro problema: el árbol de la vida estaba demasiado lejos de Ciudad Esmeralda. Con la poderosa voluntad del bosque obstruyendo el camino, era extremadamente difícil mover recursos y tropas entre los dos lugares a gran escala. Incluso si quisiera abrir un camino de un kilómetro de ancho para que una sola fila de soldados pudiera atravesarlo, todavía necesitaría una década o más. La Tribu de la Noche Eterna habría caído ante la alianza de Palabra del Anochecer mucho antes de eso.

Además, Tzu había mencionado que la Tribu Palabra del Anochecer estaba respaldada por la Tribu Hoja de Jade, los que ocupaban el árbol del mundo. Todavía no había alcanzado un nivel de poder en el que tal lucha fuera viable. Por lo tanto, se enfrentó a una elección: forzar al árbol de la vida a migrar y soportar un fuerte golpe, o sacrificar un gran número de sus propias fuerzas y uno o dos de sus seguidores para que defendieran permanentemente este lugar hasta que se pudiera abrir el canal.

No fue una elección difícil en absoluto. No había ninguna ventaja estratégica para permanecer en este lugar, y el daño al árbol de la vida se curaría fácilmente con el tiempo. Llamando de nuevo a la forma cervitaur del árbol de la vida, le habló directamente, “Prepárate para migrar.”

“La migración me dejará débil por treinta o cuarenta años. ¿Podrías permitirme usar los dos frutos de la vida? Juntos, reducirán este período de debilidad a solo tres.”

“¿Tres años? Lo pensaré,” Richard no respondió con firmeza en la afirmación. Los treinta años de vida no eran nada para él, pero esas eran dos ofrendas de primer nivel que podían alcanzar una gran cantidad. A él realmente no le importaba si el árbol de la vida permaneciera debilitado durante mucho tiempo.

“Si soy débil, la fertilidad de la tribu se verá muy afectada. Además, no podré defender muy bien a la tribu; mi dominio de la voluntad será mínimo, y los treants se quedarán profundamente dormidos.” A pesar de todas estas razones, el árbol de la vida todavía no logró convencer a Richard.

……

Cuando los débiles rayos de la mañana iluminaron el bosque una vez más, los elfos de la Tribu de la Noche Eterna comenzaron un nuevo día que estaba destinado a ser recordado en los corazones de muchos; Richard anunció que abandonarían la tierra en la que habían vivido durante más de un siglo para mudarse a una ciudad muy lejana.

Cada vez que un árbol de la vida crecía sobre un trozo de tierra durante más de una década, los alrededores se inundaban con el aliento de la vida. Los elfos podían quedarse allí sin hacer nada, pero su poder seguiría creciendo lentamente; también había una sensación de comodidad que no podían encontrar en ningún otro lugar. Todos los elfos estaban apegados a sus árboles de la vida y amaban a su tierra natal.

Si tuviera una opción razonable, Richard tampoco querría mover el árbol de la vida. Sin embargo, tenía aspiraciones y problemas mucho más grandes que el Plano Forestal y no podía permitirse estacionar a un gran número de sus caballeros rúnicos aquí de forma permanente. A los caballeros tampoco les gustaría la idea. Los elfos no reaccionaron mucho a eso; sabían que no podían resistir la alianza de la Tribu Palabra del Anochecer tal como estaban ahora mismo, por lo que solo tenía sentido huir. Sin embargo, todavía dudaban del poder de Richard.

O mejor dicho, dudaron del poder de Richard hasta que finalmente aparecieron los caballeros rúnicos.

Cuando el primero de los caballeros rúnicos apareció en el territorio de la Tribu de la Noche Eterna, el centinela elfo alerta casi disparó una flecha. La fuerza y ​​el aura asesina del caballero era demasiado opresiva, atemorizándolo tanto que estuvo a punto de atacarlo. Había una fuerte aura de magia y sed de sangre que se sentía como una némesis natural.

Afortunadamente para él, el centinela había estado esperando una fuerza de Richard. Mirando a este líder, comenzó a tener más confianza en sus posibilidades. Sin embargo, los otros caballeros rúnicos empezaron a seguirlo, ¡cada uno con un aura tan potente como el último! Incluso cuando solo había aparecido una docena de ellos, el cazador sintió toda su energía agotarse.

Mientras los cientos de caballeros rúnicos se abrían paso hacia la pradera, toda la Tribu de la Noche Eterna cayó en el caos. Todos los elfos salieron de sus hogares y se reunieron para ver cómo avanzaba el ejército, con el miedo evidente en sus rostros. ¡Cada uno de estos soldados montados olía a sangre y acero, y juntos eran un torrente de poder que podía destruirlo todo!

Cuando Richard vislumbró a sus caballeros rúnicos desde lo que una vez fue la habitación de Tzu, frunció el ceño inmediatamente. Waterflower estaba sentada justo en el lomo de su unicornio, pero no los había sentido hasta hace solo unos momentos. ¿Estaba su conexión con sus seguidores siendo suprimida por la voluntad del bosque?

Todos los caballeros rúnicos bajaron de sus monturas y acamparon en el borde de la pradera, mientras que Alice fue guiada hacia el árbol de la vida. Su cabello corto pareció palpitar como una llama roja cuando lo vio, “Tus seguidores no solo ignoraron la llamada a las armas, ¡ni siquiera ahora se han unido a mí!

“¿No se reunieron contigo a mitad de camino?”

“¡No!”

Richard podía entender por qué Alice estaba enfurecida; cualquier buen general no podía tolerar que sus subordinados no los escucharan. Sin embargo, eso no era realmente una preocupación suya; los santos en Norland tenían mucha libertad en el campo de batalla, y con su apoyo, la mayoría de sus seguidores eran increíbles incluso entre los santos. Waterflower y Tiramisú tenían el potencial de alcanzar el reino legendario, y el talento de Mountainsea no dejaba lugar a dudas. Si bien él podía dirigirlos debido a sus estrechas relaciones, lo mismo no sería válido para la mayoría de los demás.

Lo que le preocupaba era el hecho de que sus seguidores deberían haberse unido a mitad de camino. Los retrasos eran una cosa, pero ninguno de sus seguidores ignoraría completamente órdenes como esa. Con Waterflower uniéndose desde el principio, el resto debió haber sido capaz de usar su ubicación para rastrear a los caballeros rúnicos e incorporárseles.

La única explicación era que la voluntad del bosque había estado suprimiendo su conexión durante bastante tiempo. Este cambio fue enorme y ciertamente agotador, así que tenía que haber una razón para ello. Inmediatamente se puso de pie, “¡Cancela el descanso, todos deben armarse y prepararse para la batalla inmediatamente! ¡Abandona el campamento exterior y retírate a la aldea, vamos a usar los edificios como fortificaciones!”

Alice se sorprendió, pero de inmediato se fue volando. Después de un momento, los caballeros rúnicos que habían comenzado a descansar retiraron sus monturas al árbol de la vida. A los más lentos incluso se les gritaba.

Melia se acercó a la habitación, claramente habiendo notado todo el alboroto, “¿Esos caballeros de afuera son tuyos? ¡No tenemos que migrar ahora, definitivamente podemos bloquear el ataque de la alianza y proteger el árbol de la vida!”

Richard sonrió a regañadientes y negó con la cabeza, se puso la caja de espada que Alice le había dado y palmeó los hombros de Melia, “Hablemos de eso después de que ganemos esta pelea. Ve a llamar a cualquiera que sea capaz de luchar, vamos a necesitarlo.”

“¿Vienen los de Palabra del Anochecer?” Melia se sorprendió. Ella acababa de inspeccionar las tierras circundantes, pero no había ninguna señal del enemigo.

“No deberían estar lejos, tal vez incluso a menos de una hora.” Richard se apresuró en salir para chequear a sus hombres.

“Pero yo solo—”

“¡AAAAH!” La voz de Melia fue rota por un fuerte grito en la distancia, la voz de uno de los centinelas.


¿Quieres mostrar tu apoyo?

Patrocinio: 6$ x 2 capítulos Patrocinio: 12$ x 5 capítulos
Descarga:

3 Comentarios Comentar

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.