<- Actualmente solo registrados A- A A+

CoS – Capítulo 900

Libro 6 – Capítulo 126. Un Camino De Muerte

 

El abrupto cambio causó un gran revuelo, la intención asesina simplemente envolvió a toda la Tribu de la Noche Eterna mientras los caballeros rúnicos entraron en formación y sacaron sus armas con furia. Sus caballos relincharon con absoluta furia mientras ocho saltaron y cargaron directamente contra los cuatro elfos que habían bloqueado el ataque de Richard.

Los elfos se retiraron en shock, pero solo después de unos pocos pasos retrocedieron hacia los guerreros restantes de la tribu. Si avanzaban más, los caballeros rúnicos pisotearían a sus parientes para alcanzarlos. Los cuatro se prepararon así, manteniéndose en posición para enfrentar su inevitable muerte. Soportando todo el peso de la carga, convulsionaron violentamente al ser golpeados contra el suelo.

Justo cuando los caballeros rúnicos comenzaron a presionar el ataque, la voz de Alice hizo eco en la pradera, “¡No maten a nadie todavía!”

La segunda oleada que estaba a punto de abalanzarse inmediatamente restringió su energía, pero continuó cargando a pesar de todo. Los guerreros elfos restantes resultaron heridos hasta cierto punto, siendo todos rodeados, mientras que Alice corrió al lado de Richard, “¿Qué pasó?”

Richard se levantó forzadamente, diciendo débilmente, “Fui víctima de un complot, no es gran cosa… Rápido, tenemos que irnos. No hay tiempo…”

Apartando con cuidado la mano con la que Richard estaba presionando su herida, ella gimió suavemente y comenzó a temblar. Inmediatamente colocando su propia mano abajo para detener el flujo de sangre, retrocedió ante la sensación de sangre y carne fluyendo debajo de ella.

Fue entonces cuando los elfos se dieron cuenta de que Melia había tratado de asesinar a Richard, y, a pesar de sus propias heridas por la carga, los druidas se esforzaron y se acercaron. Los caballeros rúnicos continuaron fulminándolos con la mirada, pero Alice hizo un gesto a los soldados enojados para que se alejaran y dejaran que los dos druidas se acercaran, “¿Pueden ayudar?”

“Podemos intentarlo.” Actualmente no había sacerdotes ni clérigos dentro de las fuerzas de Richard; los que Noelene le había prometido no podían entrar en el Plano Forestal por ahora. La capacidad de curación de los druidas era a veces comparable a la de los clérigos, pero cuando los dos lanzaron sus hechizos a Richard, apenas lograron detener el sangrado. Una niebla gris oscura repelía constantemente su energía de la naturaleza; algo que sabían que había sido creado por Melia. Los hijos del bosque eran naturalmente capaces de repeler la energía que más conocían.

Alice observó con ansiedad cómo los dos grandes druidas vaciaban todo su maná, el gran número de hechizos de curación comenzaron a surtir efecto. Richard se abrió paso con dificultad hacia el unicornio, señalando en dirección a Ciudad Esmeralda. La misma tierra comenzó a temblar cuando el árbol de la vida se arrancó por completo, dando un paso adelante.

……

Los cazadores se dispersaron por todo el perímetro mientras los caballeros rúnicos de Richard custodiaban más cerca del árbol de la vida. Los jóvenes y débiles estaban en el medio, turnándose para descansar en el árbol mismo cuando estaban cansados. Alice acompañó personalmente a Richard, que estaba en la casa del árbol en la copa, derramando gotas de un líquido verde oscuro en su garganta.

El líquido verde oscuro había sido extraído del corazón del árbol de la vida que Richard había matado unos días atrás, y era extremadamente denso en energía vital. Un tercio de esta esencia estaba actualmente en el cuenco de Alice, y mientras absorbía la energía y meditaba, Richard podía sentir que sus órganos empezaban a sanar. Una pequeña porción incluso fue directamente a su torrente sanguíneo y se integró en su línea de sangre elfo.

La neblina gris seguía flotando dentro de él, suprimiendo su recuperación, pero se iba desvaneciendo cada hora. Richard estaba usando todo lo que podía para desgastarlo sin dañarse a sí mismo, pero el proceso llevaría tiempo.

Cuando Richard terminó de absorber la mayor parte del líquido y abrió los ojos, Alice preguntó de inmediato, “¿Cómo estás?”

Él sonrió dolorosamente, “va a tomar más tiempo, al menos un mes o dos. Necesito hacer un viaje de regreso a Norland, tengo sanadores preparados allí.”

“No esperaba que ella fuera una traidora, los otros elfos también podrían estar tramando algo. Mi gente los está vigilando; si sienten que algo anda mal, ¡los matarán!”

Richard frunció el ceño mientras reflexionaba por un momento, finalmente negando con la cabeza, “Algo está mal, parecía que ella no estaba en control de sí misma. Incluso si fuera ella, conozco a esa chica; antes no tenía la habilidad de golpearme tan fuerte. El poder de su daga seguía siendo suyo, pero mucho más evolucionado; había un rastro de leyes allí, casi como un ser legendario.”

“No importa, ella trató de matarte. No la dejes ir la próxima vez,” dijo Alice con brusquedad.

Richard asintió, “entiendo.”

Al oír esto, ella negó con la cabeza y suspiró, “No lo entiendes. Las esperanzas de la familia están puestas en ti; si mueres, no hay nadie que pueda dar un paso adelante. ¿Recuerdas lo que pasó cuando Gaton desapareció? La familia casi se rompe incluso contigo presente; ¿qué sucedería si fueras tú? Piensa en tus responsabilidades, esta pequeña tribu no significa nada en el gran esquema de las cosas. Incluso si sientes algo por la chica, asegúrate de que no pueda levantar un dedo contra ti antes de hacer cualquier otra cosa.”

El tema hizo que Richard sonriera torpemente. Sabía que parecía que estaba románticamente interesado en Melia para los demás, pero tampoco quería revelar la relación completa de Tzu con él. Aun así, las palabras de Alice no eran falsas; ahora tenía muchas responsabilidades, y sus subordinados tampoco estaban tan unidos como antes. Hace años en Faelor, el objetivo era vivir para ver el día siguiente; ahora, tenía la fuerza de un ser legendario con Desintegrador y muchos de sus seguidores se estaban acercando a lo mismo. Era de esperar que desarrollaran sus propios intereses con el tiempo.

Los dos continuaron permaneciendo allí en silencio por un tiempo más, pero fueron interrumpidos por un grito espeluznante. La energía comenzó a sacudirse por todas partes, y las orejas de Alice se alzaron al fruncir el ceño, “Nos han alcanzado. Yo me encargo, tú descansa un poco.”

Richard gruñó y cerró los ojos, escuchándola gritar varias órdenes en el momento en que salió. La sangre empapó los árboles en solo unos minutos, pero el número de elfos de la alianza parecía no tener fin. Los minutos de lucha se convirtieron en horas, pero ella seguía al mando de la batalla sin descanso.

El árbol de la vida seguía avanzando, la tierra temblando a cada paso. Una niebla negra envolvió el área con numerosos cazadores merodeando como lobos, pero los caballeros rúnicos los cortaron constantemente sin dudarlo. Los ataques eran a veces frenéticos, a veces lentos; a veces el foco estaba en el fuego de flechas y otras veces en árboles despertados u otros hechizos de druidas; sin importar lo que fuera, Alice se aseguraba de que el árbol se moviera constantemente. Cada paso era estar un paso más cerca de Ciudad Esmeralda y más lejos de la influencia del árbol del mundo.

El árbol de la vida dejó un gran hueco en el bosque a su paso, pero ese hueco estaba lleno de cadáveres de elfos de ambos lados. Incluso había ocasionalmente cadáveres de caballeros rúnicos, pero cada uno de ellos estaba rodeado por docenas de enemigos como mínimo. Con la intensidad de la batalla, Alice no tenía forma de recuperar sus cuerpos y solo podía dejar que se pudrieran y se unieran a la tierra.

Eventualmente, el árbol ya no pudo avanzar constantemente. Los ataques fueron más poderosos y más frecuentes, lo que lo obligaba a detenerse hasta que la situación se calmara. Cada parada significaba que la muerte se estaba acercando; una vez que el campamento de treants los alcanzara, la muerte sería inevitable.


¿Quieres mostrar tu apoyo?

Patrocinio: 6$ x 2 capítulos Patrocinio: 12$ x 5 capítulos
Descarga:

2 Comentarios Comentar

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.