<- Actualmente solo registrados A- A A+

CoS – Capítulo 901

Libro 6 – Capítulo 127. Un Camino De Muerte (2)

 

Durante una ocasión en que el árbol de la vida se detuvo, Richard se vistió y abrió la puerta de su casa del árbol. Esta fue la primera vez que abandonó su cama después de sufrir sus heridas, y su cara pálida mostraba lo mal que todavía estaban. Aun así, él fácilmente esquivó la instintiva estocada de espada lanzada por un cazador cercano y agarró una flecha de su aljaba, clavándosela en la garganta.

Cuando el cazador cayó del árbol de la vida, Richard miró a su alrededor solo para encontrar batallas en todas partes. Este cazador no era el único que intentaba atacar a los que estaban en las casas, y hubo gritos ocasionales a medida que los combatientes caían.

¿La situación ya había empeorado tanto? Cogió una flecha del aire y la clavó en el corazón de otro cazador cercano, haciendo que el elfo cayera del árbol. Durante todo este tiempo, él seguía concentrado en la energía gris en su interior; el poder de la ley que tenía estaba mucho más allá de lo esperado, lo que le permitía aferrarse tenazmente y le impedía curarse rápidamente.

Deambuló por el árbol, ayudando en cualquier pelea por la que pasara. Incluso sin mucha velocidad ni fuerza, su técnica y comprensión de las leyes fue suficiente para derrotar a la mayoría de las élites de la alianza de un solo golpe. Los elfos del bosque fueron cayendo del árbol de la vida uno tras otro, pero otros tantos también estaban cargando desde el bosque. No muy lejos, los caballeros rúnicos se dividieron en escuadrones de diez hombres y lucharon contra un grupo de treants liderados por un árbol viejo particularmente grande. El antiguo treant se estaba acercando al reino legendario, y con la ayuda de la voluntad del bosque podría contener a cincuenta caballeros rúnicos a la vez. La peor parte fue que levantó a muchos otros árboles inanimados a medida que pasaba, dándole una ventaja en una batalla de desgaste.

Richard sabía que alrededor de cinco de sus caballeros rúnicos tendrían que dar su vida para derribar el árbol, y al mirar a la distancia encontró muchas auras similares no muy lejos. El campamento de treants estaba a punto de alcanzarlos.

* ¡Snap! * Su atención fue repentinamente atraída hacia arriba, donde un elfo estaba ocupado cortando el árbol de la vida. Una de las ramas acababa de romperse por completo y cayó al suelo. Frunciendo el ceño, se apresuró en la dirección mientras agarraba una daga por el camino, activando el Armamento de Maná durante una fracción de segundo para lanzarla con toda su fuerza. La daga voló por el aire y se enterró en la parte posterior de la cabeza del hombre.

Los cazadores finalmente notaron la presencia de Richard, pero cualquiera que intentaba atacar terminaba cayendo del árbol como un cadáver. Richard parecía débil, pero cada pelea cuerpo a cuerpo la ganaba de un solo golpe y las armas así rescatadas se utilizaron para matar a cualquier atacante a distancia. Los movimientos fueron concisos, pero en ocasiones produjeron imágenes posteriores tras la activación explosiva del Armamento de Maná. Sin embargo, Richard no podía lanzar ningún hechizo para matar a múltiples oponentes a la vez ni activar el Desintegrador— su velocidad de matar parecía un chiste en comparación con su punto máximo.

Finalmente, un estruendoso bramido resonó en la distancia cuando el treant finalmente se derrumbó a causa de sus heridas. Con él muerto, los otros animados le seguirían en cuestión de tiempo. Un chirrido urgente resonó desde las profundidades del bosque, y los elfos atacantes se retiraron como una marea. El árbol de la vida comenzó a moverse una vez más.

Richard no regresó a su casa para descansar, en su lugar frunció el ceño mientras observaba las lesiones del árbol. Más de un centenar de pequeñas ramas habían sido cortadas de su cuerpo principal, cada una de las cuales era una herida menor, pero se resumía en una mayor. El próximo ataque podría causar cien más, y pronto sumaría miles. Llegaría un punto en el que el daño sería irreversible.

La alianza no estaba enviando muchos santos o druidas de alto nivel, y aquellos que envió se mantuvieron muy cautelosos. Sabían que los caballeros de Richard podían matar santos en solo un segundo si atacaban juntos, pero el tiempo estaba de su lado. Cada batalla debilitaba tanto al ejército de Richard como al propio árbol de la vida; los errores se harían más frecuentes y el rango de influencia del árbol comenzaría a disminuir. Una vez que el árbol de la vida ya no pudiera desafiar la voluntad del bosque, los ancianos y los santos cazadores se mostrarían.

Alice saltó al árbol de la vida y se lanzó hacia el costado de Richard, su cabello carmesí ahora con un tono más profundo de rojo debido a la sangre que lo manchaba. Richard pudo ver la preocupación en sus ojos con una sola mirada y susurró, “No tenemos forma de evitar que ataquen el árbol.”

“¿No podemos contactar a Ciudad Esmeralda y pedir refuerzos?” Se mordió el labio.

Richard sonrió irónicamente, “Solo si podemos sobrevivir a menos de 300 kilómetros. Todavía no puedo sentir a nadie.”

La expresión de Alice se oscureció al afirmar fríamente, “No importa si hay un árbol de la vida menos. La alianza tiene ocho tribus en total, lo que significa ocho árboles de la vida y un árbol del mundo que será nuestro tarde o temprano. Si no fuera por esa perra, ¡habríamos estado a salvo hace mucho tiempo!”

Las últimas palabras de Alice fueron forzadas entre sus dientes. Sabía que las cosas habrían estado bien si se hubieran ido, incluso uno o dos días antes, con Richard forzando la migración en lugar de darle información anticipada a la Tribu Palabra del Anochecer debido a las negociaciones. Al mismo tiempo, si no hubiera sido herido, podría haber regresado solo a Ciudad Esmeralda y convocado a un ejército en su ayuda. Aparte del unicornio que necesitaban para dirigirlos en este momento, él era el único que no se perdería en el bosque ahora mismo. Tiramisú y los otros eran fuertes, pero su comprensión de las leyes no era lo suficientemente amplia como para superar el bloqueo natural. El ataque de Melia básicamente había matado a este árbol de la vida y encima a muchos caballeros rúnicos.

Richard podía entender el odio, pero él le dio una palmadita en el hombro, “No hay nada que podamos hacer al respecto ahora. Sigo pensando que algo andaba mal en esa situación, pero ahora deberías considerar un plan de contingencia. Una vez que los treants nos alcancen, no tendremos más remedio que renunciar al árbol de la vida. El unicornio podrá llevarnos de regreso a Ciudad Esmeralda.”

Alice asintió, saltando del árbol para comenzar a reorganizar a los caballeros rúnicos. Otros cinco murieron en la batalla de hoy, cuatro de los cuales fueron derribados por el antiguo treant. Mirando su espalda, Richard quiso decirle algo, pero se detuvo y suspiró. Comprendía lo que más la enfurecía: el unicornio solo podía ayudar a unos cientos de personas a lidiar con la voluntad del bosque. A pesar de su gran tamaño, las monturas solo podían llevar un número limitado de personas; la mitad de la tribu no podría ser llevada. Dada su personalidad, definitivamente se aseguraría de que todos los caballeros rúnicos llegaran a casa primero.

Regresó a su casa del árbol y se sentó en la cama, pero no pudo meditar. Cada decisión que había tomado desde que entró en la Tribu de la Noche Eterna vino a su mente, entre las cuales había muchos errores de sangre caliente.

‘¿Me he vuelto demasiado blando?’ No pudo evitar preguntarse.

……

El árbol de la vida avanzaba con dificultad. Acercándose cada vez más a Ciudad Esmeralda, pero al mismo tiempo también se ralentizaba. Un día, los que estaban abajo sintieron que la tierra temblaba ferozmente cuando los treants cargaron a toda velocidad. Cada elfo de la noche eterna se quedó en silencio, sabiendo el terror que estaba a punto de llegar.

La destrucción estaba sobre ellos.

Muchos elfos se lanzaron a la batalla, intentando todo lo posible evitar pensar en su destino inminente. Fue en este punto cuando Richard finalmente tomó la única opción que podía—

Se rindió con el árbol de la vida.

Descarga:

2 Comentarios Comentar

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.