<- Actualmente solo registrados A- A A+

CoS – Capítulo 91

Capítulo 91. La piedra angular de los héroes

 

Las noticias del juicio dentro de la Familia Archeron se extendieron rápidamente a la nobleza de Fausto. A algunos les sorprendió la noticia, mientras que otros quedaron profundamente pensativos.

En una biblioteca privada dentro del Castillo Joseph en la sexta isla de la sexta capa, Raymond estaba en un raro estado de profunda reflexión mientras escuchaba un informe sobre el juicio. Después de mucho tiempo, se dirigió a Valen: “Gaton no sólo está disciplinando a su familia con esto; también está diciendo a todos los nobles de Fausto que este asunto aún no ha terminado. Su propio hijo está muerto, pero Faulk sigue vivo”.

Valen se quedó en silencio, con una grave expresión en su cara. Tras el fracaso de su intento de asesinato, no parecía que los Archerons hubiesen sufrido pérdidas. De hecho, lograron paralizar a Faulk y a varios jóvenes de sus familias subordinadas. Aunque esos otros jóvenes no eran de las catorce, todavía eran hijos de nobles que se habían establecido permanentemente en Fausto. Incluso el Conde Goliat tuvo que soportar una semana entera de sospecha e investigación por eso, a pesar que Gaton también era un miembro de la asamblea, el estar en la séptima capa sólo le daba a uno el poder de votar, no de vetar.

Desgraciadamente, el asunto estaba destinado a no llegar a ninguna conclusión. La Asamblea de la Alianza Sagrada era precisamente eso; un lugar en donde los miembros de la alianza se reunían para discutir asuntos. La ejecución de los resultados tras las votaciones dependía de los controles y equilibrios de los distintos poderes detrás de escena. Un Conde tan tiránico como Goliat no podría ser condenado a nada severo sólo por dañar a unos pocos niños nobles.

Además, aunque se permitió que el público asistiera a las asambleas, sólo las catorce familias tenían escaños oficiales. Los miembros de estas familias al menos lo sabían todo, incluyendo información privilegiada sobre el problema con Faulk. La semana dedicada a hacer las cosas difíciles para Goliat fue simplemente para ayudar a las familias promedio a sentirse mejor consigo mismas y mantener su reputación intacta después de que él lastimó a sus hijos. Sin ninguna lucha interna importante en la Alianza en este momento, algo de encubrimiento sería necesario.

Aun así… Gaton no sólo pudo encontrar evidencia en contra de Warren inmediatamente, sino que también pidió un juicio interno la misma noche y ejecutó a Warren en frente de toda su familia. Era imposible que un juicio de tal escala se mantuviera en secreto, pero de todos modos no era como si quisiera mantenerlo en secreto.

La conclusión ahora sería que, puesto que Gatón había perdido a un hijo, el duque Joseph tenía que hacerlo también. Sin embargo, ese hijo no podía ser Faulk. Por otro lado, también había transmitido un mensaje claro a todos los nobles de Fausto: Richard Archeron era la única persona que estaba completamente al margen de todo. Cualquiera que quisiera tocarlo tenía que estar preparado para enfrentarse a una guerra contra todos los Archerons.

Valen se puso de pie, respondiendo solemnemente: “Joven Maestro, el estatus de Richard en la familia Archeron es mucho mayor de lo que habíamos anticipado. Esta vez, Gaton incluso declaró directamente que es uno de los miembros principales de la familia, a pesar de que todavía no ha hecho un verdadero caballero rúnico. Debe haber noticias internas que no recibimos. Creo que tenemos que prepararnos para la guerra”.

Raymond suspiró, sintiéndose impotente, “La guerra entre nosotros y los Archerons nunca se detuvo. Sin embargo, esto significa que ya no podemos atacar a Richard en Fausto. Si volvemos a hacer algo como esto, entonces eso sería una provocación no para los Archerons sino para el mismísimo Sanguinario Philip. Maestro Valen, tiene que hacer algunos preparativos. Tenemos que movernos al plano de Mason tan pronto como sea posible, la guerra allí debe terminar rápidamente para que podamos liberar a nuestras élites. Ya tenemos una tropa estacionada en el territorio de la familia, pero necesitamos aumentar nuestro vigor en el espionaje. Necesito información sobre los planos privados de Gaton para así poder atacar en cuanto las circunstancias lo permitan”.

Valen asintió, asegurándole: “No te preocupes demasiado, Joven Amo. Los Archerons tienen a Richard, pero eso solamente puede hacer que todo vuelva al punto de partida. ¿No eres tú también un maestro de runas?”

Raymond sacudió la cabeza, “Todavía no puedo producir runas compuestas de esa calidad. Mi creación de runas es definitivamente inferior a la suya”.

“Pero Joven Amo, Richard definitivamente no puede compararse con usted en conocimiento, liderazgo y gobernabilidad. ¡Tú eres el héroe que llevará a los Josephs a la quinta capa!”

“¿Héroe?” Raymond se rió burlonamente: “Con un cuerpo tan débil y frágil como el mío, ¿cómo puedo convertirme en un personaje heroico? Dudo que pueda cruzar el nivel 5 como guerrero en mi vida”.

Una leve mirada de pesar apareció en la cara de Valen. “Pero aún tienes el don de la magia. Es una gran hazaña ser un mago de nivel 12 a tu edad, y eres un erudito en la cima de Soremburgo”.

“¡No estás equivocado!” Raymond se echó a reír a carcajadas, como si su mundo se hubiera llenado de luz solar de repente.

Aunque Valen estaba sonriendo junto con su maestro, sabía en su corazón que lo que más le faltaba a Raymond era tiempo. Si no podía abrirse paso como guerrero, le quedaban menos de veinte años de vida. Veinte años no fueron más que un parpadeo en las guerras planares. Pero con los defectos innatos en su físico, sería un milagro que Raymond lograra algo así.

En las interminables guerras planares, con los tiempos caóticos y turbulentos, la única piedra angular para que un héroe se levante era la mera supervivencia.

Ya sea en la realidad o en el vacío, la quinta capa siempre estaba en lo alto de Fausto. Las islas estaban muy por encima del nivel de la propia ciudad, los puntos más altos de sus órbitas casi alcanzaban la Iglesia del Dragón Eterno. Tomaría más de un siglo empujar a los Josephs a la quinta capa. Si lo comparamos con toda la historia, veinte años fueron tan insignificantes como una pequeña flor en un río largo.

No había mucha tierra ni siquiera en la cuarta isla de la quinta capa, donde vivía el valiente emperador de la Alianza Sagrada, el Sanguinario Philip. Con un diámetro de un kilómetro y medio era la mayor de las islas ocupadas, pero todavía resultaba difícil poner algo tan magnífico y vasto como el Palacio Imperial de la Alianza Sagrada en un lugar tan pequeño. A pesar del uso predominante de la magia espacial, hubo que renunciar a gran parte del espacio necesario para los jardines.

El palacio se construyó en la propia montaña, con la sala principal en la cima, que había sido aplanada a mano. Cada ventana, cada balcón y cada pilar de este edificio de diecisiete pisos estaba adornado con innumerables tallados exquisitos. Individualmente, cada parte era rica en valor histórico y artístico, pero cuando se amontonaban, no parecían estar en armonía.

Cuando la pálida luz dorada del amanecer llenó gradualmente el comedor del palacio en el desayuno, la larga mesa ya estaba llena de refrigerios ligeros y vino para abrir el apetito. Diez sirvientas permanecieron de pie a un costado en asistencia, llevando bandejas de plata con comida. Varios funcionarios de la corte, vestidos hasta los dientes y con pelucas, también se prepararon para reportar los sucesos del día anterior.

Una campana nítida y melodiosa empezó a sonar en la sala de desayunos, y un pájaro más grande que un halcón de montaña suspendido de un soporte de cobre en el techo empezó a chirriar: “¡Todos aclamad al Emperador! ¡Aclamad todos al Emperador!”

Una puerta al otro lado del pasillo se abrió, y entró un hombre alto y de aspecto fuerte. Medía más de dos metros y tenía una peluca rubia y rizada, y su piel también brillaba como la luz del sol de Fausto. Un rubor reluciente irradiaba de sus mejillas -que temblaban cuando caminaba- así como su bigote que tenía forma de sonrisa. Una prenda superior hecha de satén tejida ocultaba una panza sorprendentemente grande, delineada en oro y asegurada con un ancho cinturón dorado. El cinturón estaba incrustado con todo tipo de gemas; ¡la hebilla del cinturón incluso estaba adornada con un diamante estrella de Azshara! Esta joya era lo suficientemente preciosa como para ser incluida como un componente central de una runa de nivel cinco o un artículo legendario, sin embargo, se estaba utilizando puramente como un ornamento impotente en este cinturón.

Este hombre, que estaba vestido tan extravagantemente que era casi divertido, no era otro que el emperador supremo de la Alianza Sagrada, el Sanguinario Phillip.

Trasladando su enorme cuerpo a la mesa del comedor, apenas se las arregló para apretujarse en una silla de tres veces el tamaño promedio con gran esfuerzo. Jadeando bruscamente, exclamó: “¡La silla se volvió más pequeña de nuevo!”


Lista de Capítulos Donación: 2 Capítulos patrocinados x 5 $ Facebook
Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.