<- Actualmente solo registrados A- A A+

CoS – Capítulo 910

Libro 6 – Capítulo 136. Irrumpiendo En El Centro

 

Dos de los ancianos que eran buenos en el combate cuerpo a cuerpo se apresuraron a interceptar a Richard, dando tiempo a los demás para romper el cerco de las vides y abrir un camino para los refuerzos. Richard acababa de aterrizar y no pudo levantarse a tiempo, así que aprovecharon la oportunidad para atacar.

Sin embargo, el principal anciano solo vio a Richard abrir la boca antes de que el aire pareciera distorsionarse. Llamas de color rojo oscuro surgieron en forma de cono, las llamas abisales quemando tanto a los ancianos como a los pocos luchadores cuerpo a cuerpo que quedaban en la plataforma. Uno de los druidas que no escapó a tiempo también fue quemado, su propio cuerpo y maná se convirtieron en combustible para el fuego.

Muchos de los druidas que estaban lanzando hechizos se ralentizaron debido al miedo puro, casi perdiendo el control de sus hechizos. Sin embargo, Richard no aprovechó la oportunidad para retirarse, sino que voló treinta metros en el aire, con los brazos abiertos y lanzando una lluvia de rayos, hielo, viento y fuego sobre el enemigo. Ciclo de Maná fue llevado al extremo, apilando múltiples hechizos uno encima del otro para lograr un poder destructivo extremo.

Más de una docena de los ancianos dispararon sus hechizos hacia él, pero cada ataque fue recibido por uno de los de Richard. Todo colisionó justo en el centro, las diferentes corrientes de energía explotando sin ningún provecho.

Los elfos que vieron esto apenas podían creer lo que veían. ¡Un solo humano estaba enfrentándose a más de una docena de magníficos druidas parejamente! ¿Estaba esta persona en el reino legendario?

Por supuesto, el propio Richard sabía que no estaba enfrentándose a los druidas de forma pareja. Llamarada y Ciclo de Maná solo le concedieron la capacidad de derramar mucho más maná que casi cualquier otra persona a su nivel, pero su reserva de mana en sí era limitada. En solo dos descargas más se secaría por completo. El primer intercambio de ataques terminó en un estancamiento explosivo, pero los druidas más agudos ya habían comenzado a preparar sus próximos hechizos.

Fue en este momento cuando la plataforma se sacudió violentamente, derribando e interrumpiendo a la mayoría de los ancianos lanzadores de hechizos. Una figura montañosa acababa de caer de golpe, la madera resquebrajándose bajo sus pies para filtrar un fluido verde. Otra pequeña figura siguió detrás, pero ésta se disparó a través de y hacia la plataforma de abajo.

Tiramisú se levantó de un salto en el momento en que aterrizó, dándose la vuelta para buscar a Mountainsea, cuya entrada se suponía que sería incluso más espléndida que la suya, pero todo lo que pudo encontrar fue un agujero. Con Eleventon y su brazalete especial, su peso excedió incluso el suyo; dado su menor tamaño, rompió la madera por completo.

Richard descendió en el momento en que llegó Tiramisú, colocando una mano sobre la madera e incendiando la plataforma. Una línea de fuego se extendió rápidamente hacia los ancianos, bolas de fuego del tamaño de puños saltando constantemente desde dentro. La casa del árbol en la plataforma fue destrozada, revelando finalmente al hombre de túnica negra que estaba adentro.

Richard miró fijamente al hombre de túnica negra mientras sacaba a Luz Lunar de la caja de espada, sus manos ya de color rojo brillante, como si estuvieran manchadas de sangre. Los fuegos en el suelo estallaron repentinamente en muros a ambos lados, aislando a los dos del resto del campo de batalla. El puro calor de las llamas dejó a los elfos reacios a ayudar, no es que hubieran estado ansiosos incluso de otra manera; dado el tiempo para enfrentarse, Richard corrió hacia el enemigo al tiempo que le disparó una bola de fuego.

El hombre de túnica negra se puso en cuclillas, extendiendo sus manos al lanzar llamas negras para contrarrestar el ataque. Ambos fuegos se estrellaron y en realidad se combinaron en sus manos, convirtiéndose en un enorme orbe de llamas que estaba justo delante de las manos del hombre. Sin embargo, justo cuando estaba a punto de disparar esta llama combinada, el hombre vio la figura de Richard desdibujarse a diez metros de distancia.

Richard tardó un instante en recorrer los diez metros, su puño izquierdo estrellándose contra las llamas mixtas. Las llamas apenas estables, explotaron de inmediato, tragándose tanto al hombre de túnica negra como al propio Richard. Las túnicas de grado épico de Richard se quemaron hasta convertirse en cenizas, al igual que las del enemigo para revelar un humanoide con la cabeza de una cabra.

La explosión obligó a los dos a separarse, pero Richard solo retrocedió dos pasos antes de detenerse y levantar la Luz Lunar en el aire. El color rojo de Perdición de la Vida incluso se extendió a la propia cuchilla, y todos parecieron ver una luna roja en el cielo.

El monstruo con cabeza de cabra vio la Luz Lunar y gritó histéricamente mientras intentaba dar un paso atrás, pero Richard destelló en un solo paso y lo cortó verticalmente. Inmediatamente se congeló en su sitio cuando Richard retiró su cuchilla, el color similar a la sangre ya desapareciendo tanto de la cuchilla como de sus brazos.

El enemigo debía ser poderoso por derecho propio, pero no hubo posibilidad de demostrarlo. Richard había llevado a Perdición de la Vida a sus límites y activado el Desintegrador, fusionándose con el poder de la luna carmesí. Este único golpe acabó con toda su energía, maná y fuerza lunar reservada.

Nadie más vio su poder absoluto al principio; el hombre con cabeza de cabra todavía permanecía de pie en el lugar. Muchos de los elfos exclamaron ante la vista, pero uno de los ancianos apretó los dientes y lanzó un hechizo de grado 9 en la dirección de Richard. El ataque la drenó tanto que tosió sangre, pero justo cuando estaba a punto de aterrizar, Waterflower apareció de algún lado y sacó a Richard del camino. El poderoso hechizo, casi un orbe de mana puro, voló justo por delante de sus cabelleras y destruyó un árbol cercano.

Waterflower inmediatamente tomó a Richard, saltando hacia la crisálida astral por seguridad. Estaba agotado, pero aún había muchos enemigos que querían su vida.

Richard miró hacia abajo, solo para ver al monstruo con cabeza de cabra todavía parado allí, con sus ojos ardiendo por falta de voluntad. En el momento en que sus miradas se cruzaron, sintió un grito en su mente, “¡MI MAESTRO ME VENGARÁ!”

En el momento siguiente, el cuerpo se desplomó en el suelo. El ataque no había sido físico, sino que aplastaba el alma. Richard negó con la cabeza; si no hubiera sabido que había atravesado por completo la existencia del enemigo, podría incluso creer que esta cosa aún estaba viva.

Muchos otros ancianos rápidamente recobraron la conciencia, dirigiendo sus hechizos hacia Waterflower y Richard. Sin embargo, Phaser apareció silenciosamente detrás de uno de ellos y le cortó la garganta con Aniquilación. Esta era la anciana que acababa de lanzar el hechizo de grado 9; incapaz de moverse por el esfuerzo, no pudo hacer nada para evitar su muerte.

Un brillo dorado pálido cubrió de repente toda la plataforma, el espacio pareció distorsionarse dentro de su alcance. Los ancianos elfos se encontraron repentinamente perdiendo el control de los hechizos que estaban formando, el maná se volvió tan caótico que amenazaba con explotar. Los elfos se horrorizaron ante la idea; un número tan grande de hechizos de alto nivel explotando destruirían la plataforma y a cualquiera que estuviera en ella, pero por más que lo intentaron, continuaron perdiendo el control.

Estos druidas eran todos experimentados. Sin otra opción, cancelaron sus hechizos a la fuerza. Forzar tales cantidades de maná a regresar al cuerpo de uno también estaba destinado a causar lesiones, pero eso era mucho mejor que una muerte casi segura.

La cortina dorada solo duró unos segundos antes de que desapareciera, pero Noelene suspiró aliviada cuando cayó sobre la crisálida astral. Esta fue una de las técnicas más fuertes de la Iglesia para hacer frente a los lanzadores de hechizos; las distorsiones en el tiempo fueron un golpe fatal para artes tan delicadas como el lanzamiento de hechizos. Había sido drenada, pero Waterflower y Richard regresaron sanos y salvos a la crisálida

Descarga:

3 Comentarios Comentar

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.