<- Actualmente solo registrados A- A A+

CoS – Capítulo 915

Libro 6 – Capítulo 141. Fortaleza Treant

 

Una vez que Richard terminó su cosecha, el árbol de la vida abrió un pasaje a su corazón una vez más. Mientras se dirigía a la habitación familiar en la que solo cabía una persona, su cuerpo se relajó automáticamente con la densidad de la energía vital que lo rodeaba. El lugar estaba lleno del aura de la naturaleza, y en el fondo había un pequeño charco de líquido verde. El árbol aún no había terminado su evolución completamente, por lo que el corazón todavía estaba bañado en un resplandor blanco lechoso. Se podía ver la energía cristalizada de la naturaleza sobresaliendo de la médula, una representación de su crecimiento.

Sorprendido por la gran cantidad de energía de origen que el árbol no estaba usando, Richard se sentó inmediatamente a meditar. Solo unos momentos después, estaba en el vacío del Sueño Deepblue, observando rayos de energía vital revolotear a su alrededor. Esta energía era extremadamente útil para su línea de sangre de elfo, pero no era su enfoque en este momento; concentrándose en escanear todo el espacio circundante, amplió su alcance a más de una docena de veces. Su sensibilidad a la energía sufría en este rango— ya no podía sentir esos rayos de vida— pero no pasó mucho tiempo antes de que algo lo reemplazara.

Suprimió la emoción en su corazón, enfocándose en el sentimiento extraño y acercándose a él. Moviéndose a través del vacío por un período de tiempo desconocido, su vista cambió constantemente hasta que finalmente estuvo de pie ante una enorme estrella verde que ocupaba toda su visión. Su corazón comenzó a latir violentamente antes de casi detenerse; esta era la fuerza de origen del Plano Forestal, pero era tan enorme que ni siquiera podía hacer que se moviera.

A pesar de que la Tierra del Anochecer también fue un plano poderoso, en la actualidad estaba casi destruido. La estrella de color sangre que había adquirido de ella era poderosa, pero nada comparado con la energía de un plano completamente vivo. Aun así, menos del 1% del poder de un plano moribundo casi lo había destruido. Esta estrella estaba más allá de su capacidad de control.

La estrella verde continuó creciendo ante sus ojos. Richard se dio cuenta rápidamente de que el poder era tan fuerte que lo estaba arrastrando, pero no estaba seguro de qué pasaría si chocaran. Se apresuró a retroceder y a desviar su mente, pero de repente notó unas cuantas rocas verdes que estaban girando lentamente. Cada roca era como una montaña en comparación con él, pero solo eran piedras pequeñas comparadas con la estrella entera.

No podía absorber la estrella en sí, pero una de estas rocas estaría dentro de sus límites. Richard se apartó y envió una corriente de hebras doradas de energía hacia una roca, cambiando lentamente su trayectoria y atrayéndola hacia él. El esfuerzo lo llevó al límite, pero logró encogerla y ponerla a orbitar a su alrededor.

Fue en este momento cuando el dolor lo asaltó, sacándolo directamente de la meditación. Resopló sangre mientras abría los ojos, respirando hondo. La lesión no fue leve, pero afortunadamente había logrado capturar esa roca de energía. La sangre del corazón del árbol se vertió en él justo cuando se relajó, la pura energía vital impregnando inmediatamente su cuerpo para reparar el daño. A diferencia del agua de manantial eterna, este líquido podría incluso curar el daño a la mente y al alma.

Después de un breve descanso, Richard entró en meditación una vez más. Esta vez, vio la gran roca volando junto a las otras dos estrellas y enviando pulsos de energía de la naturaleza hacia sus líneas de sangre. Sorprendentemente, esta energía evitó la línea de sangre Archeron por su propia voluntad y fue absorbida por los cinco árboles. La cantidad de energía liberada fue en realidad incluso mayor que la suma de las dos estrellas combinadas.

Apenas ahora comprendió lo útil que era el avance del árbol de la vida. Incluso la más pequeña división de energía de origen en este plano estaba casi fuera de su control, pero durante su crecimiento, el árbol separó esta energía en trozos más pequeños y digeribles. Esto fue lo que permitió a aquellos con talento analizar las leyes del plano. Si no fuera por el árbol, uno no podría tomar tal poder sin entrar o al menos acercarse al reino legendario.

Este éxito también confirmó otra cosa— él no tendría problemas para llegar al reino legendario. Sus bendiciones le aseguraban poder analizar la mayoría de las leyes que encontraba hasta cierto punto, e incluso podía ver los flujos específicos de energía gracias a Perspicacia. La bendición de la verdad se hacía cada día más útil.

Richard ahora calculó que ingresaría al nivel 19 en un mes o menos. No había un nuevo grado de hechizo que aprender, ninguna habilidad para desbloquear, pero estaba un paso más cerca del reino legendario. Los dos niveles siguientes fueron tan solo una fase preparatoria para el próximo gran salto, reforzando su reserva de maná y expandiendo sus reservas. Sin embargo, no tenía ninguna prisa por avanzar; ya había estado creciendo tan rápido que había cosas que había dejado atrás en el proceso. Su investigación sobre los hechizos de grado 8 y 9 todavía era lamentable, pero eso era algo que necesitaba tiempo. Sus habilidades de línea de sangre también debían fortalecerse aún más, pero eso le restaría valor a la rapidez con la que podría hacer crecer su magia. Incluso quitando todo eso, sus enormes deudas garantizarían que se centrara en la creación de runas durante un tiempo.

Justo cuando se retiraba a la realidad, la voz del árbol sonó una vez más, “¿Has terminado con tu meditación, Maestro?”

Richard asintió, “Ya he ganado lo suficiente.”

“Entonces hay una decisión más que debes tomar.” De repente, energía verde líquida salió de las paredes y del techo, uniéndose en una sola esfera de jade translúcida que flotó frente a la cara de Richard. “Esta es la energía extra que recolecté durante mi avance. Podría usarla para condensar más agua de manantial eterna, pero con mis nuevas habilidades tienes algunas opciones más para elegir.”

La bola de luz verde comenzó a cambiar, formando primero una gema esmeralda que Richard reconoció como la esencia de la arboleda. Esto era algo que Richard casi había olvidado; si el árbol no lo sacara a relucir, ni siquiera lo recordaría.

Sin embargo, eso era normal; fue lo siguiente lo que hizo que su expresión se deformara inmediatamente. La energía ahora formó un fruto verde que reconoció instantáneamente como la semilla de un árbol de la vida; solo necesitaba plantarla en algún lugar, y después de años de protección formaría un nuevo árbol de la vida. Aunque ya lo había adivinado antes, fue ahora cuando Richard se dio cuenta de dónde venían los árboles de la vida. Cuando preguntó, se le informó que cada árbol podía formar una semilla una vez que atravesaba las etapas medias de la adolescencia hasta la plena adultez. Cualquier árbol podría producir un máximo de cinco semillas en su vida, incluyendo la que se forma tras el final de su vida.

Si bien otro árbol de la vida podría ser precioso, también había otra opción. El árbol le mostró un montón de plántulas para treants, la base de una fortaleza de élite treant. Al igual que el campamento utilizado por la Tribu Palabra del Anochecer, podría formar una base móvil de operaciones una vez que todos los treants fueran cultivados.

Tales fortalezas podrían ser extremadamente útiles cuando se trata de asentar primero en un nuevo plano. Todavía dependían del plano en el que se usaban— no tenía sentido ponerlas en un plano de fuego— pero donde podían usarse, quizás eran incluso más útiles que un árbol de la vida.

Richard inmediatamente se puso a pensar. Cada una de las tres opciones tenía sus propios usos y podía significar cosas diferentes para diferentes personas. Era difícil cuantificar objetivamente su valor. Reflexionando sobre eso por un momento, sacudió la cabeza y se levantó, “Dame unas horas, iré a hablar con Nyris y Agamenón.”

“Por supuesto, Maestro,” respondió el árbol con respeto, pero uno casi podía sentir su desilusión. Su idea de un soborno privado para ganarse el favor de Richard había fracasado.

Richard salió rápidamente y se reunió con sus dos amigos, pasando toda la tarde discutiendo antes de decidir tomar y vender la fortaleza treant en Norland. Todas las grandes familias estarían interesadas, y tenían mucho más poder que la mayoría de las potencias que querrían la esencia de la arboleda. No muchos seres legendarios eran tan ricos como Sharon.


¿Quieres mostrar tu apoyo?

Promoción Especial – 12$ x 8 capítulos

Patrocinio: 12$ x 8 capítulos
Descarga:

3 Comentarios Comentar

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.