<- Actualmente solo registrados A- A A+

CoS – Capítulo 921

Libro 6 – Capítulo 147. Problemas

 

Al parecer, no había una buena solución para el problema de Richard. No era un orador particularmente elocuente, e incluso si lo fuera no habría ninguna manera real de argumentar a favor de un ducado en este momento. La persona que planteó el tema había captado el momento perfecto; en solo unos pocos meses más, los ejércitos Archeron marcharían alrededor de Norland para expandir el territorio de la familia.

Incluso después de un largo período de reflexión, la única razón que Richard pudo encontrar para la moción fue para bloquearle la posibilidad de obtener un ducado en un futuro cercano. Según la tradición, pasaría otro año antes de que pudiera convocar otra votación para obtener un título, pero ese no debería ser el objetivo final en sí mismo. Había razones para que se le prohibiera el acceso a su título en este momento, pero no podía imaginar qué beneficios tangibles le aportaría eso a alguien.

Los Duques eran el pináculo de la nobleza regular en cualquiera de los tres imperios. El siguiente estatus más alto era el de un príncipe, aunque en realidad ambos títulos estaban más o menos en igualdad de condiciones dependiendo del imperio. Ser un príncipe requería sangre real, así que la única manera de que un duque regular avanzara era convirtiéndose en un gran duque que tuviera un control completamente independiente de su ducado. Los Duques eran especialmente poderosos en la Alianza Sagrada, actuando como control y equilibrio para la familia real. Si se unían, podrían incluso expulsar al Emperador de su asiento.

Sin embargo, eso era imposible. El Emperador Philip se encontraba actualmente en una ola de gloria que duraría décadas, si no más; no había forma de que alguien más en la Alianza reemplazara su posición. De hecho, convertirse en un duque en este momento sería solo una carga; Richard se vería obligado a estacionar una gran cantidad de tropas con la familia real para la defensa del país, razón por la cual no ocupaba un lugar importante en su lista de prioridades.

Richard continuó leyendo la literatura sobre la nobleza en la Alianza, pero no importaba cómo lo considerara, la mayoría de los poderes de un duque provenían de la fuerza de su familia. No le importaba si tenía un título o no; podía ejercer toda su influencia de todas formas.

“Como sea, ¿desde cuándo abordamos las situaciones normalmente?” Murmuró para sí mismo con una mueca de desdén, ​​sentándose a meditar. Si alguien saltaba para humillarlo, simplemente los aplastaría. El movimiento provino de un cierto Barón Canaán de la familia Espada Plateada, cuyo patriarca actual era el Conde Fenlier. Canaán obviamente era solo un títere, pero esta familia sería un buen ejemplo. Incluso si no pudiera absorber su territorio, al menos aplastaría todo como lo hizo Alice una vez con sus distantes enemigos. La política de tierra quemada era cruel, pero efectiva.

<< Nota: La política de tierra quemada o de tierra arrasada es una táctica militar que consiste en destruir absolutamente todo lo que pueda ser de utilidad al enemigo cuando una fuerza avanza a través de un territorio o se retira de él. >>

La forma más rápida de ganar tierra era la guerra. Sin embargo, la Alianza Sagrada solo reconocería la guerra contra poderes externos a menos que pudiera justificarse adecuadamente; abriendo el mapa de Norland, marcó el norte, el sur y el sureste. El Deepblue estaba al norte, mientras que el sur mantenía una estrecha frontera con el Imperio Milenario. Hacia el sureste estaba el océano, por lo que el oeste era la mejor dirección para dirigirse. Sin embargo, había varios campos de batalla entre los que elegir.

Agregar más territorio era algo que tenía que llegar tarde o temprano. Si bien no le importaba mucho este valor simbólico, a sus caballeros rúnicos y otros subordinados sí. Las tierras que él anexara serían suyas para gobernar en el futuro, un lugar en el que podrían cultivar su propio estatus a través de sus familias. Esta fue la fuerza que llevó a muchos de sus caballeros a la batalla.

Richard miró alrededor del mapa y lo volvió a cerrar, haciendo un rápido inventario de sus recursos para averiguar cuánto podía soportar. La madre cría y ahora su clon seguían siendo su mayor fortaleza, pero solo quedaban poco más de cien caballeros rúnicos que él podía movilizar libremente. Las runas ni siquiera eran el problema; él simplemente no tenía suficientes candidatos adecuados. La mayoría de las familias consideraría una fuerza de reserva de 500 caballeros más que suficiente, y había una feroz competencia para elegir a los que se convertirían en caballeros rúnicos una vez que hubiera más runas disponibles, pero en su caso, el problema era todo lo contrario. Todo aquel que fuera capaz de convertirse en un caballero rúnico tenía que serle leal, y aunque los contratos ayudaban, no imponían una obediencia inquebrantable a sus órdenes. Todavía tenía unos pocos caballeros de reserva y varios guerreros independientes, pero otro error como el del Plano Forestal no podía ser sostenido.

Pronto se volvería imperativo construir un ejército regular que no estuviera formado únicamente por Archerons. Este ejército necesitaría más efectividad y lealtad en el combate promedio, usado como primera línea para proteger a sus soldados principales. No había tantos Archerons en el mundo, y sus números ciertamente no podían crecer a una escala en la que fueran suficientes para apoyar todos sus esfuerzos militares.

Suspirando, Richard se dirigió a una pequeña sección de su mesa de mapas que estaba constantemente parpadeando entre los mapas de sus planos privados. Dos de ellos eran de color gris oscuro, lo que implica que no estaban bajo su control. Uno era las Tierras Altas de Piedra donde se encontraba Ward, y el otro era el Valle del Flujo Dorado bajo Asiris y Cyrden.

Se podría decir que el Valle del Flujo Dorado estaba nominalmente bajo su control ahora, pero Cyrden nunca había regresado a Norland para jurar lealtad. Aunque Richard era consciente de que la situación en el plano también era un problema, y Asiris se había puesto a su disposición cuando lo necesitaba, todavía no tenía una idea del escenario real allí. Había enviado cerca de un millón de oro en todo tipo de recursos, pero no hubo ninguna buena noticia.

El mayor gasto de sus recursos fue en realidad en el Plano Orquídea en Reposo. Senma tuvo que permanecer allí para tratar con Stardragon solo en caso de que apareciera, y también tenía que mantener a cincuenta caballeros rúnicos estacionados allí en todo momento para asegurarse de que una emboscada no destruyera el portal. Faelor había recibido una sentencia de muerte dada por la propia Ferlyn, así que todo lo que Richard realmente tenía en sus manos en este momento era el Plano Forestal.

Incluso en Norland, los territorios solo estaban tranquilos en la superficie. Richard había ignorado las rebeliones al estar fuera por el bien de consolidar su propio poder, pero al menos la mitad de los vasallos de la familia lo habían traicionado. Si llegara a sufrir graves pérdidas, volverían a activarse.

Había otros temas que también requerían su atención. El juicio del Mariscal Rundstedt aún estaba en curso, pero esta vez había pasado de ser un simple insulto a una investigación real. La Iglesia había enviado un representante para coordinar los procedimientos, y se esperaría que el jefe de cada una de las catorce familias votara para decidir sobre la culpabilidad. Las familias del séptimo nivel tenían un voto cada una, mientras que las del sexto nivel tenían dos. El Duque de sangre de hierro tenía tres para él solo, un número igual al de la familia real. La familia real también podría vetar cualquier decisión que no alcanzara la mayoría de las tres cuartas partes, lo que pondría en marcha el proceso de votación una vez más.

Como potencia legendaria, Rundstedt estaba claramente enfurecido por su juicio. Sus crímenes fueron errores de mando y violaciones de los reglamentos de la Alianza. Incluso si fuera condenado, el castigo máximo sería la destitución de su cargo y la remoción de su título de marqués. Sin duda, era culpable, pero emitir tal veredicto era un problema por derecho propio; ¿Quién, entonces, sería enviado a custodiar la Ciudad del Sol Desmontado?

Esta fue una decisión difícil de tomar que le obligaba a elegir un bando. Ciertamente odiaba los caminos de Rundstedt con todo su corazón, pero esa fue una decisión personal como guerrero del Sol Desmontado. Ahora, se esperaba que tomara una decisión en nombre de toda su familia.

Incapaz de encontrar respuestas inmediatas a cualquiera de sus problemas, despejó su mente y tocó la campana para llamar al viejo mayordomo, “¿Cómo han sido nuestros gastos?”

“Espere un momento, Maestro.” El viejo mayordomo se fue y rápidamente regresó con su libro de cuentas que detallaba casi todos los ingresos y gastos importantes de la familia. Faelor actualmente tenía un ingreso estable de seis millones de oro e iba en crecimiento, seguido por el Plano Forestal con dos millones, de los cuales un tercio se compartía con Nyris y Agamenón. Por supuesto, estas eran noticias viejas; el ingreso total del plano era ahora de tres millones de oro al año.

Todos sus otros planos todavía necesitaban inversión. Mientras que las Tierras Altas de Piedra no habían sido tocadas, el Plano Orquídea en Reposo y el Valle del Flujo Dorado necesitaban alrededor de un millón cada una. Otro gasto provino de su apoyo al Deepblue, que tomó dos millones de monedas de oro para gastos operativos y una cantidad igual para sus becas de investigación. Con otro millón de oro pagado a los antimagos que estaban estacionados allí permanentemente, la academia fue una enorme fuga de sus recursos.

Eso equivalía a siete millones de oro, pero incluso eso palideció en comparación con sus gastos militares. Había gastado más de diez millones de oro solo en equipamiento, y solo sus seguidores recibían un pago total de dos millones de oro al año. Recientemente, debido a la cantidad de muertes entre sus fuerzas, también tuvo que repartir un pago compensatorio de tres millones de oro. ¡Y esto ni siquiera contó los pagos de las tropas que se inflaron al ponerlos en planos con un flujo de tiempo acelerado! Comparado con todo eso, los 500.000 que necesitaba para el mantenimiento y la construcción en la isla no eran nada.

Las cifras eran casi aterradoras. Su enfoque en la creación de runas se había reducido en los últimos tiempos a favor del combate, por lo que la mayoría de sus runas eran de mayor grado y requerían mucho tiempo para hacerlas. La mayoría de las cosas normales se habían dejado en el taller de Rosie, que podía hacer ocho Caballeros de Rose al mes pagados por el propio taller o diez si él les daba los recursos. Si bien técnicamente podría ganar decenas de millones de oro en un mes si se encerraba en la creación de Perdiciones de la Vida, el mercado se saturaría rápidamente y la runa perdería valor. Por otro lado, Armamento de Maná no tenía mucho mercado en primer lugar y acababa de crear un gran número para la Asociación de Magos.

Miró al mayordomo que casi se desvaneció en el fondo para darle espacio para pensar, “¿Tienes alguna forma de mejorar los ingresos de la familia?”

El viejo mayordomo se apegó diligentemente a sus deberes primarios de ocuparse de asuntos triviales, pero aún tenía décadas de experiencia en el manejo de tierras. Él asintió ante la pregunta de Richard, “El Maestro Gaton creía que administrar los gastos era mucho más simple de lo que la gente pensaba: reducir los costos adicionales y encontrar fuentes adicionales de ingresos. En este sentido, creo que hay tres temas centrales: el Deepblue, el Valle del Flujo Dorado y las Tierras Altas de Piedra.”


¿Quieres mostrar tu apoyo?

Promoción Especial hasta el 23/06 – 12$ x 8 capítulos

Patrocinio: 12$ x 8 capítulos
Descarga:

3 Comentarios Comentar

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.