<- Actualmente solo registrados A- A A+

CoS – Capítulo 922

Libro 6 – Capítulo 148. Sofocando Los Disturbios

 

“Explica,” Richard le dijo al viejo mayordomo.

“El Deepblue es nuestro mayor gasto adicional y está creciendo rápidamente; la reducción de las becas de investigación que se les conceden sin duda ayudará a mejorar la situación financiera. En cuanto a las Tierras Altas de Piedra y el Valle del Flujo Dorado, ambos fueron adquiridos poco antes de que el Maestro Gaton desapareciera. Pero incluso en ese momento, el Maestro Gaton esperaba un millón de oro de cada uno tras deducir los gastos de instrucción. En general, se debería estar ganando dos millones de oro de cada uno. Pero ahora, las Tierras Altas de Piedra no genera ningún ingreso y el Valle del Flujo Dorado necesita una inversión de un millón de oro en lugar de obtenerse ingresos. Eso son cinco millones de oro de diferencia que podemos ganar. Sin embargo, no tengo idea de las situaciones militares en esos planos.”

Richard asintió, “Realmente no puedo renunciar a nada en el Deepblue, pero pensaré en las Tierras Altas de Piedra y en el Valle del Flujo Dorado. Puedes irte.”

Una vez que el mayordomo se retiró, miró el mapa por un rato antes de comenzar a meditar. Unas horas más tarde, llamó a un mensajero y le pidió que llamara a Asiris desde el Valle del Flujo Dorado.

……

Asiris fue muy rápido en responder, apareciendo en el estudio de Richard la tarde siguiente.

“¿Hay algo que necesite de mí, mi Señor? El mensajero no me informó de la situación,” preguntó Asiris cortésmente. En términos de etiqueta, era el mejor de los trece y nunca decepcionó.

“Siéntate.” Richard señaló el sofá frente a él, haciendo que una criada sirviera un poco de té negro y cerrara la puerta al salir. Comenzó a tocar un grueso libro sobre su mesa, mirando al Sacerdote Oscuro.

Asiris solo sonrió, manteniendo su suave expectativa durante minutos. Los sacerdotes, naturalmente, tenían mucha paciencia, y aunque Richard podía ser paciente cuando era necesario, también era alguien que valoraba mucho su tiempo. Asiris tardaría una semana en ceder, así que terminó cediendo y le preguntó lo que tenía en mente, “¿Cómo se compara mi fuerza militar con la del tiempo de mi padre?”

Asiris abrió la boca para responder, tratando de ignorar las pequeñas chispas que salían de los dedos de Richard cada vez que daba un golpecito, “En términos de las élites principales, solo eres un poco más débil. Tu ejército de caballeros rúnicos es muy superior al suyo, mientras que los ejércitos generales son aproximadamente iguales. Además, tienes recursos especiales a los que él no tuvo acceso.”

“¿Entonces mi poder no es peor que el de mi padre en su apogeo?”

“Se podría decir eso.”

Richard asintió y comenzó a pensar, Asiris le estaba dando silenciosamente espacio. Pasaron unos minutos antes de que él volviera a levantar la cabeza, “Encontremos un momento para que yo ingrese al Valle del Flujo Dorado, ¿eh?”

Un agudo destello apareció en los ojos del Sacerdote Oscuro, pero se inclinó profundamente, “Sería un honor. El plano es tuyo, después de todo.”

Richard asintió, levantando el dedo del Libro de la Tenencia, “Trece caballeros ahora han disminuido a solo cuatro, con otro desaparecido en algún lugar del abismo; espero que ustedes puedan continuar ayudándome como lo hicieron con mi padre, y puedo prometerles mayores recompensas.”

Asiris estaba un poco aturdido, pero mantuvo su sonrisa, “Me siento honrado.”

Mirando su actitud, Richard frunció el ceño antes de relajarse una vez más, “Una vez que se resuelva el problema en la asamblea, también iré a las Tierras Altas de Piedra. ¿Qué piensas de eso?”

La expresión de Asiris finalmente se deformó por un momento, “Esto… así es como debería ser.”

Richard suspiró, “Las Tierras Altas de Piedra es un plano privado dejado por mi padre. Le he dado tiempo más que suficiente para que Ward tome su decisión, y es hora de que él tome una posición. Él es libre de dejar a la familia, pero los planos y los soldados de la familia no son suyos para comandarlos. Lo mejor sería que estuviera dispuesto a quedarse; pero él tendrá que hablar conmigo sobre eso. Si no quiere nada, iré allí armado.”

Asiris suspiró, “Intentaré persuadirlo.”

“Por favor, quiero resolver nuestros problemas internos lo antes posible. Pronto estaremos en guerra, y no puedo permitirme tener generales que no quieran obedecer mis órdenes.”

Después de despedir a Asiris, Richard volvió a llamar al viejo mayordomo, “¿Recuerdas a las familias de las ramas que se negaron a obedecer después de lo de Gaton?”

“Por supuesto, mi señor.”

“Hmm…” Richard dio unos pasos por la habitación antes de detenerse, “Examínalos y haz una lista de aquellos que probablemente nos traicionarán de nuevo o que cometieron delitos demasiado graves como para perdonarlos. Lo espero para mañana, es hora de arrancar las malas hierbas.”

El hombre sintió que su cabello se erizaba, pero aun así se inclinó y asintió antes de alejarse. Se estremeció en el momento en que la puerta del estudio se cerró, casi desmayándose en el acto. La pura intención asesina que Richard había estado exudando cuando pidió la lista casi lo dejó incontinente en su vejez.

……

Richard no durmió esa noche, leyendo libros de historia de Norland hasta el amanecer. Solo cuando una frágil figura puso el desayuno en su mesa, incluso levantó la vista de sus libros, lanzando una mirada inquisitiva, “¿Coco?”

“S-Sí, mi señor,” Coco trató de ser tan cortés como pudo. Aunque Richard no era particularmente rudo, ni siquiera podía levantar la cabeza para mirarlo; se sentía como si estuviera frente a una bestia antigua.

Richard se dio cuenta rápidamente de lo que estaba mal y reprimió su aura, dejándola relajarse. Si bien en este momento su aura no era precisamente asesina, una mirada rápida le dijo que ella seguía estando en el nivel 4; su talento era abismal. Él suspiró y preguntó, “¿Por qué sigues aquí? ¿Tu padre está bien?”

“A mi padre le está yendo bien, ha dejado de apostar por completo,” respondió Coco en voz baja, vacilando al pasar a contestar su otra pregunta, “Y… estoy aquí porque… soy tu… pareja…”

“Eh,” sacudió la cabeza, “he estado leyendo demasiado anoche, los libros me han dejado confundido. Te diré una cosa, la próxima vez que regrese haré arreglos para que puedas venir a mi habitación.”

Los ojos de la chica tímida se iluminaron de inmediato y ella asintió con fuerza.

Mirando a Coco saliendo del estudio, Richard no pudo evitar negar con la cabeza. Esta chica había sido atrapada en el fuego cruzado de su venganza contra Gaton. Ella no tenía estatus, sangre ni talento, pero él la había apartado del hombre que amaba solo para molestar a su propio padre. Había cambiado el destino de su familia, pero ciertamente no para mejor. Ahora, no se atrevía a abandonar su decisión original; él cumpliría con sus deberes antes de permitirle elegir los próximos pasos en su vida.

Unas horas después, dejó Fausto y regresó a Faelor. Diez días después, exactamente un día antes de la reunión mensual de la asamblea, trajo cinco Armamentos de Maná y saldó sus deudas de una sola vez. Esto sirvió para saturar un poco el mercado, pero siempre podría vender a los otros imperios si estaba en apuros.

……

A la mañana siguiente, una melodiosa campana sonó a través de la ciudad de los milagros para proclamar que la asamblea de señores había sido convocada. Como patriarca de una de las catorce familias, Richard se llevó a Rae y a Waterflower. Rae era tranquilo y práctico, con su set de runas de Barrera Salvaje perfecto para un guardián. En cuanto a Waterflower, parecía normal por fuera, pero cualquiera con poder real vería que era una santa celeste asesina. Sobre él mismo se escribieron canciones sobre sus logros en la Tierra del Anochecer; no habría nadie dispuesto a amenazarlo.

El salón de asambleas estuvo caótico durante media hora entera después de que la reunión comenzara formalmente, discutiendo sobre los asuntos más mundanos antes de que el Barón Canaán subiera al escenario. Los nobles se callaron de inmediato, sabiendo que lo mejor del espectáculo de hoy estaba por llegar.

Como miembro de las familias del sexto nivel, Richard se sentó cerca de la mesa redonda en el centro del salón y pudo ver a Canaán de cerca. Sin embargo, sus ojos estaban medio cerrados como si estuviera durmiendo, sin prestar atención en absoluto.

“Las islas flotantes de Fausto son un símbolo de gloria, de la gracia del Dragón Eterno. En la larga historia de Fausto, solo los verdaderos nobles han tenido las calificaciones para establecer a sus familias en estas islas…” En el escenario, Canaán comenzó un discurso apasionado, ahondando en mil años de historia para demostrar su punto: solo un duque podría igualar la gloria de la sexta capa de islas flotantes.

“…. ¿Cuántos grandes nombres han sido asociados con estas islas? Uno puede encontrar fácilmente un patrón para todo esto. ¿Es una coincidencia? Creo que—”

“Haaaaaaaa…” El discurso fue interrumpido por un bostezo aburrido.

Descarga:

6 Comentarios Comentar

  1. Sland

    Autor

    Nivel 13

    Sland - hace 4 semanas

    ¡Saludos! Publique este capítulo adicional el día de hoy, ya que recibi un patrocinio, pero no sé si es de City of Sin, me podría confirmar en este mensaje si ese es el caso, con su nombre de Paypal o con la nota.

    PD: Es que también publicó otras novelas; The Novel’s Extra y A Record of a Mortal’s Journey to Immortality.

      1. Avatar

        Lector

        Nivel 1

        LuisMP - hace 4 semanas

        La nota dice: “Hola, aca colaborando :D” Para la próxima dejaré en la nota el nombre de la novela. Mi error.

        1. Sland

          Autor

          Nivel 13

          Sland - hace 4 semanas

          Ok amigo, durante los próximos cuatro días publicaré 4 capítulos cada día, cumpliendo así con los 8 capítulos patrocinados y los diarios. Muchas gracias por el apoyo, esto nos ayuda e impulsa a continuar.

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.