<- Actualmente solo registrados A- A A+

CoS – Capítulo 928

Libro 6 – Capítulo 154. Reminiscencia

 

Una vez atendido el discurso a los veteranos, Richard habló con Asiris una vez más, “Transferiré diez caballeros rúnicos y diez magos para ayudar a estabilizar la situación por ahora. Ven conmigo a las Tierras Altas de Piedra, todavía tenemos algunos asuntos pendientes allí.”

“Como desee, mi Señor.” Asiris fue respetuoso como siempre.

Richard no prestó mucha atención al comportamiento del sacerdote oscuro, simplemente sonrió y se giró hacia Cyrden, “Oh, cierto. Ya que no pudiste derrotarme, no deberías tener ninguna idea de tomar mi billetera en el futuro.”

“¡Estaba herido!” Cyrden resopló, “Algún día lo haré.”

Sin embargo, incluso el propio ladrón no estaba seguro de esas palabras.

Continuaron con una pequeña charla mientras Richard se preparaba para irse inmediatamente, pero después de unos minutos, algunos de los guerreros veteranos se acercaron. El que estaba a la cabeza se inclinó profundamente ante Richard, “Señor Richard, hemos discutido su gracia de regresarnos a nuestros hogares. Ninguno de nosotros desea la compensación adicional que mencionó, bastaría con tener algo que hacer en la familia. Además, podemos enviar a los diez más viejos de vuelta primero, y luego enviar diez más cada año. Esto debería ahorrarle algunas de las tarifas de teletransportación para que pueda comprar más lanzas, armaduras y escudos. Los gigantes han estado destruyendo nuestros suministros, y cada vez más es como si estuviéramos pagando a las bestias con nuestras vidas… Ya no podemos entrar en el campo de batalla, este dinero no debería ser desperdiciado en nosotros.”

Richard sacudió la cabeza y sonrió, “Ya tengo armas y armaduras en caravanas al otro lado; serán transportadas aquí en los próximos días. Escuchen, ya han hecho suficiente por la Familia; regresen a sus propias casas, no deben preocuparse por las tarifas. Uno tiene que hacer al menos esto por sus guerreros.”

Al darse cuenta de la hora, se dirigió a Asiris, “Vamos, el tiempo es oro.”

……

Cuando salió por primera vez de la puerta de teletransportación al Castillo Blackrose, el Sacerdote Oscuro se quedó aturdido por un momento. Pudo ver un gran ejército de caballeros reunidos ante él, que consta de un total de 200 caballeros rúnicos y 400 lanza sombra. La mitad de los caballeros rúnicos eran Caballeros de Rose, pero incluso así, estos guerreros eran bastante poderosos.  Además de la caballería había un centenar de soldados de infantería bárbaros fuertemente armados, y se podía ver a unos hombres alimentando a la crisálida astral con una serie de cofres cerca de un almacén lejano. Esta fue la señal de una guerra total.

“Mi Señor… Esto…” Asiris sintió un escalofrío en su espalda.

“Un ejército para la batalla, si es que hay una. ¿Qué piensas, no está mal?” Richard respondió.

El nivel más bajo de soldados entre los aquí reunidos era el nivel 13, y cada uno estaba armado con un equipo de grado superior que estaba a la par con los guardias personales de la mayoría de condes e incluso marqueses. Asiris había visto antes a los zánganos en batalla; aunque no sabía exactamente qué eran, estaba seguro de que no eran humanos. Estas criaturas no temían a la muerte ni al dolor, y eran completamente incapaces de tener piedad o compasión. Seguían las órdenes hasta el final, sin importar cuán peligrosas o espantosas fueran.

¿Cómo podría simplemente considerarse que este ejército no está mal? Asiris reprimió la inquietud en la boca de su estómago, “Mi Señor, ¿dónde pretendes desplegarlos?”

“Las Tierras Altas de Piedra,” respondió Richard.

“Uhh… Eso no es necesario, ¿verdad?”

“¿Recuerdas hace dos semanas cuando dije que era hora de que Ward tomara una decisión? Mi amenaza era específicamente que llevaría un ejército si él continuaba ignorando las órdenes. De todos modos, ¿crees que es suficiente para una toma de posesión? No quiero gastar demasiado, pero aun así puedo duplicar el número.”

El Sacerdote Oscuro sintió que la mirada como espada de Richard le pesaba, y tuvo que forzar una sonrisa cuando dijo, “No hay necesidad de ser tan agresivo. Quizás hubo algún problema en las Tierras Altas de Piedra; Ward puede ser un tipo descuidado a veces…”

Richard se echó a reír, “Su lealtad es el asunto más importante en este momento, no importa lo descuidado que sea, no debe ser negligente. Además, ¿esperas que crea que Gaton entregaría un plano entero a alguien descuidado?”

Asiris simplemente forzó otra sonrisa, incapaz de refutar. Richard lo miró y le preguntó una vez más, ” Entonces. ¿Crees que tengo suficientes tropas?”

Uno no puede permitirse ser descuidado al responder una pregunta como esta. Asiris suspiró pesadamente, “Solo con los caballeros rúnicos habría sido suficiente. ¿Cuántas familias pueden permitirse el lujo de movilizar a 200 caballeros rúnicos?”

“Muy bien, si dices que es suficiente. Tú, toca los cuernos. ¡Nos iremos!”

Un momento después, el sonido de un largo cuerno resonó por todo el antiguo castillo. La tierra tembló cuando los grupos de caballeros se dirigieron gradualmente hacia la puerta de teletransportación que conducía a las Tierras Altas de Piedra. Los cien hombres de infantería tomaron la delantera, sosteniendo escudos delante de ellos mientras marchaban en formación estándar. Estos soldados protegerían las cercanías para que las tropas más ofensivas tuvieran la oportunidad de prepararse.

Un guerrero llevó al unicornio sagrado junto a una montura mágica regular. Richard se subió al unicornio y se dirigió a Asiris, “Vamos.” El Sacerdote Oscuro no tuvo más remedio que subir a la montura y seguirlo.

Justo antes de entrar en el portal, Richard suspiró de repente, “Un ejército como este no debería ser usado en uno de los nuestros.”

La mano de Asiris tembló ligeramente antes de entrar en el portal.

……

Actualmente estaba anocheciendo en las Tierras Altas de Piedra, sus tres soles hundiéndose lentamente por debajo del borde del horizonte. El resplandor ardiente tiñó de rojo sangre el desierto desolado, y los pocos árboles parecían antorchas encendidas en el brillo posterior.

Frente a la puerta de teletransportación había un ejército lleno de intención asesina, una mezcla diversa de fuerzas que iban desde infantería ligera y arqueros hasta caballería pesada. Todos los soldados de este grupo estaban en perfecta formación, los 2.000 hombres guardando silencio absoluto sin moverse un ápice. Su aura era tan intensa que era casi tangible.

Ante este ejército había algunos generales, cuyo líder era claramente más grande que las otras personas que lo rodeaban. El hombre tenía un torso superior casi desnudo, excepto por gruesas hombreras, pero donde su cuerpo estaba desnudo, todo lo que se podía ver eran músculos parecidos al acero. Casi se sentía como un volcán que estaba a punto de entrar en erupción.

El portal comenzó a destellar cuando un grupo de soldados de infantería pesada ​​salió en formación, avanzando unos pasos antes de empujar sus escudos de torre hacia el suelo y encoger sus cuerpos detrás. Una vez que un centenar de estos soldados de infantería habían salido, cientos de caballeros más se separaron para cubrir cada flanco.

Al ver la infantería pesada y la caballería, las expresiones de los generales al lado de Ward se volvieron graves, sus respiraciones ahora pesadas. Habían resistido muchas guerras, pero podían decir con una sola mirada que este era un tipo de enemigo al que nunca antes se habían enfrentado. Sin embargo, no pasó mucho tiempo antes de que el portal volviera a destellar, dos caballos saltando uno al lado del otro.

Los generales casi se congelaron cuando fijaron sus miradas en el portal; los caballeros rúnicos venían. Cada uno de ellos contuvo inconscientemente la respiración, comenzando a evaluar la fuerza entrante. Los caballeros rúnicos siempre fueron la base que los Norlandeses utilizaban para medir un ejército.

2… 4… 10… 20… El número siguió aumentando rápidamente, dejando los ojos de los generales cada vez más abiertos. Para cuando los 200 caballeros rúnicos habían salido, muchos de ellos estaban temblando de miedo; ¡nunca antes habían presenciado una fuerza tan poderosa en la batalla!

Cuando Richard y Asiris salieron del portal, vieron que los dos ejércitos ya estaban enfrentados uno contra el otro. Espoleó a su unicornio para que saltara por delante del muro de escudos, aterrizando en el hueco que había entre los dos antes de desmontar y caminar hacia el montañoso Ward. Los caballeros rúnicos inmediatamente siguieron su ejemplo— ellos por sí solos podían diezmar al ejército de enfrente a media potencia— pero un movimiento de su mano los obligó a detenerse. Lo único que Richard nunca toleraría era ignorar las órdenes.

Al ver a Richard caminando hacia él, Ward entrecerró los ojos y también se acercó. Los dos se cruzaron cerca del punto medio entre los dos ejércitos, pero a pesar de estar más cerca de los hombres de Ward, Richard parecía tranquilo y calmado, “Todavía recuerdo haberte visto en el estudio de Gaton hace muchos años. Yo era muy joven en ese entonces.”

Una leve sonrisa apareció en la cara de Ward, “Tenías un gran talento.”

Richard asintió, “Sólo tenía talento en ese entonces, pero ahora es diferente. Sabes, Asiris piensa que lo estoy haciendo bastante bien en este momento, que tengo la posibilidad de superar a mi padre en poco tiempo en el futuro.”

“Él no se equivoca en esas cosas,” dijo Ward inesperadamente antes de señalar a los caballeros rúnicos, “Mirándolos, ya has superado al Señor Gaton en algunos aspectos.”


Capítulo Diario  2/2

Descarga:

2 Comentarios Comentar

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.