<- Actualmente solo registrados A- A A+

CoS – Capítulo 935

Libro 6 – Capítulo 161. Suprimiendo La Resistencia

 

El joven vaciló ante la pregunta de Fenlier, “Los Condes Robert y Silitus se han detenido en la frontera y no muestran signos de continuar. Tampoco hay noticias de los otros refuerzos.”

“Esos bastardos…” La expresión de Fenlier se torció.

“¿Creen que pueden esperar en la frontera y borrar su relación con nosotros? ¡Richard los destruirá también!” Intervino Fouen.

“Frontera… Frontera…” Los ojos de Fenlier se movieron de repente, “Esos viejos son realmente siniestros. Ya no son refuerzos, sino enemigos. ¡En el momento en que Richard se vaya, intentarán atacarnos! ¡Hmph, sus mensajeros probablemente ya se han reunido con él!”

Fouen y los otros señores se estremecieron de inmediato. Richard había venido de lejos y no tenía ningún cimiento aquí. Incluso el peor resultado de una guerra con él sería una humillación miserable y una compensación por “comenzar” la guerra. Él podría ser el dueño de la tierra en nombre, pero les permitiría conservarla a costa de un tributo anual o algo por el estilo. De hecho, incluso sería una oportunidad para construir una relación a largo plazo con la Familia Archeron. Sin embargo, los otros dos condes podrían entrar en acción y tomar ese trato en su lugar, dividiendo el territorio de Espada Plateada entre ellos.

Sintiendo el terror en el aire, Fenlier resopló con fuerza, “¡¿De qué tienen miedo?! Mientras Ciudad Viento de Espada siga en pie, mientras los caballeros rúnicos de la familia sobrevivan, ¡no perderemos nuestros cimientos! ¡Dejemos que esos bastardos tomen algunas parcelas de tierra, nos recuperaremos rápidamente y saldaremos deuda!”

Estas palabras subieron un poco la moral, refrescando los corazones de todos. Sin embargo, otra pregunta candente entró en sus mentes; ¿Era realmente correcto esconder a los caballeros rúnicos en la ciudad para evitar pérdidas?

……

Esa era la misma pregunta que Nyris acababa de hacerle a Richard.

“¿Qué harías si fueras él?” Richard respondió.

El Cuarto Príncipe frunció el ceño por un momento, “Mmm… distribuiría algunos exploradores por todo el territorio y minimizaría la cantidad de soldados en los castillos. Concentraría a todas mis élites y maniobraría en el campo, encontrando un buen lugar para emboscarte…

“¡No, espera! Tu caballería estaría respirando en mi cuello antes de que mi ejército incluso pudiera reunirse. Perdería la mayoría de mis tropas, y tú tienes demasiados caballeros rúnicos y de la lanza sombra para que mis élites carguen contra ti. Esos lanzadores de jabalinas también… Sus jabalinas explosivas se han ido, pero aun así… Luego está Tiramisú, no hay forma de tratar con él… Diablos, incluso si tratara de pelear contigo, ¡Phaser probablemente me mataría antes de que me diera cuenta!”

Al ver que Nyris estaba cada vez más emocionado, Richard se rió y le dio una palmadita en el hombro, “No te preocupes, ¿por qué necesitaría a Phaser? Yo mismo te cortaría en medio minuto.”

La cara de Nyris inmediatamente se enrojeció de ira, “¿medio minuto? ¿Quieres intentarlo?”

El príncipe se enojó tanto que Richard se vio obligado a hacer una pausa y mirar hacia otro lado, “Oye, yo voy al frente. Si no gano la pelea con mis primeros ataques, estaría en peligro.”

“¡Pero yo también hago eso!” Dijo Nyris con torpeza antes de agarrarlo y sacudirlo, “No cambies de tema, ¿cómo debería uno tratar con tus fuerzas?”

“Eeeehh… Tienes razón en una cosa, reunir a tus élites para luchar, pero si los ejércitos son casi iguales, nunca antes he perdido una batalla. Podrías intentar encontrar un lugar que te brinde una ventaja absoluta y defenderlo, algo así como Blackrose, pero este territorio no tiene tal lugar… Probablemente, la mejor manera es enviar un número de potencias para intentar asesinarme. ¿Eres feliz ahora?”

Nyris resopló, con sus manos todavía sobre el hombro de Richard, “Supongo. Te dejaré ir esta vez. ¿Qué hacemos ahora de todos modos? ¿Estaremos acampando en este viejo y aburrido pueblo?”

Richard no sabía por qué se puso un poco nervioso, pero tomó la mano de Nyris y respondió suavemente, “Por supuesto que no. Dejemos que las tropas descansen otro día, nos dirigiremos a Ciudad Viento de Espada para encontrarnos con Fenlier. He perdido una semana aquí, ya estoy en mis límites.”

Actualmente estaban acampando en un pequeño pueblo llamado Fuego de Arce, rodeado de montañas y ríos con más de la mitad del pueblo lleno de arces. El lugar estaba a solo cien kilómetros de Ciudad Viento de Espada, a menos de dos horas de viaje con su fuerza actual. Fuego de Arce era originalmente el territorio de un barón, pero el hombre estaba actualmente encerrado con otros de su calaña, y 2.800 de su ejército de 3.000 soldados se habían rendido.

Richard y Nyris vivían actualmente en el castillo del barón, una exquisita obra de arte con esculturas, jardines y paisajes por todas partes. Sin embargo, el único inconveniente era bastante importante; básicamente no había defensas de las que hablar.

Mientras los dos continuaban hablando, un caballero rúnico se apresuró a entrar en la habitación, “Mi Señor, hay dos personas aquí que desean verte. Afirman ser mensajeros del Conde Robert y el Conde Silitus.”

Richard se mofó, “Esos zorros no pueden esperar más. Parece que son incluso menos pacientes de lo que esperaba. Vamos a echar un vistazo.”

Se encontraron en el hermoso vestíbulo del castillo, pero los dos mensajeros no estaban de humor para apreciar la belleza. Ya conmocionados por el poder militar de Richard, que había perdido a menos de cien hombres para diezmar a decenas de miles, intentaron comenzar las negociaciones de inmediato.

La oferta era bastante simple: sabían que a personas importantes como Richard no les gustaba perder el tiempo, por lo que los condes expresaban su buena voluntad y el deseo de dividir el territorio de Espada Plateada a cambio de un tributo regular y lealtad en la frontera occidental.

Una vez que los mensajeros terminaron de hablar, Richard sonrió: “Vuelvan y díganles a esos viejos que atacaré Ciudad Viento de Espada pasado mañana. Si quieren un pedazo del pastel, espero que sus ejércitos se unan a mí; no tomaré ningún tributo en absoluto. Pero, todos los intereses de la Familia Espada Plateada son míos. Se estarían metiendo con mis cosas si intentaran entrar después; siempre he sido un poco vengativo.”

Uno de los mensajeros se estremeció ante la proclamación, “Señor Richard, la cooperación es buena para todas las partes. ¿No estás siendo demasiado duro?”

“Je. ¿Quieres comer la presa que no cazaste? Soy lo suficientemente grande como una bestia, me tragaré a esta familia yo mismo. Si sus maestros quieren algunos de los beneficios, entonces tendrán que pagar el precio correspondiente. Si no quieren hacer nada más que compartir mis victorias, entonces díganles que se bajen de esa nube. Repitan esto palabra por palabra: si no veo a sus ejércitos en las murallas de Ciudad Viento de Espada pasado mañana, ¡entonces será mejor que no entren en este territorio!”

……

Una vez que los mensajeros cabizbajos se fueron, Nyris preguntó, “¿De verdad vas a atacar?”

“¿Por qué no?”

“No tiene sentido. Incluso si vences, las pérdidas serán grandes.”

Richard sonrió, “Hagamos una apuesta. Romperé la ciudad en el asedio, y mis pérdidas no superarán los 200 hombres en total.”

Nyris resopló, “¿Qué estamos apostando? ¿Quieres un beso?”

Richard inmediatamente sintió que algo se atoraba en su pecho, con la boca abierta pero incapaz de decir una palabra. Su respiración se volvió rápida y errática, pero tardó unos momentos en calmarse mientras miraba a Nyris y lo observaba de arriba abajo.

Al mirar sus ojos brillantes, Nyris se estremeció como si hubiera sido mirado por una bestia antigua. Inmediatamente frunció el ceño y gritó, “¿Qué estás haciendo?”

Desactivando Perspicacia, Richard se limpió el sudor de la frente y forzó una sonrisa, “Quería ver si realmente era Su Alteza.” Todavía se sentía un poco desconcertado, sin darse cuenta de la respetuosa forma de hablar que había utilizado.

El Cuarto Príncipe gruñó enojado, “¿Crees que soy falso?”

Richard comenzó a acariciar su barbilla mientras decía pensativamente, “Probablemente no…”

Nyris realmente era alguien con un encanto asombroso, pero tal como lo veía ahora, el príncipe no era menos hermoso que Sharon o Rosie. Si bien la mayoría de las personas perdían su atracción cuando se enojaban, su apariencia solo se hizo más difícil de resistir. Richard se sintió extremadamente en conflicto por cómo se sentía en este momento, una mezcla de placer y tortura.

Al darse cuenta de que los pensamientos de Richard iban a la deriva, Nyris de repente se levantó de su asiento y se inclinó sobre él, mirándolo fijamente con fuego en sus ojos. Las caras de ambos se fueron acercando lentamente; Richard trató desesperadamente de alejarse, pero su espalda golpeó rápidamente contra el sofá y no había lugar donde esconderse. Los ojos de Nyris ocuparon toda su visión, y a medida que se quedaba sin aliento podía oír el latido de su corazón.

“¡OYE!” Gritó.

“¿Qué?”

“Has llevado la broma demasiado lejos… ¿Realmente quieres besarme? ¡Me resistiré!”

“Je. La resistencia puede ser suprimida.”

Richard se estremeció, recordando la noche del destino de hace muchos años en el Deepblue. En ese entonces también había sido similar; Sharon había borrado cualquier noción de formalidad que hubiera podido tener, sacando a relucir una atracción muy profunda que había sido cubierta por el respeto y el miedo.


Capítulo Pendiente 1/2

Descarga:

4 Comentarios Comentar

  1. Luis Rojas Valle

    Lector

    Nivel 22

    Luis Rojas Valle - hace 3 semanas

    Gracias por el capítulo 😁👍🏽 por alguna razón siento escalofríos bajando por mi columna 😅🤯

  2. Delta9021

    Lector

    Nivel 11

    Delta9021 - hace 3 semanas

    Gracias por el cap!!! Jajaja pobre Richard hasta a mi se me puso la piel de gallina

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.