<- Actualmente solo registrados A- A A+

CoS – Capítulo 938

Libro 6 – Capítulo 164. Dominación

 

Nubes negras cubrían el cielo hacia el centro de la ciudad, una densa tormenta de rayos lloviendo sobre los soldados que estaban debajo. Cada rayo azul fue impulsado por la energía astral y las leyes de la vida; solo podían paralizar a los caballeros rúnicos y a los guardias de espada plateada por un momento, pero la mayoría de los soldados normales caían de un golpe. La docena de nubes formaron una zona de muerte en el centro de la ciudad que bloqueó las dos guarniciones de guardias destinadas a ayudar a la infantería pesada; les llevaría al menos diez minutos reorganizarse.

Tal como estaban las cosas ahora, diez minutos era demasiado tiempo. La dispersa infantería pesada fue masacrada por los caballeros de la lanza sombra, y cuando el rayo terminó, el ejército de Espada Plateada se había derrumbado sobre sí mismo. Los caballeros rúnicos de Richard finalmente se habían recuperado del esfuerzo y cargaron, sus pezuñas de hierro sacudiendo la ciudad y llamando la atención sobre el ogro en medio de sus filas.

“Yo gano,” dijo Richard con una sonrisa hacia Nyris, aunque hubo un toque de jadeo en su voz. Esta fue la primera vez que creó un hechizo de asedio a gran escala, e incluso con sus bendiciones y Ciclo de Maná y todos los impulsos a las nubes de tormenta era difícil lograr el equivalente de un cuerpo entero de magos como un solo hombre.

Los caballeros regulares inundaron Ciudad Viento de Espada, marchando por la avenida central hacia el castillo. Los caballeros rúnicos de Espada Plateada finalmente fueron enviados, pero se encontraron con los lanza sombra y fueron devorados lentamente. La primera colisión mató a una docena de zánganos de Richard, pero continuaron acumulándose y eliminando al enemigo. Los caballeros colapsaron rápidamente; era parte de la naturaleza humana dudar, y Fenlier no les dio a sus hombres ninguna razón para morir por él.

Los caballeros rúnicos de Richard y la caballería regular se precipitaron a la brecha abierta por los lanza sombra, derribando al resto de los caballeros rúnicos y a los guardias de espada plateada que se encontraban en medio de la retirada.

Fue en este punto que todas las tácticas habían llegado a un punto crítico. Un día y una noche de ataques intermitentes habían agotado a la mayoría de los guerreros ordinarios de la ciudad, pero esto no era un problema para las élites. Cuando comenzó la guerra de la medianoche, los soldados ya habían perdido la moral y caerían ante el más mínimo obstáculo mental. Las nubes de tormenta eran un despliegue de poder que estaba destinado a lograr eso, pero Fenlier incluso le había hecho un favor a Richard al no enviar a sus caballeros rúnicos cuando tenía que hacerlo. Se convirtió así en una guerra de élites, donde los caballeros de la lanza sombra y los caballeros de lo salvaje tenían una ventaja absoluta.

<< Nota: Caballeros de lo salvaje; son los caballeros rúnicos que están equipados con un set de runas de Barrera Salvaje o Golpe Salvaje. >>

Richard y Nyris se elevaron al cielo, un claro desafío hacia los santos enemigos. Si todavía se negaran a luchar, los pocos soldados que aún estaban tratando de resistir se rendirían instantáneamente. Tres santos se levantaron para hacerles frente, evitando a Tiramisú que estaba masacrando a los caballeros rúnicos sin parar. Todavía no podían olvidar la imagen del Dragón del Caos, algo que inspiraba temor, incluso si era probable que no la pudiera usar de nuevo.

El más fuerte de los tres santos se dirigió directamente a Nyris para detenerlo, mientras que los otros dos se movieron para luchar contra Richard. Por lo visto, querían matar primero a los más débiles del grupo.

¿Realmente pensaron que sería el más débil aquí? Richard se limitó a sonreír. Antes de que la batalla pudiera comenzar, una sombra cruzó el cielo, alcanzando a uno de los santos que corrían hacia él. El hombre de repente irrumpió en una fuente de sangre, sus extremidades rotas cayendo mientras Phaser metía un corazón fresco en su boca. Con la cara enrojecida, su aura se elevó.

El otro santo quedó aturdido por la muerte de su compañero, y en su puro terror, voló tan lejos de Phaser como pudo. Sin embargo, rápidamente se dio cuenta de que algo andaba mal; ¡No podía sentir el viento en su cara! Sintiendo una grave sensación de peligro, levantó una pequeña barrera de energía frente a él mientras se giraba para ver donde estaba Richard.

Cuando una cuchilla verde cayó sobre él, el santo se quedó preguntándose cómo Richard había cubierto cien metros en un abrir y cerrar de ojos. Sería el último pensamiento que tendría; el escudo era tan bueno como el papel frente a Luz Lunar, y el único golpe lo despojó de toda vitalidad y lo envió a estrellarse contra el suelo. Uno apenas podía ver un resplandor rojo en la Luz Lunar cuando la espada fue regresada a su vaina.

No muy lejos, Nyris estaba librando una deslumbrante batalla con el santo más fuerte. El Cuarto Príncipe había envuelto a su enemigo en una tormenta de ataques, chispas y llamas volando por todas partes mientras el santo era golpeado como una pelota en las manos de un gato. Cada golpe lo envió volando a decenas de metros de distancia, y para cuando pudiera recuperarse, el siguiente ya estaría sobre él. Esta pelea fue diez veces más intensa que la de Richard y Phaser, pero el oponente aún no estaba muerto. Aunque apenas podía defenderse, el hombre se dirigía lentamente hacia el oeste para escapar.

Nyris se frustró rápidamente, su ofensiva se hizo cada vez más feroz al notar que Richard lo miraba desde la distancia. Sin embargo, el santo continuó su defensa y trató repetidamente de atravesar la barrera, encontrando eventualmente una apertura y alejándose rápidamente.

Los ojos de Phaser brillaron en la distancia mientras se movía para ayudar; por supuesto, su verdadero propósito era comerse el corazón del santo. El cuerpo del enemigo de Richard que había caído al suelo ya no tenía su corazón, pero todavía no estaba llena. Tiramisú también levantó la vista, los tres ojos fijos en el santo que huía. Al señor ogro no le quedaban más caballeros rúnicos para matar, y los guardias de espada plateada eran demasiado débiles para preocuparse.

Ambos fueron detenidos por Richard; Nyris era en realidad mucho más fuerte que el santo, pero aún carecía de la experiencia de batalla para matar a un enemigo defensor. Este sería un buen curso en el mismo. En su lugar, ambos fueron dirigidos hacia el propio Castillo de Espada Plateada; la caída del castillo pondría fin al asedio.

El señor ogro inclinó la cabeza y levantó su martillo de guerra una vez más, continuando avanzando y rodando sobre sus oponentes. Su gruesa armadura de acero solo podría ser perforada por las lanzas de los caballeros rúnicos, pero la mayoría de ellos fueron asesinados o heridos, y unos diez habían huido.

En este punto, la caída de Ciudad Viento de Espada era un resultado inevitable. Todavía quedaban 5.000 defensores, pero no había caballeros rúnicos o santos para enfrentarse a las élites de Richard. No importa cuán ferozmente quisieran resistirse, solo podrían retrasar un poco las cosas. Por otro lado, Nyris no había logrado matar a su oponente, pero su batalla aún había asustado a mucha más gente que la silenciosa destrucción causada por Richard y Phaser. Los soldados de Espada Plateada vieron cómo golpeaban a su santo más fuerte sin poder defenderse, y eso los aplastó.

Una hora más tarde, el Castillo de Espada Plateada había caído. Otra hora más tarde, las últimas personas que defendían Ciudad Viento de Espada se habían rendido. El mismo Fenlier había escapado de la ciudad con sus diez caballeros rúnicos, pero Richard había capturado a otros ocho señores que no tuvieron tiempo de escapar.

Inesperadamente, Fouen había querido compensar la vergüenza de su derrota anterior y luchó hasta el final hasta que Nyris lo noqueó. Con el Vizconde a sus pies, Nyris se quitó el casco para revelar un rostro lleno de ira. Incluso persiguiendo al santo por decenas de kilómetros, lo único que había conseguido era cortarle un brazo. Pensando en la facilidad con que Richard y Phaser despacharon a sus oponentes, gruñó de rabia.

En medio de su decepción, pateó al hombre inconsciente a sus pies y lo despertó. Gritando despierto, el vizconde vio la boca de Nyris abierta de par en par con sorpresa y jadeó confundido, refunfuñando para sí mismo, “Golpeado por una mujer…”

Nyris se puso rojo de vergüenza de inmediato; ¡Nada iba bien hoy! Sin saber que tanto había notado Richard, silenciosamente dio la vuelta a Fouen con la mano izquierda y le dio un puñetazo en la nuca con la derecha. El impacto fue tan fuerte que Richard se estremeció por un momento.


Capítulo Diario 2/2

Descarga:

9 Comentarios Comentar

  1. Sland

    Autor

    Nivel 13

    Sland - hace 3 semanas

    ¡Saludos! Hemos terminado con todos los capítulos pendientes, gracias a todos los que apoyan esta novela.

    PD: ¿Qué piensan de Nyris, es un hombre o una mujer?

    1. Luis Rojas Valle

      Lector

      Nivel 22

      Luis Rojas Valle - hace 3 semanas

      Opino que es ambos y puede cambiar a voluntad 🤷🏽‍♀️

    2. Yang

      Autor

      Nivel 40

      Yang - hace 3 semanas

      Creo que es hombre, bien dicho un bardo le gustaban los hombres y este dijo que tenía algo que ver con ese bardo.

    3. Nicro

      Lector

      Nivel 3

      Nicro - hace 3 semanas

      Muchas teorias, pocas respuestas…
      Prefiero que sea hombre, que al prota le sobran las mujeres pero le faltan amigos

      1. Delta9021

        Lector

        Nivel 11

        Delta9021 - hace 3 semanas

        Jajaja pero sabes que si las cosas siguen así y en verdad es hombre, va a terminar teniendo algo mas que un amigo

  2. Avatar

    Lector

    Nivel 1

    LuisMP - hace 3 semanas

    Gracias por el cap. Yo creo que es mujer, no tengo ninguna evidencia pero sería un buen giro para la historia.

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.