<- Actualmente solo registrados A- A A+

CoS – Capítulo 940

Libro 6 – Capítulo 166. Uno va a la izquierda, el otro a la derecha

 

Con el casco todavía en la mano y el largo cabello rubio ondeando en el viento, la chica se dio cuenta inmediatamente de que los caballeros cercanos saludaban a alguien que volaba desde la torre y golpeó su lanza contra el suelo, “¿Así que tú eres Richard? ¡Cómo te atreves a invadir las tierras de mi familia, baja y pelea conmigo!”

Cuando Richard vio a la joven de cerca, se quedó bastante sorprendido. Con sus ojos brillando con Perspicacia, él rápidamente determinó que ella era un talento bastante equilibrado; la mayoría de las potencias jóvenes se centraban en su fuerza, línea de sangre o algún otro aspecto, pero ella lo tenía todo. Eso significaba que no sobresalía en ningún aspecto, pero ingresar a la santidad cuando aún era una adolescente fue todo un logro. Era poco probable que este tipo de persona alcanzara los picos más altos, pero aun así sería una enemiga formidable sin debilidades evidentes.

Aunque Richard y Nyris se habían forzado a permanecer por debajo de la santidad todo el tiempo posible para acumular poder, esa no era la única manera. También se podría optar por avanzar pronto y estabilizar los cimientos, utilizando su santidad para empezar a trabajar en el análisis de las leyes. De hecho, esta era la mejor idea para alguien tan equilibrado como ella, que realmente no perdería demasiado en ningún aspecto al apresurarse. Agamenón había elegido esta ruta, y a día de hoy, Nyris todavía no podía compararse con su amigo taciturno.

Sin embargo, el intelecto de la chica no parecía nada comparado con su talento. Ella acababa de alcanzar recientemente la santidad y estaba tan débil que ni siquiera podría resguardar las puertas de la Ciudad del Sol Desmontado, pero aun así había venido aquí para desafiarlo. Su percepción tampoco era muy buena; ella no había notado al monstruoso señor ogro que estaba de pie sobre las murallas.

Cuando el brillo en sus ojos de Perspicacia se desvaneció, Richard echó un último vistazo al cuerpo de la joven a través de su armadura. Ella de repente sintió un escalofrío y miró a su alrededor, pero incapaz de encontrar la fuente de lo que había provocado su sensación de peligro, volvió a mirarlo fijamente desde abajo. Él suspiró suavemente; la chica ni siquiera se dio cuenta de que él era la fuente, era demasiado inexperta. Si bien su talento la había llevado a la santidad sin ningún problema, era como una pequeña flor en un invernadero.

“¿Y tú eres?” Preguntó él.

“Alectra Espada Plateada, hija del Barón Somers y decimoséptima alumna de Santo Thomas. ¡Baja y pelea conmigo, debes pagar el precio por lo que hiciste en esta ciudad!” Dijo enfurecida la chica.

El nombre de Alectra le era familiar, y escudriñando en su memoria, Richard descubrió que era una de las tres diosas de la venganza. También había un indicio de poder divino en la chica, así que era muy posible que ella tuviera su sangre. Eso también explicaría su talento.

“¿Santo Thomas, el famoso paladín del Imperio Árbol Sagrado?” Nyris voló, ” Esta chica tiene un buen maestro, está bien. Pero ¿quién es Somers?”

Ahora familiarizado con el árbol genealógico de la Familia Espada Plateada, Richard respondió inmediatamente, “El hermano menor de Fenlier. Debería ser la sobrina del viejo, pero no parece tener idea de la situación. Sabes qué, quédate aquí un momento.”

Dio un paso hacia atrás mientras Nyris esperaba, asegurándose de que el príncipe estuviera concentrado en la chica antes de aparecer por detrás de él y empujarlo hacia delante mientras decía en voz alta, “¡Richard, esta mujer te ha desafiado!”

“¿Qué?” Nyris inmediatamente se dio la vuelta, “Tú…”

“Eres más apto para este juego, ve,” dijo Richard en voz baja, agarrando al Cuarto Príncipe por el brazo y enviándolo a volar en un elegante arco hacia la chica. Con sus artes marciales entrenadas a un gran nivel, Nyris no tuvo tiempo de responder mientras caía en picada al tiempo que maldecía.

* ¡Ring! * Una alabarda salió volando de las murallas de la ciudad cuando Nyris detuvo su impulso hacia delante, incrustándose en la tierra justo a su lado. Mirando la lanza legendaria en la mano de la chica y el arma de grado superior que Richard había arrojado, el príncipe se sintió con ganas de maldecir. No era alguien que confiara en las armas para ganar, pero al mismo tiempo sería una gran vergüenza perder porque el asta se rompiera con el impacto.

La chica miró fijamente a Nyris durante mucho tiempo, con el rostro enrojecido mientras tartamudeaba, “¿Eres… Richard?”

Cuanto más enojado se ponía el Cuarto Príncipe, más hermoso se volvía. Parecía que esta atracción no se limitaba a un solo género. Al escuchar a la chica hacer la pregunta, Nyris recogió la alabarda del suelo y reprimió su ira con una sonrisa juguetona, “Sí. Ahora terminemos esto rápido, quiero ir a cenar.”

La expresión de Alectra cambió unas cuantas veces antes de que se mordiera el labio inferior, saltando de su montura y arrastrando su lanza detrás de ella, “No creas que soy despreciable, lucharé contra ti en igualdad de condiciones.”

Paladín Thomas era una presencia única en Norland; a diferencia de la mayoría de las potencias que prosperaron en duelos, sus habilidades de combate fueron diseñadas para el campo de batalla. Su carga era equivalente a la de un pelotón de caballeros rúnicos, y como su estudiante, Alectra, ciertamente estaba en su apogeo mientras montaba. Con su montura también siendo más poderosa que incluso las monturas mágicas de Richard, la chica había renunciado claramente a una parte significativa de su poder.

Mirando por encima la escena, Richard apoyo su barbilla en una de sus manos mientras se sumergía en sus pensamientos. Sin embargo, una serie de ideas extrañas estaban pasando por su mente, como resultado de su bendición frente a algo de lo que aún tenía poco conocimiento.

El Cuarto Príncipe pareció no tener ningún respeto por el sexo femenino, acercándose a la chica e inmediatamente atacando con su alabarda. Alectra exclamó sorprendida mientras daba tres pasos hacia atrás, su lanza aparentemente cobrando vida con el rugido de un dragón al apuñalar en cada paso. Estos tres ataques combinados fueron una técnica famosa utilizada por el Paladín Thomas a la que él llamó el Golpe Divino.

Nyris se dio cuenta inmediatamente de que había subestimado a la joven, su propia energía burbujeando para repeler los ataques. La alabarda en sus manos pareció temblar cuando trató de bloquear los ataques, amenazando con romperse en cada paso. Consiguió detener los dos primeros golpes con la cuchilla del arma, pero el tercero logró atravesar sus defensas y lo golpeó justo en la frente.

Un rayo azul brotó del cuerpo del Cuarto Príncipe cuando se retiró treinta metros, la alabarda cayendo a un lado cuando su casco se partió en dos. Una brillante línea roja apareció en su raya del cabello, goteando carmesí por su frente y sus dos ojos escupiendo fuego eléctrico.

Si el Cuarto Príncipe podía ser considerado hermoso y encantador, ahora era frío y brillante como una flor que acababa de ser aplastada.

La boca de Alectra se abrió en shock; ella no había esperado este resultado. Al haberse distraído por un momento, instintivamente había recurrido a su truco más fuerte cuando Nyris se le acercó repentinamente; no había pensado que en realidad le haría daño.

La expresión de Nyris se había congelado al mirar la alabarda deformada en su mano; si hubiera usado sus propias armas, el resultado habría sido diferente. Su propia aura era feroz, pero necesitaba tiempo para canalizar la energía; el arma de grado superior por sí sola no pudo resistir los fuertes golpes. Si no hubiera reaccionado lo suficientemente rápido, esos golpes podrían haberle partido el cráneo en dos.

El príncipe no tuvo que mirar a la muralla para saber que Richard y sus seguidores lo estaban mirando. Apretando su puño con vergüenza ante su pobre exhibición, se frotó el carmesí de sus labios y gritó al cielo. Un rayo azul cayó y cubrió su cuerpo mientras corría de nuevo hacia delante, blandiendo el arma medio destruida en una ráfaga de golpes contra el oponente.

Esta vez, no paró. Atacando a Alectra como un fantasma, aterrizó golpe tras golpe en su lanza y nada más. No había energía imbuida en el arma en sí, pero cada golpe era inconmensurablemente pesado; toda su rabia se había concentrado en esa lanza, y no importaba cómo ella intentara esquivar, ni un solo golpe falló. Milagrosamente, la alabarda rota mantuvo de alguna manera su forma incluso con las grietas poco profundas en su superficie. En un abrir y cerrar de ojos, la chica había sido empujada al borde del abismo sin poder defenderse.

De regreso en lo alto de la ciudad, Richard, Phaser y Tiramisú estaban considerando cómo lucharían contra Nyris si estuvieran en la posición de Alectra. La unidad especial y el mago espadachín creían poder encontrar todavía una apertura en un solo golpe, mientras Tiramisú juntó ambas cabezas y decidió que se buffearia a sí mismo para fortalecerse y ​​enviaría al príncipe a volar de un martillazo. Ninguno de ellos necesitaría un segundo ataque.

Mientras tanto, Nyris pareció haber terminado de desahogarse cuando la alabarda finalmente se torció, su cuchilla atrapó la lanza y la arrojó hacia el cielo.

Alectra se quedó inmóvil en su postura, su rostro conmocionado por el impacto de la pérdida. Él gruñó por la deformada alabarda y la tiró lejos, Nyris notó la derrota en los ojos de la chica y se acercó, levantando suavemente su barbilla y susurrándole cálidamente al oído, “¿Ves a esos tres en la parte superior de las murallas? Mientras puedas ganar contra ellos, ven a buscarme en Fausto. ¡Me voy!”

Habiendo dicho eso, el príncipe saltó y voló a la ciudad, sin olvidar mirar a Richard por el camino. Sin embargo, Richard sintió por su mirada que había vuelto a la normalidad por un momento.

Una solitaria Alectra se quedó fuera de la ciudad, mordiéndose el labio mientras miraba a Richard, Phaser y Tiramisú para grabar sus imágenes en su mente. Recogiendo su lanza, saltó sobre su caballo y se alejó galopando.

……

Richard había perdido algo de tiempo con todos los desvíos, pero al caer la noche, él y Nyris se subieron a sus grifos y volaron hacia Fausto. Su corazón estaba pesado cuando despegaron; el príncipe que acababa de estar de buen humor estaba claramente hundiéndose en un caparazón a medida que se hacía más silencioso y deprimido. Nyris se negó a responder a sus preguntas, e incluso eventualmente se dio la vuelta para ignorarlo.

Podía decir que el príncipe no quería volver a Fausto, pero no tenía otra opción. Ya había estado fuera durante una semana entera y tenía que regresar para asegurarse de que todos los activos de la familia estuvieran en orden. Como rey de los Archerons, no podía hacer lo que quisiera con su tiempo.

Los grifos volaron hacia el este durante todo un día y una noche, y cuando aterrizaron, Nyris caminó en silencio junto a Richard hacia el templo de teletransportación. El portal de la familia real estaba un poco a la izquierda, mientras que el de los Archerons estaba a la derecha.

El templo estaba bastante solo esta noche, pero, aunque ya estaba por separarse de Nyris, siguió caminando hacia la isla de la familia real.

“¡Nyris!” Gritó Richard, deteniendo al príncipe, pero aun así él no miró hacia atrás. Al sentir la soledad que emanaba de la figura de este viejo amigo, dijo suavemente, “No importa qué problemas tengas, no olvides venir a buscarme.”

Nyris se quedó en silencio por un momento antes de responder, “No puedes ayudarme con mis problemas. Ya no eres solo una persona, sino el patriarca de los Archerons. Esta política… interferirá tarde o temprano.”

“Entonces te ayudaré como Richard, no como un Archeron,” Richard sonrió suavemente.

Nyris se dio la vuelta para mirarlo a los ojos, acercándose lentamente para darle un suave abrazo. Richard sintió que su amigo regresaba por un momento, pero esto era diferente. Al momento siguiente, Nyris se dio la vuelta y se dirigió hacia su portal, sin mirar atrás. Richard vio desaparecer su figura y suspiró, regresando hacia su propio portal.

Uno fue a la izquierda, y el otro a la derecha.

Descarga:

2 Comentarios Comentar

  1. Delta9021

    Lector

    Nivel 11

    Delta9021 - hace 3 semanas

    Gracias por el cap!! Esto me parece a que después se tendrán que enfrentar o algo asi

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.