<- Actualmente solo registrados A- A A+

CoS – Capítulo 950

Libro 7 – Capítulo 10. Oferta Final

 

Todos en la multitud intercambiaron miradas de miedo, pero después de haber llegado tan lejos, ninguno de ellos tampoco quería rendirse. Se habían vuelto cada vez más audaces al ver que las otras familias de las catorce no hacían nada para proteger a Richard, pero ahora habían atraído la atención del Cuarto Príncipe.

Estos nobles menores solo se atrevieron a intentar matar a Richard porque sabían que los Archerons estaban en una posición bastante única en todo Fausto. Quizás eran la única familia sin un heredero claro, y su dependencia en Richard significaba que probablemente caerían días después de su muerte. Cualquier otra familia en toda la ciudad, incluso aquellas sin islas, tenían la historia y el linaje para sobrevivir. Este coraje se esfumó ante la aparición de Nyris. Ofender a un príncipe sin razón era una muerte segura.

“¡Richard mató a más de una docena de nosotros!” Gritó un noble entre la multitud.

“Y mataría a una docena más si se atrevieran a poner un pie en mi isla,” respondió Richard con una sonrisa. Al mirarlo, Nyris se quedó aturdido momentáneamente.

Un viejo santo salió de entre la multitud y preguntó en voz baja, “Con el debido respeto, Su Alteza, ¿puedo preguntarle si usted está representando a la familia real con su postura sobre este asunto?

“Benzo Nirk, ¿verdad?” Nyris miró al santo con los ojos entrecerrados, haciendo que el hombre palideciera. Sorprendentemente, se negó a acobardarse mientras sus ojos brillaban con intención asesina, su pecho hinchándose en una muestra de determinación. Nyris se dio la vuelta y le dirigió a Richard una mirada significativa antes de declarar con voz clara y melodiosa, “No, solo estoy aquí como Nyris.”

Dicho esto, el príncipe se volteó hacia toda la multitud y continuó maliciosamente, “Pero yo estoy aquí. Matarme no tendrá repercusiones por parte de la familia real, pero veamos primero si ustedes, tontos, son capaces de llegar a ese punto.”

……

Dentro de la ventana de una posada cercana, Neil se levantó de un salto cuando golpeó su cara con su palma. Maldiciendo en voz baja, hizo señas a un sirviente y le instruyó, “Ve a decírselo… Suspiro, ve a decírselo a mi Padre. También transmite mis órdenes; ¡todos los santos que están bajo mi mando deben venir aquí de inmediato!”

Sabiendo que la situación era urgente, el sirviente se marchó de inmediato. Neil se volteó hacia los dos santos guardias que estaban detrás de él, “Si Richard y Nyris terminan en peligro, necesitaré que ustedes dos traten de rescatarlos.”

Dos contra docenas era una misión suicida, pero los guardias asintieron sin signos de vacilación o desesperación. Estos eran hombres que estaban completamente preparados para morir por su señor. Asintiendo, Neil se giró hacia la plaza.

……

Nyris quiso continuar su discurso, pero de repente lo agarraron por la nuca y lo arrojaron fuera del cerco. Incluso mientras se volteaba en el cielo para aterrizar de pie, Richard lo miró a los ojos, “¡Vete a la mierda, esto no es asunto tuyo!”

Luego Richard sacó otra espada larga y continuó con su encantadora sonrisa, “Ahora, no quiero perder el tiempo yendo en círculos con ustedes. Quieren la luna, ¿verdad? Mátenme y la tendrán. El precio es simple; la mitad de ustedes morirán.”

¿La mitad de ellos? Nadie quería creer las palabras de Richard, pero sus instintos les dijeron que no estaba mintiendo. Con la mitad del total de personas muriendo, las probabilidades de que uno muera serían del 50%. En ese caso, ¿quién sería capaz de agarrar la luna azul? Incluso si alguien lo hiciera, ¿sería capaz de conservarla?

Mientras la multitud comenzaba a dudar, la pequeña plaza comenzó a temblar cuando un hombre joven que tenía un cuerpo como una montaña se abrió paso. Parecía estar caminando tranquilamente, pero antes de que alguien pudiera reaccionar, una poderosa fuerza los empujó suavemente. El joven no pronunció ni una sola palabra al pasar entre ellos, pero se colocó al lado de Richard.

Esto causó un alboroto en la multitud. Agamenón era uno de los hijos más favorecidos del Duque de Sangre de Hierro, y su llegada cambió la situación de una manera que la de Nyris no lo haría. Incluso sin seguidores ni soldados, era una amenaza mucho mayor contra la que enfrentarse. Mientras que la mayoría de los hermanos del Cuarto Príncipe estarían bastante felices de que él se hubiera ido, la monstruosidad conocida como Beye mimó mucho a este hermano suyo. Matarlo causaría un desastre.

Ahora, la multitud realmente se lo estaba pensando dos veces. Solo había un factor que los obligaba a seguir luchando; la venganza de Richard. Todos los que lo habían convertido públicamente en enemigo en el pasado fueron finalmente castigados por su decisión, y él era conocido por su fuerte memoria. Ya en un punto de no retorno, preferirían matar a los tres presentes antes de morir que lloriquear en vano.

Sin embargo, la multitud quedó cegada una vez más cuando otra figura se abrió paso. Después de un momento de aturdido silencio, alguien susurró alarmado, “¡Beye!”

Cejas y pupilas tan tenues que eran casi incoloras, pelo corto despeinado y un aura completamente no oculta rebosante de intención asesina; como alguien que había logrado matar a un ser legendario por su cuenta, Beye inspiró un terror absoluto en cualquiera que se enfrentara a ella. Era incluso más aterradora que la mayoría de las leyendas; habiéndose obligado a retrasar su avance tanto como pudiera para pulir sus habilidades, sin duda sería un monstruo aterrador cuando diera ese paso. En ese momento, las leyendas probablemente ni siquiera podrían escapar de ella.

Tanto Nyris como Agamenón solo eran vagamente importantes para sus familias, pero el Duque de Sangre de Hierro nunca en su vida sacrificaría a Beye. Si ella luchara hasta la muerte aquí, el Duque Orleans sin duda eliminaría las líneas familiares de todos los involucrados. ¡Con él como catalizador, la familia real también podría entrar en acción!

“Ustedes…” Richard sacudió la cabeza con resignación cuando Nyris saltó hacia atrás, la llama azul en la Luz Lunar se apagó, “Suspiro. ¿Por qué quieren evitar que me desahogue un poco? La oportunidad se ha ido.”

Una sonrisa maliciosa que podía hacer a los niños llorar se deslizó sobre la cara de Beye, “El viejo estaba preocupado de que no pudieras ayudarlo a cuidar de esas jóvenes bellezas en su nombre, así que me dijo que no podía dejarte morir. Tú representas su felicidad.”

Lawrence estaba muy lejos y se había marchitado a una mera cáscara de su antiguo yo, ¿cómo podía reaccionar tan rápidamente a los acontecimientos en Fausto? Esto fue sólo una excusa. Richard comprendió que Beye estaba cerca y se apresuró en el momento en que recibió la noticia; era solo que ella era tan torpe con las relaciones como hábil en el combate; nunca expresaría fácilmente su preocupación.

Sin embargo, Richard todavía se estremeció ante la mención de las jóvenes bellezas. La mayoría de esas mujeres eran jóvenes hace cincuenta años; a estas alturas, la mitad de ellas probablemente estaban enterradas en el suelo. La tarea de Lawrence para él… No pudo evitar querer huir con solo pensarlo. Aun así, le hizo querer visitar al viejo pervertido de nuevo. Era solo que no había habido una sola posibilidad de extensiones de vida en ninguno de sus sacrificios recientes y su árbol de la vida le había dicho que los frutos no funcionarían en alguien tan viejo.

Justo cuando se estaba llenando de nostalgia, la aguda mirada de Beye se centró en la multitud, “¿Qué están haciendo aquí todavía? Cansados ​​de la vida, ¿no?”

Otro santo se preparó antes de preguntar, “Con el debido respeto, Señorita Beye, ¿está usted aquí representando su propia postura o la del Duque de Sangre de Hierro?”

Justo cuando las palabras salieron de su boca, el hombre se puso rígido de repente mientras sus ojos se abrieron de par en par. Beye retiró lentamente su dedo índice de su frente, el largo dedo cubierto de sangre y sesos. Pocas personas en toda la plaza lograron ver cómo se había movido.

“Cuestionando mi presencia, tienes algo de valor.” Empujó el cadáver al suelo, levantando la cabeza para mirar a la multitud estupefacta, “No se tolerará ninguna ofensa hacia las catorce familias. Cualquier juicio sobre uno de los nuestros debe venir de nosotros, no de ustedes, gentuza. Cualquier familia que desee atacar a una familia gobernante de Fausto debe acatar las leyes que han existido durante siglos; primero debe marchar hacia la ciudad. ¡Esta es la voluntad del Duque de Sangre de Hierro!”

Esto causó un alboroto en la multitud, la gente encogiéndose de miedo. Sin embargo, alguien todavía tuvo el coraje de preguntar: “Entonces esto—”

“Esto termina aquí. No surgirán disputas de esto, nadie lo usará como excusa para vengarse.”

Cada mirada de la multitud cayó inmediatamente sobre Richard, cuyos ojos se fijaron en los de Beye durante unos instantes antes de sonreír y asentir. Esto fue un gesto de cortesía, de un patriarca que está de acuerdo con el mensaje del enviado de otra familia. Sin embargo, justo cuando la gente empezó a dar un suspiro de alivio, él de repente gritó, “Un segundo.”

La multitud inmediatamente se alarmó una vez más, pero Richard continuó casualmente, “Me siento generoso, esta es una última oportunidad para ustedes. Elijan a tres personas de su elección y lucharemos; sin interferencias externas. Por supuesto, las luchas serán a muerte. ¿Qué les parece?”

La codicia surgió una vez más en muchos de los santos. Las condiciones de Richard eran extremadamente atractivas. todavía quedaba un santo celeste entre las docenas presentes. Con él como el núcleo y los dos más fuertes del resto, ese sería un poder combinado que sería comparable a dos santos celestes. Con Richard siendo quien sacó el tema, nadie podría decir nada si él moría. Algunos de los que tenían motivos ocultos inmediatamente cambiaron sus miradas hacia el santo celeste.

Sin embargo, la expresión del hombre se volvió bastante grave al tratar de igualar la mirada de Richard. Al final, se giró para irse sin decir una sola palabra. En solo un instante, su figura había desaparecido en la distancia.

¡Un santo celeste no se atrevía a luchar contra Richard incluso con otros dos santos para ayudarlo!


¿Quieres mostrar tu apoyo?

Patrocinio: 12$ x 5 capítulos
Descarga:

3 Comentarios Comentar

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.