<- Actualmente solo registrados A- A A+

CoS – Capítulo 957

Libro 7 – Capítulo 17. Peligro

 

El requisito de un título ducal había sido puesto durante la fundación de la Alianza Sagrada, usado como garantía para proteger a la familia real y a sus más poderosos partidarios de la agrupación de los nobles menores para influir en la votación. Desde que la Alianza se estableció en Norland y alcanzó un equilibrio relativo, las posiciones de las distintas islas flotantes se fueron llenando gradualmente con aquellos que merecían tal honor. En este momento, una familia sin un ducado no tenía esperanza en Fausto.

Sin embargo, los Archerons aparentemente nacieron para crear milagros. Un marqués había derribado por completo la orden de Fausto, y su hijo sin título no hizo más que acrecentar su dominio y eliminar a muchos duques de la clase dominante. En circunstancias normales, como hijo mayor de un verdadero marqués, a Richard solo se le concedería un título honorífico como conde.

Así que Canaán y la Familia Espada Plateada fueron respaldados por quienes apoyaban a Neil o Ryan. Solo había catorce familias de Fausto; con el voto garantizado de Richard eliminado, Nyris muy posiblemente podría perder el trono. Quienquiera que haya hecho esta jugada era un político sin escrúpulos.

Richard parecía tranquilo por fuera, pero su mente estaba acelerada mientras repetía las reacciones de cada uno de los nobles en la habitación. Algunos de los nobles se sorprendieron ante la decisión del Emperador Philip de recurrir al voto en lugar de elegir él mismo a su heredero, lo que inmediatamente los descartó. Muchos de los otros miraron primero a sus aliados cercanos, pero hubo algunos, incluyendo al Duque Anan y al Duque de Sangre de Hierro que en su lugar lo miraron a él. Ambos eran explicables; los Anans estaban estrechamente ligados a los Archerons, mientras que el Duque de Sangre de Hierro parecía compadecerse un poco por su mirada, pero entre el resto estaba el Duque Mensa.

Se centró en esa mirada en particular y repitió los pocos momentos una y otra vez, casi confirmando que este era el hombre detrás de escena. Incluso si no fue empujado directamente por los Mensas, el Conde Fenlier ciertamente había sido influenciado por el viejo.

Quería mofarse; si Nyris llegara a perder el trono por un voto, encontraría cualquier excusa que pudiera para aplastar a los Mensas de una vez por todas. Incluso si no encontrara una razón, atacaría de todos modos, la Alianza estaría condenada. Si este viejo tonto todavía se atrevía a intentar apuñalarlo en la oscuridad, entonces tendría que enfrentarse a las consecuencias de esa decisión.

Richard era alguien que era feroz contra sus enemigos, no mostraba piedad ni retrocedía, pero aun así la gente seguía conspirando contra su familia. En este punto sabía una cosa; el día en que no diezmara cada una de las amenazas, de repente se agruparían y lo sacrificarían por sus propias estratagemas. Si apartaba su atención por un segundo, estaban listos para apuñalarlo por la espalda.

La forma en que Gaton lidiaba con tal provocación era bastante simple; golpeaba a los perpetradores una y otra vez hasta que no tuvieran más remedio que someterse. Su propio plan era el mismo; a veces, la violencia bárbara era la solución al problema.

Cuando susurros silenciosos resonaban por la habitación, Philip hizo un gesto para que todos se callaran, “También hay una tercera cosa. Mensajeros del Imperio Árbol Sagrado y del Imperio Milenario han llegado a Fausto para discutir sobre la guarnición de las fortalezas en la Tierra del Anochecer.”

“¿Tan rápido?” Preguntó alguien en voz baja.

“Los que están a mi nivel tienen una cierta resonancia entre sí. Cuando mis últimos esfuerzos por recuperarme fallaron, debieron haberlo sentido. Por eso Espada Oculta luchó contra el Duque Orleans.”

La mesa redonda se quedó en silencio una vez más. Habían confiado en el poder dominante del Emperador para ocupar el Fuerte del Amanecer, y ahora mismo apenas podían mantener la situación. Les era claramente imposible mantener dos fortalezas por su cuenta, y los otros dos imperios habían venido a discutir la ayuda.

Sin embargo, estos otros imperios no ayudarían en la defensa sin compensación. A lo largo de los años se llegó a un acuerdo tácito de que el derramamiento de sangre a gran escala en Norland no tenía sentido, por lo que se utilizó la Tierra del Anochecer como escenario alternativo para determinar la división de los intereses. Cuanto mayor sea la actuación de un imperio, más tendrá que someterse el resto en las negociaciones.

Cuando Philip había tomado el Fuerte del Amanecer, tanto el Imperio Milenario como el Imperio Árbol Sagrado se retiraron inmediatamente de muchas áreas disputadas a lo largo de las fronteras. Varios planos por los que estaban peleando también fueron abandonados. En general, la Alianza se benefició con decenas de millones de oro cada año. Sin embargo, con Philip fuera y Rundstedt destituido, no tendrían más remedio que renunciar a una fortaleza. El Imperio Milenario ya había probado claramente las aguas, por lo que no había forma de saber cuánto querían exprimir.

El Duque Turing golpeó suavemente la mesa y frunció el ceño, “Tenemos que mantenernos aferrados a por lo menos una de las fortalezas, esa es la línea de fondo. Sugiero que intentemos llamar a los seres legendarios de nuestras familias y ver si alguno de ellos está dispuesto a volver; necesitamos al menos dos que estén dispuestos a dirigirse a la Tierra del Anochecer para estabilizar la situación. Si no son particularmente buenos en el combate, tal vez incluso necesitemos tres.”

Este consejo solo hizo que todos fruncieran el ceño. Era difícil ponerse en contacto con seres legendarios que estaban explorando la miríada de planos, e incluso si uno podía, muy pocos estarían dispuestos a desempeñar el aburrido papel de guardián. La mayoría de estas potencias eran extremadamente independientes y tenían poco apego a sus familias y al país; su objetivo principal era dominar el poder de las leyes. Podrían regresar si el propio Norland estuviera en crisis, pero la posible pérdida de disputas sobre la tierra no les interesaba.

Incluso si todo eso pudiera resolverse, la Alianza todavía tendría que pagarles. Los servicios de un ser legendario durante años, si no décadas, no eran baratos, y afectarían hasta a la propia familia real. E incluso si uno pudiera eventualmente hacerles volver, los mensajeros de los otros imperios ya estaban aquí. ¿Cómo podría uno lograr que todos regresen a tiempo?

Sentado al margen, Richard no tardó en darse cuenta de que también muchas otras familias tenían sus propias reservas. Unas cuantas tenían métodos para contactar a sus ancestros y patriarcas, pero no tenían tanta devoción a la Alianza como para sacrificar los cimientos de sus familias. Hasta los seres legendarios podrían morir en la Tierra del Anochecer, y tal pérdida destruiría inmediatamente a cualquiera de las catorce. Estaba bastante claro que aquí había muchas familias sin honor, y sin duda harían algún movimiento contra el grupo debilitado.

Incluso frente a una crisis de vida o muerte, esta floja unión no podía cohesionarse. Todos se preocupaban por sus propios intereses, a diferencia del Imperio Milenario que estaba unido bajo Gelan o el Imperio Árbol Sagrado que estaba unido por la religión. Por supuesto, esto era lo que todos querían; esta independencia que fue la perdición de la Alianza fue la razón por la que participaron en ella en primer lugar.

La decisión final no resultó en nada. Todos acordaron mirar cuánto querrían los dos imperios antes de ver lo que harían.

……

Durante todo el camino de regreso de la isla real a la suya, Richard no pudo librarse de la oscuridad. Habiendo estado en la Tierra del Anochecer durante media década, sabía exactamente lo que era un ser épico; estos eran los pilares de un país, incluso de un plano entero. Ningún número de santos podría enfrentarse a ellos, y muchos seres legendarios tendrían que unirse y confiar en la estrategia para matarlos. Solo los seres épicos podrían luchar contra los seres épicos, y sin un gran número de ellos para disuadir a los Daxdianos, Norland se enfrentaría rápidamente a su propia desaparición.

Con el Emperador Philip dejando el escenario, el techo se había derrumbado y el cielo se estaba volcando. Richard sintió una presión insoportable sobre él, pero no tenía idea de qué hacer. La familia entera no tenía ni una sola potencia legendaria en su interior; no tenía ningún hombre a quien pudiera enviar a una fortaleza.

Afortunadamente, había escuchado el consejo de Noelene y había conseguido a Nasia. Aunque solo estaba en el nivel 16 y quizás podría derrotar a los santos en el mejor de los casos, su habilidad de Fanático de la Guerra era extremadamente útil en la batalla. Tanto él como Tiramisú podrían enfrentarse instantáneamente a un ser legendario bajo su efecto, y Waterflower también podría aguantar. Si las cosas se ponían feas, tenía una forma de defenderse.

Pero lo más deprimente de todo era Nyris. Ahora que sabía de los problemas del Cuarto Príncipe, muchas rarezas de pronto cobraron sentido. La brecha entre Nyris y Agamenón al entrar en la santidad podía ahora explicarse adecuadamente; este último estaba usando todo su poder, mientras que el primero no. Rápidamente recordó que nunca había visto a Nyris usar su habilidad de santo alguna vez en combate, y por lo que el Emperador había revelado hoy, esto se debía a que estaba inseguro y era reacio a hacerlo.

Este fue el peor de los casos, y tuvo un impacto mucho mayor que un simple cambio en el tipo de personas que le gustaban. Una potencia en estos niveles no podía darse el lujo de dudar de sí mismo y vacilar; uno necesitaba perfeccionar sus habilidades en todo momento. Negarse a usar la propia línea de sangre no solo detuvo el crecimiento, sino que también marchitó lentamente la propia línea de sangre e incluso podría conducir a problemas mentales con el estrés acumulado.

Sin embargo, si incluso el ser más poderoso de la Alianza, que era el padre de Nyris, no podía guiarlo, Richard se hallaba completamente impotente. Todo lo que pudo hacer fue ordenar a sus hombres que permanecieran en alerta máxima y transferir más caballeros rúnicos a Fausto, elevando su número a cien. Debía concentrarse en mejorar lo más rápido posible en previsión de lo peor.


¿Quieres mostrar tu apoyo?

Patrocinio: 12$ x 5 capítulos
Descarga:

6 Comentarios Comentar

  1. Sland

    Autor

    Nivel 13

    Sland - hace 7 días

    ¡Saludos! Disculpen que haya publicado un solo capítulo, este sábado habrá cuatro capítulos para compensarlo.

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.