Para usar el Modo Noche debes estar Registrado e Iniciar Sesión.
A- A A+

DRE capitulo 64

Algo que no debería existir

“Ya lo has sentido ¿No?, La sensación de que tú mente tiembla al verme a los ojos”, Noctis.

“Sí, pero solo fue esta vez, ningún día anterior me ocurrió”, Wind.

“Puedo reprimirlo a voluntad, de hecho, solo liberé una pequeña parte… Planeaba enterrar esto en el pasado pero…”, Noctis.

Wind se congeló al pensar en que solo liberó una pequeña parte, no podía entender cómo funciona, pero eso le provocó temor.

“¿Tu… Habilidad de oscuridad?”, Wind.

Noctis asintió “Al principio pensé que era normal pero… Al verlo me di cuenta que no lo era…”.

“Al verlo…” Wind sacudió suavemente su cabeza y cambió sus palabras “¿Qué te hizo saber que fue tu habilidad?”.

Noctis suspiró profundamente y sus ojos se humedecieron “Fue la voz de… Set”, su voz tembló cuando pronunció esas palabras, en especial la última.

Wind soltó un suspiro, su rostro ya no contenía sorpresa, sino solo duda…

En el mundo existen las coincidencias, demasiadas pueden implicar que no son coincidencias.

Pero los “milagros” también existen, improbabilidades que dan resultado a coincidencias y eventos que pueden desafiar la lógica.

Posibilidades prácticamente nulas, pero que aún así son probables?

Wind sinceramente no quería creerlo, más bien no podía, después de todo las imágenes de su muerte volvieron a su cabeza.

Al principio estaba segura de que no era él, pero va vez que habló sus palabras calaron hondo en su mente.

Podría ser este uno de esos “milagros” y el por alguna razón adivinó lo que tenía que decir.

¿O solo estaba negando la realidad?, Sus ojos se movieron de un lado para otro mientras pensaba.

Y mientras tanto Noctis habló nuevamente “Sus palabras resonaron en mi mente y me permitieron aclarar mis pensamientos”.

“Después de eso, solo tuve que ver el panorama general, después de todo mi poder viene de un ser de la oscuridad… Aunque se supone que no debería despertar”, Noctis.

[No esperaba ver a un niño mortal… Pero eso es mejor que nada, durante milenios esperé pero nadie llegó… Es una pena que no puedas despertar todo su poder, pero esto debería permitirte sobrevivir… Por desgracia no puedo esperar más así que… ¡Vive! Permite que mi poder prevalezca, yo por mi parte me adelantaré].

Esas palabras eran débiles y frágiles pero estaban llenas de un ímpetu inquebrantable, de una fuerza invencible.

Pero esa fuerza invencible sería vencida, no por manos humanas, no por voluntad divina, no por una fuerza externa.

Sino por el tiempo, la llama de su vida agotó su fuente de energía con cada segundo y su fuente anteriormente grande como un océano sin fin, ahora era como un pequeño cuenco al que se había vaciado su contenido y solo unas cuantas gotas sé aferran.

Una llama tan grande como el sol se volvió del tamaño de la punta de una uña.

A pesar de su gran poder su límite ha llegado y todo lo que le siguió fue oscuridad.

“… ¿Un ser de la oscuridad?”, Wind.

Noctis fue sacado de su trance al oír la voz de Wind, a lo que asintió débilmente “Sí… de un tiempo antiguo de dioses y demonios”.

“…” Wind permaneció en silencio [Dioses y demonios] pensó mientras su cuerpo tembló de solo pensar en ello.

Noctis vio su reacción y comenzó a reír “Jajaja…” su risa se desvaneció lentamente y fue reemplazada por un siniestro silencio.

Sus ojos se dirigieron lentamente hacia ella y suspiró “Así son las cosas, ¿No sientes miedo de la verdad?, ¿Realmente quieres que te diga lo que soy?”.

Wind suspiró, sus manos se llenaron de resolución y su mano derecha agarró con firmeza la oscura camisa de Noctis “Tengo miedo… Pero, ¡Confío en ti!”.

Noctis sonrió, era una sonrisa pero… Estaba llena de un sentimiento de tristeza “Yo… Soy lo poco que queda del antiguo devorador de almas Selerion… El heredero incompleto de su poder”.

Su mano se desvió hacia su frente y la apretó ligeramente mientras sus ojos se movieron irregularmente “Soy… Realmente patético para ser el heredero de un ser tan poderoso, intenté olvidarlo porque… Cómo el dijo es imposible que su poder florezcá en el cuerpo de un mortal común… Pero”.

El corazón de Wind tembló al oír sus palabras, había tristeza incrustada en cada una de ellas pero… También desesperanza.

“Su poder despertó, la oscuridad en mi cuerpo es demasiado fuerte como para siquiera enfrentarla, la oscuridad es una fuerza muy destructiva pero si no puedes controlarla solo… Serás destruido por tu propio poder, cada vez… Me siento menos humano… Me llené de ganas de venganza y sed de sangre al pensar en esa noche…” Una gota tras otra surgieron de sus ojos que brillaron tras ser lubricados por sus lágrimas.

Los ojos de Wind se contrajeron visiblemente y lanzó una bofetada a Noctis “No… ¡No digas eso!, Tu eres humano, el odio la venganza la tristeza e incluso la impotencia que sientes al pensar en quien es de quién te quieres vengar… Todo eso es humano, ¡Por sentir eso no dejas de ser humano!… Eso… Eso solo demuestra que lo eres”.

Esa bofetada no fue fuerte, no provocó que se moviera, menos dolor y apenas se marco su mano mientras estaba bajaba lentamente por las mejillas de Noctis.

A pesar de eso despertó un pequeño cambio dentro de el… Sus ojos recuperaron el enfoque y limpió las lágrimas en sus ojos.

Sus ojos se llenaron de suavidad y su cuerpo perdió toda rigidez, apoyándose en ella que a su vez se apoyo en él.

“Tienes razón, lamentó lo que viste antes… Aún soy muy débil…” Noctis observó sus temblorosas manos con una extraña mezcla de sentimientos.

Wind tomó su mano con delicadeza y dijo “Los humanos son débiles también… Todos tenemos cuerpos y voluntades frágiles”.

Noctis asintió débilmente mientras un suave bostezo surgió de su boca.

Wind acarició tiernamente la cabeza de Noctis mientras ella también caía en el abrazo del cansancio.

Pasaron los minutos y no hubo cambió aparente pero el tiempo avanzó y eventualmente la fatiga llenó sus seres.

Las pupilas de Noctis se iluminaron con una luz brillantes por una fracción de segundo antes de cerrar los ojos.

Wind también cerró sus ojos y el silencio los cubrió, la respiración de cada uno era notable pero descansaron pacíficamente.

El tiempo transcurrió, horas pasaron pero solo hubo más oscuridad.

Con el tiempo Wind abrió sus ojos y se alejó lentamente de Noctis procurando no alterar su sueño.

Todavía hay una gran oscuridad, presionó el centro de la palma de su mano y un tenue brillo azul surgió encima de sus ojos.

Pudo ver todo claramente como si fuera de día y caminó hasta quince metros.

Se detuvo y presionó con el dedo índice de su mano derecha contra el aire.

Ondulaciones surgieron en el aire recorriendo una especie de capa como si hubiera una burbuja y sumergió su brazo.

Finalmente sumergió todo su cuerpo fuera de esa burbuja y presionó nuevamente intentando entrar.

Esta vez no hubo ondulaciones, en su lugar se mantuvo firme y no permitió su paso.

Wind asintió con una ligera sonrisa mientras dio media vuelta y caminó en la distancia.

El tiempo pasó nuevamente y Noctis despertó, observó a su lado y después de asentir caminó fuera de la burbuja.

En horario terrestre eran apenas entradas las seis de la mañana.

Por otro lado todavía faltaba bastante tiempo para que tuviera que ir hacia el aula de clases .

Sus ojos giraron y su mirada rodó hacia una pequeña edificación de no más de seis metros de alto.

Suspiró profundamente antes de revisar su correo, había un nuevo mensaje en su bandeja y lo abrió.

“… Ciertamente no cumplen con su labor, tienen que entender que lo importante no es la popularidad, sino la calidad.

Cómo tal te recomiendo darles una advertencia. En dado caso que no obedezcan tienes el poder para cerrar el periódico escolar, no es que realmente sea importante, existen miles de escuelas sin periódico escolar, no es necesario realmente”.

Fue lo que se escribió en el mensaje, el remitente fue Brendan así que no había razón dudar.

Sus ojos perdieron toda suavidad y se llenaron de severidad.

Una cosa era que lo criticaran eso no era importante pero, otra cosa fue expandir rumores sobre los estudiantes.

Eso no solo no era parte de su deber, incluso podría llegar a ser un delito en algunos planetas ya que no son figuras públicas a diferencia de él.

Parecía que no sabían con que estaban tratando pero… Eso es imposible.

Como sea, en cualquier caso se dirigió a ese edificio.

La distancia era algo lejana pero tampoco tardó mucho en llegar.

Una vez frente hizo un gesto con su mano y un teclado holográfico color rojo apareció frente a el.

Con rapidez escribió una nota no muy larga pero que contenía todo lo que se necesitaba, realmente no quería aparecer frente a ellos.

Con un gesto de lanzar, la nota voló hasta la pared del edificio y se adhirió a esta, era una nota holográfica así que para mantenerla lanzó un proyector de hologramas que se sincronizó con la nota.

Apenas terminó se alejó del lugar y caminó por la senda.

El edificio de estudios estaba frente a él, no dio paso alguno dentro, en su lugar caminó hacia una máquina expendedora.

Compró una botella de agua y finalmente se dirigió dentro del edificio.

Tan extenso cómo fue, estaba iluminado, de hecho todo el sendero estaba iluminado.

De hecho, de noche era imposible perderse.

Al encontrarse dentro lo que vio fue un lugar vacío, pasillo tras pasillo solo vio a dos personas antes de llegar a su aula.

Cuando abrió la puerta una persona más pasó, era un chico con pelo de color azul “¡Serbal!” dijo Noctis.

Serbal se detuvo y dijo “Hola”, su ojos se fijaron en el y dijo con el ceño fruncido “Tu apariencia… Te ves más sombrío”.

“Sí eso me pasa algunas veces, ¿Hablamos luego?”, Noctis.

Serbal asintió “Sería lo mejor, olvide hacer la tarea y faltan tres horas para la clase… Nos vemos”.

Noctis se despidió y entró en su aula, se dirigió a su asiento, cerró sus ojos y descansó.

Todo esto había sido como una montaña rusa, la paz y quietud le dieron más espacio para pensar, después de una hora una persona hizo su aparición.

Remona entró en el aula y levantó su mano en dirección a Noctis “Saludos”.

Noctis abrió sus ojos y al verla dijo “Buenos… ¿Días?”.

Remona llevo el dedo índice de su mano derecha a su mejilla “Hum… Supongo que técnicamente sí”.

Charlaron durante un rato antes de que Remona finalmente tomara su lugar.

El tiempo pasó nuevamente y solo faltaban veinte minutos para el comienzo de la clase.

En este punto Noctis frunció el ceño, Wind no había llegado, en este punto debería haberlo logrado pero parecía no llegar.

Ñic…

Sus pupilas se encogieron al oír la puerta abrirse y ver a Wind.

Su cuerpo estaba lleno de pequeñas heridas y una gran herida en su hombro, un hilo de sangre salió de su boca y sus ojos están llenos de cansancio.

Su ropa empapada en sangre no dejo ver nada más, Noctis se cubrió de luz y ambos desaparecieron.

Remona guardó sus cosas y dijo “… ¿Que acaba de pasar?”.

Después de reflexionar un rato dijo “Probablemente no vuelvan hoy… Espero que ella esté bien…”.

Un suspiro con algo de temor surgió de ella…

En el cielo Noctis sostuvo a Wind, ella sonrió y dijo “Lo logré”.

Ella cerró los ojos y dijo “No te preocupes… No moriré por algo tan simple”.

Noctis creó una burbuja alrededor de ella y dos alas de luz crecieron en su espalda.

En este tiempo había estado lleno de dudas, impotencia y deseos de venganza, pero por primera vez en mucho tiempo sintió… Temor, un gran miedo surgió en el y a gran velocidad salió de la academia y como un meteoro avanzó hasta una ciudad, en ella su vista se fijó en un edificio.

Un edificio blanco con una holograma frente con el texto “Hospital privado nueva esperanza”.

Apareció frente a él y descendió, la luz en el desapareció, sus alas y la burbuja igualmente.

Sin vacilar entró en el y una recepcionista apenas verlo dijo “,No hay citas pendientes y un doctor está disponible ¿Desea ver lo ahora?, Atenderle sin cita cuesta quinientos kiri más de lo usual”.

Noctis asintió, era claro que no podía esperar así que ella presionó un botón y dijo “Doctor mana, código siete”.

Poco después que hablará un hombre salió del pasillo al lado y observó la sala de espera.

Solo Noctis estaba y observó a Wind en sus brazos “¿Es usted?”.

Noctis asintió “Vine para que comprobarán su estado”.

Mana suspiró “Sigueme” acto seguido desapareció en el pasillo.

Pasó por paso siguió lentamente al doctor Mana, al llegar a una puerta con la inscripción “cien siete” entraron.

Una pequeña plataforma blanca de cinco centímetros de altura fue lo primero que vio Noctis y el doctor apunto hacia ella “Sostenla encima de esto”.

Noctis hizo tal y como dijo Mana y una luz azul cubrió el cuerpo de Wind.

Mana asintió y dijo “Ella definitivamente sobreviviría sin que la trajeras, son heridas que podrían resultar mortales para otras personas, pero de alguna manera el escape de la sangre está bloqueado casi totalmente y de lo único que ella necesitaba prevenirse es de las infecciones”.

“Si así lo deseas puedo sanar sus heridas en dos horas, en cuanto a la perdida de sangre, dale una de estas después que despierte” Mana sacó una caja llena de pastillas rojas.

Noctis la tomó y asintió “Sané sus heridas”.

Mana levantó su ceja derecha y dijo “¿No te preocupa el costo?”.

Noctis sonrió algo aliviado “No, si algo aprendí hace mucho tiempo es que el dinero no es lo más importante, es solo crédito que tiene valor debido a que todos así lo acordamos”.

Mana suspiró “Bien, puedes tomar asiento que esto tomará su tiempo, si así lo desea puede salir… Aunque supongo que usted ha visto ya mucha sangre” dijo apuntando en una línea entre el estómago y el pecho de Noctis.

Noctis sonrió y no dijo nada, en su lugar tomó asiento y permaneció tranquilo.

Después que dijo que ella no moriría todo el temor y la tensión en su cuerpo desaparecieron.

Aunque le costó entender que le sucedía.

Fin del capitulo LXIII

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.