Para usar el Modo Noche debes estar Registrado e Iniciar Sesión.
A- A A+

DRE capitulo 71

No solo el físico importa

Noctis al levantarse fue golpeado por una fuerte y fría corriente de viento.

“En está temporada…” alzó su vista al cielo.

Poco después bajó su mirada “No importa, pronto debería llegar la respuesta de Brendan”.

Fue entonces que a su vista llegó un ave.

Un cuervo negro para ser exactos, alzó sus alas y detuvo su vuelo frente a él.

Después volvió a batir sus alas, con prisa dio una vuelta de doscientos setenta grados y aterrizó en su hombro derecho.

Con facilidad pudo esquivar al cuervo, pero no lo hizo.

Los ojos del cuervo no lo veían confundidos, en su lugar parecían contener algo de intriga.

Al caer en su hombro el cuervo acercó su pico a la oreja derecha de Noctis.

“No te alejaste de mi… Que espécimen tan interesante” dijo con una voz ronca y seca.

Sus ojos carmesí parecían demostrar algo de risa.

Noctis suspiró mientras afiló su mirada y preguntó sin emoción “¿Quién eres?”.

El cuervo río débilmente “Jajaja, que frío, aunque eso es bueno también”.

Después añadió “No me sorprende que no me conozcas, tu poder no fue despertado de la manera correcta”.

Al pensarlo sacudió su cabeza “No, nada esta bien en tu cuerpo… Me atrevería a decir que eres una bomba de tiempo”.

Noctis cerró sus ojos “¿Te refieres a mi control de mi poder?”.

“No, estaba hablando en serio cuando dije todo, es decir tu ser en general no debería ser capaz de usarlo y menos soportarlo, eres un humano común, poco mejor que un mortal regular. Además… No estoy seguro de que puedas adaptarte a las consecuencias”.

Los ojos de Noctis temblaron y su boca se torció “¿Consecuencias?”.

El cuervo miró significativamente antes de sacudir su cabeza “No puedo ayudarte en nada de ello, pero puedo darte un consejo”.

Noctis permaneció en silencio… Sus ojos parecían moverse lentamente de un lado a otro.

El cuervo cerró sus ojos, Noctis susurró “… Quizá, mi constitución es insuficiente”.

Aquél cuervo que tenía sus ojos cerrados abrió el derecho abruptamente.

Noctis sintió un latido en su mente.

Después sintió algo en su ojo derecho.

Al llevar sus manos pudo sentir algo.

No era su ojo ni su piel.

Era una especie de metal.

[¿Q-Qué?… ¿Porque?].

“¡Aaagh!, ¡Mi ojo!, ¿¡Que hiciste!?”.

Noctis se derrumbó en el suelo retorciéndose de dolor.

Todo su cuerpo temblaba.

Mientras, su mano derecha cubría su ojo.

Su ojo izquierdo estaba inyectado en sangre.

Un aura oscura salió furiosa y violenta de su cuerpo.

Se extendió hasta por lo menos quince metros de distancia.

“¡Ahhh!, ¡Agh!, ¡Hah, Hah…!, ¡Haaaa!”.

Su cuerpo al retorcerse aumentaba su dolor.

El césped perdió su color verde característico y fue reemplazado por un amarillo grisáceo.

La tierra se marchitó y secó.

Los árboles perdieron su color.

Sus hojas se secaron y murieron.

Al final se pudrieron.

La tierra se fragmentó.

Y parecía que todo en ese radio estaba a punto de colapsar.

Noctis no dejaba de gritar y de hecho intentó quitar el “metal” incrustado en su ojo.

El cuervo cerró su ojo derecho y el dolor en Noctis se detuvo.

Pero todavía seguía temblando y no podía hablar.

Su aura lentamente se volvió estable y regresó a él.

Cuando abrió su ojo derecho y observó a su alrededor, su mente no dejaba de dar vueltas.

Su mirada cayó en su mano, que parecía sostener algo.

Pero no había nada.

No era que fingiera tomar algo.

Parecía que aplicaba fuerza incluso.

Pero… Al final no había nada.

Lo único entre sus dedos era aire.

Sus ojos temblaban y todo su cuerpo sentía un gran peligro.

El miedo se extendió en su ser.

El cuervo suspiró “Eso era una ilusión de bajo nivel, la constitución física no lo es todo, también deben cuidar su psique, ¿Cuando van a entenderlo?”.

Pero todo se había sentido tan… Real para Noctis.

Cuando decidió mirar hacia donde el cuervo, este ya no estaba.

Solo una pluma negra cayó en su mano.

Y su voz resonó alrededor.

“No importa cuántos seguros tengas si dejas de ser tu mismo, cada vez que lo uses pregúntate, ¿Que pienso de utilizar y matar personas por mi propio bien?”.

Antes de que pudiera pensar en las palabras de ese cuervo, su muñeca vibró.

Al revisar el buzón y leer el mensaje comenzó a reír como loco, aunque realmente estresado.

“Jajaja, siento que voy a enloquecer”.

Alzó su mano derecha y esta cayó cubriendo sus ojos.

“Que cansado es todo esto”.

“¿No sabes porqué terminó así?” Era lo que se encontraba en el mensaje de Brendan.

Después de alrededor de un minuto suspiró, movió sus dedos y comenzó a escribir.

“No, no lo sé, aunque quizá esté relacionado con su padre” fue lo que respondió.

“Bueno… Por otro lado quería preguntar, ¿Porqué te parece extraño preocuparte por ella?, Pensé que tenían algo entre ustedes”.

Noctis se sobresaltó por un instante, no sabía que contestar, pero siguió escribiendo.

“¿A qué te refieres?, Si es a lo del periódico ya dije que era falso”.

“Bueno, en realidad no me refiero a algo en específico, tengo ojos y oídos por todos lados, en realidad ella por lo menos parece… Interesada en ti”.

“No, en realidad somos solo amigos, nuestro comportamiento ha sido de amigos cercanos… ¿Cierto?”.

“…”.

Brendan suspiró dentro de su cuarto, acostado en su cama, a su lado Ledia dormía plácidamente “¿Porqué es siempre lo mismo?”.

“Supongo que depende del tipo de amigos que sean, tomando en cuenta lo que sucedió ayer”.

“… Debido a varias cosas… Ambos tenemos algo torcido el concepto de amistad, quizá es consecuencia de esto”.

“Eso podría servir para explicar su comportamiento a antes de ayer, pero has revelado su relación antigüa… Ahora cualquier cosa puede pasar”.

“… No estoy seguro, pero en ese tiempo también éramos amigos”.

“No tengo registros exactos, no puedo argumentar sobre eso, pero tú lo dijiste, sus conceptos son distintos a los de otras personas… ¿Cómo sabes que no confundes la amistad con el amor?”.

“Yo… No lo sé… Quizá tengas razón”.

En realidad no lo sabía, no tenía manera de saberlo.

“Cómo sea, lo descubrirás a su tiempo… Yo tengo otros asuntos que atender”.

Entonces la pantalla se cerró.

“Mierda” susurró mientras frunció el ceño con fuerza.

Golpeó el suelo “Maldición”.

Una y otra vez “¡Joder!, ¡Joder!, ¡Joder!”.

“¡No entiendo nada!” El suelo no sufría daños, pero su mano comenzó a sangrar.

“Siento como si un día fuera a explotar, no importa a donde vaya, al final siempre voy por un camino de muerte… Jajaja, jaja, ¡Jajaja!”.

Sus cejas se relajaron y cayó al suelo nuevamente.

“Quizá si no hubiera tomado el orbe… No, esto habría pasado de todas formas”.

_Parte 2_

Silencio absoluto, a esta habitación no parecían ser capaces de llegar los sonidos del exterior.

Dentro había dos chicas.

Una descansando en un profundo sueño.

Otra esperando en su cama mientras sus dedos se mueven como si estuviera manejando algo.

Por sus ojos aparecieron luces que se movían sincronizadas con sus dedos.

Estas formaron imágenes.

Pero sería imposible saber lo que forman sin acercarse y concentrar la mirada.

De alguna manera eran más intensas que el reflejo de su retina.

Era claro que no venían de sus anteojos, la luz pasaba a través de ellos, no eran siquiera reflejos.

De hecho estaban completamente empañados.

Al borde de su cama había unos cuantos libros de fantasía.

Una ligera sonrisa estaba impresa en su rostro.

Sus manos temblaban y su ritmo cardíaco estaba acelerado.

Pero eso es otro asunto, ya ha pasado más de media hora desde que llegó la otra chica.

Ella, estaba en una posición prácticamente perfecta, difícilmente lo habría logrado.

Pero ella no fue quien la acomodó.

Ella llegó y cayó en aquella posición.

Sus ojos no sufrían la menor perturbación.

Hasta este momento.

Sus ojos temblaron ligeramente.

Después sus pestañas se abrieron lentamente.

Al concentrar su visión, sus ojos giraron en dirección a su compañera.

Sus pupilas se atenuaron “¿Podrías dejar el porno para después?”.

Al oír sus palabras, las luces en sus ojos desaparecieron.

Soltó una risa forzada y dijo “Jejeje, no sabía que habías despertado, pero ya tardabas, no puedes culparme”.

Después de unos momentos de silencio preguntó “¿Cómo supiste?”.

Wind rodó su mirada al techo “No necesito ver tus ojos para saber que estabas viendo, solo mira tus lentes empañados”.

Al ver su cama, su mirada repentinamente saltó, de repente levantó la parte superior de su cuerpo.

“¿Cómo llegué aquí?” Al mover sus manos se dio cuenta “¿Qué pasó?”.

Ninguna parte de su cuerpo tenía heridas.

Incluso tocó su hombro derecho y movió sus dedos.

No sentía dolor…

La chica suspiró al tiempo que levantó la parte superior de su cuerpo.

“Por desgracia no lo sé, te esperé aquí, había ido por una bebida y cuando regrese ya estabas acostada”.

Wind inclinó su cabeza de un lado a otro.

“Huh… Tairy ¿Porqué me esperabas?”.

Tairy sonrió y llevó su mano derecha con orgullo frente a su pecho.

Su dedo pulgar apuntaba hacia ella y dijo.

“Si mi única amiga no aparece en la noche, debería esperar, después de todo pudo haberte ocurrido algo”.

[Única amiga… Es triste].

Seguido de ese pensamiento una imagen golpeó su mente, era ella… Pero su rostro era sombrío y parecía más joven, sus ojos se contrajeron.

Al final suspiró “Hah, hubiera dejado una nota”.

La sonrisa en el rostro de tairy permaneció, sus anteojos aún parcialmente empañados le dieron un aire extraño.

“Vamos, no es tan malo, aún no hay profesores reales”.

“… Bueno, supongo que tienes algo de razón” Wind suspiró después de hablar.

Tairy sacudió su mano de una manera algo burlona “No es como si en un día de clases avanzarán lo suficiente para que mañana no entendamos”.

Wind inclinó su cabeza hacia la izquierda “Mn, a menos que… No, olvidalo”.

Tairy frunció el ceño “¿Qué?”.

Wind sacudió su cabeza ligeramente “Nada, solo recuerdos del pasado”.

“Recuerdos eh, hah, supongo que todos aquí tenemos malos recuerdos del pasado” Tairy suspiró en medio de su diálogo.

Wind cerró sus ojos “No estoy segura”.

Tairy alzó su mirada al techo y llevó su dedo índice al lado de su boca “Huh, no me imagino a una persona que haya llegado a este lugar con metas desinteresadas y que haya tenido una infancia normal”.

_Parte 3_

Micael está en su asiento y observó a sus alrededores.

[Me preguntó que ocurrió con ellos… Quizá le pregunté a Remona].

Repentinamente un impulso llegó a su cuerpo.

Estornudó de la nada, la zona del techo encima de él se tornó rojiza y se abrió.

Un tubo de acero con un aspersor salió de este.

Desinfectante cayó sobre su cuerpo en grandes cantidades mojando su cuerpo.

Después de cubrirlo con desinfectante el tubo regresó y el techo volvió a la normalidad.

Micael separó con sus manos el desinfectante de su cara “… Gracias…”.

Dijo de una manera forzada, de hecho estaba enojado.

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.