Para usar el Modo Noche debes estar Registrado e Iniciar Sesión.
A- A A+

DRE capitulo 74

Ni tú ni yo, desconocido para ambos

Su cuerpo se movió como un relámpago, antes de terminar de hablar, su brazo ya había clavado en el cuerpo de Zen.

Al mismo tiempo Zen había retrocedido cincuenta kilómetros con un paso.

El ataque sin embargo, no se detuvo cuando retrocedió.

Sino que perduró.

Apenas había ocurrido un instante, su cuerpo se llenó de un destello.

De un color blanco traslúcido.

No tomó nada antes de que desapareciera.

Posteriormente la fuerza de su ataque repercutió sobre el planeta generando que las nubes se dispersarán.

No solo eso, un gran temblor sacudió la tierra mientras una gran ventisca azotó el mundo.

Xu tenía una expresión indiferente hasta que el cuerpo de Zen desapareció.

Sacó de su túnica un objeto redondo con un par de inscripciones.

Lo alzó mientras una luz comenzó a cubrir su cuerpo.

Entonces una sensación de crisis cubrió su mente.

Un ojo gigantesco apareció tras él.

Una fría ventisca se extendió desde aquel ojo.

La pupila del ojo se dilató y el espacio alrededor de fragmentó.

Apenas tuvo tiempo para cambiar su expresión antes de ser golpeado por una gran fuerza.

Usó toda su fuerza para detener su avance.

Pero al final no pudo frenar su caída.

Una estela de sangre fue dejada atrás mientras desaparecía de la vista.

El ojo se cerró y desapareció en la nada.

En el planeta había una pequeña ciudad de no mucha importancia.

Rodeada por un gran bosque que se extendía cincuenta kilómetros alrededor.

Repentinamente el cielo perdió su color y el tiempo pareció haberse detenido.

Una persona barriendo el camino en su jardín alzó la vista junto con otras miles de personas.

El tembló causo que varios edificios se derrumbarán.

La repentina y poderosa ventisca había llevado los escombros y la tierra a las calles.

Lo que vieron fue una gran esfera de fuego descendiendo mientras el mundo parecía llegar a su fin.

Y realmente estaba llegando a su fin.

Para ellos…

En medio de esa gigantesca esfera de fuego se pudo observar una figura.

Un hombre moribundo por apariencia, probablemente muerto.

Con una gran herida en su brazo derecho.

Entonces sus ojos se contrajeron mientras su visión se desvanecía.

Un sentimiento tan cálido, en poco tiempo se convirtió en un infierno abrasador.

En aún menos tiempo se volvió nada.

Un pequeño rastro de energía dejó su cabeza mientras su cuerpo se disipaba en menos que moléculas.

Un gran impacto.

Árboles volando por todos lados.

Otros tantos carbonizados.

La tierra volviéndose un infierno abrasador al paso de la fuerza destructiva y la energía calórica.

La vida de miles de seres desapareciendo como un sueño emífero.

Cómo si para empezar nunca hubieran existido.

Tampoco la tierra ni las edificaciones.

Todo desapareció y fue sustituido por un gran cráter en el que aparentemente yace un cadáver.

De este cayó un objeto redondo con un par de inscripciones.

Este parecía intacto.

Pero repentinamente una grieta surgió.

Y una más, además de otra.

Las grietas se extendieron desde el norte hasta el centro, ahí se detuvieron.

La persona estaba llena de lesiones y su pecho está seriamente dañado.

Sangre comenzó a brotar desde su boca.

Sus ojos están completamente rojos

Parecía que su vida se acababa.

Por lo menos parecida a su vitalidad anterior.

[Qué clase de poder es ese…].

Sus ojos se fijaron en el cielo que parece haber sido atravesado por un objeto masivo.

Este se restauraba a una velocidad sorprendente.

Xu solo pudo reír “Sí en lugar de detenerlo hubiera peleado, no solo habría terminado malherido”.

Entonces su vista cayó alrededor, hay un agujero gigantesco hasta donde llega la vista.

“Estos planetas hubieran sido completamente des…” su voz se detuvo mientras un pensamiento cruzó su mente.

[Quizá varios sistemas solares…].

“Jajaja… Jajaja, Jajaja, jajaja” Al final suspiró mientras rió durante minutos.

“Terminé en este estado… En un planeta como este… Tardaré años en recuperar aunque sea una parte de mi fuerza”.

Al intentar circular energía dentro de su cuerpo sus pupilas se contrajeron.

Su boca se sienta algo seca y los latidos de su corazón se volvieron extremadamente potentes.

Agarró desesperadamente el objeto redondo que cayó de su cuerpo e intentó.

Intentó llevar energía a este.

Pero no brilló ni una pequeña parte.

Entonces sus manos cayeron mientras veía el cielo con una expresión pasmada…

“Olvida morir, incluso mi esencia espiritual se perdió, no habría tenido siquiera un cadáver y toda esta galaxia hubiera perecido”.

El ya lo esperaba en realidad…

En su nivel, ¿Cuantas cosas podrían matarlo?.

La explosión de una estrella apenas debería ser un problema.

Sus ojos se cerraron y dijo con una voz quebrada “… ¿Dónde encontraré una fuente lo suficientemente grande?…”.

Entonces soltó un bufido mientras sus pestañas temblaban y un par de lágrimas recorrían sus mejillas.

“En vano…”.

Esa voz resonó, llena de melancolía, pero la persona a la que pertenece es desconocida.

También de dónde o cuando viene.

En otro lugar.

El cuerpo de Zen apareció mientras escupió una gran cantidad de sangre.

Su pecho había sido destruido.

Todo su tórax se había dañado.

Por pura suerte su corazón estaba intacto.

Estaba reteniendo su poder.

Si Xu realmente hubiera usado todo su poder no tendría siquiera un cadáver.

Su vida y poder estaban siendo drenados lentamente.

Morir… Probablemente, aunque definitivamente tendrá consecuencias.

Su cuerpo comenzó a vagar por el espacio mientras lo poco de su consciencia aún disponible busca un planeta.

_Parte 2_

“Ese día… Esa fatídica noche… Estábamos juntos, jugábamos y reíamos, esperaba que esa noche realmente fuera eterna…”.

Wind asintió “Supongo que era un deseo de ambos”.

Tairy no pudo hacer más que inclinar su cabeza mientras interrogantes surgían en su mente.

“Entonces repentinamente, un grito se oyó desde lejos en seguida corrimos hasta el lugar y ahí estaba…”.

La voz de Noctis se debilitó mientras hablaba, en especial al final.

Wind movió sus ojos, viendo directamente a Noctis, preguntó “¿Recuerdas quienes fueron exactamente?”.

Noctis asintió levemente y cerró sus ojos “Maxil Esparza, Lewis Diand y Bahar Sabit”.

Sus ojos temblaban mientras se llenaban de furia infinita.

Al recordar esos nombres un gran deseo de venganza surgió en su ser.

“¿Que más recuerdas?”.

La voz de Wind le trajo algo de calma, como si despertara de un sueño.

“Despues de intentar detenerlos, Bahar me cortó con una espada de iones… Después caí al abismo tras de mí”.

Mientras lo dijo apretó sus puños.

En este punto estaba muy inestable.

Se podría decir que todo lo que ha ocurrido en un lapso de tiempo tan corto ha sido como un sueño.

Sus ojos se abrieron repentinamente y se atenuaron mientras soltó un suspiro.

“Por desgracia… Así es, actualmente no puedo hacer nada contra ellos, pero no importa”.

Después alzó su mirada con una ligera sonrisa.

Era una sonrisa pero sus ojos eran algo tenues.

Cómo si la oscuridad dentro de sus ojos se hubiera debilitado.

Wind cerró sus ojos y suspiró “Hah, supongo que debo buscar un trabajo ahora, la matrícula no se paga sola”.

Noctis bajó su mirada hacia ella “Eso no es un problema en realidad”.

Wind pestañeo varias veces mientras inclinó su cabeza “¿A qué te refieres?”.

Noctis volvió a sacar su teclado holográfico y deslizó su dedo índice derecho mostrando una pantalla.

En esta había un mensaje.

Ambas fueron capaces de verlo, Tairy suspiró “Que suerte tienen algunos”.

Wind vio el mensaje con su boca abierta.

Sus ojos casi salieron de sus cuencas “¿Cómo es que no me llegó esto a mí?”.

Noctis suspiró “En realidad, si lo hizo, revisa en la carpeta de spam”.

Wind cerró sus ojos con rapidez y sus dedos volvieron a moverse de una manera extraña.

En cierto punto sus dedos se detuvieron y su cara se llenó de incredulidad “Realmente…”.

Sus ojos se abrieron y rió con fuerza “Jajaja realmente ocurrió eso”.

“Ciertamente, pensé que ya lo sabías”, Noctis”.

Wind suspiró “Supongo que es mi culpa… No prestar atención a las cosas es un problema bastante común”.

“Sí eso pasa a menudo, solo que deberías colocar de confianza en la dirección, esta no será la única”, Noctis.

Wind acarició su mentón “Quizá tengas razón”.

Tairy volteó su mirada a otro lado mientras mostró una sonrisa que no era una sonrisa [Que injusta es la vida…].

Noctis movió su cuerpo setenta y cinco grados, volteando hacia la puerta.

“Bueno, ya me tengo que ir” después de decirlo comenzó a caminar y Tairy se dirigió a su cama.

Cuando Noctis estaba por salir dijo “¿Qué somos exactamente?”.

Wind bajó su dedo junto con su mano y su mente se quedó en blanco.

“No lo sé…” dijo confundida.

Noctis cruzó el marco de la puerta y dijo “Yo tampoco”.

Entonces cerró la puerta suavemente.

Tairy estaba a punto de acostarse cuando llevó sus manos a su cabeza.

“¡Olvidé la razón de porque había estado parada ahí!” dijo con un tono de decepción.

Wind dirigió su mirada a Tairy y suspiró “¿Cuál podría ser aquella razón?”.

Tairy también suspiró “Cerrar con seguro”.

Wind se acostó completamente y dijo “Deberiamos haber elegido el candado magnético”.

Tairy asintió débilmente.

Fuera Noctis suspiró mientras sostenía la perilla de la puerta.

“… Es difícil entender algo que la otra parte no puede responder, yo no lo sé y ella tampoco, quizá ese es el orden natural, nunca supe lo que ocurría en la mente de la gente a mi alrededor y jamás fui capaz de comprender sus sentimientos”.

Entonces alzó su vista al cielo.

Cosas importantes ocurren todo el tiempo en todos lados.

Lo que sucede es que, poca gente se entera o no les importa.

Sin embargo una tormenta está iniciando.

Y el ojo de la tormenta se está condensando.

Sus ojos brillaron de un negro oscuro, como un gran abismo.

Un abismo gestante dentro de un huracán.

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.