Para usar el Modo Noche debes estar Registrado e Iniciar Sesión.
A- A A+

DRE capitulo 82

Chariote – en construcción

“Oh, Chariote torre de mil pisos.

Alzandote por encima de todo a la vista.

Cubres los cielos con gran esplendor.

Consagrando a tu rey como un resplandor.

Oh, Chariote torre del rey.

Bajo tu sombra el mundo es indigno.

Sobre tus pisos se cierne el destino del soberano.

Y en tus pasos se extiende el destino del mundo.

Oh, Chariote torre del destino.

Camino de la paz y la libertad.

Busca la luz y magnificencia del mundo.

Tu rey duerme buscando aquella seguridad.”.

Keyt dio media vuelta viendo a aquella persona tras de él.

Temi observó frente a ella una torre aún en construcción.

En sus manos los controles de las distintas máquinas pululando alrededor de la torre.

Todo desde una ventana, dentro de una montaña, desde el cual se puede ver una gran caída, debajo de ellos.

Probablemente unos cuantos cientos de metros, cubiertos por una niebla.

Keyt sonrió mientras decía aquellas palabras “¿Qué te parece? El fragmento de las instrucciones de Merlín sobre Chariote.

“Chariote, la torre apócrifa de las leyendas arturicas, realmente digna de su nombre” Temi dijo con admiración en sus palabras.

Keyt asintió “En su tiempo él era un experto en maquinaria y magia, empleando todo su conocimiento diseñó Chariote…”.

“La torre del rey perfecto, Arturo” Temi suspiró al mencionar ese nombre, en realidad el mundo era tan cruel.

“Una medida de defensa en contra de mordred, por desgracia no pudo hacer nada en el momento en que Arturo necesitó su ayuda”, Keyt.

Temi observó los planos y mientras los veía suspiró“Me preguntó… Que ocurrió con Merlín”.

Keyt alzó sus hombros y dijo “Si realmente llegó al pináculo, debió haber muerto por mil novecientos o a principios de los dos mil”.

Temi dirigió su mirada hacia Keyt, “Pero”.

Keyt mostró un rostro confundido por unos instantes, después soltó una risa breve “En este caso no hay peros, pudo haber extendido su vida, sí, pero todo tiene un costo, que yo sepa la única manera de que siga viviendo es que… Superara la cuarta frontera”.

Temi detuvo las máquinas cuando sus manos dejaron de moverse “Cuarta frontera…” confundida.

Terriblemente confundida, eso lo había escuchado con anterioridad.

Pero no pudo identificar la procedencia, ese término como incrustado en su mente no parece tener fuente.

“La cuarta frontera es, en términos simples un estrato mayor de la realidad, un lugar más allá de lo físico, no es un estatus de poder, tampoco una ascención mental, es de hecho la magna magia”.

La voz de Keyt llegó a sus oídos, sacándola de sus pensamientos.

Temi entonces sacudió su cabeza, siguió manejando la maquinaria, sus ojos que difícilmente se podrían describir como artificiales o modificados se movieron a velocidades inhumanas ajustando su vista de manera automática.

“Eso no parece tener mucho sentido”, dijo al ver la marca en la que está el tope de la torre, actualmente piso once.

“En principio no, pero imagina un espacio al cuál puedes acceder por tu mente, uno con el cual tienes una conexión, todo el conocimiento se te transmite y tienes que comprenderlo, pero tienes acceso a toda la energía del lugar, las leyendas indican que es energía primordial que, mediante hechizos o comandos puede ser controlado por los magos gracias a tu yo que está conectado a la magna magia y transmite todo hacia ti”.

“Es decir que es una conexión formada por un segundo yo… ¿Algo parecido a un doble que tiene la misma alma?, Ya veo”, Temi asintió con un suspiro.

Keyt no dijo nada, solo lo confirmó con un pequeño asentir, después alzó sus manos pocos centímetros por encima de su cabeza.

“Es triste que no pueda manejar toda esa maquinaria, sin tu ayuda hubiera tardado por lo menos mil veces más”.

Temi movió sus ojos hacia él y dijo “¿Acaso quieres las mismas modificaciones?, ¿No estabas orgulloso de tu humanidad?”.

Keyt sacudió su cabeza, negando a la vez que resoplaba “Lo digo y lo afirmó, pero… Ni siquiera yo sé que soy”.

Temi regresó su mirada a la torre “Supongo que así es… Apenas llevamos once centésimas”

El cuerpo de Keyt se relajó, moviéndose con suavidad se recostó sobre la pared, observando un viejo manuscrito desenrollado en la pared.

Esto era lo que vio antes de mencionar el poema.

Un manuscrito que estaba descifrando, el idioma es algo como una fusión entre galés  y bretón.

En si transcribir un documento corto de un idioma a otro no es un asunto de varios días.

Pero esta es una extraña fusión que no es capaz de entender del todo.

No es solo que hubiera partes en uno y otro idioma.

Sino que se colocaron en lugares específicos para hacer ambigüo el significado de la frase.

Keyt suspiró profundamente, eso era todo lo que había descubierto, aquel poema.

“Me preguntó, ¿Qué tuvo de especial mi prueba para que no solo me creyeras sino que también cambiarás de decisión en un instante”.

“Muchas, muchas cosas”, dijo con un tono que mostró claramente lo ocupada que está.

Keyt desvió su mirada, susurrando “Al menos tengo una linda asistente”.

Sacudió su cabeza y volvió a ver el manuscrito “Supongo que el resto serán las instrucciones”.

_Parte 2_

Oscuridad es lo único descriptible en este lugar.

Zeke caminó dando pasos a través de este oscuro pasaje.

No parece confundido en lo más mínimo, el suelo lleno de trampas.

Los evadió con gracia y rapidez.

Cada uno de sus pasos parecen haber sido medidos con con exactitud.

Con pasos prácticamente cronometrados cruzó toda una zona de alrededor de noventa metros.

Al finalizar aquella zona su cuerpo se relajó y alzó su pierna derecha.

Dio un pisotón, al suelo no ocurrió nada, en ese pisotón solo había la fuerza para hacer vibrar el suelo.

Pero esa vibración proporcionó a Zeke de la información necesaria.

Sus ojos cubiertos por vendas estuvieron cerrados desde hace ya tiempo, no se movieron en absoluto.

Siguió recto durante varios metros más hasta que en cierto punto detuvo su cuerpo por completo.

Su nariz se contrajó inmediatamente.

Dobló su cuerpo, agachándose para deslizar su dedo indice derecho en el suelo.

Su rostro se movió ligeramente, retrocedió dos pasos, sumió su mano derecha en su capa.

Balanceando su cuerpo infundió una hoja con energía, un patrón dibujado en el centro emitió un brillo particular.

Un color entre anaranjado y azul.

Rápidamente llegó al suelo, el brillo se intensificó hasta que una chispa salió de la inscripción.

Eso parecía ser todo hasta que, medio segundo después el suelo entró en combustión.

O para ser más exactos el líquido encima de este.

En cuestión de instantes el lugar se convirtió en un infierno lleno fuego color azul.

Completamente iluminado, emitiendo una gran cantidad de calor, Zeke estuvo parado a solo unos centímetros de aquello.

A sus oídos entró un sonido, madera y plantas quemándose.

Entonces dio otro pisotón, pudo sentir un muro hecho de algo enredado, probablemente plantas, los soportes claramente tienen la textura de un árbol.

También pudo sentir una trampa, en el momento en que se acercará aquel muro.

Una flecha con un talismán parecido al suyo sería lanzado desde un hueco en el techo.

Entonces sería quemado hasta la muerte, el combustible no es para nada común.

Probablemente de una procedencia mucho más poderosa que el mismo.

La capacidad destructiva en un espacio abierto habría sido aún más fuerte.

Probablemente no habría podido escapar, pero en este lugar la potencia destructiva está bien contenida.

Con el tiempo el fuego se debilitó, hasta que el combustible se terminó.

Entonces su brazo derecho descendió cortando el aire, una ráfaga gigantesca de aire surgió desde sus dedos.

Cómo una ola golpeó instantáneamente el fuego remanente.

Se extinguió como si no fuera nada, el paisaje oscuro regresó, aunque no era tan notable, las paredes se llenaron de hollín.

Aún con el fuego las paredes parecían una parte más de la oscuridad.

El bulto en su capa comenzó a moverse y cayó el puercoespín, se movió como si estuviera confundido.

Su cuerpo lleno de sudor.

Zeke no pudo ver esto, aún así sus gemidos eran suficientes para saber que el puercoespín tiene sed y el calor le afectó.

De hecho le sorprendió que no saliera antes… Parece como si…

Zeke sacudió su cabeza, no valía la pena pensar en ello, obtendría respuestas a su debido tiempo.

Se acercó a puercoespín que estaba por caerse y se agachó.

Colocó su dedo índice derecho por encima del puercoespín, después lo hizo girar a una baja velocidad.

Suficiente para observar los movimientos de su dedo sin imágenes residuales.

Un remolino de viento fresco cubrió al puercoespín, bajando la temperatura de su cuerpo.

Después sacó una botella de plástico llena de agua, con un tubo para alimentar roedores de una bolsa oculta en su capa.

El puercoespín tomó hasta dejar la botella llena alrededor de la mitad.

Zeke movió ligeramente la bolsa hasta que fue parcialmente visible, entonces el puercoespín caminó hasta entrar en ella.

Inmediatamente después Zeke se irguío y siguió su camino.

Un campo de trampas de cuerda, debido a su ignorancia sobre su naturaleza decidió simplemente evadirlas.

El siguiente un campo de patrón, no fue capaz de ver las pistas, pero un pisotón fue suficiente para saber dónde hay mecanismos.

Entonces finalmente encontró el final del lugar.

Unas escaleras que condujeron a una plataforma rodeada por paredes de cuarzo, un trono de cristal.

Probablemente de amatista, con símbolos de zafiro.

A sus lados baúles dorados, probablemente con piezas valiosas.

Justo cuando Zeke pisó el último escalón una figura se materializó sentada en el trono.

Una chica con ojos y cabello negro, una chamarra negra y pantalones grises.

Zeke no pudo verla, pero pudo sentir claramente la onda expansiva que surgió cuando ella apareció.

“Has estado jugando al cazador de tesoros durante un largo tiempo”.

Zeke hizo una pequeña reverencia “No puedo verla pero supongo que usted es una espíritu perteneciente a un planeta”.

La chica asintió mostrando interés “No estás del todo equivocado, ¿Cómo llegaste a aquella conclusión?”.

“Bueno, es casi igual a aquellos espíritus elementales, aunque no siento ninguna inclinación a ningún elemento… Además” Zeke retrocedió ligeramente “Puedo sentir un tipo de grilletes en su ser”.

“Oh” dijo en un tono aburrido, después suspiró “Eres realmente algo, pero ¿Cómo averiguaste que son espíritus?”.

Zeke aclaró su garganta y dijo respetuoso “Cuando Brendan me llamó, poco después de su “Titulación” me pidió que lo ayudara a decidir el destino de aquellos, cuando los vi, observé varias cosas, su talento para su respectivo elemento es extremo, por no decir perfecto, además carecen de cultivacion alguna, por último las características de su cuerpo y energía no parecen los de un ser vivo común”.

La chica aplaudió lentamente “Magnífico, es una pena que alguien como tú haya perdido la vista”.

Zeke permaneció en silencio.

La chica se detuvo y resopló “Te ayudaría, pero en mi estado actual, hacer un doble capaz de abandonar el planeta me resulta un desafío, planeaba visitarte desde hace bastante tiempo”.

Zeke comenzó a sonar su mejilla derecha mientras susurró “Ya veo”.

La chica extendió su brazo derecho y abrió su mano “Dejame ver a tu mascota”.

Zeke suspiró mientras movió su bolsa y sacó al puercoespín, que llevó a la mano de la chica.

La chica cerró sus ojos durante tres segundos, al abrirlo exclamó “¡Realmente!, Debes atesorar a este animal, no todos pueden cultivar, mucho menos tener este talento”.

Zeke permaneció en silencio, con su brazo extendido.

La chica devolvió al puercoespín y retrajó su mano “¿No lo notaste?, debería estar adquiriendo inteligencia al nivel humano, si tuviera que comparar, está en la creación del sentido espiritual”.

Zeke retrajó su mano y envolvió al puercoespín entre sus manos “Es más como un compañero, aunque creo que ya lo esperaba”.

La chica asintió y dijo “Bueno, ya obtuve lo que vine a buscar”.

“¿Qué…?” antes de terminar sus palabras, la chica ya había desaparecido.

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.