<- Actualmente solo registrados A- A A+

ED – Capítulo 619

Capítulo 619: Refinar píldoras como freír frijoles

”Gracias, Joven Noble Li. ¡Estoy muy, muy agradecido!”. La mente del monarca regresó y rápidamente sacó sus ingredientes, todos se habían transformado seis veces. Todos estos eran buenos materiales cuyos espíritus medicinales habían madurado durante mucho tiempo.

De una mirada a los materiales, estaba claro que el monarca no los había reunido apresuradamente como excusa; de hecho, los había estado reuniendo durante mucho tiempo para refinar su píldora.

“¿Cómo quieres que la refine?”. Li Qiye miró los materiales y luego al monarca.

El monarca se sorprendió, pero rápidamente respondió: “No soy más que un novato en la alquimia, el Joven Noble Li puede decidirlo todo”.

Li Qiye estaba muy satisfecho con la actitud del monarca. Él siempre ha sido una persona que prefiere suave sobre duro. Sonrió y sacó el Caldero Celestial Miríada.

“¡Boom!” La llama del caldero estalló, pero Li Qiye era demasiado perezoso para echar un vistazo y arrojó casualmente todos los ingredientes dentro. Incluso en la era del Dios de la Alquimia, muy pocas personas podían compararse con él en relación con el Dao de la Alquimia. En esa generación, Li Qiye podría refinar píldoras personalmente, por lo que después de que se familiarizó con ello, todo el proceso se convirtió en un pedazo de pastel para él. ¡Este tipo de refinamiento de píldoras de destino no era un desafío a menos que fuera una píldora inmortal!

”Crakkk” Un sonido que se asemejaba a los frijoles friéndose apareció mientras la llama que bailaba como un dragón y en fénix refinaba los materiales del interior.

Aunque el monarca no era un alquimista, todavía estaba aturdido mientras miraba el proceso.

Bai Weng le había dicho anteriormente cómo Li Qiye refinaba las píldoras para que el monarca estuviera mentalmente preparado. Sin embargo, verlo con sus propios ojos aún lo dejó temblando y sin aliento.

Esta fue la segunda vez que Shi Hao y Bai Weng observaron, pero aún estaban asombrados. El estilo de Li Qiye fue muy estimulante e impactante para los alquimistas. No podían ver su proceso con su nivel actual, pero era la escena más bella del mundo, al menos para los alquimistas.

Después de una serie de ruidos, Li Qiye gritó en voz baja y apagó el fuego antes de sacar la píldora. En un abrir y cerrar de ojos, una píldora de destino de seis transformaciones voló hacia una calabaza.

Li Qiye lanzó la calabaza hacia el monarca y guardó su caldero, luego dijo suavemente: “Está bien, tómala”.

La apariencia de Li Qiye no era la de alguien que acababa de refinar píldoras. Refinar píldoras de destino de alto nivel fue un gran desafío para los alquimistas, fue difícil y requirió concentración total.

El monarca no pudo calmarse mientras preguntaba sin comprender: ”¿Ya está hecho…? ¿Así?”

Esta fue la velocidad de refinamiento de píldora más rápida que haya visto. Nadie en el mundo podría ser más rápido que Li Qiye.

Li Qiye contestó secamente a esta pregunta: ”Esta es solo una píldora de destino de seis transformaciones, una sin tribulación, entonces ¿cuánto tiempo podría tomar? Después de todo, esto no es una píldora imperial o una píldora inmortal, eso tomaría algo de tiempo”.

Otros pensarían que Li Qiye estaba loco por decir esas cosas. Incluso un Alquimista Santo no podía garantizar el éxito al refinar una píldora de seis transformaciones. Si era rápido, lo haría en uno o dos días, si era lento le tomaría de tres a cinco días. ¿Quién podría hacerlo como Li Qiye? ¿Píldoras refinadas como freír frijoles?

Pero, por supuesto, esto era normal para Li Qiye. Se había vuelto hábil después de refinar píldoras en la Antigua Secta Incienso Purificador. Además, en los tiempos remotos de la Era Desolada, la época del Dios de la Alquimia, el propio Li Qiye había desarrollado muchos métodos.

¡La mitad de las reglas de la alquimia moderna eran del Dios de la Alquimia y la otra mitad eran de Li Qiye! Eran los estándares que se habían usado durante decenas de millones de años.

Después de reclamar el canon dejado por el Dios de la Alquimia, se había entrenado con la mejor alquimia de este mundo. Había practicado muchas veces en la Secta Antigua Incienso Purificador, por lo que su refinamiento de píldoras había alcanzado la cima.

Para él, siempre y cuando pusiera más esfuerzo en ello, no sería un problema alcanzar el nivel del Dios de la Alquimia en el pasado. De hecho, él fue quien guió al Dios de la Alquimia antes de lograr su éxito incomparable en el Dao de la Alquimia. Por el momento, las únicas píldoras que podrían considerarse un desafío para Li Qiye eran píldoras imperiales, píldoras inmortales o elementos incomparables como las medicinas imperiales y las medicinas de la era, las creaciones de alquimia comunes no eran nada para él.

En ese momento, los tres estaban completamente perdidos por las palabras y sintieron que la respuesta de Li Qiye era completamente natural y sin pretensiones.

Finalmente, el Monarca Demonio se calmó y sacó la píldora de la calabaza para echar un vistazo.

”¡Pop!” El monarca cayó directamente al suelo. Su reacción sorprendió tanto a Bai Weng como a Shi Hao. Bai Weng lo ayudó a levantarse y luego le preguntó: ”Monarca Demonio, ¿qué pasa?”

”Esto… esto… ¿Cómo es esto posible?” El monarca perdió la calma e involuntariamente gritó: ”¡Esto … tiene un noventa por ciento de pureza!” Su mano temblaba mientras se aferraba a esta píldora de destino de seis transformaciones.

Los ojos de Bai Weng estaban muy abiertos mientras miraba la píldora de destino en la mano del monarca. Esto fue más que excelente, ¡era una píldora con noventa por ciento de pureza con un color casi dorado!

”¡Pop!” Las piernas de Bai Weng se rindieron y también cayó al suelo y murmuró aturdido: ”¡No.… hay forma! ¡Casi un color dorado con una pureza del noventa por ciento para una píldora de seis transformaciones! ¡Este color es solo algo que las mejores píldoras de nueve transformaciones de las leyendas deberían tener!”

Shi Hao también se quedó sin aliento al ver esta escena desarrollarse. Era un Alquimista Menor, pero había oído hablar de muchas leyendas antes. Incluso un hombre de mente simple como él se dio cuenta de lo intocable que era la alquimia de Li Qiye.

No era de extrañar por qué esos dos estaban tan afectados. Un refinamiento exitoso ya era sorprendente para una píldora de seis transformaciones, lo que significaba que tenía un sesenta por ciento de pureza. Un color de bronce ya era de la mejor calidad. Después de todo, la potencia de los ingredientes que solo se habían transformado seis veces era limitada.

Como dice el refrán: las píldoras nunca están desnudas. Para los alquimistas, especialmente los de alto rango, había dos estándares para medir la calidad de la píldora de destino: la pureza y el color.

Por ejemplo, una píldora de destino de seis transformaciones con un sesenta por ciento de pureza debería ayudar a un Soberano Celestial a aumentar su cultivo en un sesenta por ciento, pero esto era estrictamente teórico.

Normalmente, para que una píldora logre lo anterior, debe ser del grado más fino con un color dorado. La mayoría de las veces, las píldoras de destino con un sesenta por ciento de pureza solo podrían aumentar el poder de un Soberano Celestial en un sesenta por ciento en un nivel menor. Sin embargo, esto ya era bastante precioso.

En la mayoría de los casos, las píldoras de transformación refinadas por la mayoría de los alquimistas podrían tener un sesenta por ciento de pureza, pero tendrían un color ligeramente amarillo que se asemejaba al cobre. Estas ya fueron consideradas de alto grado.

Sin embargo, Li Qiye fue capaz de refinar una píldora de seis transformaciones con el noventa por ciento de pureza con un color dorado, entonces, ¿cómo podrían los demás no sorprenderse? ¡Incluso un Alquimista Legendario no sería capaz de refinar tal píldora, esto era absolutamente imposible!

Normalmente, solo píldoras de nueve transformaciones tendrían un noventa por ciento de pureza. Ya era un gran desafío para una píldora de seis transformaciones tener un setenta por ciento de pureza. Una vez más, las píldoras nunca están desnudas y solo las píldoras de nueve transformaciones deberían tener un color casi dorado.

A pesar de todo este conocimiento, aquí y ahora, esta imposibilidad apareció en la píldora de seis transformaciones, haciendo que el grupo de los tres perdiera la cabeza.

Si las píldoras de seis transformaciones con un color bronce y una pureza del sesenta por ciento refinada por otros alquimistas se consideraban de alto grado, entonces la píldora de Li Qiye tenía un grado inmortal. ¡Otras píldoras no eran más que basura en comparación con esta!

“No… estoy … soñando, ¿verdad?” El monarca estaba extremadamente emocionado mientras sostenía la píldora con manos temblorosas.

Tal píldora de destino no solo aumentaría su cultivación en un sesenta por ciento. ¡Esto fue más que suficiente para ayudarlo a superar su cuello de botella y convertirse directamente en un Rey Celestial!

El monarca era incluso un poco reacio a tomar una píldora tan suprema. Se podría decir que esta píldora fue rara incluso a través de los siglos y definitivamente valió la pena conservarla como un valioso tesoro coleccionable.

“No estás soñando”. Li Qiye dijo lentamente: “Recolectaste solo lo mejor. No solo todos los materiales se transformaron seis veces, maduraron bien y tuvieron suficiente fuerza medicinal. Si tus materiales fueran un poco peores, entonces solo habrían tenido un ochenta por ciento de pureza. Parece que has gastado mucho esfuerzo coleccionándolos”.

El monarca se compuso y se inclinó profundamente antes de hablar con extrema gratitud: “La píldora que me concedes es similar a la oportunidad de una nueva vida. Este pequeño demonio no tiene nada para pagar esta deuda. ¡En el futuro, solo di una sola palabra y este pequeño demonio no dirá que no!”

El gesto del monarca no fue solo para mostrarse. A su edad, no tenía ninguna posibilidad de alcanzar el nivel de Rey Celestial, por lo que la píldora de Li Qiye había cambiado por completo su destino. Aunque los soberanos y los reyes estaban a solo un reino de diferencia, había una gran brecha entre los dos.

Más importante aún, incluso si Li Qiye no fuera un Emperador Alquimista en este momento, ¡se convertiría en uno en el futuro! Aunque un Emperador Alquimista no dominaba el mundo como un Emperador Inmortal, todavía eran una existencia elevada y suprema; suplicada por incontables Paragones Virtuosos. Sería un honor servir a un Emperador Alquimista.

Independientemente de la cultivación del Emperador Alquimista, ¡habrá momentos en que los Paragones Virtuosos o incluso Emperadores Inmortales les pedirían ayuda!

Pino Antiguo era solo un Monarca Demonio, así que sabía que era extremadamente afortunado de estar en presencia de Li Qiye.

Li Qiye aceptó tranquilamente la reverencia del Monarca Demonio Pino Antiguo y asintió con la cabeza para decir: ”Levántate, prepárate para partir hacia la capital”.

Pino Antiguo y Bai Weng expresaron su acuerdo y luego fueron y esperaron afuera.

Después de que se fueron, Li Qiye empujó la caja que Pino Antiguo le había dado frente a Shi Hao y dijo: ”Tómala”.

“Pero…” Shi Hao dudaba y no se atrevió a aceptarlo. No importaba lo que hubiera dentro de la caja, la solemne expresión del monarca mostraba antes que tenía que ser un objeto maravilloso.

 

Descarga:

3 Comentarios Comentar

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.