<- Actualmente solo registrados A- A A+

ED – Capítulo 658

Capítulo 658: Forzar una abdicación

Después de enterarse de la eventual aparición del Rey Píldora, incluso el Monarca Demonio Águila, que era amigo del Clan Qing, se enfureció. Normalmente, él siempre decía una o dos cosas a favor de ellos o trataba de ganarles algunas ventajas, pero al final, él todavía venía de la corte y era uno de sus discípulos además de un súbdito leal. Por lo tanto, durante este momento crítico, él estaba en el lado de la corte.

“¡¿Qué está tratando de hacer el Clan Qing? ¿Tienen la intención de obligar a la señora a abdicar?!” Un monarca exclamó airadamente: ”Espero que no olviden que no le corresponde a su clan hacer lo que le plazca con el país”.

El Monarca Demonio Águila estaba bastante preocupado y habló: “Si el Rey Píldora llega a la capital, me temo que correremos peligro. ¡No tendremos más remedio que invitar al ancestro a salir frente a dos Paragones Virtuosos!”

En ese momento, un discípulo se apresuró e informó: ”¡Joven Noble, el Clan Qing quiere tener una audiencia con Su Majestad!”

Los monarcas no pudieron evitar volverse para mirar a Li Qiye, que estaba sentado tranquilamente en el trono que originalmente pertenecía a la Señora Zi Yan. Sin embargo, en este momento, estaba medio sentado allí de una manera completamente relajada como si nada estuviera sucediendo.

En cuanto a la señora, ella estaba sentada del otro lado. Con una actitud tranquila, ella no dijo nada, en el mejor de los casos, solo mostraría una sonrisa.

Finalmente, Li Qiye regresó a la realidad y dijo perezosamente: “Como ya están aquí, ¿cómo no podríamos verlos? Ve a decirle al Clan Qing y al Clan Huangfu… De hecho, díselo a toda la gente de la capital, a todos los linajes, que tienen algo que decir o que están exigiendo una respuesta”.

Li Qiye no hizo un solo movimiento en los últimos dos días, todavía era indiferente a todos los nuevos desarrollos. Ahora, finalmente tomó medidas, permitiendo a los monarcas soltar un suspiro de alivio.

En este momento, para los monarcas, no importaba si las acciones de Li Qiye eran correctas o incorrectas, era aún mejor que su actitud de indiferencia. Al menos él estaba haciendo algo.

Este discípulo inmediatamente reconoció la orden de Li Qiye y rápidamente la llevó a cabo.

”Joven Noble, deberíamos tener una discusión con el Clan Qing y el Clan Huangfu sobre este asunto mañana. Esto es solo un malentendido, por lo tanto, mientras el Joven Noble muestre sinceridad y confíe en la reputación del País Bambú Gigante que ya ha sido establecida, borrar esta animosidad no debería ser un problema”. Afirmó ansiosamente el Monarca Demonio Pino Antiguo.

Pensó muy bien de Li Qiye, por lo que no esperaba que Li Qiye ascendiera al trono en estado de guerra antes de consolidar su poder.

El Monarca Demonio Águila también reflexionó un momento antes de hablar con Li Qiye: ”Joven Noble, me ofrezco como voluntario para hablar con el Clan Qing. Tenemos algo de tiempo y con mi mediación, resolver este conflicto no debería ser un problema”. El Monarca Demonio Águila tampoco quería que el país cayera en desorden, por lo que estaba dispuesto a resolver este lado del problema.

“¿Mediar y borrar esta animosidad que tienen conmigo mostrándoles sinceridad?” Li Qiye no pudo evitar reírse después de oír a estos dos y lentamente respondió: “¿Quién dijo que quería mediar? ¿Quién dijo que quería resolver este conflicto?”

Esta respuesta tomó a los monarcas por sorpresa. Pino Antiguo tuvo que intervenir: “Joven Noble, antes de que perdamos el sentido de la pretensión, no es demasiado tarde para reconciliarnos y así poder salvar al país de la guerra”.

Li Qiye se rio y dijo perezosamente: “¿Renunciar a la guerra? Monarcas Demonio, habrá guerra donde sea que esté. ¿Por qué debería tratar de reconciliarme? Muy bien, si quieres paz, entonces lo pensaré.

”… En realidad, mi demanda será muy simple. Díganle al Ancestro Huangfu y a ese Rey Píldora que se postren y pidan perdón. Entonces, pensaré en no llevar la guerra a sus puertas”.

En el momento en que estas palabras salieron, todos los monarcas quedaron atónitos y se miraron el uno al otro para tratar de entender la situación. Si la Señora Zi Yan entregándole este asunto a Li Qiye era casi una locura, entonces, ¡en este momento, la decisión de Li Qiye era realmente una locura!

El Monarca Demonio Pino Antiguo dudó un poco y tuvo que hablar: ”Joven Noble… Ah … Esto hará que nos enfrentemos enemigos por todos lados. Eso sería malo”.

Li Qiye dijo perezosamente: ”Monarcas Demonio, ahora que todos ustedes están aquí, les haré saber mi credo. Primero, no negociaré. Al menos, no con mis enemigos, a menos que se postren ante mí. Segundo, las palabras “admitir la derrota” no están en mi vocabulario. Tercero, no voy a dejar ir las quejas pasadas a menos que mis enemigos pidan perdón y acepten su sentencia. Si su actitud es buena, entonces puedo pensar en eso. ¡Cuarto, una frase muy simple aquellos que se atreven a detener mi camino serán asesinados sin piedad! ¡Incluso los emperadores inmortales no son excepciones!”

La perezosa observación de Li Qiye no tenía un tono agresivo ni un impulso opresivo, ¡pero contenían las palabras más arrogantes y dominantes del mundo! Sin embargo, salieron de su boca de una manera tan despreocupada y confiada como si todo estuviera a su alcance.

Los dieciocho monarcas quedaron estupefactos por esta declaración. Se miraron el uno al otro y sintieron que Li Qiye se había vuelto loco. Por lo menos, él era la persona más loca que habían visto en su vida.

”Bueno, Joven Noble, ¿qué vas a hacer mañana, entonces?” Un monarca no pudo evitar preguntar.

Li Qiye ni siquiera pestañeó mientras pronunciaba lentamente: “¿Qué más hay que hacer? ¡Si no se postran ante mí, entonces los mataré a todos! El camino pavimentado de piedra al frente del palacio imperial no se había lavado con sangre en mucho tiempo, así que ya es hora de que algunas personas se enteren de que la corte imperial no es algo que puedan provocar”.

Hablando hasta este punto, Li Qiye hizo una pausa por un momento. Tenía un aire de dulzura indescriptible mientras continuaba: “Adoro la paz y también deseo que este lugar sea un paraíso tranquilo, pero cuando llegue el momento, no me importaría lavar esta tierra con la sangre de los enemigos; incluso los Dioses Rey no podrán escapar. ¡Dejen que la gente de los Nueve Mundos y miríadas de reinos sepan que aquellos que ofenden al País Bambú Gigante, sin importar su origen o raza, serán masacrados por mí!”. Sus ojos se volvieron feroces en este punto.

La expresión amable fue reemplazada por esta mirada feroz. No era solo la señora, los dieciocho monarcas temblaban cuando una ilusión apareció en sus mentes. En ese momento, Li Qiye se había convertido en una feroz bestia prehistórica. El momento en que se despertó sería cuando se formara un océano de sangre y cuando los cadáveres se amontonaran como montañas. ¡Era como si estuviera afilando sus colmillos en los nueve cielos y las diez tierras! ¡Detrás de él había una escena de carnicería donde incluso los dioses gemían! La gente en la habitación tuvo que sacudirse de esta sensación espeluznante. Después de calmarse finalmente, todos respiraron profundamente. Inadvertidamente, sentían un escalofrío cada vez que miraban a Li Qiye.

Sin embargo, encontraron a Li Qiye sentado perezosamente en una posición tranquila. En este momento, no era más que un joven ordinario y despreocupado, entonces, ¿dónde estaba el aura de una bestia prehistórica que devoraba el mundo mostrada antes? Esta disparidad, este contraste fue difícil de aceptar para los monarcas.

”Sin embargo, estamos a punto de enfrentar a dos Paragones Virtuosos…” El Monarca Demonio Águila se detuvo un momento antes de hablar después de calmarse finalmente: ”Básicamente, nosotros solos no podemos tratar con dos Paragones Virtuosos. Solo uno de ellos es más que suficiente para matarnos a todos. Si no invitamos a nuestro antepasado, simplemente no podremos resistir su poder”.

“¿Nosotros?” En ese momento, Li Qiye miró al Monarca Demonio Águila y sacudió ligeramente la cabeza para decir: “Monarca Demonio Águila, estás equivocado, no somos nosotros, solo yo. Todos ustedes no tienen parte en esto, yo solo trataré con ellos”.

Este desarrollo silenció a todos los monarcas. Incluso Pino Antiguo se mostró bastante escéptico cuando repitió: “¿El Joven Noble solo?”

¿Cómo podría no ser escéptico? El campamento enemigo tenía dos Paragones Virtuosos, entonces ¿cómo podría Li Qiye hacer algo por sí mismo? Incluso si él fuera un Paragón Virtuoso, aún sería imposible.

”Monarca Demonio, ¿qué más debo decir? Si digo que quiero hacerlo solo, entonces eso es todo, no hay necesidad de perder más tiempo”. Li Qiye levantó ligeramente las cejas y agregó: ”También, difunde esta noticia. Mañana cuando los vea, los que quieran ver pueden venir. Esto es algo que estoy patrocinando, así que no hay necesidad de una tarifa de entrada. Por supuesto, si la gente quiere unirse al enemigo, también estaré de acuerdo. ¡Matar a cien con una mano no es tan impactante como matar a decenas de miles!”

En este punto, los monarcas no tenían palabras para Li Qiye. Bajo tales circunstancias, otros tendrían miedo de tener demasiados enemigos para manejar, sin embargo, en realidad tenía miedo de tener muy pocos enemigos. ¿Qué podrían decir los dieciocho monarcas a una persona como él que deseaba tener aún más enemigos?

Se quedaron un poco indefensos y tuvieron que mirar a la Señora Zi Yan. Esperaban que saliera e intentara consolarlo porque el plan de Li Qiye era demasiado loco. Sin embargo, la señora no dijo nada y solo se sentó allí tranquilamente con una sonrisa en su rostro, era obvio que tenía fe en Li Qiye.

Viendo que incluso la señora estaba apoyando a Li Qiye, los dieciocho monarcas no tenían nada más que decir. No tenían más remedio que hacer lo que él dijo.

Efectivamente, la corte imperial dio a conocer cierto mensaje de la noche a la mañana: “Mañana, la corte se encontrará con el Clan Huangfu, el Clan Qing y cualquier otro linaje o secta que quiera apoyarlos”. Esta noticia se extendió rápidamente por la capital.

Después de que esta noticia salió, todo tipo de reacciones estallaron por doquier.

“¿Su Majestad finalmente ha decidido aparecer?” Después de escuchar esta noticia, hubo quienes estaban emocionados ya que confiaban en la Señora Zi Yan. Confiaban en que, con su aparición, ella sería capaz de resolver este problema.

De hecho, su popularidad era muy alta en el país. A pesar de que había dos Paragones Virtuosos desafiándolos, todavía había mucha gente que creía que la señora era capaz de sofocar esta tormenta.

Sin embargo, también hubo quienes se vieron sacudidos por esta situación tormentosa. Algunos miraban hacia la corte imperial y murmuraban: “¿Sobrevivirá la corte a este desastre?”

Nota: Los 2 últimos capítulos fueron auspiciados por el Pequeño Soberano Jean Leidens, este joven cultivador sale del anonimato para dar su apoyo a la secta, ¡¡¡Alaben su generosidad!!!

Descarga:

5 Comentarios Comentar

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.