<- Actualmente solo registrados A- A A+

ED – Capítulo 677

Capítulo 677: Desafío

En ese momento, Li Qiye estaba preparado para lo peor. Esperaba que después de un período de millones de años, ese artículo se hubiera refinado. Sin embargo, tenía que prepararse por si acaso.

”Rumble…” Un estallido de rugidos surgió cuando el toro abrió este camino. Ondas de formaciones salieron desde abajo junto con luces radiantes como si quisieran iluminar toda el área.

Esta fue una gran formación destinada a reprimir algo. En aquel entonces, cuando el Toro Dragón Imperial se despertó, arrojó la cosa con fuerza a esta formación.

Eventualmente, un objeto apareció dentro de la gran formación. Esta era una urna vieja muy tosca con líneas ásperas. Parecía ser de una era extremadamente antigua.

Li Qiye no pudo evitar soltar un suspiro de alivio después de ver la urna intacta y murmuró: “Parece que esa cosa no salió de la urna por el momento”. Habiendo dicho eso, avanzó y la recogió para examinarla meticulosamente. Sintió los cambios dentro y no encontró nada. Esto lo hizo asentir con aprobación mientras reflexionaba: “Muy bien, parece ser muy efectivo”.

Esta vieja urna fue dejada por Li Qiye para el Toro Dragón Imperial en el pasado. Aunque Li Qiye confiaba en que el Dios Rey protegería esta zona, todavía se estaba preparando para lo peor. El Dios Rey no habría desenterrado el objeto, pero no podía estar seguro de los demás.

Debido a esto, dejó esta urna al toro. Esta urna tenía un origen aterrador, era de una época extremadamente antigua y tenía un poder asombroso. Si un día el objeto fuera desenterrado por alguien, entonces el toro podría usar esta vieja urna para absorber esa cosa y reprimirla bajo tierra una vez más.

La verdad es que la tensión de la guerra era bastante alta, por lo que Li Qiye no pudo observar esa cosa bajo tierra en detalle. No estaba seguro si la urna podría suprimirla o no. Sin embargo, no tenía suficiente tiempo en ese entonces, por lo que no pudo prepararse más. Después de dejar esta urna, inmediatamente se fue.

”Tengo que analizarla un poco si hay tiempo después”. Como no había actividad en la urna, Li Qiye planeó llevarse esto consigo. Él activó las Cinco Puertas. Con un sonido metálico, las puertas cayeron y comenzaron a sellar esta vieja urna.

En ese momento, las puertas se convirtieron en una caja de bronce y reprimieron la urna en su interior.

Esto también fue una precaución en caso de que sucediera lo peor. Si la cosa dentro de la urna aún tuviese su poder, entonces aún podría escapar desde adentro. Sin embargo, bajo la supresión de las Cinco Puertas, sería prohibitivamente difícil que se escape.

Se debe tener en cuenta que las Cinco Puertas eran capaces de sellar los cielos. De hecho, ¡había sellado un cielo con la forma de un mundo entero antes! Debido a esto, Li Qiye pudo relajarse después de colocar la vieja urna dentro de las Cinco Puertas.

Incluso si pudiera escapar de la urna, Li Qiye estaba seguro de que no podría escapar de la supresión de las Cinco Puertas. Si pudiera hacerlo, entonces no habrían demasiadas cosas en este mundo que pudieran encarcelarlo.

Li Qiye felizmente guardó las Cinco Puertas luego regresó a su carruaje y ordenó al toro: “Volveremos y echaremos un vistazo al Río Pico Celestial”.

Por supuesto, iba a volver no para encontrar al Viejo Demonio Tie Yi, sino para reunirse con Yuan Caihe nuevamente. De hecho, a él no le importaba un comino el viejo demonio.

El Toro Dragón Imperial se tomó su tiempo para llevar el carruaje hacia el Río Pico Celestial mientras el sonido chirriante sonaba en los oídos de Li Qiye. Mientras estaba sentado en el carruaje, cerró los ojos, sumergiéndose en el sonido rítmico, causando que se perdiera en el tiempo. Sin embargo, suavemente suspiró por dentro ya que sabía muy bien que nunca podría volver a esos días.

Aunque ahora estaba sentado dentro del carruaje del pasado y su montura todavía era el Toro Dragón Imperial, muchas cosas se habían perdido y muchos eventos se habían dispersado en nubes fugaces como el humo.

Por ejemplo, la Diosa de la Espada que una vez le sirvió, o la arrogante hija orgullosa del cielo… o esos generales sin par que libraron la guerra en todos los dominios por él…

Todo desapareció en el largo río del tiempo. Su carruaje, su toro, y él mismo todavía estaban aquí como antes, pero aquellos que permanecieron a su lado con la mayor lealtad y voluntad de servirle durante toda su vida… se habían ido.

Durante decenas de millones de años, la gente que estuvo a su lado siguió cambiando de un grupo a otro, pero él seguía siendo el mismo a medida que avanzaba. En el cruel camino del gran dao y el interminable río de la historia, parecía que solo tenía el acompañamiento de una indescriptible soledad.

Finalmente, él sonrió con ironía y sacudió la cabeza para apartar de su mente todas estas viejas escenas. Desde que llegó al País Bambú Gigante, se había vuelto bastante sentimental. Quizás Yan’er le había hecho recordar demasiadas cosas en el pasado, o tal vez era su ternura lo que no podía olvidar.

Mientras recordaba el pasado en su asiento, el carruaje se detuvo lentamente.

Pensó que habían llegado al río, pero después de abrir los ojos para mirar, solo vio a una persona bloqueando su camino.

La persona que estaba frente a él bloqueando el camino era la hija de oro del Clan Jian, Jian Wushuang, quien estaba tan orgullosa como un fénix.

Al ver la actitud imponente y extremadamente arrogante de Jian Wushuang, Li Qiye no pudo evitar cerrar los ojos y decir lentamente: “Como dice el refrán, un buen perro no bloquea el paso. Fuera de mi camino”.

”Li Qiye, no hay necesidad de mostrar la capacidad de tu lengua. No voy a estar perdiendo el tiempo contigo, solo estoy aquí para quitarte tu vida de perro”. Jian Wushuang lo miró con su actitud siempre agresiva que no cambiaba sin importar a dónde fuera.

Era como si no hubiera nadie en este mundo que fuera igual a ella. No importaba quién fuera, ella siempre los miraría con desprecio mientras mostraba su superioridad. Nadie podía entrar en su vista. Era arrogante hasta el extremo como si nadie hubiera sido capaz de obligarla a inclinarse orgullosamente.

Después de escuchar sus palabras, Li Qiye finalmente recordó lo que dijo en el río. La verdad es que él nunca le hizo caso, así que no se molestó en escuchar lo que estaba diciendo antes.

“¿Quieres pelear?”. Li Qiye no se molestó en mirarla y lentamente dijo: “No hay problema, podemos pelear. Sin embargo, tengo que encontrar a alguien primero”.

”Yuan Caihe, ¿verdad?” Jian Wushuang se burló y dijo: ”No te preocupes, ella está bien y todavía está persiguiendo a ese toro. Sin embargo, es mejor si no la ves. Estar separados por la vida y la muerte es, en última instancia, algo terrible. ¿De verdad quieres que una chica como Yuan Caihe vea cuerpo moribundo?”

Li Qiye no pudo evitar mirarla luego de escuchar su respuesta y bromeó: “Esto es realmente raro, una chica maleducada e inculta como tú todavía tiene un poco de compasión. Esto es realmente raro, ¿está saliendo el sol del oeste hoy?”

El comentario de Li Qiye hizo enojar a Jian Wushuang hasta el punto en que sus hermosos ojos lanzaban destellos de furia. Sin embargo, esta no era la primera vez que experimentaba la lengua afilada de Li Qiye. Sus palabras fueron capaces de enfurecer a la gente hasta la muerte.

Jian Wushuang dijo con dureza: ”¡No gastaré mi aliento contigo!” Siempre había sido buena para agredir verbalmente, pero ante Li Qiye, nunca tuvo la ventaja, así que decidió dejar este hábito mientras evitaba no provocar una mayor humillación.

Ella fríamente lo miró y dijo: ”Me temo que no podrás escapar. Ahora que estás a mi vista, no habrá oportunidad de correr. Sugiero que te enfrentes a la muerte. Por lo menos, te daré una buena oportunidad de pelear. Aunque al final morirás, al menos lo intentarás”.

Tenía que decirse que su arrogancia única era muy correcta. Aunque ella había querido matar a Li Qiye por un tiempo, incluso hasta el punto de torturarlo, ella todavía eligió encontrarse con él abiertamente en una confrontación directa a pesar de su odio. A pesar de que la boca sucia de Li Qiye era realmente cruel, todavía le dio la oportunidad de luchar.

Este era el comportamiento de una descendiente imperial. No importa cuán molesta sea Jian Wushuang, en este sentido, ella era digna de ser alguien que provenía de un linaje imperial.

Li Qiye la miró por un momento. De repente, un resplandor le atravesó los ojos. Él reveló una sonrisa y dijo tranquilamente: “Ya que quieres matarme con tanto deseo… bien, moriré entonces. Puedes verlo”.

Esta respuesta la hizo sobresaltarse. Li Qiye siempre había sido arrogante y mostraba un frente agresivo cada vez que peleaban antes, así que ahora, de repente, su accionar hizo que ella lo mirara sospechosamente.

Li Qiye sonrió y dijo despreocupadamente: “No te preocupes, no hay ningún plan ni nada. Como quieres que muera, moriré para que veas”.

No importaba lo que Li Qiye estuviera planeando o qué esquema ideó, Jian Wushuang confiaba en sí misma como siempre.

Ella lo miró y se rio antes de decir agresivamente: “Como no trajiste un ataúd, mostraré misericordia y te daré una oportunidad. Puedes elegir el lugar, uno donde desees que descanse tu tumba para que no puedas quejarte de que ni siquiera te da la oportunidad de morir con un entierro”.

”Muy bien, también quiero morir en un hermoso lugar’’ Li Qiye sonrió con calma y dijo como si estuviera en casa: “La gente sólo muere una vez en su vida, así que, si yo fuera a morir, entonces por supuesto que tiene que ser en un hermoso paisaje. Esto debe ser, al menos, un evento memorable para mí”.

La expresión despreocupada y alegre de Li Qiye hacía parecer como si estuviera hablando de otra persona. Otros perderían la cabeza al pensar en la muerte, pero Li Qiye estaba hablando de ello como si fuera completamente trivial, como si simplemente estuviera cansado de vivir.

Nota: Ese Li Qiye es todo en loquillo xD

Descarga:

1 Comentario Comentar

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.