<- Actualmente solo registrados A- A A+

ED – Capítulo 797

Capítulo 797: Segundo desafío de Jian Wushuang

La ubicación de la batalla era desconocida para todos, además de Li Qiye y Jian Wushuang. Incluso Ming Yexue no sabía. Li Qiye eligió este lugar para evitar que los forasteros vean sus secretos, al menos por ahora.

Jian Wushuang ya estaba esperando cuando llegó. Ella no había cambiado ni un poco, todavía era tan hermosa y encantadora con ese mismo orgullo odioso.

Mirar a Jian Wushuang daría la sensación de que su belleza no era importante porque su arrogancia por sí sola era suficiente para alejar a los demás. No importa cuán encantadora y derrochadora sea, otros no se atreverían a acercarse, ni siquiera aquellos que estaban enamorados de ella.

Perderían la confianza ante su arrogancia y agresividad. Incluso aquellos que eran más atrevidos serían fácilmente disuadidos por su orgullo. Su actitud no era solo para mostrarse. Venía de su absoluta confianza. Ella era un noble fénix que despreciaba al mundo y sus habitantes.

Li Qiye permaneció imperturbable. Su temperamento simplemente no se podía comparar con el de Jian Wushuang. Sin embargo, no se vio afectado por su presencia agresiva.

“Estoy un poco sorprendido”. Li Qiye sonrió después de verla: “No debe ser fácil para ti atreverte a desafiarme otra vez”.

Jian Wushuang lo miró fríamente. A pesar de su derrota e incluso morir en sus manos, ella seguía siendo tan imperiosa como antes sin una pizca de pretensión.

Ella pronunció fríamente: “¿¡Por qué no me atrevería a volver otra vez!? ¡La victoria y la derrota son normales para un guerrero! ¡Te derrotaré algún día!” A pesar de su arrogancia, su mentalidad todavía era bastante buena.

Ella no titubeó después de morir ante Li Qiye y en su lugar alcanzó alturas aún mayores con un intento de batalla más fuerte. Ella era mejor que muchas personas en este sentido. Por ejemplo, el Alquimista de Pelo Blanco. Era un genio brillante, pero, por desgracia, no podía soportar el golpe de la derrota.

Li Qiye la miró cuidadosamente como si quisiera ver todo. Ella, por otro lado, no tenía miedo en absoluto y se encontró con su mirada fija con gran confianza.

En comparación con la última vez, Jian Wushuang era bastante diferente en el sentido de que era mucho más fuerte. Aunque su actitud no cambió, se volvió menos comunicativa y se hizo más decidida.

”No está mal. Seguir avanzando después de morir es algo digno de elogio”. Li Qiye expresó su alabanza después de su observación, ahora apreciaba un poco más su carácter.

Los dos continuaron mirándose el uno al otro. Los ojos de Jian Wushuang eran agudos e imperiosos. ¡Ella era realmente una chica extraordinaria!

Li Qiye sonrió maliciosamente: “Aunque esta vez has hecho algunos progresos, todavía no eres rival para mí”.

“¡No hay necesidad de fanfarronear antes de la batalla!” Jian Wushuang se burló fríamente: “¡El vencedor aún no se ha determinado!”

Aunque Jian Wushuang no era tan imperiosa como antes, su arrogancia y agresividad no cambiaron ni un poco. A pesar de morir ante Li Qiye una vez, ella permaneció impávida.

Li Qiye negó con la cabeza en respuesta: “No, en mi opinión, no hay necesidad de pelear. El resultado ya ha sido decidido. No eres mi rival y no podrás superarme”.

“Espera hasta que peleemos, entonces podemos ver si soy tu rival o no”. Jian Wushuang resopló.

Li Qiye sonrió: “¿Sabes por qué vine esta vez? ¡Es porque me agradas! Si no me das algunos beneficios, entonces no estaré interesado en pelear hoy”.

“Li Qiye, pensé que eras un luchador indomable, pero resulta que ni siquiera puedes mantenerte fiel a tus palabras”. Jian Wushuang se burló.

Li Qiye sonrió y negó levemente con la cabeza: “No estoy retractando mis palabras. Sí, acepté tu desafío, pero depende de mí si atacaré o no. Estoy parado aquí, para que puedas atacarme. Después de atacar, tu desafío comenzará oficialmente, pero también puedo darme la vuelta y partir ya que no tengo ningún interés en pelear contra ti. Si puedes alcanzarme o detenerme, entonces bien por ti. Pero si no puedes, entonces este desafío habrá terminado. ¡Es tu culpa por no poder detenerme!”

“¡Tú!” Jian Wushuang casi vomitó sangre por la ira. Ella fríamente lo miró y dijo: “¡Debes tener miedo de perder!”

“Tu burla no tiene ningún efecto sobre mí”. Li Qiye negó con la cabeza. “Con respecto a los planes, eres solo una niña ante mis ojos. Si crees que estás lista, entonces comienza la batalla”.

Jian Wushuang ahora estaba furiosa. Ella no vino aquí para emitir este desafío solo para que Li Qiye pudiera aparecer y luego correr. ¡Ella quería tener una gran batalla hasta derrotarlo!

“¿Qué es lo que quieres?” ¡Naturalmente ella no estaba dispuesta a tener otra cosa que no fuera una pelea real!

Li Qiye la miró y sonrió burlonamente: “Lo que quiero es muy simple, ¡a ti! Debes jurarme lealtad, entonces tendrás un puesto entre mis generales. ¡Si eres lo suficientemente fuerte en el futuro, el asiento del general número uno será tuyo!”

”¡En tus sueños!” Jian Wushuang resopló: ”No voy a jurar lealtad ni inclinarme ante nadie. ¡Siempre seré mi propio maestro!”

“Estás equivocada”. Li Qiye negó con la cabeza: “Ser mi general no significa que estés por debajo de mí. ¡Veo a los que están a mi lado como mi propia familia! Además, si pierdo, ¡puedo otorgarte todos tus deseos!”

“¡No!” Jian Wushuang rechazó la proposición y sonrió fríamente: “Si debes apostar, entonces puedo apostar algo diferente contigo. ¡Si pierdo, entregaré un tesoro supremo!”

“¿Tesoro?” Li Qiye negó con la cabeza: “Los tesoros de tu Clan Jian no me interesan en lo más mínimo, ni siquiera tu Verdadero Tesoro de Emperador Inmortal. ¿Te atreves a apostar o no? Por supuesto, si tienes miedo, consideraremos que esta batalla está terminada”.

“Nunca antes había tenido miedo, pero no haré esta apuesta contigo. Tu estrategia no tiene ningún efecto en mí tampoco”. Jian Wushuang pronunció fríamente.

“En ese caso, no estoy muy interesado”. Li Qiye sonrió: “Estoy aquí. Puedes comenzar el duelo tú sola”. Habiendo dicho eso, dio media vuelta y se fue.

Jian Wushuang no atacó. Estaba furiosa ya que esta no era la batalla que ella quería. ¡Ella quería una pelea real donde se decidiera un ganador!

”¡Espera un momento!” Ella gritó justo cuando Li Qiye estaba a punto de irse.

Li Qiye detuvo sus pasos y lentamente se giró para mirarla mientras sonreía: “¿Has cambiado de opinión?”

Jian Wushuang dudaba. No quería nada más que destrozarlo, ¡pero un verdadero duelo era aún más tentador!

“¡Sé que no estás dispuesta y solo quieres destruirme!” Li Qiye se rio entre dientes: “También sé que quieres destruir mi supuesto arte diabólico con tu ataque más fuerte para que nunca más reviva”.

”Sin embargo, todo esto no importa, ¿no crees?” Li Qiye reveló una sonrisa amable que rara vez se veía y levantó los brazos hacia un lado: ”Estoy aquí, haz lo que quieras. Dispárame miles de flechas, arráncame en innumerables pedazos, hazme picadillo. No me importa lo que quieras hacer, siempre y cuando aceptes mi propuesta”.

“Hmph, ¿solo vas a confiar en tu arte diabólico para ganar?” Resopló Jian Wushuang. Ella no estaba dispuesta a intentarlo.

“¿Crees que solo puedo confiar en este “arte diabólico” para ganar?” Li Qiye negó con la cabeza mientras sonreía: ”Dado que estás tan poco convencida, puedo dejarte probar mi fuerza. Todavía usaré este arte para derrotarte, permitiéndote usar cualquier método para intentar matarme”.

“Este solo será el aperitivo para darte la oportunidad de reprimirme y matarme”. Li Qiye sonrió: “Si estás de acuerdo con mi propuesta, ¡después de que no me mates, nuestro duelo comenzará oficialmente!”.

”¿Alguna otra regla?” Los ojos de Jian Wushuang se volvieron serios después de escuchar esto. Esta primera prueba antes de la batalla fue una tentación difícil de resistir.

”No hay otras reglas”. Li Qiye sonrió: ”¡Puedes usar cualquier método, tesoro o técnica durante la batalla! ¡Por supuesto, solo tendrás una oportunidad ya que solo necesito un movimiento para vencerte!”

“¿Un movimiento?” La ira de Jian Wushuang se apoderó de su corazón. Ella se burló: “¡Bien, también quiero ver lo poderoso que es tu tiro con arco!”

Ella vino preparada esta vez, por lo que estaba llena de confianza.

”No, entendiste mal mi intención”. Li Qiye negó con la cabeza suavemente: ”Sé que eres orgullosa y todavía crees que tienes una oportunidad. Dado que ese es el caso, te dejaré presenciar mi verdadera fuerza. Este único movimiento mío no requerirá ninguna arma ni ley de emperador. ¡Solo un movimiento con mis propias manos será suficiente para derribarte!”

 

Descarga:

3 Comentarios Comentar

  1. Tadeo_MTZ

    Lector

    Nivel 22

    Tadeo_MTZ - hace 3 meses

    Me gusta esta mujer….imponente, fuerte, orgullosa, realmente digna de ser el general de Li Qiye….. Incluso con su personalidad no me sorprendería que fuera la #1, pero no sé si su orgullo la dejé ver más allá de ello…
    .
    .
    .
    Gracias por el capítulo 😊

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.