<- Actualmente solo registrados A- A A+

ED – Capítulo 807

Capítulo 807: Rey Toro

Li Qiye cantó a la tableta de piedra durante un largo tiempo cada día durante su estancia en el Clan Tie.

Las palabras de la vieja tortuga dieron su fruto. Aunque su actitud todavía era muy fría hacia él, Tie Lan ya no intentó alejar a Li Qiye. Su expresión claramente declaró que no le dio la bienvenida a este invitado en absoluto.

Por supuesto, a Li Qiye no le importó la falta de hospitalidad ya que todos sus pensamientos estaban obsesionados con la tableta de piedra. Por otro lado, Tie Lan lo encontró bastante extraño, se la pasaba aturdido o cantando a la tableta todo el día.

Aunque había un rumor de que su clan tenía un tesoro escondido, nadie sabía la verdad. De hecho, Tie Lan misma tampoco creía esto.

Esto se debió a que el rumor fue difundido por su padre pródigo, ¡pero había muerto hace mucho tiempo! Incluso aquellos que lo escucharon de primera mano eran escépticos.

Ella tenía algunas quejas con su padre. La última fortuna del clan fue desperdiciada por él. Además, este rumor suyo era dañino para el Clan Tie incluso después de que falleció.

En el pasado, a ella no le importaba este tesoro. Incluso los ladrones que intentaron robar tesoros de sus ruinas fueron perseguidos por ella. Sin embargo, las cosas no habían estado tranquilas para su clan recientemente. El segundo hermano del barranco, Sheng Fei, tomó nota del territorio del Clan Tie y le pidió que lo vendiera.

Tie Lan sabía que la única razón por la que Sheng Fei no se había aprovechado por la fuerza era por consideración al Rey Toro. Ella también entendió que no era rival para el barranco. Sin embargo, su carácter inquebrantable no le permitió dar un paso atrás a pesar de saber que no tenía ninguna posibilidad.

Li Qiye se quedó aquí por más de diez días. En este día, nubes auspiciosas aparecieron repentinamente en el cielo. Con el acompañamiento del rugido de un toro, alguien repentinamente emergió del horizonte.

”Su Majestad está aquí en persona en nuestro Condado Llama Celestial…” Mucha gente vio a la persona en el cielo y rápidamente se postró en el suelo.

“Su Majestad debe estar aquí para ver a la General Tie”. Algunos adivinaron de inmediato el motivo de su llegada.

Li Qiye también notó este evento. Levantó la cabeza y vio a un anciano caminando hacia las ruinas.

El anciano era alto con un gran par de ojos de toro. Vestía una túnica imperial mientras emitía una poderosa aura.

Incluso la fría Tie Lan a quien no le importaba nadie salió a saludarlo. Ella se inclinó una vez y dijo: ” Disculpe a este general por la tardía bienvenida, Su Majestad”.

Este anciano era, de hecho, el señor real del País Pastor de Toros, o el Rey Toro Su Mingchen. Era un demonio búfalo que gobernaba todo el país. Además, él también era un Soberano Celestial.

”Levántate”. Su Mingchen gentilmente agitó su manga.

Después de que Tie Lan se pusiera de pie, Su Mingchen suspiró suavemente: ”Tie Lan, ¿por qué la necesidad de ser tan terca? Tu Clan Tie ha caído y el Rey Ave está pagando un alto precio por este lugar, así que ¿por qué no se lo vendes?”

Tie Lan se quedó allí en silencio. Su Mingchen era la persona que ella más respetaba. Solía ​​ser el mejor amigo de su abuelo. Después de que su padre pródigo gastó toda la riqueza de su familia, el rey fue quien se ocupó de su Clan Tie.

Su Mingchen trató de persuadir a la tenaz Tie Lan: “Tie Lan, ciertamente no crees que tu clan todavía tenga un tesoro escondido, ¿verdad? Tu padre pródigo era un borracho y sus tonterías no son dignas de confianza. ¡En aquel entonces, después de desperdiciar todo ese dinero, les dijo a otras personas que había un tesoro escondido para aumentar el valor del clan!”

El rey gentilmente suspiró en lamentación después de mencionar esto. Él era el mejor amigo del abuelo de Tie Lan desde su juventud. Crecieron y tuvieron muchas aventuras arduas juntas.

Aunque el Clan Tie estaba en declive durante la generación de su mejor amigo, todavía le quedaba algo de riqueza.

Desafortunadamente, su padre era inútil, un joven maestro completo que solo sabía cómo gastar. A menudo robó artículos del clan para venderlos. Finalmente, incluso enojó a su propio padre hasta la muerte.

Después de la muerte de su padre, esta oveja negra creció aún más sin ataduras. Eventualmente, vendió hasta el último pedazo del clan, causando que el clan se viniera abajo.

Fue una bendición que Tie Lan nunca se rindiera. Aunque no cultivó, entrenó duro para convertirse en maestra de artes marciales y contribuyó en gran medida al país para convertirse en general.

Aunque su fuerza era suficiente para que ella disfrutara el esplendor de la vida, era imposible revivir un linaje. Como el Clan Tie no tenía a nadie, ella no podía hacer nada sola.

”Su Majestad, lo sé, pero este es el hogar de mi clan”. Tie Lan respondió firmemente después de un largo período de silencio.

La verdad es que se sentía muy agradecida con el Rey Toro. Cuando su padre pródigo empeñó a su clan, fue el rey quien lo recuperó.

“Sé que quieres proteger al Clan Tie”. Su Mingchen dijo: “¡Pero no hay nada que puedas proteger aquí! ¿Por qué la necesidad de provocar al Rey Ave por estas ruinas?”

El rey se puso serio en este punto: ”Debes saber que el Rey Ave es el Señor Real del País de las Plumas. También es el segundo hermano de Barranco Casco Celestial, por lo que su respaldo es bastante aterrador. Si lo provocas, incluso yo estaría impotente si quisiera protegerte”.

“Su Majestad, no me atrevo a involucrarlo”. Tie Lan dijo: “Sé que soy débil y no puedo luchar contra los cultivadores, ¡pero nunca abandonaré mis raíces!”.

”Oh, Tie Lan. Estás cortejando a la muerte”. El Rey Toro negó con la cabeza: ”Si estás dispuesta, te otorgaré el Condado del Este. Has estado protegiendo las fronteras en los últimos años, así que te lo has ganado. El Condado del Este tiene grandes paisajes con gente amable, una buena ubicación para que te retires. ¿Por qué no dejar este lugar lleno de malos recuerdos y comenzar de nuevo?”

El Rey Toro se ocupó muy bien del Clan Tie debido a su amistad con su abuelo. De lo contrario, no sería tan protector con ella.

”No, Su Majestad, no me quedaré en otro lugar que no sea el Clan Tie”. Tie Lan permaneció obstinada y negó con la cabeza: ”Nací en el Clan Tie, así que moriré y me convertiré en un fantasma del Clan Tie. ¡Nunca lo abandonaré, incluso si soy la única que queda!”

El Rey Toro no tenía solución para la terquedad de Tie Lan. ¡Él negó con la cabeza y supo que no podría protegerla cuando ella ofendiera al barranco!

Durante este momento de impotencia, el rey miró hacia las mansiones y sus ojos se posaron en Li Qiye y la vieja tortuga. Realmente no le prestó atención a Li Qiye ya que este joven parecía muy ordinario.

Sin embargo, en el momento en que vio a la vieja tortuga tirada en el piso, su mente tembló. ¿Desde cuándo el Clan Tie tiene un experto tan poderoso?

Tanto el rey como la tortuga eran soberanos celestiales, por lo que esto no podía escapar de sus ojos. La aparición repentina de un soberano en el Clan Tie lo sorprendió.

“¿Puedo preguntar de dónde es, señor?” El rey se adelantó y ahuecó sus manos para saludar a la tortuga.

La tortuga negó rápidamente con la cabeza: ”Rey Toro, estás equivocado. Esta tortuga es solo un personaje menor, este Gran Inmortal aquí es el verdadero jefe”. La tímida tortuga quería menos problemas. Después de todo, era un cultivador vagabundo, por lo que no quería mostrarse y, en cambio, empujó todo hacia Li Qiye.

El rey se sorprendió al escuchar esto. Un Soberano Celestial tan respetuoso con este discreto joven fue sorprendente, por decir lo menos. El rey era una persona con experiencia, por lo que a pesar de la apariencia humilde de Li Qiye, el rey se preguntó si venía de un linaje imperial. Esta posibilidad significaba que el rey no podía permitirse ofenderlo o despreciarlo. También ahuecó sus manos hacia Li Qiye: “¿Puedo pedir el nombre del Joven Noble? Soy Su Mingchen del País Pastor de Toros”.

Su actitud fue muy educada. Por supuesto, si la vieja tortuga era respetuosa ante este joven que estaba adelante, entonces tampoco quería ofender a un personaje tan grande.

”Li Qiye”. Li Qiye asintió levemente. Como Su Mingchen fue muy cortés, también lo trató con corrección.

”Li, Li, Li Qiye…” El Rey Toro tartamudeó de miedo y casi se ahogó con su propia saliva.

Sintió que sus piernas temblorosas perdían fuerza cuando casi cayó al suelo. El nombre Li Qiye realmente lo asustó.

“Joven Noble, tú, eres la Deidad Li Qiye del Reino de Alquimia”. ¡Horrorizado, tragó saliva y sintió que se le secaba la boca!

El Rey Toro era un hombre inteligente. La gente se había estado refiriendo a Li Qiye como Feroz, pero este título podría interpretarse como demasiado agresivo. Naturalmente, no llamaría así a Li Qiye en su cara, por lo que el rey inmediatamente comenzó a llamar a Li Qiye una Deidad en su lugar.

“¿Deidad?” Li Qiye no pudo evitar reírse. Sacudió levemente la cabeza: “No hay necesidad de embellecer mi título, Feroz está bien. Por supuesto, hasta donde sé, soy el único que se llama Li Qiye”.

El rey se estremeció al descubrir que este joven de aspecto ordinario era Li Qiye. Sintió que su cuero cabelludo hormigueaba como si su cabeza estuviera a punto de explotar.

En secreto, se lamentó por su falta de fortuna en este momento. ¿Por qué esta estrella siniestra eligió visitar su país?

 

Descarga:

5 Comentarios Comentar

  1. Mistral

    Editor

    Nivel 1

    Mistral - hace 5 meses

    Viejo, que El Cuervo Oscuro pise tu tierra es la fortuna de tus nueve generaciones.

  2. karpoff

    Lector

    Nivel 5

    karpoff - hace 4 meses

    jajajjaja cuando te preguntas cuánta gente de tu reino va a morir porque feroz Li Qiye llegó

  3. Tadeo_MTZ

    Lector

    Nivel 22

    Tadeo_MTZ - hace 3 meses

    Vamos viejo toro 🐃 pareces listo….solo se amable y no destruirán tu país…. Quizá hasta saqué algo bueno….
    .
    .
    .
    Gracias por el capítulo 😊

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.