<- Actualmente solo registrados A- A A+

ED – Capítulo 893

Capítulo 893: Atacando el Reino Filo Pedregoso

“Aquellos que lo merecen han recibido sus recompensas, ahora es el momento de ajustar algunas cuentas”. Los ojos de Li Qiye se estrecharon mientras miraba hacia el horizonte.

”Joven Noble, si necesitas a nuestra Ciudadela del Señor de las Bestias, solo di la palabra. ¡Demostraremos nuestra lealtad a través de todas las pruebas difíciles!” El Monarca Tigre Dragón inmediatamente se postró en el suelo después de escuchar a Li Qiye.

El Maestro del Clan Jian no pudo evitar mirar a los ancianos que estaban a su lado. Él sabía muy poco en comparación con el monarca. Esto se debió a que el Clan Jian no existía cuando el Reino de las Bestias Divinas fue destruido.

A pesar de su vacilación, todavía aprendió una cosa o dos. Cuando el Octavo Viejo dio la señal con un suave asentimiento, también se adelantó y se postró para decir: “¡Si el Joven Noble necesita a nuestro Clan Jian, también estamos dispuestos a jurarle lealtad!”

Esta escena sorprendió a muchos expertos fuera de Ciudad Bi’an. Muchos de ellos tomaron respiraciones profundas. Ambas sectas eran linajes imperiales. ¿Cómo podrían tales existencias jurarle lealtad a otros tan fácilmente? ¡Pero en realidad lo hicieron por Li Qiye en este momento!

”Muy bien, muy bien”. Li Qiye asintió suavemente: ”Levántense. Les avisaré cuando requiera su servicio. En cuanto al Reino Filo Pedregoso, personalmente me ocuparé de ellos. ¡Comenzó con mis manos, así que seré yo quien lo termine!”

El Árbol Padre no dijo nada. El quedándose parado justo detrás de Li Qiye dejó clara su intención, no necesitaba mostrar su lealtad. El comando vendría cuando Li Qiye necesitara su servicio.

El segundo día, Li Qiye apareció en el cielo del Reino Filo Pedregoso. Esta vez, vino con gran fanfarria. Ya no había ningún escondite. Sus trece palacios se elevaron en el cielo, suprimieron los altos cielos de arriba y sellaron a los inmortales y demonios abajo. Un gran dao supremo pavimentó su camino con luces celestiales y leyes. Su dao estaba por encima de todo, él era el único gobernante de este universo.

”Reino Filo Pedregoso, tienen dos opciones. ¡Entregar a Ye Qingcheng y disolver el reino, o esperar a que yo llegue y los aniquile a todos!” Li Qiye viajó solo por encima del Reino Filo Pedregoso, aparentemente por encima de los nueve cielos.

En este momento, su apariencia ordinaria habitual ya no se podía encontrar. Las características externas no importaban. ¡Incluso la cara más común bajo el resplandor de trece palacios se volvería suprema y galante! Incontables ojos en el Mundo Medicinal de Piedra estuvieron en todas y cada una de sus acciones. ¡Tanto las existencias legendarias que podían atacar a los Emperadores Inmortales y los señores supremos de las épocas estaban contemplando tranquilamente los palacios!

Los grandes genios tuvieron que inclinar sus orgullosas cabezas después de ver los palacios radiantes. Numerosos grandes poderes fueron eclipsados ​​por su luz.

“¡Li Qiye, no vayas demasiado lejos!” El aullido de Ye Qingcheng resonó en el reino como respuesta a su desafío. Ye Qingcheng apareció en el espacio aéreo del reino mientras que muchos antepasados ​​surgieron de su tierra ancestral con auras majestuosas. ¡Ellos estaban listos para luchar contra Li Qiye!

Incluso Ye Qingcheng, quien era conocido como el número uno y estaba acompañado por sus antepasados, fue eclipsado por los palacios divinos de Li Qiye.

¡Los trece palacios de Li Qiye eran únicos a través de los siglos! ¡Nadie más puede convertirse en Emperador Inmortal sino él!

”Eso es lo que haré. Aquellos que bloqueen mi camino serán asesinados sin piedad, los que conspiran contra mí serán asesinados sin piedad, los que conspiran contra mis amigos serán asesinados sin piedad”. Li Qiye estaba de buen humor. Ya no mostraba tan tranquilo como de costumbre, pero estaba listo para barrer los nueve cielos en cualquier momento.

En este segundo momento, la existencia que había masacrado a los nueve mundos en el pasado había despertado. Un aura asesina sin límites de este supremo señor sepultó al mundo entero. Los dioses y los demonios gritaban bajo sus pasos y su gran dao. Una cortina negra sin límites se alzó detrás de él y bloqueó miríadas de reinos. ¡Un vasto río de sangre parecía derramarse detrás de esta cortina con los cadáveres de millones!

”¡Muy bien, peleemos hasta la muerte!” Un antepasado del reino gritó en respuesta en lugar de Ye Qingcheng: ”¡Aquellos que ofenden a nuestro reino serán asesinados sin piedad!”

En solo un momento, los dos lados se estaban calentando. El reino no retrocedería mientras Li Qiye continuaba avanzando en el cielo, con la intención de aniquilar a esta nación.

La mayoría de los habitantes de este mundo estaban viendo esta escena. La mayoría no tenía nada que decir debido a los trece palacios de Li Qiye. Un señor sepultado bajo tierra murmuró: “La única persona que tiene trece palacios en la historia…”

Algunas existencias más antiguas se despertaron también, incluidos los antepasados ​​de los tres gigantes. Sus expertos más poderosos vieron a Li Qiye viajando solo y todos se quedaron meditando sin hacer un solo sonido.

Un rato después, un antepasado murmuró: “El mundo está oscuro cuando cierra los ojos y el mundo se vuelve brillante cuando los abre. ¡El tirano detrás de las cortinas a lo largo de la historia!”

Como los cielos en sí fueron silenciados, Li Qiye ingresó al Reino Filo Pedregoso y su territorio ancestral. Las montañas sagradas estaban esparcidas por los ríos que las rodeaban. Esta tierra estaba llena de energía terrenal con increíbles pabellones, una tierra santa.

Debido a esta tierra, el Reino Filo Pedregoso pudo erigir una base eterna.

“¡Mátenlo!” El reino estaba bien preparado y comenzó su emboscada en el momento en que Li Qiye llegó. Innumerables expertos que esperaban este momento se precipitaron desde todas las direcciones. Hubo decenas de miles de discípulos, incluidos los Reyes Celestiales y los Soberanos Celestiales.

En un instante, los trece palacios de Li Qiye resonaron y cubrieron el cielo. Todo el gran dao fue suprimido mientras el Mar de Sangre Yin Yang levantaba un sangriento tsunami de altura sin fin. ¡Un sol dorado y una luna sangrienta flotaban en el cielo cuando una energía sanguínea ilimitada potenció al máximo los Físicos Internos de Li Qiye!

Debido a la supresión del dao, muchos de los expertos que participaron en la emboscada cayeron al suelo. Los más fuertes pasaron un mejor momento, mientras que los más débiles solo pudieron aceptar su destino.

“¡Buzz!” Parecía que el tiempo se había detenido en esta fracción de segundo. Li Qiye dio un paso adelante con una velocidad más allá de la percepción de incluso los paragones ordinarios.

”¡Bang! ¡Bang! ¡Bang!” Con solo un destello, el tiempo comenzó a fluir de nuevo a medida que sonaron una serie de impactos. Uno solo podía ver sangre brotando por todas partes como flores sangrientas.

Todos los expertos que emboscaban a Li Qiye fueron convertidos instantáneamente en brumas sangrientas. ¡Estas brumas floridas eran extremadamente coloridas como flores frescas en un jardín elegante!

”¡¿Qué físico es ese?!” Incontables espectadores murmuraron después de ver esto. Velocidad extrema, peso extremo, dominación extrema. ¡Nadie había escuchado o visto tal físico antes!

Li Qiye no se molestó en mirar hacia atrás en la escena de carnicería que creó mientras continuaba adentrándose más en la tierra ancestral.

”¡Rumble!” Todo el país tembló cuando surgió una gran formación imperial. Esta fue su formación más fuerte creada personalmente por el Emperador Inmortal Shi Feng.

Los ancianos del país lideraron personalmente la formación. Se estaba utilizando una gran cantidad de jades refinados para potenciar esta formación, una suma que podría considerarse inalcanzable. Las runas del Emperador Inmortal estaban entretejidas en su interior junto con cadenas de gruesas leyes imperiales.

La gente contuvo la respiración en este momento con asombro. Todos sabían que había dos métodos al enfrentar una formación imperial. Uno era teniendo un gran conocimiento sobre formaciones y luego atacando los puntos débiles de la la misma. El segundo era un asalto frontal directo para destruirla con la fuerza bruta.

“¡Todavía no se arrepienten ante la muerte!” Li Qiye no dudó para nada y entró en la formación. Un poder imperial rápidamente surgió con la intención de matar.

Incluso un Dios Monarca sería cauteloso ante una formación tan asesina. El emperador inmortal Shi Feng hizo todo lo posible para crear esta formación. ¡Al mismo tiempo, los ancianos gastaron todos sus jades refinados en su tesorería para ejercer la fuerza máxima de la formación!

”¡Rómpete para mí!” Li Qiye ni siquiera se inmutó ante este ataque. Su Sello Mundial voló y se convirtió en la Campana Montaña Inclinada.

“¡Boom!” Una montaña salió volando, el divino Monte Meru se elevó en el cielo y se estrelló contra el firmamento. El Buda supremo de arriba comenzó a cantar y suprimió todas las existencias en este mundo. Con su mudra, pudo expulsar todo mal con la forma budista. Parecía que el mundo estaba terminando debido a la fuerza devastadora del Buda. ¡Estaba a punto de destruir este mundo para crear uno nuevo!

El último ataque de la campana no fue más débil que una Aniquilación Celestial. Incluso una formación imperial más fuerte sería insignificante contra una aniquilación.

”¡Bang!” ¡La formación imperial colapsó y los ancianos que controlaban la formación se convirtieron en cenizas!

”Aniquilación Celestial…” La gente perdió la cabeza después de ver esto. Nadie había visto la verdadera arma de destino de un cultivador capaz de desatar una Aniquilación Celestial. Para ser más precisos, solo los Verdaderos Tesoros de Emperador Inmortal deberían ser capaces de desatar tal ataque, ni siquiera los Emperadores Inmortales podrían eludir esta regla.

Li Qiye nunca disminuyó su ritmo cuando destruyó la matriz. Él rápidamente entró al área más profunda de la tierra ancestral. No se molestó en mirar a los otros discípulos del reino ya que su objetivo era Ye Qingcheng.

En un instante, estaba debajo del pico divino que Ye Qingcheng estaba protegiendo. Ye Qingcheng también tenía otros antepasados ​​del reino que lo protegían.

Además, en la cima de este pico había un altar antiguo con cuatro ancianos en cada esquina. Llevaban largas túnicas y tenían miradas misteriosas. Todos ellos tenían diferentes formas. Uno tenía la cabeza de un pájaro con el cuerpo de un humano, otro la cabeza de un buey y otro más con la cabeza de una serpiente…

“¡Li Qiye, has ido demasiado lejos!” Con una expresión fría, Ye Qingcheng gritó y lo miró. Ya no podía mantener la calma cuando el enemigo tocaba su puerta.

“¿Demasiado lejos?” Li Qiye lo miró y sonrió: “Alguien que trama contra otros debería experimentar una destrucción total”.

“Muy bien, Li Qiye, eres lo suficientemente fuerte”. Ye Qingcheng respondió fríamente con ojos ardientes: “Sin embargo, ignoraste los cielos y te metiste en el infierno. Incluso si fueras más capaz, ¡todavía no podrás escapar de la muerte hoy!”

Li Qiye miró a los cuatro ancianos en las cuatro esquinas y dijo despreocupadamente: ”¿Es así? ¿Tienes tanta confianza debido a unos pocos perdedores del Reino de las Bestias Divinas?”

¡La declaración de Li Qiye reveló, para muchos espectadores, que estos cuatro viejos eran los restos del Reino de las Bestias Divinas!

 

Descarga:

7 Comentarios Comentar

  1. Avatar

    Lector

    Nivel 49

    rdrtoh - hace 4 semanas

    Y estos ancianos no aprenden, y había destruido su Reino y aún así no aprendieron su lección. Se merecen su destrucción.

    Gracias por el capítulo.

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.