<- Actualmente solo registrados A- A A+

ED – Capítulo 932

Capítulo 932: Yi Chuan del País Suhang

Este fue un largo viaje por lo que Li Qiye se tomó su tiempo. Este paseo descalzo podría ser un tipo de tortura para otros, pero Li Qiye lo estaba disfrutando. Él fue capaz de ir con todo en este desierto.

Su objetivo, en este momento, era abandonar el desierto. Todo lo demás fue dejado atrás.

“Pequeño Amigo, nos encontramos nuevamente.” Una alfombra apareció sobre Li Qiye otra vez. Era el grupo de Yi Chuan.

Li Qiye los miró y sonrió: “Parece que todos ustedes tuvieron un viaje fructífero”.

Sin lugar a dudas, los jóvenes detrás de Yi Chuan estaban mucho más animados que la última vez. Deben haber tenido una buena sesión de entrenamiento.

El emocionado A’Li sonrió y dijo: “Obtuvimos muchos minerales”.

”A’Li, no puedes dejar que otros sepan que tienes tesoros a los demás o se sentirán tentados”. A’Bao, como hermano mayor, le recordó rápidamente a su hermana menor.

En sus ojos, Li Qiye era solo un extraño. Tal información, naturalmente, no podría revelarse a un extraño, ya que podría ocasionar problemas innecesarios.

Li Qiye sonrió y le dijo a A’Li mientras ignoraba a A’Bao: ”Estaba hablando de tu corazón y espíritu. En comparación con estos beneficios, los minerales son solo materiales externos. Habrá muchas posibilidades de obtener tesoros más adelante, pero el entrenamiento del corazón no es solo un proceso, es un tipo de destino. Tales ganancias no se pueden encontrar todo el tiempo”.

“Pequeño Amigo, eso es bastante profundo”. Yi Chuan no pudo evitar elogiar. Miró a Li Qiye con creciente escepticismo. Estas no eran palabras que deberían venir de un hombre joven. Parecía algo que un hombre experimentado y curtido en el clima debería decir.

“Solo un comentario casual”. Li Qiye sonrió sin complacencia. Tales frases realmente fueron comentarios casuales para él.

”Eso es todo teórico”. A’Bao resopló. Estaba insatisfecho con Li Qiye independientemente de lo que dijo debido a que sentía incomodidad hacia él.

Yi Chuan sonrió y le preguntó a Li Qiye: ”¿Todavía estás entrenando? ¿Quieres que te lleve el resto del camino?”

Li Qiye miró hacia adelante y negó con la cabeza: “No es necesario, parece que no pasará mucho tiempo hasta que pueda abandonar este desierto. Iré solo”.

“No está mal”. Yi Chuan le hizo una señal con el pulgar hacia arriba y dijo: “Caminar descalzo por el Desierto Trampa del Vacío no es una tarea difícil para los cultivadores. La dificultad radica en el problema: ¿cuántos cultivadores estarían dispuestos a soportar esta carga como un mortal? Requiere gran perseverancia, definitivamente no es fácil”.

Los cultivadores pudieron hacer muchas cosas. Sin embargo, generalmente se acostumbrarían a estar muy por encima de los demás. Muchos de ellos no estarían dispuestos a actuar como un mortal nuevamente.

”Todos ustedes deberían aprender de este hermano. La cultivación no se trata solo de perfeccionar las leyes de mérito, sino también de entrenar la fuerza de voluntad y determinación para agudizar la mente”. Yi Chuan se dio vuelta y les dijo a sus discípulos. Quería usar a Li Qiye como modelo a seguir.

Los discípulos estaban en silencio. Solo podían escuchar a su superior. Por supuesto, no le hicieron caso a las palabras de Li Qiye. En sus ojos, Li Qiye era solo un don nadie, alguien no mucho mejor que un mortal. No había nada que valiera la pena aprender de él. La mayoría de ellos se consideraban mucho mejor que él. Venían de una gran secta y habían entrenado con poderosas leyes de mérito desde una edad temprana y consumieron medicinas maravillosas. En sus ojos, aprender de Li Qiye, que era básicamente un mortal, era una situación vergonzosa.

”Pequeño Amigo, no te molestaré más. Espero que nos volvamos a encontrar en el futuro”. Yi Chuan se despidió de una manera muy educada.

Él tenía un estado noble como el gobernante de un país. Sin embargo, fue excepcional en el aspecto de que su visión no era algo con lo que los discípulos detrás de él se pudieran comparar. En sus ojos, aunque Li Qiye era un cultivador vagabundo, tendría un futuro colorido debido a su corazón y determinación.

Realmente le gustaban los jóvenes con gran perseverancia como Li Qiye. Estos fueron los que tenían más probabilidades de tener un gran éxito.

Li Qiye sonrió y también se despidió de Yi Chuan antes de continuar su camino.

Después de caminar durante otro largo período de tiempo, finalmente logró salir del desierto y se encontró con una ola de humedad.

Justo afuera del desierto había una tierra llena de agua. Había colinas verdes y ríos alrededor. Se podía ver a los botes zarpar y remar en las corrientes. Bajo las olas brillantes, los peces gordos saltaron fuera del agua mientras las garzas pasaban por la superficie. A ambos lados del río había verdes bocanadas de humo como si fuera un paraíso.

El contraste entre un desierto y un lugar con un gran río hizo que pareciera que dos mundos diferentes se encontraban aquí. ¡Daba la sensación de pasar de una tierra árida a un lugar próspero que solo podía existir en una pintura!

Cualquiera se relajaría mientras caminaba en esta tierra del paraíso.

Li Qiye comentó emocionalmente: ”Río Jiangnan, Frontera Sur”. Este fue de hecho un lugar agradable y refrescante. Cada vez que venía aquí, se quedaba por algún tiempo debido a su adoración por el lugar.

El desierto estaba al lado del Terreno Primordial, mientras que la Frontera Sur estaba al lado del desierto, una tierra rica y llena de agua. Cualquiera podría sentir que el lugar era algo tan mágico. Una tierra con un poderoso río y un desierto separados por un solo camino, esto era bastante difícil de creer.

La Tierra Árida del Sur era enorme y contenía muchas cosas. Todo el lugar era bastante fértil, especialmente la región más meridional. Esta región del sur se llamaba Frontera Sur o Tierra del Tang del Sur.

La razón por la cual tenía este nombre era que estaba bajo la jurisdicción de una nación llamada Tang del Sur. La Frontera Sur no solo consistía en el Tang del Sur. De hecho, había más de diez naciones diferentes aquí junto con innumerables otras sectas pequeñas.

Sin embargo, todas estas naciones eran tributarias de Tang del Sur, el linaje más grande en la Frontera Sur.

Los débiles siendo subordinados a las sectas fuertes y las más pequeñas bajo las grandes sectas, tales cosas eran demasiado comunes en el mundo de la cultivación. Sin embargo, fue diferente en esta región. Tang del Sur no se molestó en manejar sus estados tributarios o interferir con sus asuntos.

En gran medida, el estado de afluente era solo de nombre. Las naciones más pequeñas no necesitaban pagar tributos ni actuar como vasallos. Al mismo tiempo, fueron un gran apoyo para Tang del Sur también. Hubo muy pocas disputas, por lo que los ciudadanos de esta región pudieron llevar vidas pacíficas, al igual que vivir en un paraíso.

Li Qiye llegó a una ciudad antigua después de caminar un poco. Esta ciudad en particular era diferente en comparación con las demás en esta región. No había altos muros o grandes senderos, solo una clara falta de magnífica arquitectura. Alrededor de esta ciudad había un río que se ramificaba en cada esquina de las instalaciones.

Mientras uno tenga un bote, podrá ir a cualquier parte de esta ciudad. Había muchos árboles enormes que ofrecían su sombra. La corriente de agua estaba en todas partes y daba una sensación agradable que cubría todo.

Li Qiye estaba bastante desaliñado en este momento con suciedad en toda la cara. Parecía un mortal en la ciudad. En el mejor de los casos, la gente solo lo consideraría un mendigo.

Los cultivadores no le daban una segunda mirada, solo los mortales le arrojaban algunas monedas a veces.

Li Qiye no tuvo que ir demasiado lejos antes de recibir muchas monedas. La razón fue bastante simple, esta era una tierra de abundancia. La gente tenía casas y trabajos así que los mortales aquí estaban bien acomodados. Estaban dispuestos a darle algo a un mendigo como Li Qiye.

Li Qiye no pudo evitar sonreír mientras miraba las monedas en su mano. Él las guardó de todos modos.

Mientras caminaba junto a un enorme árbol que cubría el cielo, una voz familiar sonó: “Pequeño Amigo, ¿quieres venir a tomar algo?”

Este árbol imponente creció cerca del río. Había una bodega de vinos finamente elaborada en su sombra. Estaba claro que no cualquiera podía venir a beber aquí.

Había más de diez cultivadores al lado de la calle de los restaurantes. Podrían ser considerados conocidos de Li Qiye ya que todos eran parte del grupo de Yi Chuan.

Yi Chuan sostuvo una copa de vino y saludó a Li Qiye de manera educada.

Li Qiye le devolvió la sonrisa y entró a zancadas antes de sentarse confiadamente ante Yi Chuan. Esto forzó a los discípulos sentados al lado de Yi Chuan a hacer algo de espacio.

Algunos discípulos estaban muy descontentos de ver a Li Qiye actuar tan irrespetuosamente ante su señor real. Sin embargo, a Yi Chuan no le importó en absoluto. Le había gustado bastante este joven que estaba delante de él.

“La deferencia no puede sustituir a la obediencia”. Li Qiye se sentó y dijo con una sonrisa.

La mirada relajada de Li Qiye y su actitud confiada chocaban entre sí. Sin embargo, parecía tan natural cuando fue él quien lo hizo.

 

Descarga:

3 Comentarios Comentar

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.