<- Actualmente solo registrados A- A A+

ED – Capítulo 942

Capítulo 942: Encontrar a un viejo amigo

Li Qiye notó que la curiosidad de Ye Chuyun estaba más allá de la contención. Él sonrió y dijo: “Chuyun, puedes decir lo que tienes en mente, no hay necesidad de ocultarlo”.

“El hermano Li es un discípulo de la Antigua Secta Incienso de Purificación”, afirmó.

Esto era algo que todos sabían y también lo que más la desconcertaba. Curiosamente continuó: “Hermano Li, realmente no traté de averiguar sobre tu pasado, pero me enteré de que no creciste en esa secta y en cambio te uniste a ella más adelante”.

”Eso no es un secreto. Cualquiera que haya averiguado sobre mí sabrá esto. Sí, tuve suerte y me uní a la secta para convertirme en su discípulo”. Li Qiye asintió.

Esto la volvió aún más curiosa e inquisitiva: ”¿Por qué el Hermano Li eligió la Antigua Secta Incienso de Purificación? En mi opinión, eres un talento brillante con habilidades excepcionales. No hay nada que no puedas hacer y nada que no sepas”.

“¿Y?” Li Qiye se rio entre dientes después de escuchar esto.

“En mi opinión superficial, si fuera tú, si fuera entre la Antigua Secta Incienso de Purificación y la Guardia Celestial… no soy más que un ser humano, así que elegiría a la Guardia Celestial”. Ella reveló lo que pensaba.

Ella tenía una cierta percepción de él en este momento. Como podía hacer que Celestial actuara con tanto respeto, no le hubiera sido difícil unirse a la Guardia Celestial en el pasado.

Incluso un tonto podría hacer la elección fácil entre la Antigua Secta Incienso de Purificación y la Secta Guardia Celestial. Aunque la Antigua Secta Incienso de Purificación fue una vez un linaje imperial, había caído a ser una secta de tercera categoría, incluso se le podía considerar más abajo. Mientras tanto, la Guardia Celestial tenía tres emperadores y se alzaba sobre el mundo. Tal elección fue muy simple. Cualquiera cerraría sus ojos y elegiría a la Guardia Celestial.

Li Qiye miró a Ye Chuyun y sonrió: “Chuyun, los antecedentes no me importan. ¡No importa si es la Guardia Celestial o el más humilde y pobre de los fondos, todavía puedo llegar a la cima y causar que miles de mundos pierdan sus luces mientras yo reino supremo!”

Con eso, Li Qiye miró hacia el lejano horizonte con una expresión seria: “Elegí la Antigua Secta Incienso de Purificación por una razón muy simple, y es que estamos conectados por el destino”.

Ye Chuyun se quedó en silencio. Ella no pudo evitar sonreír irónicamente después. Tal vez, ¡solo Li Qiye podía pronunciar tales palabras con confianza!

“Vamos, nos dirigiremos a la Ciudad Santa”. Li Qiye miró a la aturdida Ye Chuyun y le dijo con una sonrisa.

Ella se calmó y rápidamente siguió a Li Qiye. Los dos se fueron de Guardia Celestial.

Debido a que Li Qiye no tenía prisa por llegar a la Ciudad Santa, se tomó su tiempo para disfrutar de los hermosos paisajes mientras colocaba su bote hacia el este a través de los arroyos.

La Tierra Yerma del Sur era una tierra maravillosa. A pesar de su nombre, los ríos que se extienden a todas las direcciones se pueden encontrar en todas partes. En esta región, uno podría llegar a cualquier ubicación por agua.

Li Qiye continuó disfrutando de las bellas escenas mientras se volvía sentimental en algunos lugares debido a que recordaba a gente del pasado…

En el camino, Ye Chuyun hizo un buen trabajo cuidándolo como si fuera una sirvienta. Hoy, ella era la gobernante de un país, un Paragón Virtuoso. Sin embargo, ella no actuó con orgullo ni dignidad ante Li Qiye.

A Li Qiye también le gustaba ella. Mientras la miraba remar en el bote, le preguntó con una sonrisa: “Chuyun, si estás dispuesto, te acogeré”.

Ye Chuyun reveló una amable sonrisa al escuchar esto y respondió: “Aprecio tu consideración”.

“No importa, supongo que tú y yo no deberíamos hacer esto”. Li Qiye entendió su pensamiento y no forzó el tema.

Ye Chuyun negó con la cabeza y explicó: “El hermano Li malinterpretó mi intención. Realmente aprecio tu consideración. Estas palabras vienen de mi corazón”. Con eso, ella lo miró y suspiró con dulzura: “Tus talentos son incomparables y confío en que algún día, innumerables mundos temblarán por tu culpa. Soy débil y no será demasiado si me quedo a tu lado. Ya tienes grandes personas como Shuangyan y Baojiao, así que estar a tu lado es como bordar flores que ya están en seda fina”.

”Mi presencia no es necesaria”. Ella continuó: ”Así que es mejor quedarme en mi escuela y ser tu amiga. En el futuro, estaré contenta si vienes a visitarme cuando te encuentres en la Tierra Yerma”.

Habiendo dicho eso, suspiró de nuevo con una inexplicable expresión melancólica. Ella entendió que estaba renunciando a muchas cosas con esta elección. Sin embargo, ella se mantuvo al margen.

”Todos tienen sus propios deseos. No forzaré el asunto”. Li Qiye asintió con la cabeza: ”También es un honor haberte conocido”.

Ye Chuyun sonrió cálidamente. Ella era la nieve que se derrite en primavera y calmaba el corazón.

Mientras viajaban en su bote, hubo mucha diversión en el camino. Este día en particular, las pequeñas olas se balancearon sobre la pequeña nave. Li Qiye estaba sentado en la proa para saborear la vista. Mientras tanto, Ye Chuyun se sentó a un lado y controló el fuego cercano para prepararle té.

Sin importar los fuertes vientos o las fuertes mareas, los dos se sentaron en el bote como si estuvieran dentro de su propia habitación cómoda.

De repente, los ojos de Li Qiye se entrecerraron antes de hablar: “¡Ya que estás aquí, muéstrate!”

”El hermano Li es invencible, disculpe a Suyao”. Sonó una voz muy agradable que podía hacer que las almas de otros se agitaran. Esta voz era como un buen vino, la gente se perdería en el sabor.

Una mujer se dejó llevar por un bote pequeño. El sol y la luna se volvieron apáticos y las flores perdieron sus colores ante su llegada. Ella era tan trascendente como una inmortal y haría que la gente se preguntara si fue un hada perdida en el mundo mortal.

Sin embargo, a pesar de su estilo supremo, Li Qiye solo la miró una vez sin preocuparse demasiado.

Aterrizó en el bote y se inclinó ligeramente hacia Ye Chuyun: “Señorita Ye, por favor disculpe mi repentina visita”.

Ye Chuyun miró a la mujer que estaba adelante, que era capaz de incitar a la inferioridad en todas las otras chicas en este mundo y respondió: “Eres demasiado educada, Diosa Mei. Bienvenida a nuestro humilde bote”.

La recién llegada era mundialmente conocido. ¡Era la encantadora Mei Suyao quien fue llamada Diosa Mei por otros, era la diosa en la mente de muchos jóvenes!

Ye Chuyun la invitó y la sentó frente a Li Qiye.

Sus ojos relucientes eran como agua fluyendo, causando que el mundo se calmara. Los vientos se detuvieron y las mareas retrocedieron. Era como si tuviera un encanto sin igual que fuera armonioso con el ritmo del mundo.

Esta escena significaba que Mei Suyao ya era poderosa a un nivel temible. Aunque ella no estaba mostrando su aura, ¡los que eran más perspicaces estarían sorprendidos de ver esto!

“Hermano Li, estuve fuera de lugar antes, por favor, perdóname”. Mei Suyao era una diosa. Sus palabras podrían inmediatamente ganarse a la gente: “No estaba tratando de medirlo y solo estoy aquí para evitar el caos”.

Li Qiye era indiferente ante Mei Suyao. Había conocido a todo tipo de mujeres supremas, por lo que no podía ser hechizado por ella. Él la miró de arriba abajo como si estuviera disfrutando cada una de sus curvas.

Tal acción podría decirse que era extremadamente grosera y frívolamente pervertida. Cualquier extraño le gritaría a Li Qiye.

Sin embargo, Mei Suyao no se enojó. Ella se encontró con su mirada tranquilamente y le permitió disfrutar mirándola de una manera tan meticulosa.

Se debe tener en cuenta que Mei Suyao era muy famosa en este momento. Su cultivación había alcanzado un nivel insondable. Su belleza era capaz de derrumbar un reino, incontables jóvenes genios estaban enamorados de ella en el Mundo del Emperador Mortal.

La tratarían con el máximo respeto y no actuarían de una manera tan cruel.

“Ha pasado un tiempo y te has vuelto mucho más bella. Incluso llegas a gustarme”. Li Qiye la juzgó y asintió suavemente.

No importaba cuán tranquila ella estaba, su rostro contenía un leve toque de rojo al escuchar estas palabras, pero rápidamente desapareció.

“No me malinterpretes, no estoy alabando tu belleza”. Li Qiye la miró fijamente y sonrió: “Parece que ya no estás corriendo como una santa. Bueno, esto es una mejora”.

Ella era realmente diferente de antes. En aquel entonces, no importaba a dónde fuera, habría innumerables visiones acompañando sus pasos. Sin embargo, no había nada esta vez, como si ella hubiera regresado al origen.

”Gracias por sus amables palabras”. Mei Suyao se inclinó con su figura suave y habló: ”Todo es gracias a ti, por eso he llegado a este nivel. Tus palabras me despertaron de mi sueño y me he beneficiado enormemente de ellas”.

”La iluminación es buena para que no desperdicies el Dao Alaya Fragante”. Li Qiye asintió y aceptó tranquilamente su gesto.

Con eso, la miró y le preguntó: “No corriste por todo el mundo sin ninguna razón, ¿verdad? ¿Por qué estás aquí en la Tierra Yerma?”

En el Mundo del Emperador Mortal, el estado de Mei Suyao era extremadamente noble. ¡Nadie se atrevería a interrogarla de manera tan grosera!

 

Descarga:

2 Comentarios Comentar

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.